X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Integración social

“Yo puedo”: la primera modelo española con síndrome de Down consigue el reivindicativo premio Quincy Jones 2020

  • Marián Ávila fue la primera modelo española con síndrome de Down en desfilar por las pasarelas de la Fashion Week de Nueva York en 2018
  • La valenciana de 23 años recibirá el galardón de manera virtual este sábado junto a la actriz de Anatomía de Grey, Caterina Scorsone
  • El premio Quincy Jones reconoce a las personas con distintas capacidades que abogan por “cambiar el mundo” hacia una sociedad más inclusiva

Publicada el 12/11/2020 a las 22:25 Actualizada el 13/11/2020 a las 11:58
La modelo española con síndrome de Down Marián Ávila.

La modelo española con síndrome de Down Marián Ávila.

EFE

Marián Ávila ha sido galardonada esta semana con el premio Quincy Jones Excepcional Advocacy 2020 por la fundación Global Down Syndrome, que reconoce el éxito profesional de personas con capacidades diferentes. El premio estadounidense recibe el nombre del icono musical Quincy Jones, que fue el primer portavoz de la Fundación en 2009.

Cada año desde hace más de una década, dos personas reciben la distinción que reconoce su labor positiva a la sociedad por “cambiar el mundo con su propia luz”, según destaca el jurado. La compañera de Marián es la actriz canadiense Caterina Scorsese conocida por su papel de Amelia Shepherd en Anatomía de Grey. Ambas participarán este sábado, 14 de noviembre, en el evento Be beautiful, be yourself que se celebrará telemáticamente en la ciudad de Denver (Colorado) en homenaje a las premiadas. "Se llama a sí misma feminista y defensora de los derechos humanos, la familia y la amistad", explica el jurado de la organización.

Desde que se hizo público el anuncio, los medios de comunicación solicitaron entrevistas con la modelo quien disfruta concendiéndolas, según relata su madre. "Pero el sábado se lo ha reservado para ella, quiere disfrutar del evento que veremos aquí, en España, a las 2 de la mañana", comenta su madre que en todo momento la ha apoyado y está muy orgullosa de los éxitos de su hija.

El cariño familiar ha sido un pilar fundamental para el desarrollo profesional de Marián Ávila que desde pequeña decía que quería dedicarse al modelaje. Su primer desfile fue en 2016 en el Hotel Ritz de Madrid con la diseñadora Lina Lavin cuyos beneficios se destinaron a la investigación para la fibromialgia. Ese mismo año la joven presentó en redes sociales su "book" convirtiéndose en la primera modelo española con síndrome de down. Precisamente a través de Instagram, contactaron a Marián para anunciarle que había ganado el premio Quincy Jones. La modelo es muy activa en redes donde comparte cada éxito como su experiencia en la pasarela de la semana de la moda en Nueva York en 2018. También ha participado en la campaña de Levi's sobre inclusión y diversidad.  "Las personas con sídrome de Down también pueden, como todo el mundo. Me siento feliz con lo que soy" ha explicado Ávila. 

 

Un camino con tacones y la mirada alta

El proceso de Marián hasta alcanzar su sueño de ser modelo ha sido posible gracias a mucha formación y sacrificio. Su, primero logopeda y, con el tiempo, amiga, Mayte González Martín, explica cómo cuando se conocieron Marián preguntaba "¿Por qué todo el mundo me mira? ¿Es porque soy Down?" cuando salían de fiesta o bajaban a la playa de Benidorm, ciudad nativa de la joven. Mayte describe a la modelo como una persona trabajadora, coqueta, valiente y con mucho carácter. "Es porque eres guapa", le contestaba la especialista en desarrollo infantil y estimulación temprana quien destaca que a Marián le gusta ver las cosas bien hechas. Ambas se conocieron cuando la carrera de Marián estaba despegando. 

Lo que hasta entonces era un hobbie para la modelo valenciana, se convirtió en su profesión cuando se trasladó, con su familia, a Madrid. Allí Marián continuó en una escuela de modelaje donde dejó impresionados a todos con su disciplina y saber estar. Y actualmente continúa abierta a nuevos proyectos, siempre con una sonrisa. 

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión