X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Entrevista

Marcos Ana: “Hoy muchas de las cosas que habíamos ganado os las han arrebatado”

  • Marcos Ana pasó 23 años en prisión durante la dictadura franquista, convirtiéndose así en el preso político más longevo de España
  • Ha sido galardonado con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la Medalla a la Resistencia y el Premio René Cassin a los Derechos Humanos, entre otros

Carmen Valenzuela Publicada 17/11/2013 a las 06:00 Actualizada 25/11/2016 a las 10:46    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 22

Marcos Ana en su casa en Madrid.

Marcos Ana en su casa en Madrid.

CARMEN VALENZUELA
“El arte de vivir joven es el arte de mantener jóvenes las ideas”. Lo dice el poeta Marcos Ana y es en definitiva la esencia de su personalidad y también de su último libro, Vale la pena luchar. Un manifiesto que exhorta a las nuevas generaciones a reivindicar un mundo más justo y solidario. El poeta salmantino y activista político durante la dictadura de Franco pasó 23 años en prisión, convirtiéndose así en el preso político que más tiemnpo permaneció en prisión durante la dictadura. Condenado a muerte en dos ocasiones, se ha servido de su dura experiencia vital para invitar, sin revanchismos ni rencores, a la lucha colectiva frente a la “globalización del capitalismo”.

A sus 93 años, Marcos Ana desborda energía y lucidez. Comprometido con los problemas del tiempo que le ha tocado vivir, conecta a la perfección con la juventud. “Los jóvenes hoy también están sufriendo y viven una situación que no es la más justa porque muchas de las cosas que habíamos ganado os las han arrebatado”.

Define al 15-M como “un relámpago que iluminó la noche y nos dio esperanzas. Una llamada de atención a la juventud que todavía sigue siendo una referencia y tiene mucho poder”. Sostiene que existe cierta conexión entre su generación y las nuevas, porque al fin y al cabo su planteamiento lo es de futuro y el futuro son los jóvenes.

El poeta lleva orgulloso el peso del pasado en su nombre, que no es más que un seudónimo tras el que se oculta el verdadero: Fernando Macarro. Desde hace años se hace llamar Marcos por su padre, que cayó víctima de un bombardeo de la aviación alemana, y Ana por su madre, que murió cuando intentaba visitarlo tras su segunda condena a muerte. “El pasado hay que superarlo, pero no se trata de pasar página rápidamente sin haberla leído detenidamente y haber asimilado lo que supone”, dice frente a los que sostienen que es mejor no reabrir viejas heridas.

Acusado de asesino invariablemente por la derecha política y mediática, no se reconoce ningún sentimiento de rencor, sino todo lo contrario. Para Marcos Ana la venganza es un sentimiento inoperante. “La única venganza a la que yo aspiro es a ver un día triunfantes los ideales por los que yo he luchado y por los que tantos hombres y mujeres de este país perdieron su vida y su libertad”.

Se define a sí mismo como un revolucionario y mantiene un férreo compromiso con los ideales que empezó a defender desde su adolescencia. “Si volviera a nacer mil veces, mil veces volvería a ser comunista”. Y en una época en la que tienen cierto éxito los discursos desposeídos de ideología, Marcos Ana cree que la respuesta está en el capitalismo, “que lucha contra la colectivización de las ideas y de los hombres entorno a cosas comunes. Porque el capitalismo prefiere que haya un culto al individuo para impedir su solidaridad con los demás”.

Pero ¿cómo se hace revolución? “Paso a paso” responde Marcos Ana, “ganando voluntades y creando el clima para que pueda ser posible”. No es un trabajo de consecuencias inmediatas, sino el resultado de un actividad persistente. Y añade una receta para nuevos tiempos: “Hay que calentar las calles y las plazas para afrontar la situación que vivimos”.

Amigo de Pablo Neruda o Rafael Alberti, es posible que Marcos Ana sea el último superviviente de una generación de poetas comprometidos con un tiempo difícil. De ellos ha hablado en sus memorias, Decidme cómo es un árbol y Vale la pena luchar. En la cárcel coincidió con Miguel Hernández, “un personaje inolvidable” y de quien guarda una especial admiración, porque “en él se daban lira y fusil juntos”.

Y aunque a Marcos Ana le llegó el reconocimiento tardíamente con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la Medalla a la Resistencia, el Premio René Cassin a los Derechos Humanos, entre otros, él prefiere pensar en los “seres oscuros. Esa gente que ha pasado lo que yo o más que yo y que no han tenido ningún reconocimiento ni personal ni público”.

Marcos Ana decidió vivir luchando en su nombre, en el nombre de sus padres, y sobre todo en el nombre de todos aquellos cuyo recuerdo, dice, "lleva marcado a fuego", el de los "cientos y cientos de camaradas" que en su última noche, en “el último abrazo" le pedían "no me olvides".
 


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Irenepaz Irenepaz 27/11/16 16:33

    La tierra no es redonda es un patio cuadrado donde los hombres giran bajo un cielo de estaño Descanse en paz junto a todos sus camaradas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manuel romero mesa manuel romero mesa 27/11/16 10:44

    Desgraciadamente la biología nos arrebata a la gente que admiramos porque a eso no hay remedio (de momento), pero la ventaja de personas con Marcos Ana, Saramago, Sanpedro, Delibes, y todos los que nos transmiten sus ideas de paz, concordia, amor y solidaridad, y que a su vez hacemos nuestras en nuestra intención de ser sus alumnos, dejan un poso en cada uno de nosotros, que nos hace mejores y en alguna forma entrar en la lucha que ellos nos han sugerido. Larga vida a Marcos Ana, en nosotros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maite maite 26/11/16 23:46

    Luchador, humanista, la dignidad hecha persona......siento una gran tristeza Lo tendremos siempre en el recuerdo para q no se nos olvide lo q hizo con él el dictador .....si franco, el que entraba en las iglesias bajo palio

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maroteaux Maroteaux 26/11/16 09:36

    Personas como Marcos Ana nos refuerzan en la necesidad de mantenernos en el compromiso por lograr una sociedad más justa, más solidaria, más... humana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aldebarán Aldebarán 25/11/16 22:53

    Sin leeros a nadie: "Ganemos voluntades". No conocía a este humanista y luchador. Mi mayor respeto. Me ha dejado un poso de tristeza . Pocas veces pensamos en:" lo que habíamos ganado nos lo han arrebatado", en el sentido de cuántas personas murieron por un mañana más justo y solidario y estamos más engañados que nunca?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 25/11/16 22:50

    YO DENUNCIO * Yo no pido clemencia. Yo no pido, con un hilo de voz descolorida, perdón para la vida que me deben. Odio la voz delgada que se postra y el corazón que llora de rodillas y esas frentes vertidas en el polvo hecha añicos la luz del pensamiento. Yo no pido clemencia. Yo no junto las manos temblorosas en un ruego. Arden voces de orgullo en mi palabra cuando exigen –sin llanto- que las puertas de la venganza oscura se derriben y a los hombres descuelguen de sus cruces. Yo no pido clemencia. Yo denuncio al dictador cadáver que gobierna la vida de los hombres con un hacha y ahora quiere dejar para escarmiento mi cabeza cortada en una pica. Yo no pido clemencia. Doy banderas. Paso de mano el golpeado Corazón de mi pueblo prisionero. * MARCOS ANA

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Pati Pati 26/11/16 00:46

      Gracias!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • calabera calabera 25/11/16 20:25

    Sin duda, coincidencia total con los comentarios, un HOMBRE DE UNA VEZ, un ejemplo de bondad y compromiso, un valiente de los de verdad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Folgo Folgo 25/11/16 20:20

    MANO EN PAZ¶ La hoguera del pueblo tiene / aún esparcidas sus aguas. / Ay, como el fuego se junte, / ¿quién apagará sus llamas? / ¿quién sujetará los bosques / del pueblo ardiendo en sus armas?¶ Tomad la mano que el pueblo / os ofrece en paz, tomadla. / No esperéis que se maduren / en el dolor las espadas.¶ Los diques también se rompen / bajo el martillo del agua; / el viento descuaja el árbol  / por hondas que estén sus plantas; / y hay volcanes que deshacen / el pecho de las montañas.¶ Escuchad la voz de un pueblo / que busca la luz del alba, / con la paz en sus banderas / y el amor en sus gargantas. / No dejéis que se maduren / en el dolor las espadas.¶ Tomad la mano que el pueblo / os ofrece en paz. TOMADLA.¶ [Poema de Marcos Ana] ¡Salud camarada, otro Poeta de los Pueblos!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ela ela 25/11/16 19:15

    Ela dice: Es un ejemplo para todos, jóvenes y mayores, un camarada ejemplar que lo dió todo por los demás y aun hoy sigue luchando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AML AML 25/11/16 18:29

    Hay gente que ilumina el mundo y que lo hace mejor. La naturaleza debería premiarles y darles toda la vida que quisieran, porque siempre nos parece que deberían estar ahí, de referentes. No te olvidaremos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre