X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Continuará

Carmen Posadas: “Carlos de Inglaterra me pareció un idiota, pero 'The Crown' carga las tintas”

  • La autora del éxito La leyenda de la Peregrina idolatra al guionista Peter Morgan pero cree controvertida la recreación que hace de personajes vivos

  • Se ha cruzado varias veces en su vida con miembros de la familia real británica y sabe de primera mano que Buckingham Palace huele a repollo
     

Publicada el 05/03/2021 a las 06:00

Carmen Posadas: “Carlos de Inglaterra me pareció un idiota, pero 'The Crown' carga las tintas”

La autora del éxito 'La leyenda de la Peregrina' idolatra al guionista Peter Morgan pero cree controvertida la recreación que hace de personajes vivos.

La escritora uruguaya y española Carmen Posadas publicó en noviembre su libro La leyenda de la Peregrina, sobre el devenir de una valiosa perla encontrada en el Caribe en torno a 1560 y sus varios dueños. En él, novela hechos históricos, como la serie que ha elegido recomendar, la extraordinaria The Crown, de la que ya se han emitido cuatro temporadas que cubren cuatro décadas del reinado de Isabel II de Inglaterra: “Me ha interesado muchísimo porque yo he vivido en Inglaterra gran parte de mi vida. Cuando habla de la reina Isabel, al principio, en los años sesenta, y también los ochenta. Para mí era casi un viaje en el tiempo”.

The Crown acaba de arrasar en los Globos de Oro, con los premios a mejor serie dramática, y a Josh O'Connor, Emma Corrin y Gillian Anderson por sus interpretaciones del príncipe Carlos, Lady Di y Margaret Thatcher, respectivamente. Carmen Posadas ha seguido el mismo proceso que miles de espectadores tras cada episodio sobre esta ficción que repasa el reinado de Isabel II. Como recuerda: “Cada vez que veía un capítulo iba a internet a saber qué era verdad y qué no. Por ejemplo, recuerdo que me sorprendió muchísimo saber que la madre del príncipe de Edimburgo era monja. No tenía ni idea. Fue un descubrimiento. Todo el tiempo pensaba: ‘Esto tiene que ser mentira, esto no puede ser verdad’. Y era verdad”. Las búsquedas en internet sobre los momentos más sorprendentes de cada temporada subían exponencialmente tras su emisión en Netflix, así como los reportajes desmenuzándoselos a los curiosos.

“Tenemos la sensación de saberlo todo de la corona británica”

En parte, el fenómeno se debe a que como dice Posadas: “Sabemos casi todo de la Corona británica, o tenemos la sensación de saberlo, que no es lo mismo, así que había muchos capítulos que me sonaban muy conocidos. Era muy interesante ver cómo yo lo había vivido a través de las revistas, a través de los periódicos, y cómo lo retrata la serie”. Peter Morgan, el autor de The Crown, ha declarado que cada temporada trata mostrar acontecimientos sorprendentes, pero no tanto que lleguen a desvirtuar la esencia de esos años.

Peter Morgan ya había convertido a Isabel II en su protagonista en la película The queen y antes en la obra de teatro The audience, sobre las audiencias semanales de la reina con los sucesivos primeros ministros. Posadas analiza la importancia de su trabajo: “Para mí Peter Morgan es Dios, me parece un absoluto genio, me encantaría tener la mitad de su talento. Dicho esto, creo que es muy controvertida la recreación que hace de personajes. Cuando tú recreas un personaje del siglo XVI, da igual que digas que Felipe II era un neurótico o que Felipe V era un sátiro sexual porque están muertos y no importa, pero, cuando estás hablando de personajes vivos, no sé hasta qué punto uno puede utilizar su imaginación. Él dice que ha intentado ceñirse lo más posible a la realidad, pero obviamente, los diálogos son inventados, y lo que da la sensación de realidad es lo que se dice. Está claro que está bastante de parte de Lady Di y no del príncipe Carlos. Al príncipe Carlos no le tengo mucha simpatía porque es verdad que lo conocí y me pareció un idiota, pero dicho esto, creo que carga un poco las tintas”.

“No van a importar los hechos, lo que quedará para siempre es lo que retrata la serie”

A pesar de que Morgan no conoce personalmente a la reina ni quiere, para no perder su libertad, y a pesar de que escribe ficción, se ha convertido prácticamente en un biógrafo no oficial, asunto que presenta aristas para Posadas: “Desde el punto de vista de un creador, es Dios, y se puede inventar lo que le dé la gana, y de hecho, hay casos muy notables. Por ejemplo, Alejandro Dumas inventa al cardenal Richelieu. El cardenal Richelieu que sale en las novelas de Dumas no tiene nada que ver con la realidad, ese tipo atrabiliario, asesino, que él pinta. Pero como la literatura es tan poderosa es lo que ha quedado para el imaginario general y es lo que va a ocurrir con The Crown. No va a importar nada la realidad, no van a importar nada los hechos, lo que nosotros vamos a recibir y lo que nos quedará para siempre es lo que retrata esta serie”.

Ella se ha enfrentado a dilemas parecidos con su última novela: “Siempre tienes la elección de si vas a ser fiel a la historia o si te vas a inventar cosas. Había algunas leyendas alrededor de la Peregrina que no eran ciertas, me he tenido que refrenar y no las he contado. Todo en el libro es verdad. Como lectora de novelas, no me gusta que me cuenten mentiras y tampoco las cuento”.

“Camila llevaba años tratando de que la quisieran y ha vuelto a la casilla uno”

A pesar de que hay muchos comportamientos controvertidos de la familia real retratados en la serie, es el conflicto de Lady Di el que ha vuelto a abrir una herida lacerante, lo que no sorprende a Posadas: “Dicen los clásicos que los elegidos de los dioses mueren jóvenes, si tú mueres joven, de una manera dramática, con una historia no resuelta, con la reina de Inglaterra por medio… evidentemente te vas a convertir en un icono. Ya lo era en vida y encima, si se muere de este modo, más. Era obvio que la figura de Lady Di iba a ser la más controvertida de esta serie. En Reino Unido, la popularidad tanto de Carlos de Inglaterra como de Camila, sobre todo, ha bajado en picado. La pobre Camila, que llevaba años y años tratando de que la quisieran de algún modo, y que perdonaran el papel de mala que había jugado en esta historia, ha vuelto a la casilla uno. Queda muy mal”.

La de este trío no es la línea argumental favorita de la escritora: “Me interesan otros dos personajes incluso más que Lady Di, a la que conocí. Tengo mi propia opinión sobre ella y no es muy favorable. Uno es la princesa Margarita, que recorre toda la serie al ser la otra hermana. Primero está el conflicto de que Margarita no acepta que su hermana sea reina y ella no, después no le dejan casarse con quien quiere y entonces se casa con otro y empieza a tener amantes… ese personaje, literariamente, me interesa mucho. Y después, me interesa mucho también el príncipe de Edimburgo, primero porque es guapísimo y ha sido mi amor platónico durante toda la vida. Lo conocí con nueve años, vino a Uruguay, a nuestro colegio y yo estaba ahí, con una banderita, y allí me enamoré de este hombre. Sé que es muy controvertido, sé que la gente piensa que es muy carca y un antipático, pero yo le perdono todo por lo guapo que es”.

Posadas pasa vagamente por los motivos que le llevaron a las malas impresiones sobre Carlos y Diana, de él relata un encuentro en una recepción en el que no estuvo afortunado y de Lady Di que hizo un feo a su padre en un acto público al que este que acudió para hablar con ella, obteniendo una indiferencia total por parte de su hija.

“Buckingham Palace huele a repollo”

No acaban aquí sus recuerdos de lo retratado en esta serie: “La segunda vez que viví en Londres, mi padre estaba de embajador ahí y fuimos varias veces a Buckingham Palace y participamos en un té de la reina. Hubo varias cosas que me llamaron la atención, primero que no usan servilletas, así que es muy incómodo porque estás ahí comiendo tartas y no sé, ¿qué hacen las señoras? La reina usaba guantes pero el resto… nos íbamos limpiando las manos donde podíamos. Otra cosa que me llamó muchísimo la atención es que olía a repollo, y esto es verdad. No se lo van a creer pero es verdad. Mi padre era muy maniático de los olores y siempre se preocupaba en casa de que no estuviera abierta la puerta de la cocina y no oliera a fritanga. Cuando llegamos ahí mi madre le dijo: ‘¿Ves, Luis? hasta en Buckingham Palace huele a repollo’. Yo creo que no era repollo, de todas maneras, deben ser coles de Bruselas, que es más elegante”.

La serie es una de las producciones más caras hechas para televisión, en su primera temporada se presentó como la de mayor presupuesto hasta el momento: “No me sorprende en absoluto que sea tan cara, incluso la más cara de la historia –señala al respecto Posadas–. Está tan bien hecha, no solamente desde el punto de vista de los actores, que son extraordinarios, han elegido los mejores sin duda, sino por la recreación. Por ejemplo, el traje que llevaba la actriz que interpreta a Jackie Kennedy cuando fue a ver a la reina de Inglaterra, es exacto al traje que llevaba Jackie Kennedy. Ese tipo de detalles son tremendamente caros y los escenarios son muy variados, de repente estamos en Kenia, de repente estamos en Australia, y es en efecto Australia y es en efecto Kenia. Se nota mucho que ha costado dinero pero está muy bien empleado”.

Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 05/03/21 15:16

    Ese es el riesgo que aportan las monarquías, como la vocación de heredar la empresa familiar.

    Los dueños de las empresas que hagan lo que quieran con su patrimonio, las monarquías que trabajen y que se ganen su vida como lo hacemos los demás*.

    (*) A sabiendas de que no van a trabajar en su puta vida....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión