x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Festivales

George Clooney seduce mucho más que su ‘Monuments men’ en la Berlinale

  • El actor-director-guionista-productor no logra que su película despierte tanto interés como él mismo, y el filme alemán 'Las amadas hermanas', que sí opta al Oso de Oro, no era competencia
  • A 'Monuments men' le sobra clasicismo y le falta intensidad, mordiente y pasión

Noticine
Publicada el 08/02/2014 a las 21:47 Actualizada el 08/02/2014 a las 22:19
El director y actor George Clooney, en la proyección de 'Monuments men', este 8 de febrero en la Berlinale.

El director y actor George Clooney, en la proyección de 'Monuments men', este 8 de febrero en la Berlinale.

EFE
No es la primera vez que George Clooney acude al certamen berlinés con película bajo el brazo, pero no por ello deja de paralizar y condicionar una jornada entera. El atractivo y talentoso actor-director-guionista-productor, que filmó por estos lares buena parte de este filme sobre unos expertos en arte y cultura lanzados junto al avance de las tropas aliadas con el objetivo de recuperar las obras de arte robadas por los nazis, sin embargo no logró que Monuments men despertara tanto interés como él mismo. El encanto del astro hollywoodiense seduce a los medios, pero no tanto a los jurados, y su película, estrenada este fin de semana en Norteamérica, se proyectó fuera de concurso. La única cinta de este sábado que sí opta al Oso de Oro, la germana Die geliebten Schwestern (Las amadas hermanas), del veterano Dominik Graf, con sus casi tres horas de metraje, no era competencia.

Las opiniones de la prensa en Berlín no han sido muy diferentes a las expresadas por la crítica norteamericana a lo largo de esta semana. Un buen material de origen, una fascinante y poco conocida historia real, la de los prohombres de los museos, universidades y teatros, la mayoría no precisamente en edad militar, reclutados para aterrizar en la Europa que veía el declive de la Alemania nazi a intentar localizar y recuperar los muchos miles de obra de arte expoliadas por las huestes de Hitler en su exterminio de los judios y la conquista de los territorios de sus vecinos.

A Monuments men le sobra clasicismo y le falta intensidad, mordiente, pasión... O al menos falla en transmitir todas las posibilidades de una operación –aquí personificada en un puñado de
especialistas– que en la realidad fue más internacional y sobre todo mas numerosa, con hasta tres centenares y medios de soldados del arte.

Ningún foco de interés alternativo

Pero, en realidad, que el filme no sea redondo tampoco parece haber preocupado a nadie. Estaba él. Clooney, ya lo sabíamos, es un encantador de serpientes. Tiene sentido del humor y es admirado hasta cuando se pone serio, muda su sonrisa y habla de los problemas del mundo y de su faceta de activista humanitario. Abogó en su rueda de prensa, arropado por sus actores Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Jean Dujardin, Bob Balaban, Hugh Bonneville –a los que prácticamente no se les hizo ni caso–, por el triunfo de los opositores de Ucrania, la solución del conflicto bélico en Darfur... e incluso por devolución de las obras de arte griegas que descansan en el Museo Británico.

Mientras, el festival eliminó cualquier posibilidad de un foco alternativo de interés en la jornada, ya que la única película que este sábado competía por los Osos, la alemana Die geliebten Schwestern (Las amadas hermanas) no animaba precisamente a concitar audiencias enormes:

170 minutos de duración para un drama sentimental protagonizado por el poeta romántico Friedrich Schiller, y dos hermanas que lo compartían todo, incluso a él. Bellos paisajes, cuidada estética, pasiones versus racionalidad, rebelión y libertad frente a los encorsetamientos sociales, coinciden en el filme de Graf, que hubiera ganado con un poco más de concisión. No es que fuera insufrible, pero sí demasiado largo.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión