X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Cultura

Javier Valenzuela, en defensa de la libertad (de libertario, no de liberal)

  • En El bien más preciado, el periodista recopila artículos publicados entre 2015 y 2021 en torno a un eje: la búsqueda de la emancipación y el antiautoritarismo
  • Para el autor, el liberalismo pervierte la palabra libertad: “Hoy la defensa de la libertad también implica desenmascarar a los que usan en vano su nombre”
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 10/05/2021 a las 06:00 Actualizada el 12/05/2021 a las 10:42
El periodista Javier Valenzuela.

El periodista Javier Valenzuela.

“El bien más preciado es la libertad”. Es el primer verso del estribillo de la que quizás sea la canción revolucionaria española menos pop, A las barricadas, himno del anarcosindicalismo español. Y es el título del último libro de Javier Valenzuela (Granada, 1954), periodista y colaborador de infoLibre. En él recoge el escritor sus artículos en este periódico, en el mensual tintaLibre, en Mercurio, en Ctxt y en Makma (revista que también edita ahora la recopilación), pero lo hace en torno a un eje: la libertad, ese “bien más preciado” y tan manoseado de un tiempo a esta parte. Se atreve el autor a ponerle subtítulo al conjunto: Artículos libertarios. Nunca ha escondido Javier Valenzuela su cercanía a la familia ideológica de Durruti, al que de hecho dedica un texto, pero la reivindicación suena especialmente valiente en el panorama actual, donde proclamarse socialista (¡no digamos comunista o anarquista!) ya es demasiado, y cuando la genealogía política libertaria parece haber quedado reducida a los márgenes incluso dentro de la memoria histórica.

En la portada del libro se observa —y observa al lector— una cara familiar: Emma Goldman, esa niña judía que siendo muy joven abandonó el Imperio ruso junto a su familia para emigrar a Estados Unidos y que se convertiría en un referente del movimiento, todavía hoy, en todo el mundo. A ella y a sus compañeras, ya fuera la estadounidense Voltairine de Cleyre o la española Lucía Sánchez Saornil, en el artículo “Libertarias”. Pero el autor rastrea sus referentes ideológicos en otros rincones de la historia no necesariamente rojinegros. Ahí está su visita a los padres fundadores de los Estados Unidos de América, “gente muy progresista para su tiempo” que “defendían la libertad, la pluralidad y el federalismo”. O a líderes de la desobediencia civil como Rosa Parks o Martin Luther King. O a escritores de muy diferente adscripción política, como Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Machado o Jean Genet. O al Sindicato Andaluz de Trabajadores y la lucha jornalera. Javier Valenzuela es constante en sus obsesiones y principios, de la gloria bohemia de Tánger, escenario de sus novelas Tangerina y Limones negros, al rechazo del autoritarismo, pero ecléctico en sus intereses y admiraciones.

Los artículos están dispuestos en orden cronológico inverso, en un viaje desde el cercano enero de 2021 hasta el ya lejanísimo 2015. El periodista añade un “Estribillo”: un texto publicado en 1983, cuando no había cumplido aún los treinta, en la revista Comunidad Escolar, nacida en aquel y en activo hasta 2012. Allí, en la tierna descripción de lo que es una clase para un niño de siete años, escribe por primera vez el que ahora toma como lema vital: “coderas en el jersey pero no en el alma”. “Envejecer físicamente es inevitable”, escribe en el prólogo, “pero hacerlo moral e intelectualmente supone una traición al niño que fuiste”. Y cita a Nietzsche: “La madurez es volver a encontrar la seriedad de los juegos de la infancia”. Es una forma de presumir de coherencia —bien escaso, como demuestra la hemeroteca—, pero también de señalar un camino que conduce a sí mismo. A aquel que empezó en la revista Ajoblanco, junto a firmas de prensa poco identificadas hoy con el anarquismo, y a quien entonces el director Pepe Ribas identificó como “libertario pragmático”.

Este orden pone en primer plano las últimas discusiones y negociaciones sobre la palabra libertad, aunque el libro avance hacia terrenos menos machados por el hoy: qué lejanas parecen las plazas llenas del 15M, del que se cumplen 10 años en unos días, o los debates en torno a aquella acción del SAT en un supermercado, que el sindicato asaltó en 2012, en lo peor de la crisis, para alimentar a sus trabajadores. En cierto modo, el debate político actual parece haber llevado al autor back to basics. ¿Qué significa la libertad? En una clave claramente anarquista, Valenzuela dibuja una definición radicalmente distinta del lema electoral de Isabel Díaz Ayuso: “Menos poder para los Gobiernos y sus servicios policiales, menos poder para las grandes empresas petroleras y militares, menos poder para los bancos y las constructoras” y “más poder para los individuos, las minorías y las colectividades naturales como barrios, pueblos, comarcas y ciudades”.

En el otro extremo, sitúa a “los conservadores” que esconden tras la reclamación de libertad un truco “para disfrazar sus ideas y propósitos”. “Falsarios desvergonzados”, arremetía en un artículo de enero publicado en tintaLibre, “los reaccionarios emplean ahora la hermosa palabra libertad para justificar la explotación, la represión, la discriminación, la desigualdad, la evasión fiscal, la corrupción y la injusticia”. ¿El origen de este vuelvo semántico? La revolución conservadora encabezada en los setenta y ochenta por Thatcher y Reagan. “Siguieron llamando libertad —palabra que había terminado por convertirse en mayoritariamente prestigiosa entre los siglos XVIII y XX— a la defensa de intereses particulares como las rebajas de impuestos a las grandes fortunas y empresas”, escribe. Pero tras ese ejercicio de marketing, defiende Valenzuela, “siguen siendo tan autoritarios como sus ancestros del Ancien Régime, partidarios de un rebaño cuya seguridad esté garantizada por un pastor mandón”. Pero la libertad es inseparable de la responsabilidad, recuerda el autor. “Hoy, en el siglo XXI, la defensa de la libertad también implica desenmascarar a los que usan en vano su nombre”.

Pese a formar parte de una rama política familiarizada con el fracaso, los artículos reunidos en El bien más preciado tienen en común una cierta luminosidad. No es exactamente una confianza ciega en el futuro —aunque sí brinda por unos roaring twenties pospandemia—, sino más bien un aprendizaje del pasado. Las aventuras que Valenzuela menciona en estas páginas, desde la utopía de los padres fundadores estadounidenses hasta el movimiento por los derechos civiles de las personas negras, la revolución anarquista española en los años treinta o el mayo del 68 francés son experiencias quebradas, sueños cumplidos solo a medias. Sí. Pero también son grandes logros políticos que transformaron el mundo, enseñanzas prácticas de las que tomar nota, una memoria intelectual y política que enriquece, con sus éxitos y sus fracasos, los movimientos emancipadores del presente y del futuro. “No soy adivino, no sé por dónde irán la vida y la cultura tras la pandemia”, escribía Valenzuela el pasado enero —y seguramente siga sin saberlo—. “Pero sí tengo una idea clara de por dónde me gustaría que fueran. Me gustaría que la cultura liderara el reseteo del mundo tras la pandemia. Un mundo con menos autoridad y más libertad, igualdad y fraternidad. Menos obsesión por el mercado y más por la gente. Menos consumismo y más respeto a la Tierra. Menos envase y más contenido. Menos postureo y más felicidad. Menos conformismo y más atrevimiento”.

 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • CinicoRadical CinicoRadical 15/05/21 09:21

    Ser Libre acoxona , es más asequible afiliarte a una tribu, en la que te reconozcas entre iguales, y seguir . al caudillo, jefe, icono , líder . Que piensen por ti . Con asentir o mirar a otro lado si se presentan ,horror! , dudas, es suficiente. Cumplir órdenes ,las que sean.
    La responsabilidad ,con perdón, de ser Libre no es fácil de llevar, aunque la mercadotecnia capitalista , lo adorna, disfraza empaqueta, y te lo vende como bien de consumo .Son la hostia de buenos vendiendo.
    Prostituir el lenguaje y cambiar, el significado de las palabras , que no son inocentes , es otra fase de manipular a la gente por el Poder Establecido .
    Ciudadanía crítica,. quizá sea de ayuda.
    Salud, mental incluida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Canija Canija 13/05/21 06:59

    Pero la libertad es inseparable de la responsabilidad, recuerda el autor. “Hoy, en el siglo XXI, la defensa de la libertad también implica desenmascarar a los que usan en vano su nombre”. Este pensamiento habría que ponérselo en la puerta del despacho de Ayuso 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • josemª josemª 11/05/21 17:53

    Me parece que hay una errata tipográfica, cuando se cita el nombre de Pepe Ribas. Por lo demás, estupenda presentación con la que hemos disfrutado y con la edición que esperamos conseguir.
    Saludos con salud a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Chinchirina Chinchirina 11/05/21 00:05

    Atribuyen a Orwell: "Cuando el fascismo llegue finalmente a occidente , lo hará en nombre de la Libertad". Lo que si se, es que Libertad en boca de IDA es una blasfemia.
    D. Javier, espero un análisis sobre el desvío cultural al que nos llevan los que llevan años robando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • JOECAR JOECAR 10/05/21 20:42

    LIBERTAD COMO CONCEPTO ES AHORA reinventado por la derecha española, para expresarse en una de sus formas que más consecuencias negativas trae a quienes lo practican. La imprudencia de IDA y sus asesores en elegir como slogan de su campaña la palabra libertad, ha desembocado en LIBERTINAJE TABERNARIO dejando a los damnificados en las urgencias de los Hospitales dentro de 14 días más o menos, para los que hay una cama pero a costa de la propagación del covid19.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Angel10 Angel10 10/05/21 17:44

    Es el signo de los tiempos, los liberticidas llenado de cerveza y vómitos la sagrada palabra LIBERTAD

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Hammurabi Hammurabi 10/05/21 12:52

    La palabra libertad, ha quedado disuelta entre la cerveza y su espuma.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • MASEGOSO MASEGOSO 10/05/21 09:10

    Hoy, en esos medios donde tanto se habla de la libertad, se confunden  torticeramente las palabras libertad y libertinaje.
    En sus acepciones lingüísticas ambas son diametralmente opuestas.
    Por tanto, cuando oigamos "libertad" en esas políticas de derechas, debemos entender su realidad:
    LIBERTINAJE.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    11

    • Isabelle006# Isabelle006# 10/05/21 11:33

      Tenías que ver el desmadre de anoche en la Puerta del Sol de Madrid, Masegoso. Estamos acojonados, horrorizados. Perdón por el palabro pero es que no damos crédito al desmadre y el golferío que ha traído la ultra extrema derecha del PP. Ya no va de robos, expolios de lo público, va de asalto al Poder, cuentan con militares, jueces y esbirros de las cavernas mediáticas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      12

      • MASEGOSO MASEGOSO 11/05/21 08:26

        Nos tienes que excusarte por un léxico que,, en su sencillez, explica mejor la situación que muchas palabras escogidas con cuidado.Un cordial saludo

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

      • GRINGO GRINGO 10/05/21 13:34

        Isabelle, la vacuna contra la estupidez, ni está ni se la espera.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        7

  • josemª josemª 10/05/21 08:52

    “La anarquía es la más alta expresión del orden” nos dijo hace ya bastante tiempo Elisée Reclus. Libertad no es "hacer lo que me da la gana", como ha podido afirmar alguna que otra política, que se deja llevar de la liberal y caótica interpretación de la libertad. Ya afirmamos, hace días, que "Por mor de la libertad podemos decir que la libertad bien entendida empieza por nosotros mismos" en "Diseños de libertad". Claro que sabemos que si un asesor, que conduciendo ebrio le dio unos rasconazos a varios coches aparcados, está detrás de la libertad "de las cervezas", ya nos lo podemos esperar todo. La anarquía no es caos, el caos se produce por el seguidismo de las interpretaciones caóticas que nos lanzan todos los días los medios de comunicación del sistema liberal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • bajachico bajachico 10/05/21 08:44

    También a mí me gustaría que fueran por ahí, estimado Javier.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5



Lo más...
 
Opinión