X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Entrevista a Secun de la Rosa

Secun de la Rosa: “El proceso independentista me ha dejado a mí y a mucha gente en tierra de nadie”

  • "Es absurdo decir que no se puede mezclar arte con política porque todo es política”, opina el actor, director y dramaturgo
  • Presenta en el Teatro del Barrio una versión ampliada de Los años rápidos, una reflexión sobre la familia y la herencia situada en el extrarradio barcelonés

Publicada 02/09/2017 a las 06:00 Actualizada 01/09/2017 a las 19:58    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

De la Rosa el pasado mes de febrero en la Berlinale.

De la Rosa el pasado mes de febrero en la Berlinale.

ABACAPRESS
En todo lo que firma Secun de la Rosa (Barcelona, 1969) están presentes sus orígenes: hijo de padres andaluces emigrados a Cataluña, creció en Els Nou Barris, aquel extrarradio de Barcelona que se plagó de familias obreras a finales de los setenta. "Mis padres son pescadores y mis abuelos también. El mundo artístico y cultural lo viví después, la ideología la tenía mamada de mis padres, pero no la conocía", cuenta. En sus obras no faltan referencias a la familia, al barrio, al trabajo, al éxodo –el de sus padres a Cataluña y el suyo a Madrid en los noventa- y a las esperanzas frustradas. Todo eso se encuentra en una de sus piezas más autobiográficas, El disco de cristal (basada en El zoo de cristal, de Tennesse Williams), y ahora también en Los años rápidos, montaje escrito y dirigido por De la Rosa que llega los fines de semana de septiembre al Teatro del Barrio, en Madrid, con una versión extendida.

De la Rosa pasó por la escuela de Cristina Rota, se convirtió en un rostro conocido con el personaje de Toni Colmenero en la serie Aída y la película Días de fútbol, ha participado en más de 20 películas y otros tantos montajes teatrales. Quizás su labor como dramaturgo sea menos conocida, pero también lleva más de dos décadas delante y detrás del escenario del teatro independiente; además de dirigir su propia compañía teatral, Radio Rara. Con su equipo ha puesto en marcha, Los años rápidos, donde relata la historia de una familia del barrio de Verdum (uno de los que integran el distrito de Nou Barris) a través de tres escenas que ocurren en tiempos diferentes: el presente, el pasado y una mezcla de ambos como vaticinio del futuro. Dos hermanas (Cecilia Solaguren y Sandra Collantes) se encuentran al cabo de 25 años para vender el piso familiar y coinciden con su tercera hermana, una transexual que había sido bautizada con el nombre de Rubén. La herencia se convierte entonces en una excusa para solucionar rencillas y escuchar al pasado. 

Pregunta. ¿Qué diferencias hay entre esta versión de Los años rápidos y la estrenada en el festival Surge el año pasado?

Respuesta. En Surge no se estrenó en su totalidad, sino que hicimos una pieza corta. No obstante, nos quedamos tan enamorados de la función y gustó tanto que teníamos ganas de ir más allá. Desde hace mucho tiempo yo tenía en mente la idea de trabajar sobre el pasado, el presente y el futuro; sobre el paso del tiempo y cómo afecta a las personas, con lo que te quedas y con lo que no. Teníamos escrita la escena del reencuentro de las hermanas, después hicimos la escena de los padres y, finalmente, yo propuse a los actores el reto de hacer una tercera escena, que tuviese lugar a la vez, en la que pasado y presente se juntasen.

P. ¿Qué tiene esta obra de autobiográfica?

R. Muchísimo, hasta el punto de que me da vergüenza cuando la veo y se nota tanto que lo que cuento lo he vivido yo. Hay mucho, primero, porque la ideología y la manera de pensar del creador tiene que salir en sus obras, si no, no sería teatro vivo. Yo creo que todo se tiene que reflejar, incluso el proceso puede resultarte muy sufrido al darte cuenta de que piensas de una determinada manera. Creo en la dramaturgia como sanadora: escribes lo que piensas, arreglas el texto y, de paso, mejora también tu manera de pensar.

Por otro lado, también hay mucho de mí porque se basa en mi biografía, en lo que yo pienso y en los barrios. Yo crecí en un barrio de Barcelona [La Guineueta] muy parecido al que se retrata aquí, aunque no se hable directamente de Barcelona en el texto. También hay muchas referencias ya no mías sino de todos los actores, a los que irremediablemente les vienen recuerdos de sus padres. Por ejemplo, esa cosa de los padres de barrio de los años ochenta que se iban a trabajar muy tempranito y dejaban la moneda de 20 duros o de 50 para que los chavales se comprasen su bocata y las llaves de casa.

P. ¿Qué le ha quedado de esa vida de barrio?

R. Muchísimas cosas. Yo creo que la pobreza y la riqueza desgraciadamente, o afortunadamente, no tiene que ver con el dinero, sino que hay riqueza y pobreza de muchos tipos. Por eso, en la obra hablamos de lo que significa la herencia: es emocional, es el afecto, es cómo te relacionas con los otros, es el amor, es lo que uno ha tenido, son esos padres que se matan a trabajar para dejarte un piso… ¿la herencia es el piso o todo lo que han luchado?, ¿qué haces tú con eso? De ahí que en la tercera escena las hermanas, como tienen el pasado compartiendo escenario, no les queda más remedio que escucharlo, y si escuchan, modifican [su conducta]. En eso sí hay muchas cosas de mí.

P. En una entrevista contaba que, para encajar, cuando vino a Madrid se inventaba que sus padres eran abogados o que había tocado en un grupo de música de Barcelona, ¿en qué momento y por qué dejó de fantasear con sus orígenes?

R. Estaba tan chalao [ríe]. Fíjate que un día un psicólogo me dijo que lo mío era un milagro porque obedecía a la cabezonería de ponerme del lado de vivir, de hacer, o hacerme, y de construir. Por eso me siento muy identificado con el personaje transexual de la obra. Yo no tenía herramientas, estaba en el barrio y decía: ‘ay, pues yo quiero ser actor y quiero hacer teatro y tal’, pero era como una locura que me dió después de haber ido al cine, donde había visto algo mágico que no pasaba donde yo vivía, que era muy fuerte. Cuando llego a Madrid y a la escuela de teatro, mi instinto de supervivencia se inventó un pasado durante un tiempo, chorradas, hasta me inventé que era del grupo Parchís, en cada conversación surgía algo [ríe]. Pero de repente, en las clases de Cristina Rota, lo primero que se aprende es tu relación con la verdad. No puedes ser actor si no tienes una relación con la verdad, y eso para mí fue muy sanador porque tenía que empezar a hacer un monólogo desde lo que yo era y tenía que hablar de la realidad. Eso, unido a otras cosas, fue lo que me ha llevado a pensar hoy en día que el teatro me ha salvado.

P. ¿Qué relación cree que tiene que tener la política con el arte?

R. En mi cabeza, que es muy polémica, no hay debate. Todo es político, todo. En el momento en el que cuentas una historia ya estás haciendo política porque es tu punto de vista. Es absurdo decir que no se puede mezclar arte con política. Williams o Chéjov nos estaban contando algo, incluso cuando hacen una comedia también cuentan algo. Es el ejemplo de las diferencias que hay según quién monte Casa de Muñecas: o Nora se va de casa porque es una hija de puta que no quiere cuidar a sus hijos (esto si es un machista quien está al frente de la obra); o si la hace alguien con una temperatura, que analiza y entiende el texto, y salva a esa mujer porque entiende que la han educado como una muñeca, que no quiere putear a sus hijos y prefiere vivir y sufrir sola. En la diferencia de ser una puta a una sacrificada hay un abanico tan amplio como directores de escena.

P. ¿Cómo vive un catalán, hijo de inmigrantes, el proceso independentista?

R. Es un sitio muy extraño. No me paro tanto a pensar si Cataluña merece, quiere o debe ser independiente porque me parece que todo lo demás es tan ruidoso, y para mí tan triste, que se me escapa. Me encantaría plantearme independencia sí o no, pero como veo tanto alrededor que me produce estupor no puedo irme hasta el debate real, no lo encuentro lógico. También pienso que no me siento muy de nada: yo nací en Barcelona, amo Barcelona, me he criado en las Ramblas, la película que más he visto en mi vida es Los Tarantos, de Franciso Rovira Beleta –que no puede ser más catalana por las Ramblas y más andaluza por Antonio Gades bailando-. Tengo todo a flor de piel: he crecido con Serrat y con Lole y Manuel, viendo programas en catalán y después la Bola de cristal. Lo único que hacen es situarme a mí y a mucha gente en tierra de nadie, esa es la sensación que tengo. Se me mezcla todo y tengo familia independentista porque mi madre se casó con malagueño, pero sus hermanas nacieron allí y se creyeron catalanas. Tengo primos que parece que fundaron Cataluña y Aragón [ríe].

Mira si el momento es complicado y difícil que mucha gente se identificó como catalanista cuando significaba ir en contra del régimen de Franco y te tenías que ir a cantar a Sudamérica y te censuraban en TVE. En ese momento también se posicionó muy bien el entorno. Sin embargo, ahora cuesta mucho encontrar gente que diga: me siento catalán, pero no pasa nada si también me siento español o europeo. A mí me cuesta decir soy español. Pero es que le cuesta también decirlo a un español. Somos un país que se ha puesto más la bandera americana en la ropa cuando se ha puesto de moda que la española.

P. ¿Y cómo ves Cataluña culturalmente?

R. Está muy empobrecida, no es la Cataluña de las telas y la industria de los años veinte, ni la del puerto, ni la editorial, ni la que luchaba por sobrevivir en los cincuenta, ni la libertaria de los setenta, ni la de los teatros de los ochenta. Es una Cataluña rara, cateta, más comercial y turística que nunca, en el sentido feo de la palabra. Aunque luego es muy bonita y muy bella. Una ideología sin cultura se hace muy rara.


 
LA AUTORA Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • JGINES JGINES 03/09/17 10:51

    Catalunya es catéta, pero Aida es profunda y cosmopolita. Por favor, quédate en Madrid.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    5

  • Raúl Suárez Raúl Suárez 02/09/17 16:49

    Cuando se produce un conflicto social o te subes a un tren o te subes a otro. Quedarte en la estación solo conduce al desaliento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • JoanCavalle8746 JoanCavalle8746 02/09/17 13:30

    Pues muy bien. Pero tampoco hay que mezclar conceptos, sentimientos y churras con merinas. Creo qué este señor tiene una diarrea mental que no se aclara......

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    7

  • JoanCavalle8746 JoanCavalle8746 02/09/17 13:30

    Pues muy bien. Pero tampoco hay que mezclar conceptos, sentimientos y churras con merinas. Creo qué este señor tiene una diarrea mental que no se aclara......

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • vibado vibado 02/09/17 10:32

    m E ENTUSIASMA EL DESAFIO CATALAN, solo no me gusta q estén los de Pujol , q son como los del PP , con otro estilo , es custion de tiempo para q Cataluña se independice , de esta España casposa de derechas franquista y fascistilla , ya se encarga la santa madre iglesia de fabricar fascistillas ultra católicos impensantes profesionales , es por ellos q la España casposa no sale del agujero , ni saldrá ,hace falta pensar ,terminaré pidiendo asilo político en Cataluña, cuestión de tiempo

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    19

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 02/09/17 09:51

     Que de una entrevista sobre la trayectoria personal y profesional del señor De la Rosa, cuyo principal motivo es el estreno de una obra de teatro sobre el paso del tiempo y las relaciones familiares,  se extraiga un titular sobre el independentismo me resulta fascinante. Y luego dicen que no hay debate; hasta en la sopa.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    21

  • jorgeplaza jorgeplaza 02/09/17 08:30

    ¿Andaluza por Antonio Gades bailando? Que yo sepa, Gades (Esteve Ródenas eran sus apellidos reales) nació en Elda y se formó como bailarín en Madrid, con Pilar López. Es verdad que bailaba, entre otras cosas, flamenco y que el flamenco tiene su origen en una parte de Andalucía, pero la frase me parece muy poco ajustada a la realidad, ni siquiera como metáfora.
    Que el entrevistado no se sienta de ninguna parte en particular me parece muy saludable. Habla muy bien de él. Así es como nos solíamos sentir muchos madrileños en tiempos remotos, antes de que el espíritu de campanario y el provincianismo más estrecho hubieran conseguido, contra toda lógica, hacerse pasar por progresismo de ley.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    6

    6

    • enanucho enanucho 02/09/17 09:19

      La mencion a Antonio Gades es a su personaje en los tarantos, no a su persona. Sus reflexiones intelectuales son basicas (no olvidemos que es una entrevista) pero muy acertadas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      4

      • jorgeplaza jorgeplaza 02/09/17 09:30

        Pero es que el personaje es (quizá no lo recuerdo con precisión, no estoy seguro) un gitano barcelonés, así que vuelvo a mi comentario anterior.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        5

        2

        • enanucho enanucho 02/09/17 11:06

          Al margen de los personajes y de donde se desarrolle la cinta, el taranto es una danza flamenca que nos traslada a andalucia que es, creo, lo que el entrevistado quiere resaltar, sus influencias catalanas y andaluzas.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          9

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre