X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Exiliados

Publicada el 25/01/2021 a las 06:00

Hace unas semanas, en la sede la voluntad popular, el Parlamento español, el líder del partido de extrema derecha, Vox, que se encuentra sólidamente asentado con 52 diputados, soltó uno de sus exabruptos a los que, de una manera inquietantemente “natural”, nos hemos ido acostumbrando en estos últimos años: “Este es el peor gobierno que ha existido en España en los últimos 80 años”. Atónitos, el resto de sus señorías no daban crédito a una frase que ni en términos políticos, ni históricos ni éticos, tenía un pase. Bien es verdad que la frasecita no es de lo peor que este energúmeno ha soltado en el Parlamento y fuera de él, pero sí consolidaba la ideología fascista que defienden desde sus escaños al colocar al mismo nivel los 40 años del terror franquista (fusilamientos, exilio, represión y miedo, mucho miedo) con los 40 años de democracia en la que sólo pueden ser juzgados por sus aciertos y errores los gobiernos de uno u otro signo político.

La gente de izquierdas en particular y los demócratas en general nos manifestamos en su momento para seguir insistiendo en la necesidad de desenmascarar estos discursos de odio (tarea cada día más difícil en la era de la posverdad y del twitter). Por ello, es imprescindible construir discursos donde la defensa de la Memoria Histórica (o la futura Memoria democrática) no sólo redima la necesaria y exigible honorabilidad de las víctimas y familiares del terror franquista (no podemos dejar de recordar que España es el segundo país del mundo, después de Camboya, que más muertos tiene en las cunetas) y reparar las memorias del exilio. Reparar a Antonio Machado, Luis Cernuda, Rafael Alberti, María Zambrano, Manuel Azaña, Pedro Salinas, Francisco Ayala y tantos y tantos, miles de maestros, catedráticos, científicos, intelectuales, políticos de izquierdas, sindicalistas y, sobre todo, miles de humildes ciudadanos/as que tuvieron que salir con una mano detrás y otra delante porque habían cometido el delito de pensar distinto y después sufrir las penurias, el hambre, el dolor y la muerte en el exilio.

Llevo un tiempo, como hombre de izquierdas, mordiéndome la lengua e intentando mirar para otro lado, ante las constantes muestras de deslealtad institucional que se producen en el seno del gobierno de coalición. No voy hacer aquí un repaso de todo ello (no es el momento ni el espacio de este texto), pero sí decir que no se discute el derecho que puede y debe tener Podemos para buscar su propio espacio y su visibilidad en el gobierno de coalición. Admiro, por ello, la capacidad que tiene la ministra de trabajo, Yolanda Díaz, (Podemos), cuando habla y actúa como ministra (buscadora de consensos entre la patronal y sindicatos, con resultados excelentes) y cuando emite opinión desde la sensibilidad de la parte podemita del gobierno de coalición.

No es el caso de su líder Pablo Iglesias, cuyo discurso y presencia en los medios de comunicación tienen más que ver con la necesidad que tiene de dejar claro que él es Podemos y que como Vicepresidente del gobierno de coalición está de “oyente” (¿recuerdan la frase de Alfonso Guerra?).

En cualquier caso, como todo en la vida, hay líneas rojas que no se pueden sobrepasar y Pablo Iglesias las ha sobrepasado. Especialmente dura, triste y lamentable para la izquierda y los demócratas ha sido su pronunciamiento sobre la equiparación que ha hecho del exilio republicano que huía de una feroz dictadura con la situación del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Bruselas.

Más allá de las opiniones que podamos tener sobre el conflicto político entre España y Catalunya y sobre la necesidad de resolverlo en el ámbito de la política y no de la justicia. Más allá de si la sentencia del Tribunal Supremo ha sido especialmente dura y de dudosa legalidad procedimental. Más allá de todo eso (y más que podemos seguir añadiendo), decir que Puigdemont es un exiliado como lo fueron los que huyeron de Franco no sólo es una afrenta y un insulto para los que lo sufrieron, sino que, además con ello, Iglesias se sumerge en las turbias aguas interpretativas de Vox. Si Vox equipara los gobiernos de Franco con los de la democracia e Iglesias equipara la salida del expresidente de Catalunya con los exiliados republicanos, ergo en España vivimos en una dictadura. “Dictadura” de la cual él es Vicepresidente. Patético.

Si lo ha dicho de cara a las próximas elecciones catalanas en las que él se juega mucho, con el objetivo de rebañar votos a los independentistas, el tiempo lo dirá, pero me temo que hay votantes que prefieren el original a la copia y más aún cuando el discurso independentista sigue vivo. En todo caso, recordarle que no todo vale en política. Para la gente de izquierdas, la dignidad sigue siendo un valor y el tema del exilio todavía sangra en este país.

Abascal, además de neofascista, es demasiado torpe para aprovechar el fuego enemigo que no sabe que es de fogueo. Iglesias se lo ha puesto demasiado fácil y a los hombres de izquierdas demasiado difícil para seguir mordiéndonos la lengua o esperando a ver si escampa. En mi caso no. No en mi nombre.

Marcelo Noboa Fiallo es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




21 Comentarios
  • jumar jumar 02/02/21 17:35

    mira que gato va por la calle ...........
    le contesta otro: eso .... eso no es un gato, gato es el mio que tiene pedigri .......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jotapri Jotapri 27/01/21 07:07

    Señor Novoa, estoy totalmente de acuerdo con su artículo, con su retrato del dirigente fascista, replica española del americano caído en desgracia y también con su análisis del vomitivo comentario sobre los exiliados de la posguerra de Franco del dirigente podemita al compararlos con Puigdemont, del que nada me importa su definición, más allá de que de ninguna manera es un exiliado y sí un sin sinvergüenza, patético y cobarde, al que podría mater en el mismo saco que el de VOX.
    Su artículo lo he leído y releído a toro pasado al igual que los comentarios del mismo y como hombre de izquierdas de ningún partido, revolucionado en la emigración, después de haber sido amamantado en la niñez por las ubres de La Falange, voy más allá aún con respecto a Pablo Iglesias:
    Si yo fuese descendiente de Don Antonio Machado, se las tendría que ver conmigo, así tal como suena y que ande con cuidado en su evolución, no vaya a ser que termine como otros que empezaron con el traje de pana y han terminado en la alta sociedad.
    Jotapri

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • marcelo noboa fiallo marcelo noboa fiallo 29/01/21 11:27

      Jotapri, gracias por sus comentarios. Por la experiencia relatada, deduzco su edad y me hago cargo de la experiencia vivida. Son ustedes los que nos ayudan a contextualizar nuestros análisis. GRACIAS

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Dike Dike 26/01/21 11:28

    Un amante de Juego de Tronos, no puede haber incurrido en un "fallo dialectal" de manera inocente. Obviamente, buscaba entrar en el debate, haciendo un guiño a los independentistas catalanes que por otro lado, pronto se han sumado a sus palabras.Equiparar a un profugo de la justicia que vive en una mansión con los exiliados republicanos es cuanto menos vomitivo. Esta ofensa a la memoria de los cientos de miles de exiliados, asesinados y represealidados no debería salirle gratir al Sr Iglesias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mascarat Mascarat 25/01/21 20:23

    EXILIO:
    1.- Separación de una persona de la tierra en que vive.
    2.- Expatriación, generalmente por motivos políticos.
    3.- Efecto de estar exiliada una persona.
    4.- Lugar en que vive el exiliado.
    5.- Conjunto de personas exiliadas.

    Teniendo en cuenta que cuando Puigdemont salió de España para residir en Bélgica no obraba sobre él ninguna orden de detención, y que ha comparecido a todos y cada uno de los requerimientos judiciales enviados por la judicatura española, no se puede hablar de fugado.
    Para más vergüenza de los jueces españoles, cuando Llarena retiró la orden de detención que habían concedido los jueces de Schleswig-Holstein por malversación, ya que lo quería por una rebelión imaginada, se descubrió la componente POLÍTICA y nada jurídica de su persecución. Así que está EXILIADO.
    A ver si algunos aprenden a leer...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Angel10 Angel10 26/01/21 16:38

      Se fugó escondido cuando todavía no existía una orden de detención, pudo haber salido de manera normal, pero no lo hizo y tampoco ha atendido a los requerimientos de la justicia española, sino a los requerimientos que las justicias de Alemania o Bélgica le han hecho a petición de la autoridad judicial española, que no es lo mismo.

      Independientemente de lo que pensemos sobre la justicia española, que podríamos coincidir en algunas o en muchas cosas, España es un Estado de Derecho, democracia imperfecta, pero democracia y las democracias no generan exiliados, porque democracia significa que gobierna la mayoría respetando al minoría. Puigdemont está huido de la justicia.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Angel10 Angel10 25/01/21 12:40

    Vaya por delante que la comparación de Puigdemon con los exiliados republicanos es una barbaridad que no cabe en ninguna cabeza racional. Los exiliados republicanos lo fueron por defender el orden constitucional vigente y tuvieron que irse, en muchos casos, para salvar sus vidas, Puigdemont se fué después de violentar el orden constitucional vigente y nunca, ni entonces ni ahora, tiene amenazas sobre su vida, de hecho, dejó tirados a sus compañeros que están presos, no fusilados.

    Dicho eso, me parece que la entrevista de Pablo Iglesias dió para otras muchas cosas que se están obviando, por ejemplo hablo de las presiones al gobiernos, habló de la creación de una Empresa Pública de Energía, hablo sobre la injusticia que supone la congelación del SMI, habló de las necesidades de la gente, desde la Cañada Real hasta los desahucios, reconoció que una cosa es el gobierno y otra el poder, reconoció sus limitaciones por el número de parlamentarios, en fín creo que hay otras muchas cosas sobre las que podríamos haber debatido, pero al final, incluso los de izquierdas, nos dedicamos a lo que mejor sabemos hacer, darnos leña entre nosotros. ¡Una pena!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • Joserra54 Joserra54 25/01/21 13:18

      El Sr. Iglesias no es tonto; seguro que dijo cosas muy importantes para poder debatir, pero las eclipsó con semejante estupidez. ¿Por qué?, pienso que las elecciones catalanas tienen mucho que ver. El eligió el tema, no nosotros.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      6

  • Joserra54 Joserra54 25/01/21 12:00

    Ni una coma sobra en tu texto. Dudo que solo la proximidad de las elecciones catalanas hayan puesto en boca del vicepresidente semejantes disparates. Se tiene que hacer notar, no puede diluirse entre los componentes de un gobierno al que, si no formara parte, estaría criticando duramente. Tiene, aunque en mi opinión no debe, marcar diferencias. ¡Qué más quiere la derecha!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • marcelo noboa fiallo marcelo noboa fiallo 25/01/21 11:53

    En cualquier caso, te ruego vuelvas a releer mi texto, sin apriorismos ni condicionantes y estoy seguro que encontraras un espacio más abierto del que apresuradamente has reflejado en tu crítica al mismo. Hace tiempo que huyo de los "cierres de filas", prefiero mantenerme (en este tipo de foros, como infolibre donde no entra la derecha) más libre de opinar y aportar, si puedo, al complejo mundo de la izquierda en la que milito desde 16 años.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • kelykely kelykely 25/01/21 09:08

    Marcelo, tienes razón en tu artículo, a mi entender, en pocas cosas. Creo que te has columpiado demasiado para un lado y te has pasado en las críticas a Puigdemont y a Pablo Iglesias.
    Tanto la UE como España son entidades  jurídicas y democráticas, estados de Derecho.
    Y tal como afirman muchos juristas españoles, europeos e internacionales, ni Puigdemont es un exilado ni es un prófugo.
    Puigdemont es simplemente un ciudadano español-catalán-europeo con residencia en Bruselas. Su periplo judicial es posterior a su decisión de residir fuera de España en 2017. Y entonces mandaba en España y en la Justicia, Mariano Rajoy y Catalá y ´sus jueces y fiscales´ del CGPJ. El exptrsidente catalán siempre ha estado pendiente, a disposición de la justicia belga y de la UE, que no admite su extradición y aún le mantiene como parlamentario europeo legítimamente. No le detiene ni le encarcela. Está en paradero conocidísimo. Y la que tiene que bregar con la legalidad jurídica es la justicia española incluido T. Supremo y el CGPJ. Y a veces, sus decisiones son de risa… Y así estamos haciendo el ridículo en la UE y en el mundo.
    Otra cosa de la que hablas, es la retorcida interpretación de Pablo Iglesias, algo simplona y confusa. Y también es inaudita la persecución que han tenido sus palabras poco acertadas, por unos, otros y los de demás allá. Mal se explicó el líder podemita, pero claro está que Carles Puigdemont ni es prófugo ni es un exilado, mal que les pese a cierta Izquierda,  socialdemocracia, y al trifachito derechón.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    3

    2

    • marcelo noboa fiallo marcelo noboa fiallo 25/01/21 11:39

      No puedo estar más de acuerdo con tu aportación y aclaración sobre la condición del ciudadano Puigdemont. Es así como tú lo dices. Pero ese no es el problema ya que son los propios partidos independentistas catalanes quienes constantemente están poniendo de relieve la condición de exiliado político.

      En cuanto a Pablo Iglesias, si que mantengo una discrepancia contigo ya que no considero un resbalón como tu dices. La pregunta de Gonzo, fue muy clara: "¿Considera ud. que Puigdemont es un exiliado político, al igual que lo fueron los republicanos que huían de la dictadura franquista?
      Tenía tiempo incluso de rectificar posteriormente y no hizo. Es más señaló que el no va ha recibir lecciones de la derecha ¿Y nosotros, que no somos de derechas que nos hemos sentido indignados con su equiparación?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      5

      • kelykely kelykely 25/01/21 12:49

        Ja, ja, jajaaaa ! Hago con el podemita. Ni corrijo ni contradigo. Ahí está mi texto sobre re Puigdemont...Es claro. Lo otro es solo opinión y a veces, de algunos, interesados...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • kelykely kelykely 25/01/21 10:50

      Lo tuyo tierry_precioso es más bien ´lengua de trapo´´...No dices nada o te repites tres  veces...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/21 12:22

        Lengua de madera es una adaptación al español de la expresión francesa Langue de bois. https://es.wikipedia.org/wiki/Lengua_de_madera

        Lengua de trapo me suena a una editorial. Buen dîa.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/21 10:04

      Te esforzas bien pero lo que dices es lengua de madera.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/21 10:04

      Te esforzas bien pero lo que dices es lengua de madera.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/21 08:17

    Espero que despues de las elecciones catalanas, Pablo Iglesias podrâ tranquilizarse.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/21 08:17

    Espero que despues de las elecciones catalanas, Pablo Iglesias podrâ tranquilizarse.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2



 
Opinión