X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

La corrupción siempre es un fracaso de la democracia

José Manuel González de la Cuesta
Publicada el 16/03/2021 a las 06:00

Algunos analistas decían sobre la moción de censura en Murcia que el desenlace había sido un triunfo del Partido Popular. No voy a negarles la razón, sobre todo cuando la realidad se analiza con una mirada cortoplacista, abonada el titular de prensa, tan propia de una sociedad que ha sucumbido al vértigo de lo inmediato, con la capacidad de mirar más allá velada por las prisas. Y no se la voy a negar, porque es indudable que conseguir frenar una moción de censura en tan corto espacio de tiempo, es un éxito sin paliativos.

Sin embargo, el método, la manera de llegar a ese éxito es lo que hace plantearme si el éxito del Partido Popular no es una derrota de la democracia. Porque cuando aceptamos que todo vale para conseguir nuestras metas, algo empieza a oler a podrido en nuestra sociedad.

Damos ya por hecho que el Partido Popular es una organización corrupta, como se viene demostrando a lo largo de estos últimos años, capaz de todo con tal de conservar el poder o alcanzarlo. Un partido que hace mucho tiempo perdió el norte de la democracia; posiblemente desde que José María Aznar empezó a hablar catalán en privado y a poner los pies encima de la mesa, como un acto de colegio con el entonces presidente de EE. UU. y las paredes de Génova y no pudieron soportar más el hedor a pútrido que salía de sus despachos.

El problema empezamos a ser nosotros como sociedad, que damos como normal estos comportamientos, cada vez más capaces de extender la corrupción por donde pasan sin que nada suceda ni nadie se eche las manos a la cabeza. Con un “los políticos son todos iguales”, descargamos nuestra mala gana de asumir que en una democracia los ciudadanos debemos ser exigentes con los comportamientos y las actitudes de la clase política.

Una sociedad que asume sin sonrojo que quien ha sido durante décadas el jefe del Estado ha devenido en uno de los mayores corruptos que ha tenido en su seno no es de extrañar acepte que un partido utilice la maquinaria del poder a su alcance para corromperse. Y no me refiero solo al robo monetario ennegrecido y al fraude fiscal, sino a comportamientos como el acaecido en Murcia, donde no han tenido apuro para comprar, casi con luz y taquígrafos, a quienes fuese menester para no perder el poder regional. Lo que justifica, todavía más si cabe, las razones de corrupción esgrimidas por los firmantes de la moción de censura.

Es tanto el derroche de descomposición que alberga una parte de la sociedad en su seno que encima nos están haciendo creer que toda esa operación ha sido un éxito para el PP, y que los malos son quienes han tratado de poner freno a una situación que, en cualquier democracia, no sé si plena, pero sí normal, habría resultado un escándalo mayúsculo, imposible de digerir.

Pero no solo es Murcia. En Madrid la actitud trumpista de su presidenta; personaje al que se le ha dado un poder enorme y que ella utiliza como si fuera un juguete, confirma que “todo vale si creo que me va a beneficiar” y convoca elecciones en la Comunidad más castigada de toda España por la pandemia, solo porque a ella le parece que puede seguir su deriva de ingobernabilidad hacia la extrema derecha, sin que nadie le ponga un palo en las ruedas. Claro, que, en este caso, a diferencia de los murcianos, los madrileños sí van a tener la oportunidad de decir ¡basta!, y acabar con 25 años de corrupción, experimentos de capitalismo salvaje y gobernantes ensimismados en su burbuja de poder.

España no se merece dirigentes ni partidos ajenos a las necesidades de la gente, por eso cualquier éxito político que está salpicado de corrupción debe ser rechazado para que no se convierta en un fracaso de la democracia.

José Manuel González de la Cuesta es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Canija Canija 16/03/21 08:13

    Totalmente de acuerdo con tu artículo, aunque el final “España no se merece....” no se nos olvide que a esos corruptos son los ciudadanos españoles los que les votan y les seguirán votando 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Angel10 Angel10 17/03/21 17:01

      Solo una parte vota a esta gentuza, canija, solo una parte

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión