x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Cultura

Pilar Jurado, nueva presidenta de la SGAE tras el cese de Hevia

  • El gaitero ha sido cesado por la Junta Directiva mediante una moción de censura encabezada por editores, dramaturgos y guionistas
  • La presidencia de la soprano puede verse afectada por la intervención de Cultura, que prevé la "remoción de los órganos de gobierno" de la entidad

Publicada el 27/02/2019 a las 14:25 Actualizada el 27/02/2019 a las 17:43
La nueva presidenta de la SGAE, Pilar Jurado.

La nueva presidenta de la SGAE, Pilar Jurado.

Europa Press
La soprano Pilar Jurado ha sido elegida este miércoles nueva presidenta de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). El nombramiento ha sucedido después de que prosperara la moción de censura contra el hasta ahora dirigente de la entidad, el gaitero José Ángel Hevia, según ha confirmado la propia SGAE. Jurado, que es también compositora y directora de orquesta —tiene también una estrecha relación con la casa, como directora institucional de Artes Escénicas en la Fundación SGAE—, sustituye a Hevia en un momento especialmente delicado para la entidad, con la intervención del Ministerio de Cultura pendiente de ser aprobada por la Audiencia Nacional. Y es probable que Jurado no dure tampoco mucho tiempo en el puesto: de aprobarse la intervención, incluye la "remoción de los órganos de gobierno" de la entidad, es decir, de la Junta Directiva y de su presidente. 

Con su marcha, menos de cuatro meses después de su llegada al cargo, Hevia se ha convertido en el presidente electo (no interino) más breve de la entidad, y en el quinto consecutivo que se marcha sin llegar a finalizar su mandato. El músico se ha tenido que enfrentar a la amenaza de intervención del Gobierno, materializada finalmente en una petición al juez el pasado 18 de febrero. Cuando Hevia llegó al cargo, el Ministerio de Cultura ya había apercibido a la entidad, requiriéndole que adaptara sus Estatutos a la ley, que modificara su sistema de reparto y que implantara el voto electrónico para las elecciones a la Junta Directiva, que nombra al presidente. El área dirigida por el ministro José Guirao consideró que no se había atendido a la petición, y tras más de cuatro meses de espera envió la solicitud al juez para que permitiera la intervención estatal. El proceso sigue en marcha. 

La moción de censura ha sido aprobada en sesión extraordinaria por 22 votos a favor, 12 en contra y uno en blanco. La maniobra había partido de un sector de la propia junta directiva, comandado por los vicepresidentes Fermín Cabal (Gran Derecho, dramaturgos), Antonio Onetti (Audiovisuales, guionistas y cineastas) y Clifton J. Williams (editores), y 18 de sus miembros figuraban en la petición. Es decir, que la propuesta venía de todos los colegios representados en la SGAE excepto del de Pequeño Derecho, los músicos, con Teo Cardalda como vicepresidente, al que pertenece Hevia. Los impulsores de la moción pretendían que el gaitero dimitiera antes de esta reunión extraordinaria, pero el hasta ahora presidente se resistía. Para los miembros de la Junta Directiva descontentos, el presidente había tenido "una actitud personalista" durante el proceso de negociación con Cultura y dentro de la propia entidad, según recogía eldiario.es

Pilar Jurado ha sido nombrada inmediatamente después de la moción de censura, ya que el orden del día incluía el nombramiento de una nueva presidencia si la propuesta prosperaba. La soprano ha obtenido 17 votos a favor (12 han ido para Antonio Onetti, más uno en blanco), convirtiéndose así en la segunda mujer que ocupa el cargo, después de Ana Diosdado –que desempeñó esta labor entre 2001 y 2007–. La música ha abogado por "el diálogo con las instituciones, tanto en España como en Europa y Latinoamérica", así como por "la transparencia en la gestión y la recuperación del prestigio de la entidad", en clara referencia al conflicto abierto con Cultura y la larga crisis de la entidad

.Jurado cuenta también con la baza de no estar vinculada de ninguna forma a la trama conocida como la rueda de las televisiones, el supuesto fraude por el que autores y televisiones se conchababan para que los primeros ingresaran irregularmente unos ingresos muy altos por su participación en los programas nocturnos, que iban luego a editoriales controladas por las cadenas. Hevia sí estaba teñido por esta polémica: Nuria Rodríguez, una de las principales investigadas por el juez Ismael Moreno, había sido administradora mancomunada de la editorial Busindre Producciones S.L., de la que Hevia es administrador y a la que representó dentro de la propia SGAE en el colegio de editores.

Esto ya había levantado las suspicacias de parte de la Juna Directiva. "Hay compañeros que no lo van a entender", admitía Fermín Cabal tras el nombramiento de Hevia en noviembre. Por encima del "enfrentamiento intercolegial", decía entonces Onetti, estaba el deseo de "cambiar el clima irrespirable" que se vivía en la entidad. No parece que el empeño haya dado frutos. Para más inri, en enero la comisión deontológica de la propia SGAE juzgó que 14 miembros de la Junta Directiva podían tener "conflicto de intereses". Según el informe de la comisión publicado por El País, "un porcentaje elevado y apreciadamente desproporcionado de sus ingresos como titular de derechos de autor" venía de su explotación por parte de cadenas de televisión y radio, a través de sus propias editoriales. Los interesados recurrieron el informe, pero ahí estaba de nuevo la sombra de la rueda

Tras conocer el registro de una moción de censura contra él, la semana pasada, Hevia lamentaba que "las ansias personales" por alcanzar la presidencia de la entidad "jueguen en un momento convulso". No obstante, aseguraba que, en caso de salir adelante esta iniciativa, se iría "contento de no haber cedido a intereses personales". "La moción de censura es una cosa natural en una asociación que se rige por principios democráticos y quienes la presentan tienen todo su derecho a hacerlo. Lo cierto es que, con lo que está pasando en la SGAE, es muy difícil convivir con un cruce de intereses que va a más, pese a la fachada de consenso de la Junta", apuntaba el gaitero. Hevia seguirá formando parte de este organismo como representante del colegio de Pequeño Derecho. 
 
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 27/02/19 15:27

    Menos mal que todavía hay una sociedad en España, donde las aguas bajan tranquilas.........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión