x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cultura

Libros para entender lo que se juega en la cumbre del clima

  • ¿Qué se juega en la COP25? ¿Qué pueden hacer los ciudadanos si sus representantes fracasan? ¿Cuáles son las implicaciones políticas del cambio climático?
  • Cuatro expertos y activistas recomiendan títulos que sirvan de guía sobre la crisis climática, tanto de sus causas como de las posibles respuestas desde lo colectivo

Publicada el 30/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 02/12/2019 a las 18:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Marcha en Madrid por la segunda huelga mundial por el clima , el pasado septiembre.

Marcha en Madrid por la segunda huelga mundial por el clima , el pasado septiembre.

EP
El lunes da comienzo la cumbre del clima de Madrid, trasladada a la capital española tras el paso atrás de Chile, donde debería celebrarse. La COP25 pretende ser un escenario de negociación y acuerdo para que los distintos países actualicen el pacto de reducción de emisiones hacia escenarios más ambiciosos, aunque la historia de estos encuentros no nos permite ser muy halagüeños. Mientras los representantes de los Estados discuten, los ciudadanos esperan. Pero se puede hacer algo más: cuatro expertos y activistas climáticos recomiendan libros para comprender lo que está en juego en la cumbre, y por qué la acción colectiva es clave para hacer frente de manera urgente y efectiva a la emergencia climática. 

La palabra de Naomi Klein

  Esto lo cambia todo, de Naomi Klein. Paidós, 2015, 24 euros. El libro de la periodista canadiense Naomi Klein es considerado por muchos la Biblia moderna de la acción contra el cambio climático. También en extensión: En este ensayo de más de 700 páginas, la autora de No logo y La doctrina del shock analiza la conexión entre el modelo de producción capitalista y la crisis climática. "Sostiene que el cambio climático nos obliga a replantearnos nuestro modelo económico", resume Koro López de Uralde, miembro de Fridays for Future, "y defiende que la reducción masiva de emisiones de gases de efecto invernadero es la única manera que tenemos de avanzar hacia un sistema más sostenible y justo". 

La activista climática admite, no obstante, que esta puede resultar una lectura "más densa", quizás para "personas interesadas en política y economía". No coincide del todo Antonio Castaño Tierno, climatólogo y miembro de Contra el diluvio, colectivo de divulgación y acción contra el cambio climático: "Otra persona del grupo se acercó al ecologismo justamente por leerse este libro, es bastante asequible". Él señala, además, que pese haber sido publicado en el inglés original en 2014, hoy puede resultar más actual que hace cinco años: "Es bastante alucinante, porque muchas de las cosas que dice que entonces podían resultar radicales se han convertido en ideas casi de sentido común en estos años". Entre ellas, el Green New Deal, que impulsa parte del Partido Demócrata y que en España han defendido PSOE, Más País y Podemos, este último sin utilizar el término.

Guías para avanzar en la niebla 

Manual de lucha contra el cambio climático, de João Camargo y Samuel Martín-Sosa. Libros en Acción, 2019, 15 euros. Natalia Funes, coordinadora de Aguas de Ecologistas en Acción, barre para casa recomendando Manuel de lucha contra el cambio climático, del investigador portugués João Camargo y por Samuel Martín-Sosa, biólogo y responsable de Internacional de esta misma organización. El libro recopila en algo menos de 300 páginas datos actualizados sobre los efectos del cambio climático y escenarios plausibles de futuro. "Creo que puede resultar interesante para gente que se quiera concienciar, que sepa que esto es importante pero no tenga claro por dónde empezar", dice la ambientóloga. Porque el volumen no se limita a señalar el alcance de la destrucción, sino que insiste en la necesidad de una acción rápida y contundente, y señala qué puede hacer el ciudadano, desde la lucha colectiva, incluso cuando parece que todo es irremediable. 

¡Ahora! El desafío más grande de la historia de la humanidad, de Aurélien Barrau. Espasa, 2019, 7 euros. También Koro López de Uralde recomienda un título que conoce bien, porque se encargó de su prólogo junto con Guillermo Chirino. "Es una lectura esencial para cualquiera que habite en este planeta y quiera entender lo que está ocurriendo con el calentamiento global", defiende la activista, "las causas por las que se genera, las consecuencias que está teniendo ya y va a tener en un futuro cercano, y las medidas que necesitamos tomar en el corto-medio plazo para acotarlo". El libro-manifiesto de ese astrofísico y filósofo francés pretende se accesible para los no iniciados y, aunque pueda resultar un tanto cargado de datos, es también eficaz a la hora de transmitir en 120 páginas la urgencia de la lucha por el clima: "Transmite de forma muy directa lo que estamos viviendo sin darnos cuenta".

Una batalla internacional

¿Qué hacer en caso de incendio?, de Emilio Santiago y Héctor Tejero. Capitán Swing, 2019, 16,50 euros. "Las cumbres sobre el Clima están muy bien, pero después... ¿qué viene?", se pregunta Andreu Escrivà, ambientólogo y divulgador sobre cambio climático. La respuesta podría encontrarse en este libro escrito a cuatro manos por Héctor Tejero, bioquímico y diputado en la Asamblea de Madrid por Más País, y el antropólogo Emilio Santiago. Escrivà admite que el Green New Deal es una moda, también editorial, pero asegura que tiene sus razones para recomendar este título de entre los muchos que se acumulan en la sección de ensayo de las librerías: "El libro de Emilio y Héctor destaca sobre otros, nos ayuda a diseccionar los escenarios futuros, el alcance real de una revolución verde de la economía, la magnitud de los consensos a alcanzar y la dimensión de los cambios sistémicos que, de una forma u otra, deben salir de la COP". 

Leviatán climático, de Geoff Mann y Joel Wainwright. Biblioteca Nueva, 2019, 22 euros. Antonio Castaño Tierno, de Contra el diluvio, considera que un libro como Leviatán climático, escrito por dos expertos en economía política, puede ayudar a navegar por el espacio de tensiones internacionales que será la cumbre del clima. "Está bastante claro qué tenemos que hacer técnicamente", dice el divulgador, recordando el consenso científico que existe en torno a la crisis climática, "pero lo que no está tan claro es, políticamente, cómo llegar hasta ahí". Geoff Mann y Joel Wainwright hacen un ejercicio de "especulación política", imaginando cuatro escenarios posibles con respecto a dos ejes: la libertad individual y la integración internacional.

Así, dibujan lo que llaman Behemoth, un futuro de sistemas capitalistas nacionalistas, al estilo de Brasil y Rusia, un modelo con el que se llegaría a "escenarios parecidos a los que señala el IPCC", el panel de expertos de la ONU. O un Mao climático, con poca libertad individual y de mercado, algo que podría suceder en China, Vietnam y el Sudeste Asiático. O un Leviatán climático, donde "una entidad supraestatal toma las medidas necesarias para reducir las emisiones, pero dentro de una democracia liberal de mercado", lo que equivaldría a algo similar a la ONU, pero con un "acuerdo de París vinculante", que tendría también sus limitaciones. El volumen, aprecia el investigador, cae sin embargo en un problema común entre los pensadores del cambio climático: "da herramientas de análisis muy buenas, pero falla en la propuesta de otra organización política posible". 

Mirar un poco más allá

La vida en el centro, de Yayo Herrero, Marta Pascual y María González Reyes, con ilustraciones de Emma Gascó. Libros en acción, 2018, 15 euros. "Tenemos que ser conscientes del papel de la mujer en la crisis ecosocial, cómo las mujeres hemos estado siempre detrás de la lucha ecologista y cómo no se puede entender ecologismo sin feminismo", lanza Natalia Funes, de Ecologistas en Acción. La organización es también editora de La vida en el centro, de la antropóloga Yayo Herrero, la educadora Marta Pascual y María Gonzáles Reyes, profesora de Biología. El volumen, que Funes considera quizás "más ameno", combina teoría y ficción, y se aproxima a la emergencia climática desde la perspectiva exofeminista, que asocia extractivismo y patriarcado y pretende establecer la interdependencia y la justicia social como punto central de su propuesta política. 

Nueva ilustración radical, de Marina Garcés. Anagrama, 2017, 7,90 euros. Andreu Escrivà propone ir más allá de la especificidad de la crisis climática de la mano de Marina Garcés y su breve ensayo Nueva ilustración radical, que pretende dar una respuesta alejada de la desesperanza ante el aparente futuro apocalíptico que se dibuja, desde los desastres naturales al autoritarismo en auge. "De nada valdrá establecer un marco político y económico para la transición ecológica", dice el experto en cambio climático, "si no somos capaces de abordar la raíz de todo ello, que no es otra cosa que nuestra relación con la inmediatez, el presente póstumo, la vacuidad y hasta toxicidad de la noción actual de soatenibilidad, el miedo permanente, el autoritarismo. Nos hace falta leer libros que nos generen dudas, curiosidad, que nos incomoden. Que nos hagan ser mejores personas".

La ficción como trinchera
  Nueva York 2140, de Kim Stanley Robinson. Minotauro, 2018, 21,95 euros. Para Antonio Castaño Tierno, la ficción es un terreno fértil para pensar en lo que viene y en cómo afrontarlo, y por eso recomienda la lectura de Kim Stanley Robinson, uno de los popes de la ciencia ficción contemporánea y de la ficción climática, un subgénero de la narrativa especulativa que se caracteriza por tramas atravesadas por los efectos de la crisis climática. Y a esta pertenece Nueva York 2140, donde el autor imagina una ciudad inundada por la subida repentina del nivel del agua. Más que el escenario ambiental que plantea el autor estadounidense —aunque el climatólogo señala que es un escenario "plausible"—, lo que interesa al miembro de Contra el diluvio es  el tiempo que dedica el autor a "pensar en cómo vive la gente en esas circunstancias, cómo se organiza o cómo se divierte". El mundo que imagina Kim Stanley Robinson no es muy distinto, políticamente, del actual. Y quizás eso es clave para entender por qué sus protagonistas acaban viviendo bajo el agua. 

Por si se va la luz, de Lara Moreno. Lumen, 2013, 17,90 euros. En su primera novela, la escritora Lara Moreno no aborda explícitamente la crisis climática, pero sí dibuja una trama que podría estar ligada a ella: una pareja abandona la ciudad para retirarse al campo, donde espera encontrar refugio. Para Natalia Funes, muy interesada también en la ficción como espacio de reflexión política, es un libro certero: "La parte visible del cambio climático son los desastres naturales y el aumento de temperatura, pero las raíces de esta problemática son largas, y una de sus consecuencias es que las ciudades son cada vez más inhóspitas". Pero Moreno revela que el mundo rural no es una Arcadia a la que regresar cuando todo se considere perdido. No se puede huir, parece decirnos, de un fenómeno de alcance global, ecológica, política e íntimamente. Y no se puede cambiar de vida sin cambiar el sistema. 
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 30/11/19 10:52

    El problema es que de nada sirve que países individuales, pero pequeños, reduzcan sus emisiones si esos países no incluyen a los grandes emisores: EE.UU. y China sobre todo, pero también Rusia o los países más pobres pero de enorme población que, además, crecen económica y demográficamente: India, Indonesia, Brasil, África en conjunto. En el caso de Brasil, Indonesia y ciertos países africanos, su influencia es doble porque de ellos dependen las mayores extensiones de selva tropical (sumideros de CO2). La influencia de España es despreciable: si desapareciéramos, las emisiones mundiales ni se enterarían. Solo la UE en conjunto tiene todavía cierto peso. Ocurre, sin embargo, que la reducción de emisiones es onerosa a corto plazo (los kWh renovables son más caros, la red de distribución se complica y encarece, el desempleo en el sector probablemente aumentaría) de manera que la acción de un país individual pequeño, como el nuestro, tiene una influencia negativa tangible para sus habitantes pero un beneficio ambiental despreciable o, en otras palabras, estamos haciendo el tonto si nos tomamos demasiado en serio el asunto a nivel exclusivamente español. Es a China y EE.UU. a quienes hay que convencer (no sé cómo, pero habría que hacerlo) en primer lugar y a Brasil, India, Rusia, etc, en segundo para que la acción sobre el clima tenga alguna eficacia. La UE, salvo los fenómenos de los polacos, parece ya convencida. Pero EE.UU. y China, que son los actores principales, se resisten porque saben que la transición tiene unos costes nada despreciables y sus gobiernos no quieren arrostrar las inevitables críticas internas que eso les supondría. De Bolsonaro, que no cabe duda de que dejará aniquilar lo que queda de selva, mejor no hablamos (pero ha sido elegido en las urnas, no se olvide). En esas condiciones, no cabe más que el pesimismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.