x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Prepublicación

'Del fascismo al populismo en la historia'

Federico Finchelstein
Publicada el 06/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/07/2019 a las 10:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

infoLibre publica un fragmento de Del fascismo al populismo en la historia, de Federico Finchelstein. En este ensayo editado por Taurus, este historiador argentino analiza las conexiones y diferencias entre dos fenómenos que tienden a confundirse. Profesor de Historia del New School for Social Research y el Eugene Lang College de New School de Nueva York, el autor se ocupa aquí de analizar cada una de estas dos corrientes para ir desgranando cuáles han sido sus similitudes históricas, mirando principalmente a la Europa occidental de la primera mitad del siglo XX y la Latinoamérica de la segunda. Desde el prólogo, Finchelstein señala ya una similitud y una diferencia fundamentales: el nacimiento del populismo tiene una clara inspiración fascista, algo que se ve en las "propiedades antiliberales" de ambos o en la figura central que el líder tiene en ambas; pero mientras que el fascismo es siempre reaccionario, explica, el populismo intenta "reformar y modular el legado fascista en clave democrática". Aquí reproducimos un extracto de esta publicación. 
___________________

Prólogo

(...)
  ¿Qué es el fascismo y qué es el populismo? Los primeros que se hicieron esas preguntas fueron algunos fascistas, antifascistas, populistas y antipopulistas que buscaban convalidar, criticar o distanciarse de lo que se percibía como rasgos comunes asociados con esos términos. Desde entonces las han repetido sus partidarios y algunos de sus críticos más acérrimos3. Tanto entonces como ahora, actores e intérpretes han coincidido en que ambos términos se contraponen al liberalismo, ambos implican una condena moral del orden de cosas de la democracia liberal y ambos representan una reacción masiva que líderes fuertes promueven en nombre del pueblo contra élites y políticos tradicionales. Pero, más allá de esas afinidades, y dejando de lado los tipos ideales y los límites de las interpretaciones genéricas, ¿cómo se han conectado histórica y teóricamente el fascismo y el populismo, y cómo deberíamos abordar sus significativas diferencias? Este libro brinda respuestas históricas a esas preguntas. Aunque el fascismo y el populismo ocupen el centro de las discusiones políticas y aparezcan a menudo mezclados, en realidad representan trayectorias políticas e históricas diferentes. Al mismo tiempo, fascismo y populismo están genealógicamente conectados. Forman parte de la misma historia.

El populismo moderno nació del fascismo. Así como la política de masas fascista llevó las luchas populares más allá de ciertas formas de populismo agrarias democráticas premodernas como la Narodnik rusa o el People’s Party (Partido del Pueblo) americano, y se distinguió también radicalmente de formaciones protopopulistas como el yrigoyenismo argentino o el battlismo uruguayo, los primeros regímenes populistas latinoamericanos de posguerra se apartaron del fascismo al mismo tiempo que conservaban rasgos antidemocráticos decisivos, no tan predominantes en los movimientos prepopulistas y protopopulistas previos a la Segunda Guerra Mundial.

Con la derrota del fascismo nació una nueva modernidad populista. Tras la guerra, el populismo reformuló el legado del «antiiluminismo » durante la Guerra Fría y por primera vez en la historia se completó, es decir, accedió al poder4. Hacia 1945, el populismo había llegado a representar una continuación del fascismo, pero también una renuncia a ciertos aspectos dictatoriales determinantes. El fascismo postulaba un orden totalitario que produjo formas radicales de violencia política y genocidio. En cambio, y como resultado de la derrota del fascismo, el populismo intentaba reformar y modular el legado fascista en clave democrática. Tras la guerra, el populismo era un resultado del efecto civilizacional del fascismo. El ascenso y caída de los fascismos afectó no sólo a quienes habían sido fascistas, como el general Juan Perón en la Argentina, sino también a muchos compañeros de ruta autoritarios como Getúlio Vargas en Brasil, o muchos miembros de la derecha populista norteamericana que en un primer momento no habían experimentado o coincidido plenamente con el fascismo. Para acceder al poder, el populismo de posguerra renunció a sus fundamentos prodictatoriales de entreguerras pero no dejó el fascismo del todo atrás. Ocupó su lugar mientras se convertía en una nueva «tercera vía» entre el liberalismo y el comunismo. Sin embargo, a diferencia de los partidarios del fascismo, sus simpatizantes querían que el populismo fuera una opción democrática. Esta intención populista de crear una tradición política nueva que pudiera gobernar la nación pero se diferenciara del fascismo, sumada al éxito que finalmente la coronó, explican la compleja naturaleza histórica del populismo de posguerra como un conjunto variado de experimentos autoritarios con la democracia. Sin duda el populismo moderno incorporó elementos de otras tradiciones, pero los orígenes y efectos fascistas del populismo tras la derrota de Hitler y Mussolini moldearon su tensión posfascista constitutiva entre la democracia y la dictadura.

En términos históricos, el populismo puede ser una fuerza reaccionaria que empuja a la sociedad a una modalidad más autoritaria, pero en sus variantes progresistas también puede iniciar o promover un proceso de democratización en una situación de desigualdad, socavando al mismo tiempo los derechos o la legitimidad de las minorías políticas ubicadas a su derecha o a su izquierda. Con respecto a la izquierda, y en particular a la pretensión de la izquierda populista a representar a la izquierda toda, no conviene mezclar la participación cívica masiva y los reclamos populares por la igualdad social y política con una situación de populismo. Ahistóricos, los expertos suelen confundir democracia social, política progresista y populismo. Uno de los objetivos de este libro es ubicar claramente al populismo en la historia y subrayar también la necesidad de distinguirlo de otras formas emancipatorias y democráticas que con demasiada frecuencia son rechazadas por populistas. Si el populismo usa la xenofobia para que la sociedad se vuelva retrógrada, como suele suceder en sus versiones de derecha, el populismo de izquierda hace posible que la sociedad se preocupe por las condiciones de desigualdad social y económica. Últimamente, esto ha llevado a poner en tela de juicio el dogmatismo de las medidas de austeridad neoliberales y la supuesta neutralidad de las soluciones de orientación mercado-tecnocrática.

En todos los casos, el populismo habla en nombre de un solo pueblo, y también lo hace en nombre de la democracia. Pero una democracia definida en términos restringidos: como la expresión de los deseos de los líderes populistas. No se puede definir al populismo simplemente por su pretensión de representar en exclusividad al pueblo entero contra las élites. No se trata sólo de que los populistas quieren actuar en nombre de todo el pueblo; también creen que su líder es el pueblo, y que debería reemplazar a los ciudadanos en la toma de todas las decisiones. Los historiales globales del populismo muestran que su comienzo constitutivo suele coincidir con el momento en que el líder se convierte en el pueblo. Pero aunque el líder en teoría personifica al pueblo, en la práctica sólo representa a sus seguidores (y votantes), a quienes los populistas conciben como la expresión de todo un pueblo. El líder reemplaza al pueblo y pasa a ser su voz. En otras palabras, la voz del pueblo sólo puede expresarse por boca del líder. Es en la persona del líder donde la nación y el pueblo pueden finalmente reconocerse a sí mismos y tener una participación política. En realidad, sin un concepto de líder carismático y mesiánico, el populismo es una forma histórica incompleta. Es difícil entender el populismo prescindiendo de su idea autoritaria de liderazgo y su propósito de acceder al poder por vías electorales. Estas afirmaciones absolutas sobre pueblo y liderazgo sintetizan no sólo la idea populista de cómo los populistas en modo oposición o en modo campaña deberían cuestionar seriamente el estado de una democracia, sino también cómo habrá que gobernar la democracia una vez que los populistas accedan al poder. En última instancia, y en la práctica, el populismo sustituye la representación con la transferencia de autoridad hacia el líder. De izquierda a derecha, esto es lo que constituye la ideología del populismo: la necesidad de una forma de democracia más directa y autoritaria. En otras palabras, cuando un populista se gana la voluntad de una mayoría electoral circunstancial, esa voluntad se funde con los deseos del líder, que actúa en nombre del pueblo «real».
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/07/19 14:31

    1. Lo he leído un poco rápido, es que estoy sesteando, me parece bastante lucido y compensado lo que dice Federico Finchelstein.
    Hace tiempo, a menudo tildaba de fachas a los que me caían mal políticamente. Estoy arrepentido, exagerando se pierde el significado.
    El fascismo fue ideado por Mussolini, es antiliberal, antiparlamentario, antidemocrático, sin cambiar la pirámide del poder económico existente reivindica asentar un Estado autoritario y protector de los trabajadores y este Estado se encarna en un líder aclamado por propios y temido por extraños. Un dato muy importante es que el fascismo mussoliniano nació en 1918 justo después de la Revolución soviética. Me parece que históricamente gran parte de las burguesías europeas asustadas por el nacimiento de la Unión soviética y la crisis del capitalismo en los años veinte intentaron alentar la adhesión de los proletarios a la "revolución" fascista nacional frente al comunismo internacionalista.
    Por eso, desaparecido el faro mundial de la Unión soviética, creo que hay que ser prudente antes de llamar fascista a un grupo.
    Me parece que en Franquismo el fascismo existe pero es bastante menos fuerte que el Nacional-Catolicismo.
    Después de la irrupción de Vox leía algo de Javier Franzé y me parcîa que se regodeaba demasiado en el "fascismo". Sentía que era de origen argentino, lo averiguaba y entonces hacîa un comentario en el que ponía de relieve ciertas coincindicencias entre Peronismo y Fascismo. Un manera de hacer cosquillas. Porque el Peronismo no es exactamente el fascismo sino un populismo que acepta el cuadro democrático de elecciones. Eso sî a los Radicales les costô tocar gobierno, no sé cuantos gobiernos Radicales hubo antes de Alfonsin pero no fueron muchos. Ahora me parece que el Peronismo representa mâs la izquierda pero Macri que quiere mantenerse llama a rebato los pocos peronistas de derecha que quedan... Quiero decir que no tengo nada contra Javier Franzé y que su columna siguiente en la que aprendí que los Escraches habían nacido en Argentina/Uruguay me gustô mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/07/19 14:57

      2. Sî que notaba cierta locura "antifascista" después de la irrupción de Vox en Andalucia. La reseña del libro Antifa no me parecía de lo mâs necesario en infoLibre. Recuerdo los vendedores de chapas anti-Otan cuando las manifestaciones antes de 1986. Además de vender por la "pela" a veces me preguntaba si no eran agentes de CIA, jaja! Creo que el autor estadounidense de Antifa no pertenece a la CIA pero sî que es un experto en mercadotecnia que intenta hacerse los cojones de oro, como se dice en Francia.
      Por mi parte como no proponen golpe de fuerza contra la Constitución, con Vox suelo referirme no a la extrema derecha sino a la Derecha extremada. Recuerdo que Ramón Lobo intuía Cinque Estrelle como grupo político mâs bien de izquierda y de momento ha sido lo contrario, Di Maio ha hecho un discurso en el balcón de Mussolini. Prefiero no calificar Salvini como fascista sino como populista de Derecha. Al otro lado veo que Chavez era al principio un populista de izquierda... Entre la gente próxima a Marine Le Pen hay algunas (no tantas) personas que estaban en grupos trotskistas y de extrema-izquierda.
      Opino que debemos ser prudentes. Hay mucho campo para los Populismo de izquierda y Populismo de Derecha.
      Veo que Federico Finchelstein es prudente y atento a los matices.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/07/19 14:58

        Sî que notaba cierta locura "antifascista" en infoLibre después de la irrupción de Vox en Andalucia.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.