Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

'Shibboleth' carpetovetónico, pero venial

Jesús María Frades Payo
Publicada el 29/09/2021 a las 06:00

Comienzo aclarando el título para el lector que no conozca el pasaje bíblico en el que se narra el exterminio, mediante degollación, de miles de efraimitas tras su identificación gracias a la imposibilidad de pronunciar estos correctamente la palabra “shibboleth”. Algo similar ocurrió muchos siglos después en la República Dominicana, y está contado magistralmente por Vargas Llosa, cuando Trujillo ordenó masacrar a los haitianos inmigrantes identificándolos mediante la palabra “perejil”, imposible de decir bien en castellano por los francoparlantes.

Trato de criticar el uso no de una palabra sino de cualquier lengua para identificar, distinguir, con el trasfondo de excluir a grupos de personas e incluso a la inmensa mayoría de la población española en algunos casos.

En estos días se está negociando la traducción en el Parlamento en las lenguas cooficiales y parece que en el Senado será un hecho. Allí no es algo nada más que innecesario. Y tampoco se necesita mucha argumentación para defender esto. Desde 1977 en que se restauró, los senadores se han entendido perfectamente en el idioma mejor dominado por todos los españoles y, por supuesto, les hemos entendido por esa razón. A estas alturas, afortunadamente no hay analfabetos que no conozcan el castellano por no haber sido escolarizados, lo que garantiza que sea un código excelente de comunicación, aunque, claro está, no único ni exclusivo en algunas regiones.

Lo que no ha sido nunca un problema no puede convertirse en tal para inventarse una solución artificial. Una refutación pueril es que es poco oneroso el gasto en traductores, cosa cierta al lado del presupuesto de la Cámara alta, y se hará mención al manido chocolate del loro. Cuidado con los caprichos y las menudencias con las mascotas porque se acaba dándosele también chocolate al hámster y se termina con él, con el hámster, claro.

Haciendo un ejercicio de ucronía, poco fantasioso como sí son la mayoría y tan posible como probable, podríamos pensar en las divertidas situaciones, si no fueran absurdas por ridículas, que se habrían podido dar en la Cámara de representación territorial si se produjese la comparecencia de Ibarretxe siendo vicelehendakari, cuando ni era calvo ni secesionista y no sabía vascuence, o luego la del lehendakari López, también desconocedor de ese idioma. ¿Imaginan la situación hilarante y estúpida que contemplaríamos al sentirles traducidos simultáneamente a la segunda lengua de su región para que no se quejasen los aborígenes? Tampoco ahora son muy ejemplares los presuntos políglotas: Rufián parece haber aprendido catalán con CCC.

Pero quiero ir más allá para señalar el uso perverso de la lengua. La polisemia sirve para aprovechar y combinar con el adjetivo “bífida”. Las lenguas solo deben servir para comunicarse entre las personas, para unir emisor y receptor transmitiéndose mensajes. Jamás para excluir, para utilizarlas como valores que unos tienen y como carencias insustituibles de otros. Volviendo al adjetivo citado, la exclusión llega al adjetivo “viperina”, y así, de manera más amplia, ha dado los odiosos por xenófobos calificativos “xarnego” y “maketo”, sellos de uso exclusivo en dos regiones españolas.

Un ejemplo muy claro de intento burdo de construcción de muro de gueto idiomático con las concertinas aquende el Ebro, se dio en 2018. Es sabido que el máster en Educación es imprescindible para dar clases en Bachillerato. Habiendo miles de graduados en toda España con dicho máster, el gobierno regional catalán pretendió entonces contratar profesores sin máster, pero en esa ocasión de lo que se trataba era de no tener que verse obligados a contratar a graduados con el máster que utilizasen sólo el idioma oficial dominado por todos los ciudadanos de la región, y de cualquier parte de España, y así poder admitir a catalanohablantes sin el máster, ¡porque se exigía el catalán! La Justicia paró los pies al torpe ardid para la xenofobia lingüística.

La siembra del catalán como lengua vehicular en la enseñanza es el germen para conseguir en el futuro más éxito en todas las maniobras excluyentes. Debe ser bien regulado para evitar consecuencias nefastas ya sufridas.

En otros ámbitos no logran zorrear fácilmente. Así, en Baleares, Francesca Armengol, quizá pensando en los extranjeros, sí consigue, aunque a regañadientes, celadores catalanoparlantes pero, ¡ay! con los médicos lo tiene muy difícil porque no hay tanto aborigen bien formado: la prórroga es imprescindible.

La única lengua cooficial que no suele dar problemas, aunque sí algún nativo al que le gusta ponerse a las “beiras” (bordes) para que se le oiga, es el gallego. Allí demuestran saber cuándo y con quién hablarlo, respetando escrupulosamente al posible interlocutor. El ejemplo de convivencia o coexistencia, sin rivalidad, sin enfrentamiento, sin complejos ya, de esta autonomía debería ser el que reinase en todas las demás en el asunto tratado.

Para el vascuence tampoco hay normalmente mucha polémica. El orgullo lógico que sienten no es exacerbado, y no solo será porque nada más que un tercio lo dominan. Su enseñanza no se hace escribiendo palimpsestos sobre el castellano.

Ni que decir tiene que la enseñanza de las lenguas cooficiales tiene que seguir fomentándose para hacer más universal esa riqueza a toda la población de la comunidad e, incluso, de todo aquel español que lo desee. Desde la escuela, si no ya antes en el hogar, pasando por los medios de comunicación, hasta la vida cotidiana, el conocimiento se va produciendo, y la convivencia con los demás se acrecienta gracias al idioma. Pero para ello no hay que caer en el crimen del pasado de aplastar, tratando de extinguir, la otra lengua, sabiendo además que no es un ente sino un nexo de identidad de personas.

Olvidaba rematar con la afirmación de mi humilde condición de bilingüe.

Jesús María Frades Payo es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




8 Comentarios
  • Pololo100 Pololo100 30/09/21 16:33

    Hola. Soy castellanohablante en Cataluña. Aunque he nacido aquí, no aprendí catalán porque mi familia era castellana, lo que se hablaba en casa, y en el colegio estaban prohibidas las clases en catalán. Pero, a base de oírlo, claro, no escribo, pero lo entiendo bien. Sin embargo, nunca me vi obligado a hablarlo porque los catalanes tienen la costumbre de contestar en el idioma con el que hablas, es completamente inconsciente el cambio para quien domina ambos. De manera que mi entorno de amigos y profesional me habla en castellano con toda naturalidad. Hay que saber que lo que enfrenta a unos y otros no son las lenguas, sino la identidad que a ellas va vinculada. Son los primeros sonidos de nuestra vida, la lengua en la que nuestros padres nos hablaban, hay un tema emocional ahí. Lo que hace daño son los tejemanejes pensados para herir a las comunidades que tienen idioma propio, las prohibiciones, las imposiciones, etc.. Quien siente un ataque a su idioma, se siente atacado, y probablemente se defiende en los mismos términos, lo que produce a su vez la misma revolución en la comunidad de donde partió el primero. Aunque no compartieran ese primer ataque, sí se sienten dolidos por el que volvió como respuesta. Y ya tenemos el enfrentamiento montado, medios de comunicación mediante, y políticos suficientemente desaprensivos como para apuntarse a la juerga y avivarla. La grandísima pena es que caigamos tan fácilmente en esa miserable trampa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angel10 Angel10 30/09/21 12:09

    Interesante y oportuna reflexión sobre nuestra riqueza cultural.

    Los idiomas son hitos culturales de primer orden y como tal deben ser protegidos. En España debemos proteger a todos los idiomas españoles, porque el catalán el euskera o el bable con tan españoles como el castellano, dicho esto no conviene perder de vista que el idioma es también el principal vehículo de comunicación entre las personas y las sociedades y desde este punto de vista el resultado de una buena comunicación es mas importante que el vehículo utilizado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Luisa Vicente Luisa Vicente 29/09/21 16:27

    Me ha encantado tu artículo. Incluso lo pienso guardar. Muchas gracias. Un cordial saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • FradesJesus FradesJesus 29/09/21 17:58

      ¡Qué satisfactorio reencuentro!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • AMP AMP 29/09/21 11:13

    Cuando la estupidez llega a un grado, solo se puede esperar el absurdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/09/21 09:41

    Sobra rigidez psicologica en tantos politicos.
    Muy interesante columna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Nadie49 Nadie49 29/09/21 08:56

    vaya a Suiza y aprenda lo que es el respeto a todas las lenguas. No sólo respeto, también solución. No hay otra. Si unos aprenden la mayoritaria, los otros deben aprender la minoritaria. Aceptado esto, ya no hay problema lingüístico.
    El encono y torpes argumentos cn el que se apoyan en las autonomías para defender su idioma es proporcional al desprecio y masacre con el que esos idiomas minoritarios han sido tratados.
    A veces las cruda realidad choca con lo que no es natural, familiar; así es y hay que aceptar que lo que era familiar era la imposición de una realidad ideológica, pero no social.
    Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • FradesJesus FradesJesus 29/09/21 09:52

      No hace falta ir, aunque sí he estado. Allí, las tres lenguas son oficiales en toda la Confederación y todos los documentos oficiales se redactan en las tres; no hay que pedirlo ni, mucho menos, tener que ir al juzgado para exigirlo. Por cierto, lenguas que acusarían de propias de otros países los ataporquenses . No es el ejemplo precisamente que aquí quieren algunos tomar de convivencia.
      Respecto al maltrato e incluso prohibición, que conozco, que han sufrido los idiomas minoritarios, nunca puede ser excusa para que alguien civilizado caiga en la misma vileza. Si bien fue con otro crimen más execrable, Mandela dio al mundo entero una lección de perdón inolvidable cuando fue presidente, y no cayó en la bajeza vengativa.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

Lo más...
 
Opinión