x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Comunicación política

Iglesias, Dina, Villarejo, Vallés y compañía

  • La derecha política y la mediática buscan a Pablo Iglesias y a UP como centro de sus provocaciones para visibilizar una confrontación que les dé protagonismo
  • La mayor parte de los analistas entienden que Unidas Podemos ha intentado introducir la polémica contra algunos periodistas como estrategia defensiva para tapar el Caso Dina

José Miguel Contreras / Eva Baroja
Publicada el 12/07/2020 a las 06:00 Actualizada el 12/07/2020 a las 11:09

Políticos VS Periodistas l Comunicación política

Los ataques de políticos a periodistas en los últimos años se han vuelto habituales entre algunos líderes populistas.

Una vez más, Pablo Iglesias y su formación han copado el foco de la polémica de la semana. Empieza a ser una costumbre cotidiana, casi una rutina. Tiene cierta lógica. Casi siempre son el centro de la mayor parte de los ataques de la derecha tanto política como mediática. Es un hecho estadístico indiscutible. Las que son más interpretables son las razones por las que este hecho se repite de forma permanente. Algunas de ellas son fácilmente reseñables.

En primer lugar, para la derecha, la figura de Pablo Iglesias y su entorno representa la imagen de una izquierda alejada absolutamente de sus postulados y que concita un extendido rechazo entre buena parte de sus seguidores. Su papel como vicepresidente del gobierno aparece como el flanco más débil por el que atacar al ejecutivo de cara a los votantes más conservadores. Parten de una idea estratégica fundamental: cuánto más se transmita la idea de que tenemos un gobierno radicalizado y extremo, más fácil resultará intentar que se pueda descolgar voto moderado del centro o del centro izquierda. La derecha considera por tanto que poner en el foco a Iglesias o a los líderes de UP mezclados con cualquier tipo de polémica siempre les beneficiará.

La oposición busca pelea

La oposición tiene un problema a la hora de confrontar con el actual gobierno. La táctica de oposición más habitual siempre parte del objetivo de desgastar lo antes posible al líder que encabeza el gobierno. La experiencia enseña que si se consigue descabezar a una fuerza política es muy probable que se autodestruya a corto plazo. La dificultad radica en que Pedro Sánchez ha optado por mantener una posición buenista que en ocasiones saca de sus casillas a sus oponentes.

La búsqueda de un escenario de crispación y confrontación, que tanto gusta a la derecha en este país, choca ante el permanente rechazo de Sánchez a aceptar la batalla en el barro. La llegada de la emergencia sanitaria ha permitido al líder socialista justificar y asentar su papel más institucional y moderado que reclama ante todo la unidad de todos los partidos ante la crisis. Para la oposición es un territorio enormemente incómodo. Le toca hacer siempre de malo y aunque algunos de sus portavoces, como Cayetana Álvarez del Toledo, disfruten en ese papel destroyer, desde el punto de vista estratégico no parece claro que pueda dar resultados positivos.

Por todo ello, la derecha busca incesantemente provocar el choque con Unidas Podemos. Esta formación ha desempeñado un papel de activismo crítico en los últimos años del que no puede, ni quiere, desprenderse de la noche a la mañana. Sus líderes han conseguido convertirse en portavoces acostumbrados a la lucha cuerpo a cuerpo. Para UP resulta muy complicado desoír las provocaciones que cada día les lanzan sin reaccionar. La propia formación hace uso a menudo de un lenguaje de choque frente a los sectores más conservadores. Es uno de sus signos de identidad. El problema es que precisamente eso es lo que más obsesivamente desea que haga esa derecha a la que pretende combatir.

La relevancia de las noticias es relativa

Una cuestión clave para entender la complejidad de la comunicación política es que, en muchas ocasiones, no existe una correlación directa entre la importancia de un hecho y la relevancia que pueda llegar a tener. Los terremotos pueden medirse en su intensidad mediante criterios científicos y se calcula su peligrosidad según el nivel que indique la famosa escala de Richter. En líneas generales, cuanto más intenso y violento es el movimiento sísmico, más alto es el valor que alcanza en la escala.

En comunicación política no siempre ocurre un fenómeno similar. Las primeras páginas de los periódicos, los informativos de radio y televisión o la difusión en redes sociales ocupan espacios similares todos los días. Lo reparten según la cantidad de noticias importantes que sucedan. Es decir, si hay muchas informaciones trascendentes en una misma jornada, algunas de ellas pueden pasar desapercibidas. Por el contrario, si no hay ningún asunto capital en una jornada concreta puede que toda la atención mediática y política se concentre en un asunto poco significativo que, de repente, pasa a convertirse en cuestión de estado.

Los partidos y los medios conocen perfectamente este juego y por tanto lo manejan según sus intereses. En este terreno, hemos podido ver una interesante disputa estos días atrás donde han llegado a cruzarse entremezclados los nombres de Pablo Iglesias, Villarejo, Dina Busselham, Pablo Echenique, Vicente Vallés, Eduardo Inda y otros muchos.

La batalla de la semana y el juego de los espacios vacíos

Todo el lío empezó a raíz de la revelación de que la famosa tarjeta del móvil de Busselham había estado en manos de Iglesias durante unos meses. En realidad, la historia, medida en un sismógrafo, tendría muy poco valor comparada con todo lo que Villarejo y las redes de mafias policiales manejadas en relación estamentos políticos pueden llegar a significar. Daba igual. Aquí entró el juego de los espacios vacíos que pasan a ocuparse con lo haya disponible. Además, coincidía con una campaña electoral en Galicia y Euskadi con lo que cualquier confrontación pública adquiere mayor importancia. Aunque tal y como mantiene Rafa Rubio, consultor político y profesor de la UCM, “más que una estrategia vinculada a lo electoral, creo que es una táctica defensiva cuyo objetivo es distraer del escándalo y la polémica que rodea a Iglesias estos días. Con el ataque a los periodistas han creado un nuevo escándalo más grande y así los medios no ocupan tanto espacio informativo con el Caso Dina”.

Lo cierto es que en UP tomaron la decisión de desenfundar y contratacar a la vista de lo que se le venía encima. Eligieron como marco general de su ofensiva un clásico de su discurso, las cloacas del estado, y centraron su crítica en la figura del periodista Vicente Vallés que durante las últimas semanas había adquirido cierto protagonismo en las redes sociales por sus manifiestas posiciones críticas contra el gobierno en su informativo televisivo. Pablo Echenique abrió las hostilidades desde Twitter.

Un ataque destinado a reforzar la posición de las propias bases

A partir de ese momento se extendió el fuego cruzado en el que se vieron inmersos líderes de todas las formaciones, periodistas, juristas, analistas, organizaciones gremiales, etc. Un auténtico follón. Tal y como muchos deseaban. Pablo Iglesias y otros dirigentes de Unidas Podemos han participado de una manera u otra en la refriega en la que han defendido su derecho a criticar la labor desarrollada por algunos periodistas a los que acusan de trabajar en connivencia con ese indefinido mundo que son las llamadas cloacas del estado. Se ha abierto así una extendida polémica sobre las relaciones entre políticos y periodistas

Para Carlos Barrera, profesor de Media and Politics en la Universidad de Navarra, “echar la culpa a la prensa es una vieja estrategia que no siempre funciona y que, en todo caso, puede funcionar para los más fieles del propio partido, porque el voto blando, que es el que se pelea realmente en las citas electorales, con este tipo de planteamientos puede irse a la abstención o a otras formaciones”. En esta misma línea, Paco Seoane, profesor de Periodismo de la Universidad Carlos III, entiende que “las críticas a los medios y el señalamiento puede servir para movilizar al núcleo duro, pero si quieres apelar a un segmento más amplio del electorado puede volverse en su contra, es un equilibrio muy difícil”.

Todo un clásico muy extendido también en otros países. La duda que surge, independientemente del debate en sí, es la de la eficacia de la estrategia de confrontar con periodistas desde la tribuna política. El ejemplo más conocido en los últimos tiempos ha sido el de Donald Trump que acuñó la expresión fake news para englobar todo aquel periodismo que criticaba sus posiciones y desenmascaraba su cotidiano uso de mentiras y difamaciones. En este ámbito, el profesor Paco Seoane cree que “los ataques a la prensa y los señalamientos son una marca de la casa de cualquier discurso populista. Todo partido antiestablishment que empieza como movimiento social siempre viene de lo alternativo y va a tener una relación más conflictiva con la prensa”.

Medios polarizados en tiempos de confrontación

Los tiempos de polarización no afectan sólo a las formaciones políticas. También se profundiza el grado de distanciamiento ideológico en la sociedad y cada vez es más marcado en los medios de comunicación. La fragmentación reinante no ha hecho más que contribuir a la desaparición de los grandes medios masivos que pretendían dar una imagen blanca en su posicionamiento político. Hoy en día, es prácticamente imposible encontrar un solo medio que no ejerza su labor periodística desde un posicionamiento político predeterminado. Este efecto, lo tiene en cuenta Rafael Rubio cuando afirma que “en los últimos tiempos, vemos que cada vez más medios se están posicionando con claras orientaciones de partido, por lo que desde la clase política siempre va a haber medios a los que criticar porque se ven como enemigos que atacan directamente su posicionamiento. Se ha roto, por tanto, la lógica de los medios entendidos como elementos imprescindibles para formar la opinión pública”.

Un giro inesperado de lo vivido esta semana es cómo un buen número de periodistas y algunas agrupaciones gremiales han elevado el misil lanzado contra Vallés, al considerarlo no como una crítica individual, sino como un ataque al libre ejercicio del periodismo. Según el juicio personal de Paco Seoane, “el apoyo masivo a Vicente Vallés se explica en que él, aunque hace un periodismo muy interpretativo, no está identificado claramente con ninguna de las trincheras por lo que el ataque de Podemos se ha interpretado como un ataque al periodismo en general”.

La gran duda es la de determinar la importancia real de lo sucedido. Hay muchas voces que defienden que el asunto se ha sobredimensionado más allá de lo razonable. Así lo ve Carlos Barrera: “Este tipo de teorías conspiratorias sobre las relaciones de los medios en conjunción con otros poderes es algo ya muy viejo y recurrente. Funcionaba en los tiempos de Felipe González y de Aznar y también lo vemos hoy en día a nivel internacional. La polémica de las declaraciones de Iglesias se ha sobredimensionado, hay que desdramatizar el asunto porque no es nada nuevo”.

Balance de un combate de pura competencia

Al final hablamos de dos sectores en principio diferentes, el de la política y el de los medios de comunicación, pero que coinciden en que su centro fundamental de actividad se desarrolla en un régimen de abierta competencia que acaba por condicionar sus decisiones. Cabe por tanto no olvidar en ningún momento que buena parte de los movimientos de unos y otros están condicionados por ese factor. Ambos sectores se necesitan mutuamente, pero a la vez justifican parte de su existencia desde el cotidiano choque de sus intereses. Paco Seoane llega a hablar de “una relación esquizofrénica que siempre va a ser conflictiva y un dilema porque entre los dueños de los medios de comunicación siempre hay un ingeniero social detrás, un político. Ambos se necesitan mutuamente, pero al mismo tiempo hay que poner límites y mantener la separación”.

En este particular ejemplo, tendremos que esperar para analizar los efectos que haya podido arrastrar. No olvidemos que ha sido una iniciativa de Unidas Podemos la que ha desencadenado la polémica. La mayor parte de los analistas coincide en explicar que no se hubiera producido de no encontrarnos a las puertas de un doble proceso electoral. Cuando veamos los resultados obtenidos en las urnas, podremos evaluar si todo lo sucedido ha tenido algún impacto o no. Los especialistas consultados coinciden en restar trascendencia a la estrategia planteada. Rafa Rubio afirma que “como estrategia defensiva es difícil que tenga efectos electorales porque, por un lado, en Galicia y País Vasco las marcas de Podemos son muy peculiares y, por otro, Iglesias ha empezado a lanzar estos mensajes contra los medios muy tarde y como respuesta a un problema concreto, lo que le quita autenticidad”. Carlos Barrera introduce en su valoración la clave autonómica al entender que “en tiempos normales y en unas elecciones generales esta estrategia de confrontación podría funcionar, pero siendo unas elecciones autonómicas y teniendo en cuenta que el marco, se quiera o no, está dominado por el covid, la eficacia será muy débil”. Pasado un tiempo, también será interesante observar si la polémica desatada ha tenido algún efecto en la audiencia del informativo de Vicente Vallés. Pura curiosidad.

Más contenidos sobre este tema




49 Comentarios
  • cgr cgr 15/07/20 17:42

    Si los medios no estuviesen tan claramente posicionados a la derecha y sus noticias no fuesen tan tendenciosas, igual no habría motivo de crítica.
    Por otro lado, para nada de acuerdo con la dimensión que dice alcanza la noticia en función del volumen. Hay noticias que ni se ven por más que haya carencia de informaciones. Y casualmente todas las que pasan de puntillas tienen que ver con corruptos de derechas, empresarios y gente de clase acomodada de la derecha patriótica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • José Manuel- Oviedo José Manuel- Oviedo 13/07/20 19:20

    En El Pais se hoy, hay un articulo de su Presidente de Honor, Juan Luis Cebrian, a toda pagina y titulado "El poder y la gloria", y en un mismo párrafo, se lee que tenemos derecho a saber lo que hizo el Rey emérito con el dinero que le regaló el monarca absoluto de Arabia y que la información de la tarjeta que ocultó durante meses el vicepresidente ha dejado de ser también, como las cuentas personales de don Juan Carlos, un asunto privado.
    Afirma el sr. Cebrian que el dinero real tiene origen en un regalo (supongo que tendrá pruebas de ello), al tiempo que se olvida relatar que la tarjeta citada fue robada y luego, publicado su contenido (supongo que de este asunto no tiene mas informacion),
    Para algunos lectores, la comparacion de ambos asuntos por el autor, es un insulto a la inteligencia, ya que aunque vaya como "opinion", la intencion parece clara, lo que viene siendo bastante habitual hace tiempo.



    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    16

    • Isabelle006# Isabelle006# 15/07/20 12:41

      Qué se puede esperar de un personaje tan retorcido, informador y difamador de los 'enemigos' de las cloacas mediáticas y policías patrióticas que operaron a pleno rendimiento cuando 'ellos', los dos amigos del alma más gordos y millonarios hábiles entre chanchullos, trueques y trabajos de encargo patrios y latinoamericanos. El País, sigue siendo el medio donde estos dos ancianos desahogan y descargan sus fiebres seniles.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8

  • Jubilator65 Jubilator65 13/07/20 18:48

    El cuarto poder es tan criticable y merecedor de juicio, como los otros tres ¿ o es que creen que ellos tienen patente de corso? Que dejen de poner el grito en el cielo cuando reciben criticas que esto forma parte del hacer democrático

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    11

    • Max Cort Max Cort 13/07/20 21:11

      Poner límites a la libertad de expresión no significa solicitar que se instaure la censura. Se trata más bien de apelar a la responsabilidad de los que tienen el poder de difundir informaciones y opiniones, responsabilidad que aumenta cuanto mayor es el poder del que se dispone y que debería suscitar una reserva proporcional. ( Tzvetan Tdorov. Los enemigos íntimos de la democracia)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Jubilator65 Jubilator65 13/07/20 18:43

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Max Cort Max Cort 13/07/20 18:04

    Considero que en la filosofia de la información democrática existen dos mitos que ya no aguantan ni medio asalto de critica
    Me refiero a las manoseadas y desgastadas, ambas por el mal uso, como son la libertad de expresión y la independencia informativa. Ambos son recursos utilizados corporativamente por medios y periodistas, cuando alguien les critica para defender sus opiniones pagadas.
    El estamento mediatico se considera el único con derecho a criticar y no admite la existencia de otros para elevar su voz y ejercer su derecho a opinar en contra de algun periodista o medio
    Hoy el el otrora gran medio del socialismo democrático ha publicado un artículo de opinión su exdirector más conocido
    Este artículo es un ejemplo del uso cínico y mendaz de la libertad de expresión para defender interes políticos, económicos y personales
    No, desgraciadamente el propio periodismo ha desacreditado tanto la libertad de expresión como la independencia informativa. Parafraseando a Nietzsche, estos dioses han muerto, el periodista los ha matado. ¿Acaso no se han enterado?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • subeChico subeChico 13/07/20 07:21

    Señor Contreras: No hace falta que te escondas detrás de tu escudera. Ya llevas varios artículos de OPINIÓN donde se te ve el plumero. Y a los de tu SEXTA lo mismo. A3Media hace a dos barajas de ordinario pero últimamente también se le nota mucho. Rogaría a nuestro nuevo director español que contrapese la Opinión de InfoLibre con otros comentaristas que sean más favorables al gobierno de coalición español. Pues a fuerza de atacar a UP conseguiremos que los trifachitos vuelvan.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    14

  • jagoba jagoba 13/07/20 02:45

    Señores periodistas y politólogos, hay pruebas más que suficientes, escritas, sonoras, chivadas y chuleadas de que existe una policía política. Pero seguís la orden de restar importancia a este hecho, base de un país tercermundista, muy poco democrático.
    Cuando observas a determinados jueces en determinados casos, con actuaciones que son rechazadas en Europa, a lo que muchos politólogos, periodistas, tertulianos o macarras de la información le quitáis importancia ¿Existe una justicia patriótica?
    Sois el dream team de "la resta".
    Me pregunto si nos os da un poco de vergüenza participar de esta ley del silencio.
    Queda claro que son estrategias populistas, más o menos toscas, pero avaladas por un gran capital económico y de miles de horas en los medios. Populistas porque a base de repetirlo, conseguís buenos resultados, y hay gente que dirige su voto en otras direcciones.
    Mi pregunta señor Contreras es si existe un periodismo patriótico. Si no es así ¿cómo es posible, que nos vendáis la moto, de que la actuación de un periodista, que tuvo un comentario con muy mala leche hacia UP no pueda ser criticado? Si hubiera un periodismo patriótico, también sería muy soberbio.
    Las demás tesis, de usted y de sus colaboradores son paparruchadas. Nos quiere construir un edificio de 50 plantas sobre unos cimientos de cartón piedra.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    23

    • manuel14a manuel14a 13/07/20 22:33

      Jaboga pedir a esta gente algo que no han conocido no es que la tuvieran, es como pedir a la iglesia que permita llevar a juicio a sus pederastas, nunca lo harán los cambiaran de lugar y los ocultaran pero nada mas. salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

    • Adaja Adaja 13/07/20 20:57

      Efectivamente, querido hermano; además, se consideran endiosados mediáticos sin responsabilidad alguna, cuando son ellos los que fabrican las mentiras que tanto perjudican al bienestar social. El engaño mental en el que vive la gran masa de gente se propicia mucho más desde el periodismo que desde la política, de ahí la connivencia del capital con diversos jueces y demás funcionarios de otras administraciones, que filtran mierda constante a algunos mercenarios de la pluma, prostituyendo los medios de información a cambio de miserables prebendas, con las correspondientes consecuencias negativas que solo pueden provocar un enfrentamiento social.

      En fin, hermano, como bien me dices más abajo, y en espera de que Sogedano nos descubra los auténticos delirios de Pablo Iglesias, lo mejor es que quedemos con el Gringo para ir arreglando esto. Pero en vez de elegir puerto, como vendrás en tu limusina anfibia, mejor quedamos en la playa de La Griega (en Lastres) que hay un restaurante tan bueno, tan bueno, que parece vasco... Puedes aparcar en la puerta, que allí estaré yo esperándote. No te olvides de pasar a recoger a Gringo según vienes...

      Me alegro mucho de que te encuentres bien. Un fuerte abrazo y mucho ron.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      12

  • manuel14a manuel14a 12/07/20 22:13

    Ya lo puse una vez, en mi tele plus hay dos artículos titulados las cloacas del periodismo donde sale el señor conteras y algún otro periodista que para mi son bastante esclarecedores, yo hay lo dejo por si a alguno le interesa verlos, respecto ala señora baroja no se quien es ni tampoco me interesa. salud

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    10

  • Atea Atea 12/07/20 20:33

    Imagino que esos periodistas y esas agrupaciones gremiales que han salido "elevando el misil" (la metáfora tiene tela) para defender a Vallés, no verán con buenos ojos que en mitad del telediario, el presentador cuestione si las cloacas existieron o no, y olvidos varios que tuvo tan ilustre colega.
    Defiende Contreras que el buen periodismo es el que no manipula, qué hizo si no Vallés? No todos los periodistas que ejercen desde hace años son buenos periodistas ni esta crítica de Echenique iba para todo el gremio para que salgáis en bandada a defender lo que no ha sido propio de un periodista neutral. Es esa la forma de hacer periodismo que hay que proteger o es que gusta cuando arrean al coletas haga lo que haga?

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    28

  • Dver Dver 12/07/20 20:11

    Dicen en el artículo: "En primer lugar, para la derecha, la figura de Pablo Iglesias y su entorno representa la imagen de una izquierda alejada absolutamente de sus postulados y que concita un extendido rechazo entre buena parte de sus seguidores. Su papel como vicepresidente del gobierno aparece como el flanco más débil por el que atacar al ejecutivo de cara a los votantes más conservadores. Parten de una idea estratégica fundamental: cuánto más se transmita la idea de que tenemos un gobierno radicalizado y extremo, más fácil resultará intentar que se pueda descolgar voto moderado del centro o del centro izquierda. La derecha considera por tanto que poner en el foco a Iglesias o a los líderes de UP mezclados con cualquier tipo de polémica siempre les beneficiará". ¿Alguien quiere más de UP? Hay que ver con que fajo han (hemos) aceptado ese rol de "sparring" del Gobierno para salvar al Presidente y al Psoe. Porque nadie duda de que los golpes (bajos, y de los otros) que se le dan a Iglesias tienen como objetivo a Sánchez, y que los que se le propinan a UP tienen como objetivo al Psoe. ¿O es que si consiguieran derribar a Iglesias y a UP del gobierno iban a mantener a Sánchez y al Psoe en el mismo? ¿"Tamos tontos o qué? Y luego aún hay gente que duda de la elegancia con la que tanto Iglesias como UP desempeñan su papel de "sparring" profesional. ¡Joder, ni que fuéramos tontoculos! Lo que sucede es que mejor es tener algo de poder, o estar en la pomada, que no dejarlo en manos de los jarrones chinos y ver los toros desde la barrera.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    15



Lo más...
 
Opinión