x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Santiago de Compostela

Una década de restauración devuelve el color al Pórtico de la Gloria

  • Uno de los "proyectos más importantes y más complejos" de la Fundación Barrié continúa una historia que comenzó hace "ocho siglos y medio"
  • Han retirado la capa de suciedad, sales, restos biológicos y acumulaciones acrílicas y de mortero cubrían la superficie de la gran joya del románico

Publicada el 28/06/2018 a las 18:01 Actualizada el 28/06/2018 a las 18:36
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Detalle del Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela ya restaurado.

Detalle del Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela ya restaurado.

E.P.
Bajo la superficie, persistía el color. Diez años de "exhaustiva" y minuciosa restauración y una inversión de 6,2 millones de euros han sido necesarios para arrojar luz sobre la gran obra del Maestro Mateo, el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela, que desvela ahora su impresionante policromía original gracias a la colaboración de las instituciones capitaneadas por la Fundación Barrié, informa Europa Press.

Una capa de suciedad, sales, restos biológicos y acumulaciones acrílicas y de mortero cubrían la superficie de la gran joya del románico y le daban un aspecto grisáceo y apagado. Sin embargo, la restauración iniciada hace una década permitió desvelar un secreto: el Pórtico de la Gloria conservaba aún buena parte de sus tres policromías originales que ahora, retirados los andamios que lo han cubierto durante estos años, impresionan con su viveza.

"No se ha añadido ninguna policromía", se adelantó a precisar el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, durante la presentación este jueves a medios del final de esta "minuciosa" restauración. Y es que el color que puede contemplarse, sobre todo en el tímpano central de esta joya histórica, llama la atención, pero es, sin embargo, todo él original y restaurado.

Los tonos de las caras de apóstoles y profetas, las letras de las cartelas, los coloridos ropajes y hasta la sangre de Cristo que preside el tímpano central pueden observarse con gran detalle gracias a un proceso de rehabilitación y conservación que ha devuelto el esplendor a una historia que "comienza hace ocho siglos y medio", recordó monseñor Barrio.

Uno de sus proyectos "más importantes"

Las actuaciones sobre el Pórtico, iniciadas en 2009, estuvieron enmarcadas en el Programa Catedral, promovido por la Fundación Catedral y la Fundación Barrié, en colaboración con la Consellería de Cultura de la Xunta y del Instituto de Patrimonio Cultural de España.

Este ha sido, en palabras del presidente de la Fundación Barrié, José María Arias Mosquera, uno de los "proyectos más importantes, más largos y más complejos" a los que se ha enfrentado la entidad, tanto por la "magnitud de la obra" como por la presión social existente. "No nos podíamos permitir el más mínimo error", dijo.

Cada fase del proyecto, apuntó, fue "minuciosamente estudiada", por lo que dio por hecho que "marcará un antes y un después en la investigación de proyectos de restauración" dada la documentación generada y los procesos descubiertos.

En el año 2009 se iniciaron los estudios de diagnóstico que permitieron la redacción de una propuesta de intervención. En total, se realizaron hasta 20 meses de monitorización de las condiciones ambientales del Pórtico y su influencia en la obra, así como estudios detallados antes de iniciar las labores, que atrajeron a investigadores nacionales e internacionales.

Además, fue necesario intervenir en fachada y cubiertas del Obradoiro para frenar la entrada de agua al recinto que estaba dañando especialmente los restos de policromía.

En 2015 se completó el montaje del andamio para poder acceder a todos los relieves del nártex y abordar su intervención directa, una estructura que ha mantenido durante años oculta la gran obra del Maestro Mateo.

Policromías

El aspecto más llamativo de la restauración es la revelación de las policromías, algo que ha sorprendido incluso a los expertos. Durante la intervención se confirmó la existencia de tres policromados al óleo que cambiaron en diferentes etapas la imagen del Pórtico.

La primera de ellas, con decoración medieval, aún permanece en multitud de vestigios como el ángel que porta la columna o los que portan la cruz. Además de pigmentos originales, se identificaron láminas metálicas de oro y algunos usos de plata.

La segunda policromía data del siglo XVI, coincidiendo con las primeras modificaciones de la fachada exterior del Obradoiro. La utilización del color es diferente en este ámbito y los tonos son más intensos. Aunque los materiales utilizados no fueron tan exclusivos, la singularidad más destacable es la decoración de mantos y túnicas con técnica origen flamenco que imitan los relieves de tejidos bordados.

La tercera policromía, la más visible en la actualidad, data del siglo XVII y cuenta con una paleta cromática muy similar a la renacentista, con más presencia de oro.

Fue Crispín de Evelino el que policromó rostros, manos y pies en 1651, dejando constancia en un documento conservado en el Archivo de la Catedral. A partir de ese momento aparecen policromados parciales con intención reparadora en las zonas más degradadas.

Un episodio de gran interés para la policromía es el vaciado en yeso que se realizó para el Victoria and Albert Museum de Londres en 1866. Gracias a un convenio, ahora se han podido relacionar ambas obras, pudiendo identificar materiales comunes y su relación con algunos procesos de deterioro. Así, se localizó en una junta del tímpano del Pórtico un cuchillo con restos de escayola y una caja de cerillas datada en el último cuarto del siglo XIX, "pruebas inequívocas de este momento".

Técnicas de nueva generación

Para completar esta actuación se empleó un "amplio rango de productos y sistemas de nueva generación" para la conservación de policromías, granitos, mármoles y morteros.

Del mismo modo, se testó una "amplia gama" de productos de limpieza, fijación y consolidación de materiales, siempre con criterios "muy conservadores", manteniendo todos los restos de color conservados y retirando únicamente los depósitos "nocivos" acumulados sobre la superficie.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.