X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Comunicación política

El fenómeno Iván Redondo se detiene… de momento

  • Es la primera vez en España que un profesional de la consultoría política llega a una posición tan alta
  • Queda la incógnita de si su carrera profesional continuará cercana a la política o se desplazará a otros espacios
  • En un Gobierno que ha reforzado sus vínculos con el PSOE, permanece la duda de cómo podría haberse desenvuelto una figura desideologizada como la suya

Publicada el 16/07/2021 a las 06:00 Actualizada el 16/07/2021 a las 07:59

La decisión de Iván Redondo de no continuar como jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cierra una peculiar etapa en la historia de la comunicación política en España. El protagonismo que ha adquirido su figura mientras ha ocupado el cargo ha centrado la atención sobre un puesto que de forma tradicional siempre fue ocupado por otros perfiles. Redondo ha sido el primer profesional de la consultoría política que ha llegado a desempeñar una función de tal envergadura. De momento, será también el último.

Redondo se ha caracterizado durante estos años que ha estado junto a Pedro Sánchez por eludir las apariciones públicas. Este hecho ha podido contribuir aún más a acrecentar la leyenda en torno a su figura, a sus responsabilidades y a su nivel de influencia. Lo más curioso del caso es que su actividad anterior más conocida era la de aparecer como analista político del programa Espejo Público, en Antena 3. Sin embargo, en cuanto pasó a ser el consultor de Sánchez se retiró de cualquier presencia ante las cámaras.

Los ‘spin doctors’

La figura de los consultores políticos no tiene un único biotipo estandarizado. Se puede desempeñar esa función desde muy diferentes áreas de conocimiento. Hay, de todas formas, una serie de habilidades que parecen ser las más requeridas y valoradas en el mundo en los últimos tiempos. De forma tradicional, en España, los asesores de cabecera de nuestros dirigentes provenían habitualmente de la política y compartían con ellos el mismo campo de acción. El paradigma quizá fuera el trabajo de Rubalcaba con González o Zapatero. También han existido funcionarios de alto nivel, especializados en el profundo conocimiento de las interioridades de la administración, como José Enrique Serrano. En alguna otra ocasión, hemos podido encontrar a especialistas en encuestas y estudios de opinión, como Pedro Arriola en el PP. Finalmente, también algunos expertos en comunicación han ocupado la función, como Miguel Ángel Rodríguez, con Aznar o Ayuso.

La peculiaridad de Iván Redondo es la de ser un profesional de la consultoría. Es lo que en la jerga política se conoce como un spin doctor en toda regla. La denominación no tiene fácil traducción en español y ni siquiera está del todo claro cuál es el origen real del término en Estados Unidos, en la década de los 80. La palabra spin es polisémica y puede tener varios significados. Uno de ellos es el de hilar. Algunos ensayistas defienden que la expresión spin doctor hace referencia a los expertos en hilar relatos políticos en un mundo condicionado decisivamente por la comunicación.

El peso de la comunicación

En los tiempos que vivimos, la comunicación ocupa un predominio creciente en términos de definición de cualquier estrategia política. Para algunos estudiosos del fenómeno, como Christian Salmon, “el trasvase inédito desde el mundo de la política hasta el mundo del entretenimiento en streaming es la culminación de un largo proceso que ha visto penetrar al caballo de Troya de la comunicación en el universo cerrado de la política, invitarse a la conquista y el ejercicio del poder, desempeñar en él un papel cada vez más importante imponiendo su racionalidad a la razón de Estado, sobredeterminándola, corroyéndola, hasta sustituirla: la comunicación se ha convertido en la razón de ser de la política”.

Redondo ha trasladado buena parte del lenguaje narrativo audiovisual a la hora de planificar sus acciones. Sus estrechos colaboradores cuentan cómo les marcaba el objetivo de que cada semana fueran capaces de crear algún evento informativo que, de alguna manera, llamara la atención mediática. De la misma forma que las series televisivas atraen la atención de su público cada siete días, su técnica consistía en garantizar un nuevo capítulo de su discurso cada semana. Además, la puesta en escena siempre ocupaba un papel básico que buscaba no pasar nunca desapercibido frente a la rutina del decorado político.

Especialista en encuestas

Otra aspecto que cobra cada día mayor importancia es la evolución de los tradicionales pollsters, los analistas de encuestas que intentan conocer al detalle las opiniones del electorado. Al igual que ocurre con la investigación sobre los gustos televisivos, la política plantea un grave problema. No es difícil saber lo que opina la gente sobre lo ocurrido hasta hoy. Lo complicado es determinar qué va a opinar y cómo va actuar a partir de mañana. Las encuestas no tienen por qué fallar a la hora de determinar qué piensa la gente votar en el futuro. Lo que suele ser imposible predeterminar es lo que finalmente votan.

Redondo cuenta con una larga experiencia en el análisis de datos. Es difícil encontrar un solo estudio de interés que no tuviera controlado. El gran problema es sopesar la evolución de los cambios de parecer en una sociedad que cada vez asume la modificación de sus criterios con mayor celeridad. El vértigo se ha convertido posiblemente en la tendencia más influyente en la política actual. La inestabilidad se ha convertido en la norma. Las carreras políticas son cada vez más breves e imprevisibles. Fenómenos como los de Albert Rivera o Pablo Iglesias son inimaginables décadas atrás. Grandes figuras de la política cuya trayectoria, desde su aparición hasta su retirada, apenas duran cuatro o cinco años.

En política, sin ideología definida

De su carrera profesional, se sabía que sus trabajos como consultor habían estado vinculados al Partido Popular. Había llegado incluso a ser miembro del Gobierno del PP de José Antonio Monago en Extremadura, hasta 2015. También había colaborado con Xavier García Albiol en la campaña en la que obtuvo la alcaldía de Badalona y, previamente, con el líder del PP en el País Vasco, José Antonio Basagoiti. Cuando en 2017 Pedro Sánchez decide contar con él, de cara a las primarias del PSOE, la decisión sorprende a muchos. Sin embargo, quienes conocen al hoy presidente del Gobierno hablan de su pragmatismo a la hora de medir la capacidad profesional de la gente.

Seguramente, la no identificación de la figura de Iván Redondo con una ideología marcadamente de izquierdas ha sido clave para poder entender su salida de Moncloa. Hasta el mismo día de su marcha, nadie discutía, ni creía posible discutir, sobre su continuidad como jefe de Gabinete. El problema, la discrepancia y, finalmente, la ruptura se produjeron cuando se plantea la posibilidad de que abandone un puesto técnico para pasar a formar parte del Gobierno como ministro con importante proyección pública y destacada presencia mediática.

Redondo barajaba la idea y Pedro Sánchez no veía ningún inconveniente inicialmente. Sin embargo, a medida que la remodelación ministerial se aproximaba, el nuevo Gobierno tendía a asentar su perfil en un reforzamiento ideológico identificado con el PSOE y una decidida apuesta por la renovación. Iván Redondo como ministro hubiera sido una manifiesta novedad, pero hubiera podido desentonar y hasta chocar con un equipo fuertemente enraizado en el Partido Socialista.

La incógnita ante el futuro

El fenómeno Iván Redondo en primera línea de batalla ha durado, de momento, solo cuatro años. Quedará para siempre abierta la pregunta de qué hubiera ocurrido si, tal y como era su previsión, hubiese dado el salto a la política como líder en la lucha partidista. Ver a Redondo como parlamentario, convertido en “oposición de la oposición”, según había llegado a planificar, queda convertido en una histórica incógnita. Nadie, salvo él mismo, puede saber si alguna vez volverá se planteará volver a saltar a la arena, en lugar de quedarse, como hasta ahora ha hecho, planificando desde la barrera la actuación de otros.

Para Iván Redondo, su etapa como jefe de Gabinete, con 40 años recién cumplidos, le parecía que había tocado a su fin. Al no conseguir dar el salto a la política activa en primera línea, ha preferido abandonar y reinventar su carrera profesional en la empresa privada. Ofertas no le van a faltar.

Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • Grever Grever 21/07/21 09:52

    Cuentan que un cura amonestaba a las beatas de su parroquia recordándoles que "está bien rezar a los santos pero no deben olvidar que el jefe es Dios".

    ¿Asesor, consejero, spin doctor, jefe de gabinete? llámese como quiera pero a la vista de su trayectoria la aptitud estratégica de P. Sánchez me parece más que remarcable y aporto dos ejemplos recientes para el análisis:
    > El relevo en el liderazgo del PSOE andaluz. Se ha descabalgado a la anterior dirección poco a poco, sin prisas ni estridencias que pudieran afectar a la imagen de cohesión interna en un territorio (Andalucía) de capital importancia en cualquier proceso electoral general.
    > En la remodelación del gobierno asciende a personas que apoyaron a otros candidatos a secretario general y otras que bien podrían encabezar candidaturas o liderar la organización en ámbitos autonómicos.

    Alguien adjetivó a P. Sánchez como un "killer de la política", no se si estoy de acuerdo pero si me parece que en cuestión de estrategia política, a día de hoy, pocos en España están a su nivel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Angel10 Angel10 17/07/21 12:06

    Dice el artículo que Ivan Redondo es una persona sin ideología, no sé porqué será pero todas las personas que conozco que me dicen que no tienen ideología terminan votando a la derecha, para mucha gente la ideología solo es de izquierdas, las ideas de derechas es lo natural, lo neutro, pues no, las derechas, además de los fascismos también tienen una ideología, se podría resumir en que las cosas se queden como están que a mi me va bien así.

    Por otro lado, que la política se haya transformado en un espectáculo que sube o baja la audiencia (intención de voto) en función de la última chorrada dicha o hecha por un político o un periodista me parece que estaría en el origen de la desafección del personal, creo que muchos ya estamos hartos de que se nos trate con argumentarios en vez de hacerlo con argumentos.

    Por mi parte no sé si alegrarme de que se vaya este personaje, si es para que le sustituya un político haciendo política, bienvenido sea, si el político que le sustituye se dedica a hacer las mismas cosas, pues me dará lo mismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 16/07/21 21:55

    Redondo habrâ tenido errores y... aciertos! No estoy nada al corriente.
    Es una buena cosa que empieze otra etapa con mâs simbiosis entre gobierno y Psoe.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Juan Delmundo Juan Delmundo 16/07/21 20:24

    Después de leer vuestros comentarios, me he dirigido a leer quién había escrito el artículo y...... ¡No podía ser otro..? (Excluyo a Eva de esto)
    Este "señor" debe tener tanta o más experiencia que el propio Iván, en "manipular" la información, haciendo magnificencias con los titulares y malabares con los párrafos.
    No discuto yo que su tendencia política corresponda a lo que se conoce como "progre", incluso "transversalista", pero........ manipulación verbal al fin y al cabo.

    Es verdad que en Infolibre escriben personas de diversos matices políticos, pero este artículo sobre Iván Redondo, debería haberlo escrito un periodista o una persona "objetiva 100%".

    De otra parte, aprovecho para decir que en todos los gobiernos hay " Jefe de Gabinete" y siempre han "movido las piezas" a favor del gobierno y, sobre todo, del gobernante que les nombra. Es lógico, aunque no fuese lo deseable. La política adolece, tal vez por naturaleza, del requisito de la "honestidad" y "transparencia". Por lo tanto, quienes sirven a la causa, son conocedores de lo que tienen que hacer.
    Les pondré un ejemplo: un conocido mío, honesto al 99%, (si fuese al 100% sería dios o mentira) quiso probar la política; quiso actuar tal y como lo hacía en su vida profesional, incluso en su vida familiar. Fracasó. Su propio partido "le invitó" a que dejara aquello. Y lo dejó, porque no fue capaz de aceptar y asumir el papel de "aparentar una cosa y hacer otra".

    Quien hace política (al menos de izquierda) por ideología y respetando ante todo la honestidad con esa ideología, no puede hacer carrera política. Le zancadillearán y bombardearan desde todos los ángulos. La propia sociedad critica a quienes "no siguen el paso del partido", aunque sea beneficioso para los ciudadanos más desfavorecidos.

    Yo jamás haría una "profesión" de la política. Más bien, "un deber de todo ciudadano" en el que deberíamos tener la oportunidad de "SERVIR" al menos durante 8 años (no más) en cargo público (sea cual fuere) y, a la vez, también un máximo de 8 años en cargos políticos de su propio partido.
    Legalizaría las excedencias profesionales de 8 años para cumplir con este "deber" a lo largo de toda la vida de cualquiera

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    5

  • Androide paranoide Androide paranoide 16/07/21 13:44

    Han echado al Rasputín español.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Pelias Pelias 16/07/21 13:42

    La reflexión de los articulistas es pura pooitiquería barata

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    3

    • Arkiloco Arkiloco 16/07/21 16:16

      ¿Le califico los comentarios al artículo? La lista se me haria muy larga. Que facil es juzgar y lo que irrita ser juzgado

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Ibaetatik Ibaetatik 16/07/21 13:41

    Quién fue el responsable de la intriga política que condujo a la moción de censura en Murcia y Castilla-León, principio del desastre?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Pelias Pelias 16/07/21 13:40

    Posiblemente lo peor que le puede pasar a cualquier gestión política que se quiera democrática, equitativa, trasparente y útil para la ciudadanía es que esté trufada de personajes estilo Iván Redondo. Para politiquear al servicio de no importa qué, salvo de los ciudadanos, son perfectos.

    Entre otros muchos, ha sido uno de los grandes y graves errores de Pedro Sánchez. Menos mal que ya lo ha mandado a su casa. ¡Algo bueno para la ciudadanía y para una política más saneada y de izquierdas... si la Calviño y el Escrivá lo permiten!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • Smuack Smuack 16/07/21 12:24

    No me gusta que la política sea una profesión y muchísimo menos que toda acción política se haga a golpe de márketing.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    10

    • Arkiloco Arkiloco 16/07/21 16:40

      Ya, no te gusta.Y con el gusto ¿que hacemos o para qué no sirve respecto a quien se dedica a la política y a la representación de los ciudadanos? Aunque te dediques a ello durante un periodo corto no deja de ser ser una actividad que necesita dedicación plena y que da derecho a un salario. Dice uno más abajo que por qué no puede ser un buen político un albañil o un mecánico. Puede serlo pero necesitara lo mismo que para ser un buen albañil o un buen mecánico: vocación, estudios, experiencia y destrezas que solo se logran con el tiempo. Esto tiene que ver con la profesionalización. Otra cosa es la tendencia ideólogica, la vocación o los motivos que le llevan a la política. Supongo que quienes decís esto u os guiaís por el "gusto" teneís alguna propuesta sobre como conseguir que la política no sea una profesión o que las necesidades y exigencias de la política no conduzcan o hagan inevitable la profesionalización. El personal está como loco como por ser político y dedicarse a ello pero hay que ver lo que cuesta coger alguna responsabilidad en alguna asociación o en la más simple comunidad de vecinos. La profesionalización tiene problemas o crea algunas malas tendencias y prácticas pero, salvo que tu tengas algun modelo contrastadado en alguna experiencia y hayas avanzado en la reflexión sobre esto para mejorarlo, no tiene o no se le conoce alternativa. Con el gusto no se va muy lejos en politica y para abordar problemas complejos o solo sirve para elegir el helado.

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      8

  • elArevaco elArevaco 16/07/21 09:30

    Reconozco mi incapacidad intelectual, pero no me gustan las personas que ponen sus manos en muchos cestos, y este Sr. Iván lo hizo, y seguramente lo seguirá haciendo.
    Y ahora pregunto para los doctos que todo lo saben como los tertulianos, ¿porque regla de tres no puede ser un muy buen polític@ un peón de albañil, un transportista, mecánico, etc., etc.?
    ¿Acaso cualquier ciudadan@, no puede tener más sentido común, por ejemplo que ida?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    3

    15

    • Angel10 Angel10 17/07/21 11:59

      Hola Arévaco, aqui ya tuvimos a un electricista de ministro, se llama Corcuera, el de la patada en la puerta y no es precisamente un ejemplo de persona que defienda su clase.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Francoforte2 Francoforte2 16/07/21 20:11

      Pues tienes razón, elArevaco. Alemánia, Georg Leber, hijo de un albañil y de una "ama de casa", él tambien albañil, como su padre, sindicalista, tambien ministro de la BRD ocupando diferentes ministérios, entre ellos el de defensa, tambien fué vicepresidebte del Busdestag. Porque no puede ser?
      Claro, nada comparado con la "pecera" del Parlamento de España, llena de Besugos, eso sí, muchos de ellos con un montón de Masters (Masteres?)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

    • Lunilla Lunilla 16/07/21 12:34

      ¡Hola elArevaco Pues yo le veo, bien enterado en el tema y muy preciso! Haciendo un inciso 'creo que en el pasado, nos hemos cruzado varios cmtºs y muy agradecidos 'En fin piense' Lunilla-Molete'- 'A cada dia, le bastan sus temores, por ,lo que no hay necesidad, de anticipar los e mañana'- 'entretanto¡- reciba un Cordial Saludo; El DIablo Cojuelo: Dixit" ( 12,33 h- p/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      2

      • Lunilla Lunilla 16/07/21 12:50

        OTROSIDIGO: "El hombre a vivido, A traves de los siglos, como un 'borrego'- formando parte de la multitud, acatando sus tradiciones, convicciones; Siguiendo las antiguas escrituras y las viejas disciplinas; "En el Amor el otro, es importante; En la Lujuria: Imprescindible'- 'El Amor es la meta, La vida es el viaje'- / Un Cordial saludo; Amigo: el Arevaco,/// El Diablo Cojuelo" ¡"Nos vemos "!

        Responder

        Denunciar comentario

        4

        1



Lo más...
 
Opinión