x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cine

La rebelión de los cómicos

  • Las críticas por los recortes, la subida del IVA y la piratería marcan unos reivindicativos Premios Goya 2013, en los que 'Blancanieves' se alzó con el triunfo

Publicada el 17/02/2013 a las 23:50 Actualizada el 17/02/2013 a las 23:58
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Desde los tiempos del teatro en Grecia, los cómicos siempre han sido irreverentes con el poder. En realidad se trata de una de las características de esa profesión cuando se ejerce con honradez y coherencia y cuando se tiene en cuenta que los actores se deben al público. En épocas dictatoriales y despóticas, las gentes de la escena han pagado incluso sus atrevimientos con la cárcel, el exilio o incluso la muerte. Afortunadamente esas prácticas represivas están prohibidas en una democracia, pero los poderosos no dejan de intentar acallar las voces críticas de la cultura con impuestos, leyes, subvenciones interesadas o favores pagados.

Fieles a la tradición rebelde de su gremio, los cineastas españoles dieron una nueva lección de irreverencia hacia el Gobierno de turno y convirtieron la gala de los Premios Goya en una elegante, pero firme reivindicación de sus aspiraciones. Motivos, desde luego, no les faltan. El IVA cultural más alto de Europa (21%), las pérdidas por una piratería desbocada y sin reglas o el deterioro de la televisión pública gravitan como una losa sobre el futuro del cine español, que el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, califica como “una cuestión de Estado”.

Los gestos reivindicativos en favor de una industria y una cultura del cine amenazadas salpicaron toda la gala desde los chistes de la presentadora, Eva Hache, (“Hay gente que no entiende ni su letra, ¿verdad Mariano?”) hasta las referencias a que el toro más peligroso era Mon-toro pasando por una Maribel Verdú que recordó a desahuciados y parados al recoger su premio a la mejor actriz protagonista. Pero el momento más desgarrador de la gala, por su crudeza y sinceridad, fue la breve intervención de Candela Peña, mejor actriz de reparto. Es difícil relatar los efectos devastadores de la crisis con menos palabras y más rabia. Esta magnífica intérprete, premiada por su pequeño papel en Una pistola en cada mano, lleva tres años en paro y ha visto morir recientemente a su padre en un hospital público “sin mantas ni agua” mientras teme un negro futuro para su hijo recién nacido. Fue un grito desgarrador, lanzado al cerebro y al corazón de los asistentes a la gala y de los millones de espectadores que seguían la entrega de los premios por Televisión Española.

Peores pronósticos para 2013

Lejos de la abierta indignación en escena por el No a la guerra en Irak, que marcó la gala de 2003, o de la impresionante imagen de José Luis Borau con las manos teñidas de blanco en contra de ETA en los noventa, los Premios Goya 2013 han puesto de relieve, con una fuerza tranquila, que las gentes del cine suelen estar a la vanguardia de la protesta social. Tanto los consagrados, como Javier Bardem o Maribel Verdú, como técnicos o especialistas sin apellidos populares, desgranaron sus reproches contra los causantes de la crisis en sus intervenciones desde el escenario. En cualquier caso, el pasado año fue la mejor temporada del cine español en casi tres décadas, como se encargó de recordar González Macho, pero matizó que se han recogido ahora los frutos de 2011. Así pues, habrá que esperar al año próximo para calibrar el termómetro cinematográfico de la política cultural del PP. Ahora bien, los cineastas españoles no se muestran optimistas al margen de las inevitables defensas gremialistas.

Si las perspectivas económicas aparecen muy sombrías para el cine, no parece que la capacidad creadora haya mermado a la vista de los cuatro filmes que optaban a mejor película. Cuatro géneros muy distintos, cuatro enfoques radicalmente distintos de la narración y cuatro producciones que no tienen nada que envidiar a lo mejor de otras cinematografías europeas. Es más, se trata en dos casos (Lo imposible y El artista y la modelo) de películas con una gran proyección internacional al contar con actores y técnicos de varias nacionalidades. En las otras dos candidatas (Blancanieves y Grupo 7) el riesgo de filmar cine puro en blanco y negro o de rodar un brutal thriller de denuncia se ha visto recompensado con unas críticas muy elogiosas y un aceptable éxito de público. Para aquellos falsos cosmopolitas, que se jactan de no ver películas españolas, el talento del cine nacional goza de buena salud. A pesar de los pesares, Buñuel, Berlanga, Saura o Almodóvar tienen dignos seguidores.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.