x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Arte

Nueva edición de ARCO marcada por la austeridad artística y presupuestaria

  • La Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid, con Turquía como país invitado, comienza con críticas al trato fiscal del arte y a la subida del IVA

Antonio G. Maldonado
Publicada el 13/02/2013 a las 20:29 Actualizada el 13/02/2013 a las 21:00
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Obra expuesta en ARCO 2013

Obra expuesta en ARCO 2013.

Si el arte es, por definición, independiente de la realidad más prosaica, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO) que inauguran mañana jueves los príncipes de Asturias muestra que la gestión cultural está bien sujeta a los vaivenes económicos, con la austeridad presupuestaria y la subida del IVA como los dos grandes escollos de la temporada.

La nueva edición arranca con unas cifras a la baja en todos los ámbitos, a la espera comprobar si también disminuye el número de visitantes. Tienen menos argumentos para ir, pues habrá 201 galerías 14 menos que el año pasado, y casi un millar menos de artistas, cuyo número rondará los 2000. El país invitado, Turquía, ha hecho un esfuerzo importante y estará representado con 10 galerías que, en palabras del director de la feria, Carlos Urroz, son “una de las grandes sorpresas de la feria, tanto por sus lenguajes como por su formato”.

El número de piezas atrevidas disminuye e incluso el color y los neones se han reducido. Lejos quedó el Always Franco que tanto revuelo causó el pasado año, una escultura del dictador introducida en una máquina de refrescos.

Precios más bajos

Los precios también muestran cifras menos llamativas. Mientras que la obra más cotizada en 2012, Study from the human body-Figure in movement, de Francis Bacon, llegó hasta los 11 millones de euros, este año una de las más caras sólo alcanza 1.680.000 euros. Se trata de un Picasso, Compotier, bouteille, guitare devant un fenêtre ouverte, de la galería Leandro Navarro.

Con este panorama, no extrañan las quejas de una de las galeristas más importantes que acuden este año a ARCO sobre el trato fiscal del arte. "Eso es inaceptable, porque la obra de arte es un bien cultural y como tal merece un trato especial a nivel fiscal", ha manifestado Juana de Aizpuru. Por ello, considera que los coleccionistas necesitan "un respaldo y un reconocimiento", ya que están colaborando con el Estado "para crear un patrimonio artístico de arte contemporáneo".
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión