X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Reino Unido

Corbyn y la dignidad de la izquierda

  • Le van a hacer la vida imposible todo lo que puedan –por desgracia, no sólo desde fuera, sino también desde dentro de su propio partido–, pero son los mismos que actúan al margen de la ciudadanía
  • El Nuevo Laborismo gobernó como partido socialdemócrata pero claudicando ideológicamente frente a su adversario

Publicada 17/09/2015 a las 06:00 Actualizada 16/09/2015 a las 20:35    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Jeremy Corbyn tras ser elegido candidato del Partido Laborista.

Jeremy Corbyn tras ser elegido candidato del Partido Laborista.

EFE
Lo imprevisto ocurre y lo improbable, muchas veces, sucede. Cuando ello incide sobremanera en la dinámica de los hechos estamos ante un acontecimiento que marca un punto de inflexión en la evolución de la realidad sociopolítica. Es el caso de la elección de Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista del Reino Unido. Un 60% de los votantes, en elecciones donde participaba toda la militancia y abiertas, además, a quienes se inscribieron como simpatizantes, dio su apoyo al veterano político laborista, diputado en el parlamento británico y de larga trayectoria. Su compromiso no ha sido sólo con la ciudadanía a la que viene representando, sino también con los movimientos sociales y con causas tan nobles como tratar de impedir –no lo consiguió– que el dictador chileno Augusto Pinochet, estando en Inglaterra, se viera libre, sorteando las actuaciones emprendidas contra él con apoyo en la legislación sobre "justicia universal" y contando para ello con la connivencia de un gobierno laborista. Dicha trayectoria explica que de 232 diputados del grupo parlamentario laborista, sólo 15 le hayan apoyado en el reciente proceso electoral. Pero ahí estaba, en una incansable lucha política desde el seno del laborismo, algo sin duda posible por la misma tradición del partido, por sus características organizativas y por el sistema electoral británico –factores, por lo demás, que hay que tener muy en cuenta antes de trazar precipitados paralelismos con procesos que se dan en la política española–.

Al dar cuenta de tan sorpresivo resultado, no han faltado titulares de prensa subrayando que Corbyn, como nuevo líder laborista, llegaba con la fuerza de tan contundente resultado para enterrar la Tercera Vía, aquella que Tony Blair puso en marcha como renovación de una socialdemocracia anquilosada y perdedora ante el empuje del neoliberalismo impulsado por Margaret Thatcher. Ésta, como adalid de las políticas del Estado mínimo, de la potenciación del mercado como regulador no sólo de la economía, sino de todos los procesos sociales, y, por ende, de la exaltación de lo privado y la denostación de lo público, marcó la pauta de políticas diseñadas en función de un capitalismo agresivo, implementadas con la difusión de una cultura de "individualismo competitivo" marcadamente insolidario. Por entonces, Kenneth Baker, secretario de Educación en uno de los gobiernos de la "Dama de hierro", dio expresión, con ínfulas de analista sociopolítico, a lo que programáticamente se pretendía: "la era del igualitarismo –dijo con todo su cinismo– se ha terminado".

Cuando ahora llega Corbyn es para desmentir aquella afirmación hecha desde el más puro y duro doctrinarismo neoliberal, afirmación que fue una declaración de guerra contra todos los que en la sociedad británica no formaban parte de las clases pudientes y de las élites oligárquicas. Al Nuevo Laborismo que surgió como "Tercera Vía" entre una socialdemocracia que se veía anticuada y la derecha thatcheriana que arrollaba a aquélla en las elecciones, no le vamos a negar a estas alturas, por no hacer leña del árbol luego caído, la buena voluntad de poner al día planteamientos y programas para hacer frente, entre otras cosas, a la desigualdad creciente en el Reino Unido, en un Estado que era despojado de su patrimonio público a golpe de sucesivas privatizaciones. El sociólogo Anthony Giddens fue uno de los que apadrinaron el exitoso invento para ubicar al Partido Laborista en una nueva centralidad. Inscribiendo la propuesta en un meritorio análisis de las consecuencias de la modernidad –uno de sus títulos–, tejió los mimbres de un proyecto político que se presentaba "más allá de la izquierda y de la derecha", la cual es expresión que hasta el día de hoy hace furor.

El Partido Laborista remontó y pudo gobernar durante varios mandatos, aunque con balance muy discutible, al menos. El historiador Tony Judt nos lo dejó antes de su prematura muerte. Con su mirada crítica, en su libro Algo va mal, afinó el análisis para llegar al fondo de la cuestión: el Nuevo Laborismo gobernó, sí, pero a costa de desnaturalizarse como formación de izquierda. Es decir, como partido socialdemócrata ganó en su momento, pero claudicando ideológicamente frente a su adversario. Ante Tony Blair perdieron los conservadores; sin embargo, siguió ganando el neoliberalismo, dulcificado en sus modos, pero sin tocar en su núcleo. Se recuperaron políticas redistributivas, pero se consideró intocable la economía. Es la raíz de lo mucho que va mal en la socialdemocracia europea en general, lo cual es lo que aflora en época de profunda crisis, como la que vivimos, cuando no hay excedentes económicos que el sistema permita que se dediquen a sostener el Estado de bienestar. Y las desigualdades se disparan a causa de un capitalismo financiero impasible; es más, desaprensivo.

En nuestros días, los gobiernos, sometidos a las exigencias del capital, con la gran banca marcando el orden del día para que los Estados permanezcan sumisos ante el mercado, no han hecho sino hacer ostentación de su culpable impotencia aplicando las llamadas "políticas de austeridad". Contra eso es contra lo que se rebela Corbyn, y por eso le apoyan militantes y simpatizantes hastiados de una sedicente izquierda que dejó de estar donde la ciudadanía espera que la izquierda esté. A Corbyn se le ha dado la victoria para resituar el laborismo en la izquierda. Dicen que es "radical", pero eso indica, aparte de su voluntad de aplicar soluciones que vayan a la raíz, cómo está el patio político: atestado de conservadores, lleno de neoliberales y bien nutrido de socioliberales que no dejan de ser conservadores bajo etiquetas de izquierda. Teniendo en sus manos una buena radiografía de tal cuerpo político, los que han elegido a Corbyn sabían muy bien lo que hacían y por qué.

Cuando la derecha se da cuenta de lo que el acontecimiento Corbyn significa, enseguida se aplica a desprestigiar su figura, a menospreciar su trayectoria. Y Cameron, el premier conservador del Reino Unido, tiene la cara dura de salir diciendo que Corbyn es un peligro para la "seguridad nacional", extendiendo eso desde la defensa hasta la economía de las familias. Un Corbyn que habla de luchar contra las desigualdades, de hacer frente a las injusticias, de no seguir la política del economicismo neoliberal, no es peligro para nadie, salvo para quienes desde sus posiciones de dominio siguen produciendo empobrecimiento y generando sufrimiento. Cameron sí es un peligro para una democracia tan consolidada como la británica.

Corbyn y lo que supone su elección en el Partido Laborista no constituyen, por lo demás, un fenómeno aislado. A nadie se le escapa que se sitúa en la órbita de otros fenómenos que están en proceso en países como España o Grecia, o dejando entrever nuevos movimientos de radicalización democrática en el ámbito europeo. A Corbyn le van a hacer la vida imposible todo lo que puedan –por desgracia, no sólo desde fuera, sino también desde dentro de su propio partido–, pero son los mismos que actúan al margen de una ciudadanía que, harta de una política de autoritarismo posdemocrático, reivindica una política participativa, solidaria y transformadora. Es esa misma ciudadanía la que ejerce su libertad republicana buscando los caminos de esa nueva política. Promoverla es tarea de una izquierda digna.

Lee el artículo en Ctxt

Ctxt 
EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • taxista y rojo taxista y rojo 20/09/15 18:05

    Hay una diferencia sustancial. En el PSOE nunca nunca nunca nadie se ha significado por votar en contra de las barbaridades que sacaban los jefes en el Parlamento. Luego no hay nadie equiparable, al menos que yo sepa. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • Birth Birth 21/09/15 14:38

      Si no recuerdo mal, Perez Tapia, siendo diputado, fue uno de los tres del PSOE que votaron en contra de la reforma del art 135 de la constitución en el 2011. Para poder debatir con cierta solvencia sobre el PSOE hice el esfuerzo de seguir muy de cerca las tres candidaturas. Me sorprendió la diferencia entre Madina, Pedro Sanchez (que cambiaba de propuestas como de chaqueta durante sus charlas de promocion) y las propuestas y el lenguaje de Perez Tapia. Creo que estuvo en la presentación de Podemos, cuando vino Tsipras. Por los comportamientos antidemocráticos que el partido ha dado (casos de Tomas Gomez y etc.) dudo que tuviera ninguna oportunidad de ganar. Hubiera supuesto un cambio de rumbo del partido, al estilo de Corbyn, con todas las distancias, que son muchas, del sistema y mentalidad británica. Me parece justo que se reconozca las identidades a pesar del partido al que se pertenezca. Aunque para mí sea incompresible que siga en el PSOE. como que Corbyn permaneciera laborista.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      0

      • Jaca1930 Jaca1930 21/09/15 22:59

        Tiene usted razón, Birth. Pero permitame darle mi opinión, cuando al denunciar los comportamientos antidemocráticos del PSOE  pone como ejemplo el caso de Tomás Gómez. Porque el de este último en las Primarias a la Comunidad de Madrid y a sus Ayuntamientos, fueron de todo menos democrático. Pese a que luego, muchos/as de aquellos/as a los que promovió y apoyó fabricando censos a su medida, tardaran una hora en darle la espalda y arrimarse al nuevo sol que más calentaba. Y no hay que olvidar tampoco que Gómez, en lugar de apoyar a Pérez Tapias en la Primarias a Secretario General, impuso en Madrid el voto a Pedro Sánchez. El menos izquierdista de los tres candidatos. Por consiguiente (que diría el de los derechos humanos del régimen de Pinochet),  creo que la caída del antiguo Secretario General del PSM no es precisamente el ejemplo más ilustrativo de los comportamientos antidemocráticos de este partido.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        0

        • Birth Birth 22/09/15 22:22

          Aprecio su comentario, Jaca1930 . No conocía esos detalles. Creo que podemos coincidir en que las apariencias del caso T.G., la forma, tiempos y razones bajo las que se actuó y llevó a cabo el reemplazo, de arriba abajo, sin paliativos, no son modelos democráticos. No fue mi intención defender a T.G. sino dar ejemplos mediáticos en los que hay evidencias de falta de democracia y transparencia.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          0

          • Jaca1930 Jaca1930 23/09/15 20:48

            Le agradezco su aclaración Birth. Y daba por supuesto que no conocía usted las circunstancias que rodearon las Primarias en la Comunidad de Madrid y en varios de sus Ayuntamientos, siendo Tomás Gómez Secretario General del PSM. Y aunque estaba (y sigo estando) de acuerdo con usted en que la forma de defenestrarle fue un ejercicio absolutamente antidemocrático, no pude sustraerme a la tentación de dejar constancia de que el defenestrado tampoco se distinguía especialmente por sus comportamientos democráticos. Un saludo.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • Birth Birth 24/09/15 14:52

              Un placer, Jaca1930. Saludos.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • Birth Birth 18/09/15 12:49

    Corbyn se ha descrito a sí mismo como "un demócrata socialista". Y la democracia, una nueva forma de hacer participar a la militancia y darle espacio, ha sido una de sus barajas más fuertes. En el blairismo que sigue viviendo en el establishment, la política debía de hacerse de arriba hacia abajo. De ahí la irritación de los cargos laboristas. Ya se ha hablado de que diputados laboristas están conectando con los tories y buscando puestos en sociedades que dependen de ellos. Decía Tony Benn: "La esperanza es la gasolina del progreso, y el miedo, la prisión en la que nos encerramos a nosotros mismos" Corbyn ha abierto la puerta de las prisiones y hay un entusiasmo increible entre la gente. Aún sigo lamentando que el autor de este artículo, o mejor dicho, l@s militantes del PSOE no le hayan dado la oportunidad de hacer otro tanto en España. Nunca de sabe...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Red Red 18/09/15 16:23

      Yo tengo mis serias dudas sobre lo que habrían votado los militantes del PSOE si sus primarias hubieran consistido en un afiliado, un voto, como sí sucede ahora en el Partido Laborista, gracias a una reforma que impulsó Ed Millibant. Tal vez ahora estaría Pérez Tapias liderando el PSOE. O tal vez, Madina. ¿Quién sabe? Lo cierto es que la transparencia brilla por su ausencia en las primarias socialistas y que la dirección de Ferraz acaba por imponer sus candidatos. Ese ir a contracorriente de lo que le reclama la sociedad ya le ha costado muchos escaños. Y parece que en un futuro seguirá predominando esa tendencia negativa. El papel socioliberal del PSOE -y de la socialdemocracia europea-, ha contribuido  a implementar y fortalecer las posturas neoliberales y conservadoras, alejando de su seno a una sociedad castigada por las políticas radicales de recortes, que son conscientes de la "traición" del PSOE. Éste debería tomar nota. A mí ya me da igual lo que hagan. Es tarde. Hay otros.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.