X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Jaén no es una provincia andaluza

Publicada el 11/03/2021 a las 06:00 Actualizada el 11/03/2021 a las 11:34

En estas últimas semanas, los jienenses han salido a la calle en unas manifestaciones que no estaban previstas y que pueden haber sorprendido a muchos españoles. Su reacción se produce como consecuencia de comprimirles durante años; su paciencia ha devenido en hartazgo y han fluido los sentimientos y la reivindicación de derechos prometidos y olvidados, como fluye el líquido de la botella del cava.

No quiero que el título lleve a engaño a los jienenses y me tachen de racista, por eso voy explicar de inmediato la anécdota -más que anécdota- desconocida para la mayoría de los jienenses, que da sentido al título y que puede ser el origen del abandono que sienten y expresan hoy todos los jaeneros.

Corría la primavera del año 1976 y para consolidar su reinado y ganarse el favor popular, Juan Carlos I recorrió las capitales principales de Andalucía y desde los balcones de los Ayuntamientos echaba su discurso final en el que alababa sus tierras y a sus gentes, y terminaba siempre de la misma manera: ¡Viva Huelva! ¡Viva Andalucía! ¡Viva España! ¡Viva Córdoba! ¡Viva Andalucía! ¡Viva España!, con la repetición entusiasta de los vivas de los que le escuchaban. Hasta que llegó a Jaén, pronunció su discurso y terminó: ¡Viva Jaén! ¡Viva España! y se comió ¡Viva Andalucía!

Viniendo de dónde venía Juan Carlos, y no habiéndose constituido la monarquía todavía como monarquía parlamentaria en su persona, los mal pensados dedujimos que Jaén estaba en discusión sobre su pertenencia a Andalucía. No pudo pasar como un lapsus de Juan Carlos, porque fue elevado al trono meses antes con el dictador todavía no enterrado, sabiendo que Jaén se mantuvo fiel a la República hasta el último momento.

Puede que el sociólogo jienense, mi tocayo Felipe Morente, no conozca esta anécdota, la veteranía es un grado, confío que también para mi vacuna, pero sus declaraciones confirman que en Jaén está pasando “algo distinto, desconocido, que viene de antiguo”. “Nos castigó primero el régimen franquista por ser fieles a la República hasta el final, y después nos han castigado por ser obedientes: la fidelidad y el compromiso de los jienenses con el partido que era la expresión de la democracia y que ha gobernado en Andalucía durante décadas, esa lealtad ciega ha castigado a Jaén, usada como moneda de cambio en las batallas por el poder”, sentencia Morente.

Sabemos que ese menosprecio de Juan Carlos a Jaén no tuvo consecuencias en el Estatuto de Autonomía aprobado por amplia mayoría en referéndum en 1980 (salvo en Almería), y nadie que yo sepa puso en duda la pertenencia de Jaén como una provincia más de Andalucía, pero por las movilizaciones mantenidas estos días por los jienenses por el olvido que sienten ¿no habrá estado operando esa duda en el inconsciente de todos los gobiernos que ha tenido Andalucía y de los gobiernos centrales?

Por su rebeldía contra el golpe militar y su apoyo a la República del pueblo jaenero, el Partido Socialista ha gozado de un amplio apoyo electoral con el que ha gobernado la Junta y la mayoría de los Ayuntamientos pero que no se ha traducido en paralelo en un apoyo suficiente a su industria, a su olivar, a sus infraestructuras y servicios, a su empleo y al mantenimiento de su población, especialmente de su juventud.

Escribo con la convicción comprobada por la experiencia que los partidos políticos que tienen un amplio apoyo electoral en un territorio se comportan con la certeza de que sus votantes no les abandonarán, aunque no les materialicen las oportunidades que les ofrecen en las campañas, se olvidan de ese territorio con suma facilidad hasta que la paciencia se les acaba a sus gentes y entonces se sorprenden y maldicen la incomprensión. Jaén puede ser un ejemplo.

Tampoco creo que Carmen Calvo conozca la anécdota, porque era muy joven y había que estar muy espabilada en aquella época para captar cómo se desenvolvía la política y el dato no viene en los textos constitucionales que ella enseña. Pero sí sabe del apoyo electoral al PSOE en Jaén y ha obrado con esa certidumbre al retirar a Jaén la Concentración de Órganos Logísticos Centrales del Ejército (COLCE) para dárselos a Córdoba, su patria chica, el último agravio que ha hecho saltar la chispa de la indignación a los jienenses como le achacan y critican todas las plataformas vecinales que se han movilizado estos días en la provincia.

Ella, que se dice tan respetuosa y defensora de las Instituciones del Estado, con su decisiva intervención ha conculcado el acuerdo que había tomado el Parlamento andaluz para que la COLCE se instalara en Jaén, comprometiendo al presidente del Gobierno en lo que los jaeneros consideran una cacicada. Y si es una cacicada, que no se duela de que la puedan llamar cacique. Dura afirmación. Pero, como diría ella, “Dura lex sed lex”. Abandonar a Jaén a su suerte es como negarle su pertenencia a Andalucía. Duro también va a ser para el partido socialista reconquistar el califato y su mezquita para el pueblo y Andalucía, esa parte de lo que fue el Al-Ándalus. Con este escrito y los litros de aceite que pido todos los años a las almazaras, todo mi apoyo a los jienenses.

Felipe Domingo Casas es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Angel10 Angel10 11/03/21 18:18

    El café para todos o la autonomía impuesta fué un error que no ha servido para nada, ni contentó a quienes quieren estar un paso por delante ni ha servido a quienes sentían el orgullo de ser de su provincia y de su región.

    En muchos lugares de España, la situación de centralismo de hoy es peor que la del franquismo, ya no es que Madrid abandone a las provincias mas abandonadas, es que sus propias autonomías hacen lo mismo, hay demasiada gente que está hasta las narices de Sevilla o de Valladolid.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Luisa Vicente Luisa Vicente 11/03/21 13:29

    Gracias Felipe Domingo por escribir este articulo y recordar que Jaén existe en el mapa de España. Una provincia rica en olivar y el mejor aceite del mundi, que la han arruinado vilmente por todos los gobiernos que han pasado para favorecer a Marruecis, que tiene un aceite con calidad ínfima y que si siquiera está obligado a pasar los controles de caludad que exige la UE. Eso es solo la punta del iceberg. Jaèn es la gran olvidada de Andalucia. Ahora me explico los motivos. Gracias por el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Paco b. Molina Paco b. Molina 11/03/21 12:42

    Hay zonas de España, como la provincia de Jaén por poner un ejemplo, donde oyen hablar del corredor mediterráneo y piensan que es un señor que hace carreras de velocidad en una playa de Benidorm. No se imaginan que es una infraestructura ferroviaria que costará muchos millones de euros y que servirá para potenciar las zonas que ya están mas industrializadas de la península, y puede que también para dar un buen pelotazo en el sector de la obra pública, tan falto últimamente de estas alegrías. Aunque en Jaén, lo que de verdad nos gustaría es, que no sigan desmantelando lo poco que nos queda ya de tráfico ferroviario, y tambien, si no es mucha molestia, que construyan por fin la autovia que nos comunique con Levante, a través de Albacete, obra que vienen prometiendo cuando hay elecciones, políticos de uno y otro color, desde hace mas treinta años, cuando solo vienen a cosechar votos, así como que reformen la autovía de Andalucía, a su paso por la provincia de Jaén, que es una auténtica ruina, y también una promesa eterna. Conclusión, unos ingenuos estos mal llamados Andaluces de Jaén, que quizá, si pidiéramos la independencia, alguien empezaría a tenernos en consideración. En definitiva, es muy cierto que Jaén no es una provincia Andaluza, como afirma Felipe Domingo, pero no solo por el abandono al que está sometida desde siempre, sino por otra razón mas que evidente, y es que sociológicamente, tanto Jaén como Granada y Almería, tienen diferencias muy notables con el resto de provincias de andalucía, solo hay que pasear por sus calles, hablar con sus gentes, y apreciar sus costumbres, y su gastronomía, para poder apreciarlo, pero claro, el Canal Sur ha hecho mucho daño durante muchos años, y actualmente, parece que todos tenemos que bailar sevillanas, y llevar los tronos en las procesiones de Semana Santa con costaleros, de lo contrario, no somos auténticos “Andaluces de manual”.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Grobledam Grobledam 11/03/21 12:37

    La auténtica y de sentido común demarcación administrativa, política., económica, cultural y de raigambre histórica en España es la "provincia".
    El invento reciente, fracasado y problemático de las Comunidades Autónomas convendría eliminarlo cuanto antes y, por supuesto, no sustituirlo por nacionalismos falaces que nunca existieron y los que existieron pertenecen a la noche de la historia y su único sentido sería ponerla en manos de la historiografía moderna para que se deje de falsear la auténtica historia con motivos políticos.
    La Provincia debería ser el referente político, económico y administrativo del Estado español porque hace una delimitación más justa y equilibrada de la población y el territorio español, cohesionado así desde la revolución liberal que pretendió terminar con el "feudalismo" y el "foralismo" en este país, y que desgraciadamente siguen provocando quebraderos de cabeza, conflictos y enfrentamientos chuscos y sin sentido. La Demarcación Provincial también facilitaría la inmersión del Estado español, su población y su territorio en el Proyecto de Unión Europea, facilitando la defensa de sus intereses con una sola voz, leal y cabalmente estructurada; no como ahora donde las Taifas autonómicas y nacionalerismos trasnochados no hacen sino estorbar.
    Ejemplos de la coherencia de la demarcación política provincial y de la incoherencia de la división administrativa actual los hay por doquier. Excede a este comentario enumerarlos; aunque los innumerables sufridores ciudadanos de los mismos los sabrán reconocer. Valga enumerar como ejemplos el dislate sanitario, fiscal o la desigualdad en indicadores significativos como la riqueza, el desempleo, la industria, la demografía, que tienen su raíz en la influencia política de las "Autonosuyas" y sus nuevos señores feudales.
    Si nadie lo remedia la ciudadanía descubrirá que la mejor defensa serán los "Teruel existe" o "Jaén, León o Alicante existen" y hasta la misma Barcelona, donde los ciudadanos de sus cinturones industriales y ciudades dormitorio deberían estar más cerca de entenderse y entender los inconvenientes de una gran ciudad con sus homólogos madrileños que con los tractoristas gerundenses.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Galias Galias 11/03/21 12:02

    En el artículo hay un dato erróneo, porque el referéndum se celebró el 28 de febrero de 1980 . no 1981, y se aprobó por mayoría absoluta de todas las provincias, salvo Almería, por lo que, según opinión de juristas, tendría que haberse celebrado otro referéndum, al haberse celebrado por el art. 151 pero no antes de cinco años.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • beetlesa beetlesa 11/03/21 09:36

    No conocía la anécdota del emérito en su visita a Jaén y visto desde hoy creo que no se olvidó de Andalucía; fue premeditado. Nos hemos olvidado de Jaén y dentro de Jaén de Linares y su comarca minera desmantelada y no compensada. El centro ferroviario de Linares-Baeza abandonado y olvidado. Gracias Felipe por acordarte de la Andalucía olvidada. En tu próximo artículo me gustaría que hablases de la Castilla vaciada y en especial de la Soria de Avelino Hernández "donde la vieja Castilla se acaba".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

 
Opinión