X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

¿La política española está a la altura de un político como Ángel Gabilondo?

Maximino Cortezón Pinilla
Publicada el 17/03/2021 a las 06:00

Si a partir de los comportamientos vistos en la política española alguien escribiera un manual del estilo de la política, Ángel Gabilondo como político quedaría fuera de él, porque su estilo representa todo lo contrario.

Esto, que debería ser una virtud que todos deberían valorar y reconocer, al contrario, en opinión de algunos, se vuelve en contra suya al juzgar su actividad política.

En lugar de pedir a los políticos que se parezcan a Ángel Gabilondo, por el contrario, se le exige a él que se parezca a los que insultan, mienten, manipulan, compran voluntades y abren cuentas corrientes en paraísos fiscales.

A los valores de la política actual hay que darles la vuelta como hizo Marx con la filosofía de Hegel.

Resulta que existe una opinión negativa de los políticos que es mayoritaria, como revelan las encuestas, y cuando hay un político honesto, culto, sincero, justo, y podría poner otros muchos adjetivos que le adornan como ser humano, paradójicamente, se le pide que esté a la altura de los que ensucian y desprestigian la política.

Para conocer la enorme talla intelectual de Ángel Gabilondo recomendaría la lectura de un exquisito libro compuesto por unas 170 reflexiones de poco más de dos páginas, por lo que su lectura tiene la ventaja de poderse realizar dando saltos de una a otra, de ahí su título, El salto del Ángel, y así, también, podremos admirar su elegante y profundo conocimiento que tiene del lenguaje y las ideas.

En uno de estas perlas que nos regala Gabilondo, titulada, Sin discurso, dice: “Nos falta discurso, nos faltan discursos. Podrá decirse que hay demasiados, pero más bien no son suficientes” […]. Y ello produce un poco desamparo. Un discurso no ha de ser precisamente eufórico, ni conminatorio, no requiere ser un sermón, ni una exhortación. Ni es cuestión de que se limite a recriminar, ni a aconsejar, ni a prevenir una y otra vez. Lo menos que cabe pedir a un discurso es que permita discurrir con él”.

No hacen falta más palabras, tan solo decir que mi respuesta a la pregunta que encabeza estas líneas, es no.

 

Maximino Cortezón Pinilla es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Isa. Isa. 17/03/21 22:33

    Empatizo con lo que expresa. Mi pensamiento, con más intensidad -si cabe- y precisamente cuando la extrema derecha requiere contención, un político como A. Gabilondo es un valor ciudadano, a considerar. Es un contraste "extraño" en el medio de la atómica energía dinámica, de los 280 caracteres, que nos rodea. De escasa talla.

    Por otra parte, la reseña que plantea Ud. en tan resumido mensaje, pone de manifiesto el acento de A. Gabilondo enfocado en la dimensión social de la conciencia. ¿Hay alguien ahí ..?

    Saludos,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Angel10 Angel10 17/03/21 17:10

    Gabilondo tiene que pelear en este barro o retirarse, pero nadie le obliga a enmierdarse, puede seguir peleando con ideas y no con exabruptos y de esa manera pasa la responsabilidad a los votantes. Si Madrid prefiere a la bocachanclas de Ayuso, a la maleducada, a la inculta frente a la buena educación, la sabiduría y la cultura, la culpa no será de Gabilondo, será de los votantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Cesar MV Cesar MV 17/03/21 16:52

    Si yo fuera Gabilondo me sentiria feluz cada vez q me dijeran q no valgo para pilitico. Para esa basura vale cualquier macarra y el congreso actual deberis estar prohibido en horario infantil..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maritae maritae 17/03/21 15:11

    Estoy de acuerdo con ud. Es una lástima que el clima populista y de confrontación que se ha instalado en la opinión pública se esté llevando por delante la idea de que hay mejores formas de hacer política.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • E-stefan E-stefan 17/03/21 11:34

    Hay personas inteligentes, cultas y discretas, a las que no les hace falta el autobombo y cuyo discurso no necesita aumentar los decibelios. Es gente que no muestra su currículum a cada rato, ni se certifica a si misma valentía y carisma, sino que desconfía de los carismáticos, porque sabe que el carisma es gratuito, irracional y manipulador.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • CarmenMoreno CarmenMoreno 17/03/21 11:06

    .... Lo menos que cabe pedir a un discurso es que permita discurrir con él". Esta frase resume todo el comentario. Realmente la altura de los políticos deja mucho que desear, salvo excepciones que también las hay. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión