X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

La influencia de los sondeos electorales

Pablo Quirós Cendreros
Publicada el 19/04/2021 a las 06:00

¿Hasta qué punto es posible influir de forma efectiva en el comportamiento electoral a través de encuestas y sondeos electorales? ¿Pueden anticiparse los efectos que tendrá realmente algún tipo de estimación electoral en los flujos electorales?

Los estudios de opinión suelen ser una herramienta para tratar de organizar las campañas electorales, incluidas las precampañas, y, a medida que transcurren estas, para abundar o modelar el discurso en función de las necesidades y el contexto político. Hace ya mucho que se volvieron imprescindibles para las formaciones políticas, si bien a veces parece que no se hace buen uso de las mismas o no se aprovecha todo su potencial. Habida cuenta de que, en los últimos tiempos hasta un 35% del electorado duda hasta el final, se trata pues de un instrumento al que se le debería prestar más atención de lo que se suele hacer.

Ante la polarización de la arena política, se dice que las encuestas no han estado del todo finas, según sus críticos o incrédulos, aunque las tendencias que marcan las que se vienen haciendo bien no fallan más allá de lo que cabe en un trabajo con una muestra de la población. Es verdad que cada vez es más complicado conseguir que un sujeto se preste a darnos su tiempo para hacer una encuesta, sobre todo porque nos hemos vuelto individuos aislados e impacientes (cada vez más), condicionados por internet y las redes sociales. Por eso quien consigue hacer de las encuestas una buena herramienta, dotándolas de los fondos y características necesarios, tienen en ellas un buen compañero de trabajo en una campaña electoral.

Los sondeos que se realizan para las diferentes elecciones son una componente tenida en cuenta en la decisión electoral de muchos ciudadanos. Según el CIS, hasta dos tercios de los posibles votantes siguen el desarrollo de las encuestas que se publican durante las campañas y períodos preelectorales. Existen estudios que aseguran que un 6% de los electores se dejarán llevar por las encuestas, mientras que otros sociólogos, politólogos y expertos en la materia apuestan porque no condicionan la opinión de los ciudadanos. Está claro que como todo lo que rodea a la política y en concreto al comportamiento electoral, vamos a encontrar opiniones diversas y contrapuestas. Pero, por ejemplo, en el caso de España, por qué está prohibido ofrecer datos de sondeos los últimos días antes de las elecciones. No hay duda de que alguien tiene la creencia de que la publicación de los mismos genera opinión y que por lo tanto, esta puede modificarse por dichos sondeos.

Uno de estos posibles cambios de opinión, en cuanto a conocer datos sobre las elecciones, puede ser el efecto de desmovilización de los electores de una formación, en cuanto tuviesen conocimiento de que no sería necesaria su participación, para que los suyos ganaran, puesto que van por delante con diferencia. Por otra parte, habría que pensar que lo digno sería que el elector utilizase el voto como una expresión de lo que le han podido transmitir las diferentes opciones que se presentan a unos comicios y no como un arma tacticista en función de lo que, parece que puede estar ocurriendo con el voto de los demás y así intentar corregirlo. Y más allá de todo esto, la posible influencia de la encuesta está en lo que muestra como resultado posible. O en la impresión y/o el comentario desarrollado que pretende hacer ver el medio de comunicación, en el que se publica la misma.

Seguramente, de una forma consciente, sí procedemos a generar cálculos sobre los datos que hemos visto en un sondeo o, inconscientemente, si como parece probable el reflejo de lo posible como anticipo de un hecho en nuestra mente; es lógico que tenga algún tipo de reacción, sea a favor o en contra de ese posible hecho del que tenemos visos de que pueda llevarse a cabo. Es decir, el efecto de saber lo que nos va a pasar mañana condicionará nuestra actitud hacia ese día, seguro que sí; no sólo para disfrutarlo o para evitarlo, sino en estar predispuesto más o menos a ello o negar y tratar de impedir cualquier posibilidad, de dejarnos llevar hacia el hecho que se va a consumar, como nos vinieron anticipando.

De igual forma, al convertirse la mayoría de las formaciones políticas en algún tipo de catch all party y parecerse cada día más, una vez superadas las líneas maestras aunque antiguas, de las identidades de clase o las de los compromisos pertinaces, sobre las ideologías, hemos de añadir la creciente volatilidad que se viene dando en los últimos años y que puede ser susceptible de modificar criterios de voto, con más facilidad de la que podamos creer cualquiera, en electores con dudas entre una u otra formación o en abstenerse o no, por cualquier diferencia con algún partido. Habría que añadir además que las diferentes citas electorales pueden ser de diferentes niveles, lo que hace más posible aún el hecho de que se produzcan efectos de arrastre, según vengan los datos, o dejar de votar a alguien que parece que no va a tener ninguna posibilidad.

Demostrado queda que ministros de economía y jefes de Gobierno siempre mejoran las expectativas económicas o intentan trasladar optimismo ante cualquier circunstancia para que, al menos tal circunstancia, no empeore al ser diagnosticada por la opinión pública y cambien el desarrollo de los hechos hasta el momento. Es decir, cualquier información sobre diferentes posibilidades alterará las mismas, potenciándolas o cambiándolas en algún grado. Por lo que queda claro que la influencia de una determinada información sobre lo que puede suceder en el futuro debido a que, los que van a participar en la decisión de cómo va a ser ese futuro, conozcan lo que han dicho en general de cuál es la misma, modificará de alguna forma la de otros participantes en esa decisión, de una u otra manera según sea el interés del sujeto, en función de ese posible futuro previsto, en cuanto a los datos ofrecidos por otros.

Damos por cierto entonces, que las encuestas y sondeos electorales influyen en el comportamiento electoral de quienes tienen la posibilidad de informarse mediante las mismas, de las estimaciones que se producen según las opiniones de otros participantes, en una cita electoral prevista, para una determinada fecha. Ahora bien, tener un conocimiento explícito de cómo y hasta dónde pueden llegar a influir las encuestas, en los procesos de decisión sobre las posibles opciones a la hora de votar, parece bastante complicado cuando no imposible.

 

Pablo Quirós Cendreros  es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • Aynur Aynur 19/04/21 20:59

    SIGUE AL COMENTARIO ANTERIOR.....para determinar (manipular) comportamientos. Es un proceso de una sola dirección, de arriba hacia abajo. Los de abajo solo pueden responder con las respuestas que el de arriba DICE. Los de abajo no pueden preguntar. Dice Ibañez "las encuestas, como las elecciones... producen un efecto paradójico: contribuyen a que los ciudadanos sean cada vez menos libres y se crean cada vez más libres" Las encuestas son esencialmente ideológicas. Tezanos es el ideólogo del sistema: él dicta las preguntas que obtienen las respuestas que él dicta. Pablo Quirós parece que también está en ello. ¿Qué ocurriría si preguntásemos si el ciudadano cambia de voto según los resultados adelantados de las encuestas? ¿que ocurriría si preguntásemos en qué medida le influyen las encuestas en su voto particular? ¿qué ocurriría si preguntásemos sobre cuánto cree que las encuestas le han hecho cambiar de opinión? La encuesta no pregunta sobre la encuesta, sería un suicidio. Porque la encuesta no pregunta. La encuesta DICE. La encuesta DICE "lo que va a pasar mañana" y con ello, determina "la actitud" (la respuesta, el voto) "hacia ese día"
    El artículo está fuertemente cargado de ideología, de intención, de determinación. A las dos preguntas con las que comienza el artículo, Jesus Ibáñez responde: "la medida en la que prevén el comportamiento electoral es la medida en que lo determinan (pues solo es previsible lo que está determinado"

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    0

    • Etelbap Etelbap 19/04/21 21:19

      Y yo que pensaba que había sido objetivo tratando de explicar que se dan los dos efectos, jajajaja
      Menos mal que la realidad no es así y que la mayoría de las encuestas están bien tratadas. Las críticas a Tezanos viene por parte de los profesionales que ahora tienen que elaborar la cocina a su gusto y no copiar lo que venía hecho de casa.
      También se pregunta sobre los efectos de las encuestas en diferentes momentos y está claro que se dan tanto el efecto Underdog, como el efecto Bandwagon, sólo que es verdad que en nuestro país se vota mucho en contra de algo o de alguien, pero gracias por la crítica de todas formas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Aynur Aynur 19/04/21 20:21

    UN CHISTE (genial) que cuenta Jesus Ibáñez. Que aunque habla de discriminación, también DICE de las encuestas:
    "Un heterosexual tiene un amigo homosexual. Un día va a verle y le encuentra haciendo las maletas. Le pregunta ¿qué haces? ¿qué pasa? El homosexual le responde: me voy, aquí van a matar a todos los homosexuales. ¡Pero hombre, en estos tiempos! Sí, si, he hecho una encuesta que lo demuestra científicamente. ¿Y que has preguntado? He preguntado ¿cree usted que se debería matar a todos los homosexuales y a todos los farmaceuticos? Oye y a los farmaceuticos ¿porqué? Eso, eso es lo que me han contestado los entrevistados" Dice Ibáñez, "la marginación no está en el hecho positivo de la marginación, sino en el hecho de que se planteee la pregunta de si se debe hacer algo especial con ellos" Pero también, la respuesta, contestada con otra pregunta, lleva implícita la sorpresa, la duda, la determinación, de que no parece normal actuar así contra los farmaceuticos. Con los homosexuales esa duda no existe, no se plantea, no se cuestiona, y por lo tanto se da por supuesto que actuar de alguna manera contra ellos, pueda ser posible.
    La encuesta es UN DISPOSITIVO DE PODER, del poder decir, del poder preguntar, del poder decir qué preguntar, del poder prever los comportamientos sociales, de poder acumular datos e información, para determinar (manipular)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angel10 Angel10 19/04/21 16:27

    Las sociedades gastan mucho mas en manipularnos que en crear sentido crítico y el resultado es que las encuestas que deberían servir para aportar datos al razonamiento crítico mas bien hacen el trabajo de manipulación borreguil

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MIglesias MIglesias 19/04/21 09:55

    Si las encuestas crean opinión pueden crearla a favor o en contra, unos se inclinarán hacia el que sale ganador y otros intentarán contrarrestar con su voto esa victoria, al final quedamos a pachas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • Etelbap Etelbap 19/04/21 10:22

      Efectivamente, existen las dos posibilidades efecto bandwagon y efecto underdog. Arrastre o subirse al carro ganador o desistir por verse perdedor. Aunque los estudios de que disponemos nos dicen que suele crearse más desafección que afecto por unas siglas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Epi Epi 19/04/21 08:39

    Sr. Quirós, las encuestas, según el medio que las pague y publique, están hechas de una forma interesada para crear una tendencia en el votante hacia el candidato o partido que se supone ganador. ¿Para qué se hacen los anuncios que escuchamos en la radio o vemos en la televisión? En mi modesta opinión para que el personal compre ese producto. ¿O no? Pues las encuestas lo mismo. Dejemos de ser ingenuos: sobre este tema, nadie es inocente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • Etelbap Etelbap 19/04/21 10:26

      Incluso siendo así algunas de ellas, la mayoría suelen trabajarse de forma coherente más allá del margen de error. Se puede siempre ver la media de las encuestas y además observar por supuesto que lo que siempre nos ofrecen son tendencias; y a pesar de lo que pretendan interpretar algunos, aciertan en la gran mayoría. Lo que no es posible es acertar del todo ya que, la abstención es casi imposible de visualizar y el voto en contra de, también es difícil de averiguar.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Epi Epi 19/04/21 11:30

        Habrá que ver, así mismo, quiénes están detrás de las empresas que hacen encuestas. Igual hay sorpresas y figuran como accionistas los mismos nombres que poseen poderosos medios audiovisuales que , a la vez, son propietarios de periódicos...Hay poderosos grupos de presión que se esconden tras la cortina de consejos de administración... Hay muchos intereses ocultos que no dejarían que una izquierda auténtica gobernase...No escatimarían...en gastos... Nos veden parcelada la Luna y se la compramos...

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

 
Opinión