X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Continuará

Ana Terradillos: “Nevenka mostró que siendo muy pequeña puedes ganar a un poderoso”

  • La miniserie documental de Netflix ‘Nevenka’ cuenta con el testimonio inédito de la víctima del acoso por parte del alcalde de Ponferrada hace veinte años

  • La periodista considera a la denunciante “una heroína, el referente del ‘no es no’”
     

Publicada el 12/03/2021 a las 06:00 Actualizada el 12/03/2021 a las 12:29

Ana Terradillos: “Nevenka mostró que siendo muy pequeña puedes ganar a un poderoso”

La miniserie documental de Netflix 'Nevenka' cuenta con el testimonio inédito de la víctima del acoso por parte del alcalde de Ponferrada hace veinte años.

La joven víctima del caso Nevenka a finales de los noventa se ha convertido en Nevenka, una mujer que nos mira de frente, gracias a la serie documental de tres episodios disponible en Netflix. Dirigida por Maribel Sánchez-Maroto, y producida por Ana Pastor y Esperanza Martín desde Newtral, cuenta con el testimonio en exclusiva de Nevenka Fernández García, “una heroína, una referente sin duda del ‘no es no’”, según la periodista Ana Terradillos.

Ana Terradillos trabaja en El programa de Ana Rosa, a la que sustituye en sus ausencias, y en la Cadena Ser, donde informa sobre Interior y donde ya se encontraba trabajando cuando ocurrió el abuso del entonces alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez, a una de sus ediles, la propia Nevenka. Tras meses de insistentes propuestas, Nevenka accedió a tener una relación sentimental con Ismael y cuando quiso terminarla el acoso de éste fue despiadado. Hasta aquí todo tristemente familiar, pero Nevenka denunció, en una ciudad pequeña, contra su jefe y líder de su partido, condenando su propio progreso profesional y su tranquilidad. Ganó el juicio, pero mientras el perdedor pagó una multa y dimitió pero siguió activo y con respaldo social, ella tuvo que dejar España, al menos hasta hoy.

“Nevenka cuenta cómo denunció porque la otra alternativa hubiera sido morir’”

“Nevenka fue muy valiente hace veinte años, y si el acoso hubiese sido hoy también sería muy valiente –le reconoce Terradillos–. El 80% de las mujeres asesinadas no denuncian a su agresor por miedo, por terror, por dependencia económica. Ella, sabiendo las consecuencias a las que se enfrentaba, denunció a su acosador en una localidad muy pequeña porque la otra alternativa como ella dice hubiese sido morir”.

Terradillos encuentra “desgarrador, terrorífico y tremendo” el testimonio de Nevenka: “Veinte años después se sigue palpando la herida. Tengo la impresión de que pudo imaginarse las consecuencias terribles laborales y sociales a las que se enfrentaba, pero que nunca que su confesión acarrearía el peor de los castigos: ser condenada al ostracismo por los suyos y abandonada por el resto de la sociedad. Fue condenada a vivir en tierra de nadie”.

El documental cuenta con un puñado de interesantes testimonios que aportan diferentes ángulos a lo ocurrido. Para la periodista, dos han resultado especialmente relevantes: “El de su abogado, Adolfo Barreda, que en más de una ocasión hizo de psicólogo, y el de su adversaria política, Charo Velasco, la entonces portavoz socialista del Ayuntamiento de Ponferrada, quien la escuchó, la arropó y, sobre todo, nunca hizo sangre del material tan delicado y jugoso que le estaba cediendo Nevenka. El mundo de la política a veces es muy ingrato y no sería el primer caso en el que alguien se aprovechara de una confesión de ese tipo. El testimonio de Velasco es humano y categórico, como dice: ‘No dudé ni un segundo. Ella era la expresión del dolor y la pena’”.

“El pueblo ‘linchó’ a Nevenka como en un circo romano, aclamando al alcalde”

Un rótulo anuncia que el entonces alcalde, Ismael Álvarez, ha rehusado participar en la producción. Terradillos echa de menos la otra parte de la historia: “Me preocupa que no estén. No solo me refiero al equipo cercano del alcalde acosador sino a todo el pueblo que ‘linchó’ a Nevenka como en un circo romano aclamando al alcalde Ismael Álvarez. Solo asumiendo los errores podemos llegar a entender lo profundo y la gravedad del acoso que sufrió esta joven. Esas 3.000 personas que en la plaza central de Ponferrada la machacaron deberían sin duda pedir disculpas”.

El ambiente de hostilidad llegó sorprendentemente hasta el fiscal del juicio contra el alcalde. José Luis García Ancos exhibió el machismo más grosero y descarnado contra la denunciante. “Incluso el abogado Barreda reconoce que aquella actitud hizo inclinar el caso hacia la victoria –incide Terradillos–. Los medios de comunicación despertaron y la gente en sus casas al menos reflexionó. España no reaccionó totalmente, pero el caso, que fue portada de todos los periódicos, comenzó en algunos medios a inclinarse a favor de la víctima. Quien no despertó fue Ponferrada, que en mi opinión sigue teniendo una deuda con la víctima”.

“El término ‘acoso sexual’ no se había acuñado todavía en España. En la Ser lo utilizamos˝

Terradillos ya trabajaba en la Cadena Ser entre el 1999 y el 2002, años en los que se desarrolló el caso: “Recuerdo que el acoso se trató como un asunto de estado, con muchísima delicadeza y respeto hacia Nevenka. Estoy viendo a Nevenka entrar en la emisora, hacer entrevista, creo que la primera con Carlos Llamas. Recuerdo el cariño y la paciencia con ella hasta que cogió ritmo y se decidió a hablar. Cuando no quiso hablar más, ahí se paró la relación. No se utilizó políticamente y se intentó lograr una condena social con un término, ‘acoso sexual’, que como reconocen en el documental los médicos que atendieron a Nevenka no se había acuñado todavía aquí. La España de hace veinte años no tiene nada que ver con la de ahora. La opinión pública no estuvo a la altura y los medios de comunicación tampoco. Se dio mucha voz al acosador y poca a la víctima˝.

Terradillos considera que más que el feminismo “que tiene unas metas y logros fabulosos” lo que puede haber mejorado la situación de las nevenkas actuales “es la educación de policías y jueces. Hace falta mucha sensibilidad por parte de la judicatura para poder juzgar casos de violencia de género, de maltrato y de acoso. En los últimos años se ha avanzado mucho por el lado policial, hay unidades especializadas en estudiar estos casos en prácticamente cada comisaría. Ya no te topas con el oficial de turno que te atendía de una forma que quizás no era la correcta para una mujer que va atemorizada, que se lo ha pensado muchas veces antes de denunciar, que va muerta de miedo, no sabe si su marido o su pareja o su expareja la está esperando fuera de la comisaría para matarla. Creo que en eso hemos avanzado mucho. Pero creo que queda mucho recorrido por el lado de la justicia, en la línea de ese aprendizaje que ha realizado la policía. Solo con el apoyo de estos dos ámbitos una mujer se puede sentir segura para denunciar. Lo dice Nevenka también, hay que denunciar. Y cuando todas las mujeres señalen a su acosador la curva comenzará a girar”.

“Cada vez hay menos impunidad de los poderosos”

La periodista también aprecia un gran progreso en la responsabilidad exigida a los poderosos culpables de acoso: “Cada vez queda menos impunidad. Lo hemos visto en el panorama internacional, donde tiburones de la comunicación o de las finanzas han llegado a los tribunales. Lo hemos visto en miniseries como The Loudest Voice en la que Roger Ailes, fundador de Fox News, acabó sentado en el banquillo y con su carrera arruinada por un escándalo sexual. O el caso del entonces director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, que fue juzgado por agresión sexual a una camarera, aunque la justicia le absolvió finalmente. Aquí mismo, en España, cualquier formación política prefiere prescindir de un miembro señalado por maltrato. Lo acabamos de ver recientemente con el Partido Popular de Cataluña que ha apartado a su vicesecretario de comunicación, Albert Fernández Saltiveri, por una denuncia de maltrato a su pareja.

Ana Terradillos considera que el documental tiene los ingredientes fundamentales en su género televisivo: “Los testimonios son los que tienen que estar y recrean el caso de una manera muy real y verosímil. El formato de entrevistas con los protagonistas sigue siendo el mejor para reproducir casos reales. Es sencillo de hacer pero Nevenka no había aparecido en todo este tiempo. Un diez, vamos”.

No está segura de que los jóvenes puedan entender al verlo el pulso social de aquellos años: “Creo que la gente joven flipará, no lo ha vivido. Incluso es complicado explicarles las barbaries que ha hecho una banda terrorista como ETA. Hay que subrayar que el relato de Nevenka es verosímil desde el minuto cero. Ella, cuando se decide a hablar, lo explica de una forma tan clara, tan brillante, con tanto sentimiento, con tanto dolor, con tanto desgarro, sabiendo las consecuencias a las que se va a enfrentar, pero con un relato que tiene una secuencia de hechos muy verosímiles, que no hay nada que te haga dudar. Igual no es tan fácil que la gente de ahora pueda trasladarse a entonces porque suena una España tan antigua, tan injusta, tan cañí, arcaica, y tan machista... La imagen de la plaza, linchando todos a la víctima, de verdad que es no la recordaba, pero ¡madre mía! Esto ha sido antes de ayer. Veinte años”.

“Gracias, Nevenka”

“A Nevenka le diría: ‘Gracias’ –concluye Terradillos–. Me ha dado mucha pena cuando la veía todavía con ese dolor. En el documental se explicaba que esa reacción que tiene ella con la cámara es la de enfrentarse después de veinte años, pero ¿qué necesidad hay de contar tu historia y recrearla? Tienes que ser muy comprometida y muy valiente para hacerlo. Tienes tu familia, tus hijos, en fin, podría haber pasado tranquilamente de perfil y podría haber colaborado de otra forma no tan visible. Es muy bonito que la gente lo vea. Siendo muy pequeña, ganar a un poderoso, eso es maravilloso y creo que da ejemplo y mucha fuerza. Hace veinte años dimos la espalda a un tema con el que parece que ahora se nos llena la boca. De decir que somos feministas, luchadores, que nunca hemos tenido ningún problema, pues no, señores, hace veinte años pasaba esto. Eso tenía que habernos llevado a la calle a todo el mundo, directamente. No solo en la zona de León, nos tenía que haber sacado a la calle porque era un tema desgarrador, que seguro, insisto, muchos de nosotros conocíamos en círculos más cercanos, de otra forma pero parecido y hemos tenido que esperar veinte años para que otro movimiento que venga de fuera, me too, nos haga partícipes. Creo que tenemos mucho que aprender de este reportaje, sin duda, por eso creo que tenemos que darle mucho las gracias a Nevenka”. Gracias.

Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • CRJ CRJ 14/03/21 20:01

    Terminé ayer de ver la serie y me ha gustado. Nevanka pareve una persona sensible e inteligente. Que se tuviera que ir del país nos debería hacer pensar a todos. Ver las imágenes de la manifestación al alcalde me revolvió las tripas. Que pensará esa gente gritando estupideces si se vieran ahora? Quizás sea más fácil denunciar ahora prro el país sigue lleno de catetos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • 74camilo 74camilo 13/03/21 13:12

    Una pequeña corrección: Nevenka NO ganó. Fue atacada y acosada por un machirulo del partido popular y unillada por un pueblo cerril que aplaudió al machirulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AnaD AnaD 12/03/21 11:53

    El artículo muy bien, sólo quiero hacer una corrección el abogado de Nevenka  fue Adolfo Barreda Salamanca, no Alfredo Barreda. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión