x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El futuro de Cataluña

Entre aplausos y abucheos: los lazos amarillos se cuelan en el Teatro Real

  • El escénografo Alfons Flores y el figurista Lluc Castells recibieron la censura del público mientras que los reyes fueron despedidos con gritos de "Viva España"
  • Este año, se ofrecerán 13 funciones de Faust en el Teatro Real entre los días 19 de septiembre y 7 de octubre

Publicada el 20/09/2018 a las 10:13 Actualizada el 20/09/2018 a las 11:14
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Puesta en escena de 'Faust' en el Teatro Real.

Puesta en escena de 'Faust' en el Teatro Real.

Teatro Real
La tensión con Cataluña y los lazos amarillos se han colado en la versión de Faust de Charles Gounoud dirigida por Alex Ollé, uno de los directores artísticos de La Fura dels Baus, que no ha dejado indiferente al público asistente a la inauguración de la 22ª temporada del Teatro Real, presidida por los Reyes, que ha despedido la función entre aplausos y abucheos, principalmente dirigidos contra el equipo responsable de la puesta en escena.

Trufada de tintes cómicos a la vez que grotescos durante las más de tres horas que ha durado la obra, que gira en torno al drama y al perdón, esta coproducción del Teatro Real con la Nationale Opera & Ballet de Ámsterdam –que estrenó la producción en mayo de 2014 con una gran acogida– no ha tenido tanta suerte en esta ocasión. 

Sin embargo, este miércoles 19 de septiembre el coliseo madrileño ha sido claro en su veredicto, aclamando a los tenores Piotr Beczala (Fausto), a la soprano Marina Rebek (Marguerite), al barítono Luca Pisaroni (Mefistóteles), Stéphane Degout (Valentin) o Serena Malfi (Siébel), entre otros, mientras que los abucheos han puesto el broche final a la noche con la aparición del director y el resto de responsables de la parte escénica y musical.
 
Parte de los gritos de "Fuera, fuera" eran fruto del descontento del público con una puesta en escena con aires de laboratorio y rectángulos que emergen y se contraen en el escenario, así como por el hecho de que el escénografo y diseñador de Vídeo, Alfons Flores, y el figurista Lluc Castells portaran lazos amarillos al término de la función.
 
Por el contrario, a la salida del Teatro Real, casi al filo de la medianoche, los reyes han sido despedidos entre aplausos y gritos de "Viva España" por más de un centenar de personas que o bien salían de ver la obra o que paseaban por las cercanías de la Plaza de Oriente y el Teatro Real.

Los miembros de la Casa Real también fueron recibidos entre aplausos a su llegada al Teatro, donde han sido recibidos por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el presidente del Teatro Real, Gregorio Marañón, entre otras autoridades. Precisamente, los monarcas volvían a presidir la apertura de temporada del coliseo madrileño tras su ausencia durante la temporada pasada por los acontecimientos en Cataluña.
 
Pacto y enredo amoroso

A pesar de que Faust se ha impuesto poco a poco en el repertorio operístico, en esta ocasión la partitura de Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) tiene como eje principal el pacto diabólico y el enredo amoroso entre Fausto y Margarita con la versión actual de Jules Barbier y Michel Carré, en la que se profundiza en la búsqueda de la vida no vivida y se humaniza al protagonista.

En la obra, Mefistófeles instiga a Fausto a satisfacer los deseos que ha ocultado, las pulsiones que ha sublimado y las perversiones que ha camuflado, siendo Mefistófeles el 'alter ego' de Fausto, que acaba convertido en el diablo que lleva escondido. Sin embargo, la puesta en escena difiere bastante de lo tradicional con un demonio caracterizado con trajes de pieles, sombrero de vaquero o batines, entre otros atuendos.

Además, Ollé y el escenógrafo Alfons Flores recurren a artificios dramatúrgicos al colocar a Fausto en un laboratorio, donde trabaja en un inmenso ordenador que simula el cerebro humano, con sus trampas y fantasías. En este punto, el protagonista se convierte en una especie de Steve Jobs, que trabaja para intentar dar vida a una gran máquina.

El resultado final es una producción sarcástica y colorida, sobre todo en las escenas corales, donde los personajes aparecen caricaturizados con senos de enormes proporciones en el caso de las mujeres, algunas de ellas emulando a muñecas hinchables, o similares a marines estadounidenses en el caso de los guerreros, acompañados de enormes letras que señalan a los personajes de la obra según aparecen en escena.

Se trata de la cuarta vez que Àlex Ollé aborda en su trayectoria el mito de Fausto a lo largo de su carrera en La Fura dels Baus, después de F@ust 3.0 (1997), La damnation de Faust, de Hector Berlioz (1999) y la película Fausto 5.0 (2001).

Fausto y su relación con el Teatro Real

La obra, que fue estrenada en el Teatro Real en 1865, ha sido una de las más representadas hasta el cierre del teatro en 1925, con 299 funciones en este periodo y después de la reapertura, 10 funciones en 2003 como homenaje póstumo al director de escena Götz Friedrich. Este año, se ofrecerán 13 funciones entre los días 19 de septiembre y 7 de octubre.

La dirección musical ha contado con el maestro israelí Dan Ettinger, que ha debutado en Madrid al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real, mientras que la dirección del coro (que ha tenido un gran protagonismo en la partitura de Gounod) ha vuelto a contar, como es habitual, con Andrés Máspero. A ellos se suma un elenco que completan Valentina Carrasco (colaboradora en la dirección de escena), Lluc Castells (figurinista) y Urs Shönebaum (iluminador). El resto del doble reparto se completa con el tenor Ismael Jordi; la soprano Irina Lungu; los barítonos Erwin Schrott y Adam Palca; John Chest, como Valentin; y Annalisa Stroppa en el papel travestido de Siébel.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 20/09/18 14:06

    Me encanta la ópera. Ayer comenzó la representación de Fausto que durará hasta el día 7 octubre.

    Bien ¿les disgustó el montaje? ¿la adaptación no les pareció procedente? ¿lograda?
    Desde el atrezzo, tramoya, incluyendo a los cantantes y las direcciones artísticas y operística ¿no estuvieron a la altura de sus expectativas?

    Bien, hablemos de ello y valorando, aplaudamos o mostremos nuestro desagrado. Hasta ahí, es precisamente lo que podemos/debemos demandar en una representación del Real.

    Constatar, por parte de quienes 'rechazan' que cada cuál porte en su indumentaria, el colorido o los adornos que crea pertinentes, es harina de otro costal.

    El comienzo de la Temporada de Ópera en el Teatro Real, en Madrid, ni puede ni debe 'comentarse' por los adornos en el vestuario de cada quien, ajeno a la representación, convirtiendo el estreno de Fausto, en un acto político.

    Los adornos que llevaran o llevasen algunos de los responsables, en la rama procedente del espectáculo, considerados por los propios pertinente, no entraba en el precio del espectáculo.

    Soy republicana, la participación con su asistencia, del Jefe del Estado y su mujer, al estreno, me parece, cuanto menos, propio en cualquier país que desee promocionar sus actividades culturales de prestigio y transcendencia.

    Convertir un acto cultural en una confrontación a mayor publicidad de otras características singulares, de la plurinacionadad del Estado, resulta impropia para con los actores y demás partícipes del espectáculo y a destiempo. Pero, nadie hubiese reparado si -quienes insisten en confrontar- no lo hubiesen convertido en acto político.

    ¿Cómo resultaría si el sábado, en la primera fila de la planta 4a. del Teatro, aparecen los espectadores de todos los asientos que la conforman, con un lazo 'morado rojo y amarillo' ¿y?

    Entiendo que los 'lazos, estaban' porque una gran mayoría, confirmó su existencia. Es mas, los 'vivas' monárquicos.... menos procedentes y, sin discusión...la desproporción, PROPALÓ INFINITAMENTE, la verdadera trascendencia de 'esos lazos amarillos'

    Reflexión inteligente, no sobraría.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.