x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cultura

La afonía impide a Joaquín Sabina terminar su emotivo concierto en Madrid

  • "Hay días que se cruzan los cables del corazón y la garganta", confesó antes de abandonar el escenario del WiZink Center, después de cantar parte de su último disco y algunos de sus temas míticos

J. M. Marcos
Publicada el 17/06/2018 a las 11:34 Actualizada el 17/06/2018 a las 12:01
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El cantautor Joaquín Sabina, durante su concierto en Madrid.

El cantautor Joaquín Sabina, durante su concierto en Madrid.

Efe
"Joaquín Sabina se ha quedado totalmente mudo y no va a poder seguir el concierto. Lo sentimos de todo corazón". Así anunciaba Pancho Varona el final precipitado del concierto de la gira Lo niego todo que en la noche del sábado se celebraba en el WiZink Center (antiguo Palacio de los Deportes) de Madrid. El propio cantante había avisado unos minutos antes, cuando llevaba casi hora y media en el escenario: "No están viendo ustedes un buen concierto por mi parte".

Desde el inicio se le notaba un punto de afonía en su voz siempre rota, y el gesto serio, pero las más de 16.000 personas que llenaban el auditorio vibraban como siempre ante un Sabina que arrancó entonando Yo me bajo en Atocha, y continuó alternando temas de su último disco y varios de los "himnos" de su trayectoria.

"Creo que saben ustedes que en medio y al final de esta gira interminable [casi noventa conciertos en España y Latinoamérica] he andado recorriendo pasillos de sórdidos hospitales", explicó Sabina, en referencia al trombo que sufrió el pasado 21 de abril y que le obligó a interrumpir la programación pendiente. Y añadió con un deje irónico pero absolutamente serio: "Cuando les cuenten que envejecer es una cosa fantástica, porque la experiencia y la sabiduría y… mienten como bellacos. Envejecer es una puta mierda".

En ese momento, y también cuando confesó que no le gustaba cómo estaba actuando, el público en pie lo aplaudió calurosamente, animándole a continuar por encima de todo. Presentó como siempre, uno a uno, a todos los miembros de su grupo, desde Jaime Asúa a Pancho Varona, Antonio García de Diego, Pedro Barceló o Mara Barros, la familia musical que arropa al de Úbeda desde hace ya muchos años.

"Lo único que realmente lo rejuvenece a uno es sentir esas cosas en el estómago, esos nervios terribles, que pasan cuando uno se sube al escenario en Madrid", dijo Sabina, confirmando la impresión de que a la afonía se sumaba ese pánico escénico que no sufre en ningún otro lugar del mundo.

Hubo tiempo para compartir los temas principales del nuevo disco, como Lo niego todo, Quien más quien menos o Lágrimas de mármol, y también para recordar a Chavela Vargas con El boulevard de los sueños rotos. Y se atrevió incluso a retar a su cascada garganta para cantar su canción preferida (y la de mucha gente): De purísima y oro, sólo comprensible en toda su profundidad para quien sienta Madrid y conozca su historia más negra.

Antes de iniciar la célebre Y sin embargo, volvió Sabina a musitar: "Hay días que se cruzan los cables del corazón y la garganta". Y pese a que a nadie parecía importarle la afonía, de nuevo el público en pie haciendo suya la letra entera de la canción, Sabina se apeó del taburete y abandonó despacio el escenario.

Hubo algunas reclamaciones en taquilla, aunque la inmensa mayoría de su fiel afición sólo expresaba la unánime preocupación por el ánimo (más que por la voz) del cantante. En realidad faltaban ya unas pocas canciones del repertorio previsto, incluida la que cantan a dúo Sabina y Leiva, y un par de bises. Pero si hay algo que no sabe hacer Joaquín Sabina es disimular. Dejó la despedida para sus músicos, desolados.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • M.T M.T 18/06/18 16:00

    Deseo una pronta recuperación de su afonía a J. Sabina. Una pena que no pudiera concluir esa bella canción: " Y sin embargo", que tanto me gusta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • abuelo cebolleta abuelo cebolleta 18/06/18 07:56

    Cuando entenderá Sabina, que su tiempo sobre los escenarios, terminó ?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • acracio acracio 18/06/18 11:51

      Conque siga escribiendo este notario de la realidad rota es suficiente para deleitarnos a sus incondicionales.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

  • JBC60 JBC60 17/06/18 18:09

    El concierto de anoche se tenía que haber suspendido antes de empezar, no a medias. Sabina no estaba en condiciones de cantar desde la primera canción; estaba claro. Habló más de lo habitual y sus músicos actuaron también más para cubrirle, pero no, muchos nos fuimos con la mala sensación de asistir al último concierto de Sabina, que esperemos que no esté justificada. Y la verdad es que nos hubiera gustado que él mismo se disculpara aunque fuera con gestos por no seguir y que no diera una "espantá" a la francesa.
    Su enorme talento no debería ser óbice para que respete más a su público, a los nuevos y a los que le seguimos desde sus tiempos en la Mandrágora. Ojalá se recupere pronto.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Isabelle0651 Isabelle0651 17/06/18 18:08

    Estuve allí, hasta la bandera muchísima gente de todas las edades, abrió su corazón, emotividad a flor de piel, la gente le idolatra, la voz quebrada desde el inicio, pero siempre poderosa, única. Las canciones soberbias, se venía abajo el WiZink, contábamos con él. Casi dos horas, no pudo seguir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.