X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Cómo lo ve

Iñaki Gabilondo: "No se puede vivir con el sueño de ver si se hunde todo lo que haga el Gobierno"

  • El prestigioso periodista va a dar un último giro a su carrera profesional: “Estoy ya prácticamente despidiendo este largo tiempo que he dedicado a comentar la actualidad política”
  • Tras haber sentido “tristeza, vergüenza y dolor” al ver el asalto al Capitolio, afirma que Trump es “un fascista y un loco, que nunca fue tomado lo suficientemente en serio”
  • Vista la disputa desencadenada con la campaña de vacunas, entiende que “se está demostrando que la política tiene que empezar a dejarse de tonterías”

Publicada el 10/01/2021 a las 06:00

Iñaki Gabilondo: "No se puede vivir con el sueño de ver si se hunde todo lo que haga el Gobierno"

El prestigioso periodista ofrece a infoLibre su visión de la actualidad política.

Para muchos españoles, Iñaki Gabilondo es la figura más relevante del periodismo en nuestro país. Sus opiniones diarias en la Cadena SER han sido durante años un referente ineludible para entender el devenir de la vida política. Mujeres y hombres de varias generaciones se sienten reconocidos en una bienhumorada frase: "Yo escucho a Iñaki Gabilondo para saber qué opino". Sus juicios personales, siempre directos, comprometidos e independientes, han servido de forma cotidiana para centrar el debate público en sus aspectos más trascendentes. A sus 78 años, declara que está ya más interesado en “escuchar a gente joven que tiene cosas nuevas que decir” que en oírse a sí mismo.

Mi proyecto vital

Me pilláis en un momento muy particular de mi larguísima vida profesional porque estoy ya prácticamente despidiendo este largo tiempo que he dedicado a comentar la actualidad política, de forma más o menos regular. Podríamos decir que esta conversación es a modo de repaso, porque voy a iniciar un tiempo distinto. Creo que ya estoy un poquito harto de oírme y creo que es necesario que pasemos de hablar a escuchar y vamos a empezar a dedicar especial atención a la gente más joven. A ver si el último tramo de mi vida lo puedo dedicar a eso. A escuchar a gente joven que tiene cosas nuevas que decir. Así que, ¡en ese momento me pillas! ¡Año nuevo y cambio de paso!

Asalto al Capitolio

Sentí tristeza, vergüenza y dolor. Que vaya a quedar para la historia la imagen de ese señor con un casco con cuernos de bisonte, una especie de vikingo despechugado o ese otro que se sienta en el despacho de Nancy Pelosi, profanando un lugar sagrado, no puede más que producir un verdadero dolor a cualquier persona, a cualquier demócrata en el mundo entero. Pero también nos debe conducir a reflexiones. La democracia es un valor muy importante, pero de una gran fragilidad si no se defiende. Esto es como andar en bicicleta, dejas de dar pedales y te caes. La democracia está demostrando hace mucho tiempo signos de flaqueza, de fragilidad. Necesita ser releída, reestudiada, reforzada.

Trump y el 'trumpismo'

Trump siempre me pareció un fascista y un loco. Su locura hacía ocultar su fascismo. Su fascismo hacía ocultar su locura. Es un ser extraordinariamente peligroso, que siempre lo pareció y que nunca, sin embargo, fue tomado lo suficientemente en serio. Es difícil entender lo que ha pasado porque todavía no ha pasado. No sabemos ni cómo va a reaccionar Trump en los días que le quedan antes de dejarlo definitivamente el día 20. No sabemos cómo va a reaccionar el “Gran Viejo Partido Republicano”. No sabemos cómo va a reaccionar la propia sociedad, esa muchedumbre que le apoya pero no sabemos hasta qué punto es capaz de acompañarle en este delirio. Queda en el fondo un drama muy profundo, de una sociedad dividida, envenenada de una manera inexplicable que no sabemos a dónde pueden conducir. El trumpismo, como algunos ya dijimos, no era solo la causa de algo. Era también la consecuencia de algo. Era la persona en la que se sustancia algo que venía andando por detrás. No va a desaparecer aunque él desaparezca, si desaparece.

Populismos exacerbados

Hace mucho tiempo que se está jugando con fuego. Estos populismos exacerbados, esta extrema derecha enloquecida, este neofascismo rampante, que no sé por qué estamos siempre con miedo de decir las cosas como son y llamarlas por su nombre, está creciendo dirigido por gente con una enorme imprudencia. En los últimos años estamos asistiendo a movimientos políticos, alimentados por ese fondo de pensamiento fascista, ultraderechista, y otros no exactamente por ese mismo color, pero manejados por gente con una gran imprudencia que no está controlando lo que está haciendo. Que no está entendiendo los riesgos que corre lo que emprende. Como si de pronto el mundo estuviera sobre un fondo de base de populismo, ultraderechismo, semifascismo y además, dirigido por niños con una antorcha en una era. El problema está ahí.

Paralelismos con España

Algunos políticos en España han hecho paralelismos muy rápidos entre lo que ocurrió, el asalto al Capitolio, y los casos que se han dado en Cataluña o en Madrid, como las llamadas de "Rodea el Congreso". Se olvida el pequeño detalle de que en el caso de EEUU el que estaba incitando era el presidente de los Estados Unidos. Marcar ese paralelismo es sencillamente insensato, no tiene ningún sentido. Forma parte de las miserias en las que estamos teniendo que vivir demasiado a menudo, de las que yo ya estoy absolutamente harto, que no tienen en principio ningún sentido. Qué duda cabe de que cualquier llamada al buen juicio va a ser oportuna. A cuenta de lo que ha ocurrido en EEUU, todos debemos avanzar por el camino del buen juicio en todos los capítulos. Todos y cada uno de nosotros. Pero hacer paralelismos así, tan rápido, me parece una bobada y además se descubre muy claramente que tiene una intención demasiado oportunista y no viene a cuento.

La vacuna

No entiendo cómo de pronto a la gente le ha dado por convertirse en especialista en la materia para decidir si se vacunará o no. La relación con los médicos ha estado siempre basada en el principio de la confianza. Tú vas al médico, te receta y vas con lo que te ha recetado a la farmacia, compras y te lo aplicas sin que se te ocurra por un segundo dudar. Y cuando estás en el hospital, una enfermera viene y te pincha, otra te da una pastilla y tú haces todo lo que tienes que hacer sin la más mínima duda. De pronto, le da a la ciudadanía por convertirse en experta en la materia y decidir que esto me gusta, que esto no, que esto que me receta no me conviene… ¡Patético! Porque forma parte también del material con el que se juega la batalla política, porque si no tendría muy poco sentido esa discusión técnica respecto a ponerse o no la vacuna. Lo que sí se está demostrando es que la política tiene que empezar a dejarse de tonterías.

Disputas políticas

Estamos perdidos en una especie de fronda de discusiones y de contradiscusiones sin detenernos a mirar lo que debemos hacer para que las cosas funcionen. Miedo da imaginar cómo vamos a gestionar ahora toda la ayuda de los fondos europeos, que necesitan a su vez coordinación, orden, disciplina, sentido de la realidad, eficacia, etc. Estamos viviendo una política condicionada por muchos factores menos por el de la eficacia, que es el que finalmente llega a la ciudadanía. Y el colmo es con la vacuna. Que cuando llega la vacuna, esperadísima, la gran esperanza, la gran ilusión, se convierte también en otro elemento de la disputa y la discusión porque no sabemos qué hacer con ella o cómo hacerlo, y se utiliza también como arma arrojadiza. La política tiene que empezar a cambiar. Tiene que cambiar.

El Estado social

Un Estado moderno, si no es un Estado social no es un Estado. No es que no sea moderno, es que no es un Estado. Con la pandemia lo hemos comprobado. Un Estado, para serlo, tiene que tener un fuerte cimiento social. Tiene que tener una sanidad potente, unos servicios públicos serios y, a partir de ahí, podemos empezar a hablar. Tenemos que considerar preideológicos algunos asuntos que están todavía siendo ideológicos. El entendimiento de la salud, de la educación, de los servicios sociales como algo en lo que se disputa ideológicamente debe ser superado. Se puede disputar ideológicamente a partir de un cierto tramo, pero hay un suelo que no podría discutirse, el derecho a unos servicios sociales potentes.

La sociedad post-covid

¿Habremos aprendido algo o no? Algunos dicen: "Esto no se nos olvidará nunca". Otros dicen: "Esto se nos olvidará ipso facto, en cuanto tengamos la primera oportunidad de relajarnos y disfrutar". Se pueden poner en común muchas cosas. Cada cual las ve desde su posición, su ideología, su edad, su economía, pero tenemos que llegar a una conclusión compartida. No podemos seguir viviendo una relación equivocada con la naturaleza. Tenemos que ponernos en una dirección correcta con la naturaleza, con la ciencia y la investigación. Y tenemos que convenir todos a la vez en que un Estado sólo puede serlo y puede ser así llamado si acepta que tiene que tener una fuerte base social pública, sin la cual no puede llamarse Estado. Me gustaría que llegáramos a esa conclusión. Creo que va a haber una apariencia de que "no ha pasado nada" con un "ha pasado muchísimo", que iremos viendo poco a poco en multitud de campos.

Elecciones catalanas

Estamos ante unas elecciones que, en caso de celebrarse el 14 de febrero, presentan emociones en todos los capítulos. Ahora, parece que el PSC con Illa asoma colocándose en disputa por el primer o segundo puesto. A mí lo que me parece fundamental es que en Cataluña se cambie el chip de la sociedad. Cataluña vivió un delirio y se trata de ver si lo recoloca en un sitio razonable y coloca el sueño en el lugar de los sueños y regresan al terreno de las realidades donde habitan los seres humanos en su día a día. Cataluña tiene que entender que no puede seguir viviendo el delirio en el que vivió en 2017 y toda España tiene que entender que tenemos un problema que hemos de tratar de abordar, de mirar. Que no podemos tratar de convertirlo solamente en un problema. Los problemas no se prohíben. Los problemas se tienen que afrontar.

Oposición y Gobierno

Estamos aceptando todos en España con la más absoluta naturalidad que una oposición tiene por misión demoler todo lo que le rodea y eso me parece un verdadero error. Es una patología de la política. Un país no puede pretender vivir con el arrastre de medio país viviendo todos los días con el sueño de ver si se hunde todo lo que el Gobierno haga. Es absurdo. Es la depravación final de la democracia. Tienen que corregir el punto. Tiene que llegar a acuerdos, a entender que su posición y su sueño de la victoria no es, en modo alguno, contradictorio en cosas fundamentales y decisivas. El PP, que está en la oposición, tiene todo el legítimo derecho a soñar con la victoria, a ir tratando de oponer toda la resistencia que pueda a la acción del Gobierno, pero no puede interpretar que su papel consiste, sencillamente, en derribar todo lo que el Gobierno proponga porque eso es una degeneración de la democracia.

Más contenidos sobre este tema




37 Comentarios
  • Artero Artero 15/01/21 22:15

    Gabilondo parte del hecho real, de señalar la amenaza que significa el fascismo "oculto", a lo que nno hace mención es,, que eso ha sido siempre así en España. El intento de la república de acabar con esa situación, se abortó, como se está intentando abortar de nuevo, con otros medios, que parezcan mas o menos razonables a la gente, que previamente se ha intoxicado. Aún no siendo un modelo para mi la democracia estado unidense, en comparación con los estamentos de España, sale ganando, ya que en nuestro país, no hay ninguno, que no esté introducido por la ultraderecha. En fin, como siempre muy acertado

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 14/01/21 12:12

    Trump,fascista ,sí,loco,no Locura es otra cosa ,no está diagnosticado.de momento.
    Diversos estudios realizados en Dinamarca, Reino Unido, Francia, Holanda o Finlandia encontraron en los últimos años que los puntajes de coeficiente de inteligencia (IQ, por sus siglas en inglés) en las poblaciones analizadas habían disminuido considerablemente en comparación con generaciones anteriores.
    Salud,ánimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • mituca mituca 14/01/21 11:33

    Gracias Iñaki Gabilondo. Es un privilegio haber podido saborear, disfrutar y, casi siempre, compartir sus razonamientos. Le deseo lo mejor en su nueva singladura, pero, eso sí, sea escuchando a los jóvenes, sea ayundándoles en su maduración o, simplemente, estando ahí acompañandoles, por favor, no deje de compartir con todos sus comentarios y razonamientos; sería dolorosísimo para los que estamos acostumbrados a seguirle. Salud y mucha suerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Trap Trap 13/01/21 14:03

    Como casi siempre no puedo estar más de acuerdo con este repaso global a la situación política de nuestro país. Entiendo el hartazgo que también comparto. Le deseo suerte y salud en su nuevo proyecto co Ángels Barcelo, ahí me tendrá, a la escucha, como jubilada me lo puedo permitir. Y.... mucho ánimo que tenemos jóvenes a los que tenemos que escuchar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Rafamotero.com Rafamotero.com 11/01/21 23:24

    Iñaki Gabilondo es un gran comunicador, honesto, reflexivo y motivador de razonamientos constructivos, y no por eso menos crítico con quien hay que serlo y cuando hay que serlo. Por todo ello nuestro reconocimiento y agradecimiento totales. Espero que desde donde decida ahora estar continúe consiguiendo ese bienestar intelectual que en sus alocuciones y narraciones intenta transmitir a sus oyentes y lectores. Gracias y mucha salud Sr. Gabilondo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • solidario solidario 11/01/21 18:42

    Gabilondo es y será un ejemplo de lo que debe ser un periodista y la función crítica pero equilibrada y asentada en razonamientos profundos e información contratada y no en descalificaciones sectarias sin mas argumentación que la mera propaganda de las ideas que transmiten los argumentarios de los partidos políticos a los que muchos periodistas apoyan con un cinismo indecente, en sus artículos y comentarios en las innumerables tertulias que existen actualmente en radio y televisión. Questiones que me surgen del comportamiento de la profesión periodística:

    ¿Porqué cuando se pregunta a un político, y no responde concretamente a lo que se le pregunta, no se insiste hasta que lo haga, ¿Porqué cuando se entrevista a un político, no se preparan profundamente las mismas para cuando un político responde con una mentira o diciendo lo contrario de lo que había dicho hace muy poco tiempo, no se le dice que que lo que esta diciendo no es verdad o es totalmente contrario a lo que dijo anteriormente ( aportando datos y argumentación).
    ¿Porqué los periodistas no critican dura y constantemente a otros periodistas que difunden mentiras evidentes en los medios de comunicación para confundir a la opinión publica que les escucha en los medios donde se pronuncian sin ninguna ética ni mínima vergüenza? La profesionales periodistas honrados deben poner en evidencia constantemente estas prácticas que prostituyen la imprescindible profesión periodistas en aras de los ciudadanos recibamos una información lo mas veraz posible y no una información, que dependiendo del medio que la publique pueda ser totalmente diferente y contaría, cuando la verdad, aunque no pueda ser absoluta, no puede ser tan distinta contada por un medio u otro. Nota: Otro dia aprovecharé alguna noticia para hablar del comportamiento y la comunicación de los políticos.
    Jose Luis

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • igur2606 igur2606 11/01/21 17:06

    Este hombre, hay que prohibirle que deje de opinar. No nos puede dejar huérfanos de su sabiduría, de su cátedra. De cualquier modo, siga o no, solo quiero decir de todo corazón. “Gracias Maestro”.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Lelene Lelene 11/01/21 01:56

    Muchas gracias Sr Gabilondo, cuanto le voy a echar de menos!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Clarin Clarin 10/01/21 22:48

    He vivido disfrutando de su periodismo en todos los medios. Se me hace difícil imaginar la vida sin la compañía de sus opiniones. Entiendo que así tiene que ser. Con goces y perdidas continuas. Un abrazo y hasta siempre. Mucha salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • tiago tiago 10/01/21 20:38

    Totalmete de acuerdo en todo. Pero yo me pregunto, y pregunto, si somos concientes que hemos llegado hasta aquí sobre un caballo desbocado de consumismo propiciado por un capitalismo que nos tiene cegados. El comunismo no funciona y el capitalismo ¿no se da cuenta? por muy caro que pueda parecer asumir costes y parar la emergencia climatica, será más costoso y doloroso no haber actuado antes. Como dice Iñaki los politicos y la politica tienen que remediar y corregir que en pleno siglo XXl siga existiendo la esclavitud, pues no ha desaparecido la han puesto en nómina, la incultura que es el caldo de cultivo de extremismos de un lado y de otro, la injusticia de sociedades ricas y pobres. Pero mucho me temo que el egoismo de los que más tienen y de politicos de mirada corta nos lleve a más sufrientos en este valle de lagrimas. Espero poder seguir escuchandote a las 8:30H SALUD Y BUENA ENRGIA RENOVABLE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12



 
Opinión