X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Si atacan a uno, atacan a todos

Mario Diego Rodríguez
Publicada el 06/04/2021 a las 06:00

El ataque perpetrado por matones de la extrema derecha contra la sede de Podemos en Cartagena, el pasado día 2, es el tercero llevado a cabo en 12 meses y en el que los atacantes han dado un paso más en la peligrosidad, lanzando un cóctel molotov contra la vitrina. Envalentonados por los discursos reaccionarios del PP, haciendo suyos los discursos incendiarios de Vox, hasta tal punto que a veces no se pueden diferenciar, ese tipo de energúmenos multiplican los actos públicos ya sean violentos o no.

Condeno tajantemente este ataque contra la sede de Podemos, pero mi condena no la hago ni en nombre de la democracia o de la libertad de expresión, ni en nombre de la antipolarización o anticrispación, pero sí en nombre de la defensa de la clase trabajadora —y de sus organizaciones o de sus asociaciones o colectivos—, víctima de la dictadura económica impuesta por la patronal y que mañana no dudará en utilizar a esos mismos matones para mantenerla bajo su yugo y sus eventuales flechas.

Como tampoco pienso que sean el Gobierno, el aparato de Estado o la candidatura de Pablo Iglesias en las elecciones madrileñas quienes constituyan una barrera que frene el auge de la extrema derecha. Por ahora, el incumplimiento de las políticas prometidas en el acuerdo sirviendo de base al gobierno de coalición abogarían, más bien por lo contrario.

La extrema derecha no es algo nuevo ni en nuestro país ni en nuestro continente, esta corriente política siempre ha estado presente, aunque a veces soterrada, con las mismas características: nutrida y apoyada por el integrismo católico, por los nostálgicos del colonialismo, por los defensores de la monarquía y por los “liberales” de derecha xenófobos y nacionalistas.

A dicha corriente nauseabunda solo se le puede oponer la capacidad de reacción de la clase obrera, su movilización y su lucha contra el capitalismo desde una perspectiva de clase y por ahora desgraciadamente ningún partido de izquierda presente en las instituciones se plantea tales perspectivas. Por eso, esos partidos, no pueden ser quienes actúen como una barrera frente a la barbarie.

Esa movilización y lucha de la clase obrera contra el capitalismo es vital, máxime en estos tiempos de crisis. En ausencia de reacción por nuestra parte, la burguesía acentuará sus ataques. Los tiempos que se avecinan serán difíciles si dejamos las calles únicamente en manos de la pequeña burguesía. No se trata de oponernos a sus protestas, pero de encabezarlas por el ejemplo siendo nosotros más numerosos.

Y para que eso ocurra, para que la pequeña burguesía nos vea como una alternativa para cambiar su situación y subirse a nuestro tren, tendremos que demostrar nuestra determinación en nuestra lucha para cambiar el sistema.


Mario Diego Rodríguez es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • Mario José Mario José 07/04/21 08:38

    Apunte: En la última frase hay que leer "no partimos de cero", se me olvidó el no

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mario José Mario José 07/04/21 08:29

    Buenos días Angel 10, antes de nada, darte las gracias por leerme y comentar mi participación en este espacio. No estoy convencido de que es aún verdad lo que dices a propósito de los pocos que se sienten clase trabajadora. Coincido contigo en que se hizo todo lo posible para que incluso una fracción de la clase obrera, la más pagada y privilegiada, pensase que ya no existen clases y menos aún lucha de clase, y ya no te digo la pequeña burguesía que por ser dueño de su negocio o empresa piensa que no tiene nada que ver con los que trabajan para un patrón, pero eso hoy por hoy se están dando cuenta de que era y es una falacia. La agudización de la crisis más la pandemia acabaron por demostrarles los frágiles que son y que el capitalismo no los cuida ni considera mejor que a la clase obrera.

    Y es ahí, en ese momento, que aquellos que poseemos únicamente nuestra fuerza de trabajo, tenemos que estar a su lado y demostrarles que somos la única alternativa para cambiar su situación de forma duradera, antes de que los cantos de las sirenas de extrema derecha acabe embriagándola. Mi alegato da miedo, sí puede ser, pero más miedo tendría que darles lo que se avecina. Si como dices los partidos y sindicatos de izquierda han fallido, cosa en la que también coincido, pues habrá que sustituirlos por uno nuevo. Uno nuevo en el que parte de los que hoy están en esos partidos y sindicatos fallidos, serán parte integrante y activa. ¿Tarea difícil? ¿Enorme? Sí, pero no imposible, partimos de cero.
    Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Angel10 Angel10 07/04/21 16:49

      Estimado Mario

      Estoy de acuerdo contigo, lo único que no cabe es bajar los brazos y rendirse.

      Lo de que algunos se asustan cuando se les dice la verdad, es cierto, y por eso a veces es necesario cambiar el léxico aunque lo que se quiere decir es lo mismo de siempre. La lucha de clases es la única herramienta de las clases bajas, de las clases trabajadoras o lo mas moderno, de las clases medias y trabajadoras para defenderse de los brutales ataques del capital.

      Yo también necesito ser optimista y creo que ¿SI SE PUEDE!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Angel10 Angel10 06/04/21 17:55

    A esa pequeña burguesía que mencionas, la han convencido que la lucha de clases ha desaparecido, cuando cualquiera que conozca y analice la historia de la humanidad sabe que esa lucha de clases ha sido el único motor de liberación de las clases populares.

    Ahora muy pocos se sienten clases trabajadoras o clases burguesas, por eso se suele hablar de clases medias y trabajadoras y los ideólogos de la derecha y en especial del liberalismo les han convencido de que esa diferencia por clases ha desaparecido, es la mejor manera de derrotarnos, negarnos la existencia.

    Por eso, si queremos que esas clases mayoritarias recobren el protagonismo que deben tener, lo primero que debemos cuidar es el mensaje, y alegatos como el tuyo que está cargado de razón y de razones, les asusta, la propaganda liberal, la propaganda del modelo político y económico único ha penetrado en todos aquellos que no se plantean ideologicamente la cuestión.

    También la izquierda, partidos y sindicatos han colaborado a establecer como dogma ese modelo único y debemos hacer autocrítica, recordemos solo el fraude de la tercera vía socialdemócrata y como todo el mundo se calla cuando se habla del fracaso de comunismo y nadie les responde mostrando los enormes fracasos del liberalismo económico y los enormes logros del comunismo, aunque no sea mi modelo, en la URSS, China, Vietnan o Cuba.

    Las clases medias y populares debemos movilizarnos en defensa de nuestros intereses, pero alguien debe explicarnos clarito cuales son y como se defienden esos intereses.

    Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • JPCjpc JPCjpc 07/04/21 17:38

      Yo llevo jubilado unos años, pero soy clase trabajadora porque anteriormente he aportado mi trabajo a esta sociedad y reconozco que ahora considero personalmente más importante la lucha de clases para que nuestros descendientes (los que nos siguen) vivan en una sociedad justa que los proteja.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión