Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

A vueltas con la iglesia... y sus conmilitones

Antonio García Gómez
Publicada el 11/10/2021 a las 06:00

Salvémonos todos antes de que nos vengan a salvar, los unos y los otros, no vaya a resultar que creamos haber topado con la iglesia y que podía ser más fácil derribar ciertos antecedentes, aunque se continúe como de costumbre, recalcitrantes los más papistas, aun en contra, esta vez, del papa Bergoglio, por “ciudadano, por argentino, por revisionista, por antiespañol”, si hiciera falta como para no acabar de encontrar el camino recto, retrotrayéndonos a lo que ya dijo antaño el bueno de don Quijote, aunque esta vez “nos habremos de topar” y estrellarnos contra los “salvadores” de sus patrias, sus prebendas y sus odios… muy personales, muy interesados, en nombre de la “iglesia” que los luzca y proteja… “bajo palio”.

Que ¿qué dijo Francisco, el buen papa de Roma para enfadarse tanto contra él?, pues que: “Para fortalecer las raíces es preciso hacer una relectura del pasado, teniendo en cuenta tanto las luces como las sombras que han forjado la historia del país. Esa mirada retrospectiva incluye necesariamente un proceso de purificación de la memoria, es decir, reconocer los errores cometidos en el pasado, que han sido muy dolorosos. Por eso, en diversas ocasiones, tanto mis antecesores como yo mismo hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización”, con motivo de la celebración del bicentenario de la creación de México, sin ninguna citación expresa a España, pero no contaba el Santo Padre con la reacción tridentina, airada y cargada de fatua soberbia del director de La Razón, el señor Marhuenda, para haberse apresurado a escribir en su diario: “A estas alturas existen pocas dudas de la escasa simpatía que tiene el papa Francisco por España. Estoy convencido de que el Espíritu Santo se confundió y los cardenales eligieron un candidato catastrófico”.

Otro que, como Mario Vargas Llosa, estómagos agradecidos buscando pesebre y morral lleno de pienso, que se atreve a decir quiénes votan “bien” o quiénes “mal”, aunque se trate de todo un “Espíritu Santo” que falló en su momento y no atendió las necesidades de los píos “conservadores”. ¡Qué nivel, que desfachatez!

Y entretanto todos corriendo a “no pedir perdón”, avinagrados y empecinados, ¿tal vez por puro complejo de inferioridad?, desde el insoportable Aznar hasta el becario entronizado Casado, desde la desahogada Ayuso hasta el último meritorio que se precie “hacer carrera” en el corralito pepero… desde un posicionamiento cerril, día a día progresivo, del inmovilismo tridentino que hará de nuestra derecha “pasmo y asco”, al mismo tiempo, arremolinados los caciques y capataces a no perder ni un ápice de sus prerrogativas largo tiempo bendecidas por una iglesia, y una jerarquía muy nacional que sabía quién era “su amo y señor”.

Una iglesia, insisto en lo de “muy nacional”, que bastante ocupación tendrá en “leerse, por ejemplo, más detenidamente, su propio evangelio.

Cuando uno lee el titular que afirma que “los obispos, se refiere a los españoles, según posicionamiento de la Conferencia Episcopal, afirman que no serán “proactivos” para investigar abusos”, y uno se acuerda de aquella rotundidad del “Maestro” contra quienes escandalizasen a los niños, y que más les hubiera valido atarse una piedra al cuello y lanzarse a la profundidad del mar, y uno contrasta con lo declarado por “esos obispos”, tan timoratos, tan cómplices, ante los escándalos y los comportamientos indefendibles, y que optan por un apaño de “ mierda” que ya no se pueda ocultar, pues entonces el desánimo y la indignación revienta por dentro de uno.

Y llega a pensar que ¿qué evangelio leyeron o estudiaron estos tipejos con sayones y poder mitrado?

Y así hasta explicarse la penúltima obsesión, verbalizada por descontado en la convención del PP, con Casado a la cabeza de sus mentores que tanto y tan bien saben mangonear, como para haber encontrado otra “bicha” a la que atacar y reducir, y me refiero al “indigenismo”.

Me acuerdo de cuando por los octubres de un pasado muy gris celebrábamos el día del Domund pidiendo por los negritos, los chinitos, los polinesios, y hasta por los pieles rojas… tan proclives a recibir caridad desde el primer mundo, sin rechistar, por monedas sueltas y una banderita, directos al cielo con derecho a elegir sitio.

Hasta que se pusieron “bordes” e insolentes, subversivos y revolucionarios, los indígenas supervivientes, los mismos que habían pasado de la cerbatana a la pura extinción por genocidio de los conquistadores, de tanto genocidio que no acaba de finalizar su macabra tarea, pasando por “una teología de la liberación” que indigestó a muchos patricios del mundo blanco, condenada al ostracismo y al olvido.

Y siguen en sus trece, y ahora que van “los indígenas” y ganan algunas elecciones a través de sus representantes y se rebelan contra los “buenos padres blancos”, y quieren poner en cuestión la explotación salvaje del mundo indígena, abandonado a su infortunio, por la gracia de un dios que miraba o le hacen mirar hacia otro lado en nombre de la rapiña y la codicia, ahora van los nuevos orates de la expoliación de toda la vida y señalan al peligro “indígena”, y lo equiparan al “comunismo”, y se quedan tan panchos, tan vacíos de toda humanidad, tan satisfechos de su propia saña… por mucho que cuando les interese invoquen ¿la tradición cristiana? Bueno pues por eso, porque siempre habrá sitio para unos juegos ¿panamericanos?... con indios e indias divirtiendo a los amos “blanquitos”.

Antonio García Gómez es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • JPCjpc JPCjpc 16/10/21 16:20

    Me ha encantado tu artículo. Coincido contigo en que esta derechaza no tiene remedio; en que Maruenda, aunque alguna vez he reconocido sus esfuerzos por presentar sus razonamientos como justificables están basados probablemente en su genética derechista. y, aunque habiendo pertenecido yo a esta religión y haberme formado en ella, con el paso de los años me convertí en antirreligioso (de cualquiera de ellas) reconozco el mérito de Bergoglio por la defensa del indigenismo. Fuera la monarquía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 12/10/21 13:48

    Buen artículo. Hemos de tener en cuenta la gran mentira que son las religiones, todas al servicio del poder, del dinero. Se inventa un dios o semidios y ¡hala! todos a tragar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • diego lopez diego lopez 11/10/21 15:36

    Gracias por el artículo, muy oportuno y acertado.
    Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • AMP AMP 11/10/21 13:15

    Excelente artículo, Antonio.
    Tenemos un derechuza que da mucho, mucho asco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • CYBERCRAF CYBERCRAF 11/10/21 09:50

    Muy buen artículo. Ahora toca dar la matraca con la religión...se acabo la matraca co ETA, con el proces, con el socialcomunismo. Ahora toca con la religión. Es que no se agotan de tanta payasada?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • yokin yokin 11/10/21 09:10

    Esos indígenas son un peligro para la cristiandad, son ateos, paganos y caníbales, y además tienen la desfachatez de pedir tierra y libertad, hay que incluirlos en la lista de los 26 millones de españoles pendientes de fusilar, eso sí, en nombre de Dios, el suyo. Buen día a tod@s

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Miguel alfoso Miguel alfoso 11/10/21 04:30

    El dedo en la llaga.Un buen artículo razonado

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • Ely Ely 13/10/21 00:53

      Me encanta el artículo y todos los comentarios, si, salud y República!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

Lo más...
 
Opinión