Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Su pesebre

Antonio García Gómez
Publicada el 21/09/2021 a las 06:00

Con su pesebre no se juega, y mucho menos con su poder inatacable, aunque pretendan pasar como gente del común, cuando resulta que su poder aspira a ser omnímodo, por mucho que nos cueste aceptarlo.Un factor decisivo en el desencadenamiento del golpe de Estado que trajo la Guerra Civil del 36 fue la inminencia de la aplicación, por parte del Gobierno de la República, de una Reforma Agraria que acabase con los excesos, las fincas baldías, el latifundismo endémico, el poder abusivo de una clase poderosa, rica y fatua, sobre una servidumbre acostumbrada a quitarse el sombrero ante el señorito que... les perdonaría la vida que no el hambre.

Durante meses los poderosos, sean quienes sean, que controlan y manejan el gran negocio de la energía eléctrica han estado jugando a subir el precio de la luz, sin razones ni causas que hayan querido explicarnos, en un dislate abusivo que ya ronda los 188 euros el kilovatio hora.

Practicando el sometimiento debido de la inmensa mayoría a su desahogada codicia, con unas aviesas intenciones tan disimuladas como miserables, apretando la soga sin miramientos, "allá se jodieran los que no fueran poder afrontar la subida constante del precio y de la factura de la luz.

Como si a la postre fuesen tan trascendentales las decisiones de tales tipejos, punta de iceberg de lo que es el capitalismo salvaje, a quienes muchos políticos rinden pleitesía, por otra parte, abusando de sus posiciones de soberbia y maltrato travestido de cálculos económicos pagaderos por los paganos de a pie.

Así hasta hacer insoportable tanta asfixia insoportable, mientras parecía jugar a subir el récord de la energía en el precio de la luz, en una especie de olimpiada en el que solo competiría el ganador por aclamación.

Porque se han creído tan fuertes, tal vez, porque han creído que la tendencia ante la aceptación de la humillación cotidiana formaba parte de la nueva filosofía, avalada a menudo por muchedumbres entregadas, de la "libertad"  secuestrada por los poderosos y somatenes del nuevo régimen, capitalismo al poder y que mueran los que no puedan pagar, por ejemplo, la factura de la luz, o al menos se preparen a pasar "un frío del carajo" en el invierno que ya se adivina.

Hasta que el gobierno parece haber reaccionado y parece que va a intentar una rebaja considerable en la citada factura, al menos de modo provisional, al menos para seis meses, desgraciadamente con la oposición, de nuevo, en contra, contra cualquier interés favorable a las necesidades generales del pueblo... sometido.

Y así han visto peligrar su pesebre, y así han vito que ha surgido alguna resistencia a su descaro, y así se han visto comprometidos, desenmascarados... y se han puesto de los nervios, y han reaccionado como solo saben hacerlo... amenazando.

 Y entretanto se va dilucidando si el salario mínimo va a subir unos pocos eurilllos o no, se podría llegar a 15 euros al mes, vigilando que no se nos hunda esta España de nuestras facturas de la luz.

Con los barandas de la energía y las nucleares muy cabreados, porque con su dinero, es decir con su pesebre, no se juega, vamos que no vamos a jugar el resto de los paisanos, obligados por el bien del país en seguir apoquinando hasta lo insaciable, hasta la rendición definitiva, cautivos los "pagafantas" del pueblo soberano por la gracia de estos codiciosos, de alto rango, de mucha respetabilidad.  

Antonio García González es socio de infoLibre

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • Angel10 Angel10 23/09/21 11:55

    Gracias Antonio por compartir tu rabia con todos nosotros

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nosé nosé 21/09/21 21:39

    Todo es un engaño, un engaño a largo plazo, como los plazos que nos someten a pagar por consumir un bien de primera. Todo por las Grandes Corporaciones, como dijo el "Isidoro": "Hay que hacer grandes a las corporaciones para que puedan competir con otras transnacionales". Pero he aquí que la desgracia se a vuelto en nuestra contra, en contra de los de siempre, para qué cambiar si los de siempre saben sufrir, saben pasar necesidades, saben, sobre todo, pasar hambre, si hambre sobre todo de justicia. Una justicia que nunca ha sido mas injusta que ahora, jamás han hecho y deshecho a su antojo en nombre de la "Democracia", esta Dictadura de los Poderosos, cada día es mas insoPortable, cada día se hace mas y mas pesado soportar todo las injusticias que acarrea tener a tantos y tantas gentes que en nombre de la ley "impuesta" no pueden mover un dedo para que los demacradores sociales hagan y deshagan a su antojo. No hay justicia porque la misma justicia lo impide, pero solo esta paradoja está hecha para los Poderos del Poder, todo los demás no existimos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • leandro leandro 21/09/21 20:22

    Esto nos pasa por no querer saber de lo que hacen con nuestra vida . Si tuviésemos políticos votados y no arrimados a lo mejor habría otra panorámica . Porqué no se tiene en cuenta el valor de generación real de cada megawatio que se vende y se pone un precio que interesa al usurero? Que no me vengan conque cuentos y si alguien se hace rico con esto es porque roba . Esto es consecuencia única y exclusivamente de los fondos capitalistas y con el cuento a otra parte .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • diego lopez diego lopez 21/09/21 19:51

    En noticia de este periódico los eléctricos dicen que no consumamos esa caña diaria y paguemos la luz.
    Parece que tienen la misma opinión de los españoles que los norteños, que creen que aquí estamos todos de fiesta día tras día.
    Pues servidor, como muchos otros, no va al bar todos los días, ni siquiera todos los fines de semana, como también muchos otros.
    En definitiva, como dices en tu artículo, nos faltan al respeto y con el apoyo de los políticos.
    Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Jesús Zandueta Jesús Zandueta 23/09/21 19:01

      Lo de la cañña me recuerda la limosna que antaño se daba con la amonestación "que no se lo gaste en vino"

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

 
Opinión