X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Continuará

Ángeles Gónzalez-Sinde: “'Vernon Subutex' es una serie sobre un superviviente del mundo del vinilo, que fue moderno y ahora es más antiguo que las cavernas”

  • La guionista y directora, exministra de Cultura y expresidenta de la Academia de Cine, recomienda esta producción francesa que puede verse en Filmin
  • La trilogía de novelas de Virginie Despentes en la que se basa la serie muestra que los viejos roqueros no morirán, pero las pasan canutas

Pilar Sancristóval
Publicada el 15/11/2020 a las 06:00 Actualizada el 15/11/2020 a las 13:02

Ángeles Gónzalez-Sinde recomienda 'Vernon Subutex'

La guionista y directora, exministra de Cultura y expresidenta de la Academia de Cine, recomienda esta producción francesa que puede verse en Filmin.

Ángeles González Sinde es guionista tanto de cine como de televisión. Ha dirigido varias películas, fue presidenta de la Academia de Cine y ministra de Cultura en el gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero. La serie diaria de Televisión Española Mercado Central, recientemente cancelada, ha sido uno de sus últimos destinos como escritora. Sinde descubre a los lectores una miniserie francesa disponible en Filmin, Vernon Subutex. Los nueve episodios son la adaptación de dos volúmenes de la trilogía del mismo título, que atrajo a la guionista: “Yo llegué a Vernon Subutex por la novela. Conocía la trilogía, conocía la escritura de Virginie Despentes y rápidamente me llamó la atención que alguien se hubiera embarcado en una adaptación tan ambiciosa”.

Vernon Subutex es el antiguo dueño de la tienda de discos Revolver, donde una generación se reunía en torno a la música para pasarlo en grande. Él se ha negado a crecer y su desidia le estalla en la cara. Se ve sin casa y sin dinero peregrinando por los sofás de sus antiguos amigos mientras la buena suerte le persigue sin alcanzarle. “Tal vez porque yo también trabajé en la industria del disco, empecé con un promotor de conciertos, Gay Mercader, y durante los primeros años de mi juventud y de mi vida profesional ese era mi ambiente, rápidamente conecté con la historia” señala Sinde.

“Las escenas en ningún caso son previsibles pero en todo caso son verosímiles”

La novelista, Despentes, también trabajó en una tienda de discos y en su salvaje biografía hay numerosos detalles que van apareciendo en las vidas de sus personajes. “A mí sí me parece que Vernon Subutex tiene autenticidad y que Virginie Despentes es de esas autoras que se pone en juego cuando escribe, no porque sea más o menos autobiográfico, que a mí esos detalles me dan más igual, sino porque es capaz de transmitirte en detalle la verdad” opina la guionista al respecto, y continúa: “Otra cosa que me ha impresionado mucho es la adaptación. Los libros son largos, es muchísimo contenido, y me gustan muchas cosas: la manera tan ágil de esa versión, ese guion que no deja tregua, esas escenas que en ningún caso son previsibles pero en todo caso son verosímiles, el ritmo, la cadencia, el no perder tiempo con explicaciones verbales, que todo esté siempre tan a flor de piel pero al mismo tiempo que los conflictos no sean como muchas veces ocurre, sobre todo en televisión, muy extremados o muy llevados a lo gore, o a lo sensacionalista, o a lo dramático. Me encanta el tono de la serie, me parece muy muy difícil de conseguir”.

Sinde incide en la labor de la directora de la serie: “Lo bueno de Cathy Verney es que además de directora es la adaptadora, la guionista. Es una mujer a la que le auguro un futuro bestial como directora de cine o de series. Me gusta mucho como hace las transiciones, toda su dirección, la puesta en escena y como están los actores. Son espectaculares. Me gusta mucho el cine francés y veo mucho. También procuro ver series francesas y me pasa lo mismo que con las series de otros países de Europa, que como los actores y actrices no están dentro de ese starsystem anglosajón que tenemos tan metido en la cabeza, es más fácil creértelo, meterte en la narración, en ese mundo. A parte de porque los franceses son actores y actrices buenísimos, es que no los conoces. Y ese no identificar los rostros con otros personajes o con otras historias que te han contado antes, a mí me encanta”.

“El protagonista, Romain Duris, es delicado y está lleno de energía. Ahora sólo quiero ver películas suyas”

Entre los actores destaca el trabajo del protagonista. Personaje y actor no paran de crecer en cada capítulo. Para Sinde, “Romain Duris es impresionante. Solo quiero ver películas suyas, y eso es lo que hago cuando quiero darme un regalo en un momento de relax y felicidad, me pongo sus películas que hay en Filmin. Es delicado, está lleno de energía y es de esos actores que tienen mucha verdad y mucha técnica. Son capaces de hacer ese viaje que hacíamos de pequeños: “vale que yo ahora era tal…” y saltabas a esa otra realidad. Contagia esa verdad sin aspavientos, que es algo que también me gusta mucho de la escuela de actores franceses. No están pensando en el premio ni en la nominación ni en hacer algo histriónico que exija mucha transformación sino que trabajan con mucha verdad y con mucha honestidad.

Además, la ternura y la vulnerabilidad que tiene ese hombre destruido, creo que en parte también es el trabajo de la directora. Muchas veces las mujeres directoras somos más magnánimas con los personajes masculinos que los propios hombres y sabemos ver en la derrota toda esa ternura, incluso en el caso de que uno sea un desastre, chapucero y catastrófico como es este superviviente de un mundo que ya no existe, un mundo que fue moderno y que ahora es tan antiguo como las cavernas y las pinturas rupestres, el mundo del disco de vinilo, de los ochenta y de otro modo de vida, cuando pensábamos que éramos invencibles”.

La importancia de la música

Es fundamental en la atmósfera de la serie y en la vida de sus protagonistas. A Sinde le ha parecido un logro cómo se ha trasladado del libro a la escena: “Me gusta mucho cómo utiliza Cathy Verney la música, eso es algo que en las novelas es muy difícil de transmitir, esas otras capas de signos como tiene el audiovisual. Esa es para mí la distinción principal entre la literatura y el cine, que el cine tiene muchos más lenguajes superpuestos, no solo el de la escritura, y el uso que hace la directora de la música y de la banda sonora me gusta mucho, cómo esos cambios cuando él tiene puestos auriculares, cuando no, o el arranque de la serie en esa parada de autobús. Me gusta todo el diseño de sonido y como está integrada la música. Es una de esas cualidades de esta directora que me han deslumbrado por completo. En ese sentido me parece que Vernon Subutex explica bien lo que es ser una persona para quien la música no sólo es su lenguaje, como se expresa, sino también casi una terapia, una manera de enfrentarse al mundo”. La banda sonora está disponible en Spotify.

“Son personajes en los que puedes reconocer maneras de enfrentarse al naufragio de la juventud”

Muchas veces las series basadas en libros son muy ricas en sus textos. Para Sinde, “la serie explora muchos mundos distintos, el de cómo puedes acabar viviendo en la calle, el de los destinos y los matrimonios que en apariencia son de conveniencia, cómo ese guionista casado con una mujer que se diría que no tienen nada que ver el uno con el otro pero se complementan, y ese amparo, esa protección que encuentras a veces en tu pareja y que te resguarda de tu propio desastre y, en este caso, funciona. Eso es algo que Vernon Subutex no tiene. También es muy bonita la manera de contar la amistad, bonita en el sentido de rica, porque las relaciones entre las personas muchas veces no son tan planas o tan uniformes como las hacemos ver en los productos audiovisuales, sino que son mucho más ricas y pasan por muchos más altibajos y situaciones, significados y momentos que no las hacen ni más ni menos que una amistad que fuera absolutamente blanca y llana y noble.

Entre esos mundos que cuenta está el de en qué han terminado las expectativas, o precisamente quizás la falta de planes, la indiferencia, la banalidad de quienes fuimos jóvenes en los ochenta, algunos de los que fuimos jóvenes en los ochenta, y quizá solo pensábamos en el momento y no en la transformación económica y social que Thatcher y Reagan estaban poniendo en marcha. Ese nuevo capitalismo salvaje cuyas consecuencias estamos viviendo ahora. Creo que lo cuenta muy bien, con compasión y al mismo tiempo poniendo a sus personajes en el extremo. Que sean reales o no, no es tan importante, sino que sean personajes con los que puedas reconocerte o reconocer mundos o sensaciones o modos de vidas que conoces, o maneras de enfrentarse al naufragio, muchas veces, de una juventud”.

Además de destacar el magnífico nivel técnico de la serie, la guionista y directora subraya que Vernon Subutex es una delicia. Trata al espectador con seriedad, como a un adulto, no como esas otras series que son tan evidentes que se hace muy cansino que te traten como si fueras un tarado”. Y recomienda la serie a espectadores a quienes “no les gustan habitualmente la banalidad o la frivolidad de muchas series, que no ven las series sólo por entretenerse, que quieren algo que les recuerde más al cine”.

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión