X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Sin spoilers

'Pequeño país': ¿Quién puede explicar un genocidio a un niño?

  • Gaby tiene diez años y es mestizo, de padre francés y madre tutsi, algo que, en su pequeño país, va a cobrar relevancia de forma devastadora. Una historia sobre el fin de la infancia y los horrores
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Anaís Berdié (Insertos)
Publicada el 21/05/2021 a las 06:00
Imagen de la película 'Pequeño país'.

Imagen de la película 'Pequeño país'.

SHERLOCK FILMS

Gaby tiene diez años y no entiende la diferencia entre los hutus y los tutsis, eso de lo que todo el mundo a su alrededor ha empezado a hablar. Su padre trata de quitar importancia al tema, pero Gaby insiste. "¿Es porque son de distintos territorios?". "No", le responde su padre. "¿Porque hablan lenguas distintas?". "No". "¿Porque tienen una religión distinta?". "Tampoco". El padre intenta que el niño duerma tranquilo una noche más. "¡Es porque tienen distinta nariz!", le contesta, al fin, entre risas mientras acuesta a la hermana pequeña de Gaby. Y les explica que los hutus la tienen más chata y los tutsis, más afilada. El padre se ríe pero el espectador sabe ―o intuye― que aquel tema de la nariz, en realidad, no tiene ninguna gracia. Lo mismo le pasa a Gaby.

Gaby es un niño que crece en los años noventa en Burundi, el pequeño país de África central, limítrofe con Ruanda, que da título a la película. Es un niño mestizo, hijo de un padre francés y una madre ruandesa refugiada, tutsi. En cualquier otra historia, tal vez no harían falta tantas etiquetas para hacer las presentaciones, pero es que la de Pequeño país habla precisamente de eso, de la importancia que empiezan a cobrar todas esas etiquetas en la identidad de un chaval que, hasta ese momento, solo aspiraba a birlar con sus amigos unos cuantos mangos al vecino para sacarse un dinerillo extra.

La película, del director francés Eric Barbier (Promesa al amanecer, Le brasier), es la adaptación de una novela del mismo nombre escrita por el rapero de origen burundés Gaël Faye, que fue todo un fenómeno editorial en Francia en 2016. Como el protagonista, el escritor creció en Burundi y convivió, con la ingenuidad de un niño, con los horrores de la guerra. Y desde esa mirada se cuenta la historia de Gaby, que contempla los acontecimientos siempre a medio camino entre la incomprensión y el asombro. La cinta aprovecha esto en su beneficio para ofrecer la información en pequeñas dosis, aumentando así la implicación emocional del espectador, que asiste, atónito como un niño de diez años, a la gestación del genocidio que asoló Ruanda en 1994. Uno de los episodios más oscuros de la historia reciente, que acabó en tres meses con cerca de un millón de personas, casi el 11% de la población del país.

Siguiendo esa mirada inocente, la película se adentra también en una reflexión sobre el tipo de heridas que pueden llevar a un ser humano a deshumanizar al otro y sobre la cantidad de dolor que es posible soportar sin acabar transformándolo en odio. Y la obra termina lanzando un interrogante incómodo, ¿puede alguien, incluso el ser más inocente, quedar a salvo de la barbarie cuando ésta rodea por completo su vida?

La naturalidad lograda por los jóvenes actores Djibril Vancoppenolle y Dayla De Medina, que dan vida a estos dos hermanos que viven en un barrio acomodado de Burundi, era indispensable para el relato. Ambos interpretan a unos niños más preocupados por la crisis sentimental que atraviesan sus padres que por los terribles acontecimientos que se oyen en las noticias. Porque, para un niño, que su madre regrese a casa puede ser el momento más feliz del año, aunque la causa de su regreso sea que, tanto ella como toda su familia, estén en peligro de muerte.

El paraíso perdido, el fin de la infancia. Todo ello cabe en esta película que tiene tanto de drama bélico como de coming-of-age y en la que el horror empieza con una pelea entre compañeros de clase y va aumentando hasta límites insoportables. Con un uso casi anecdótico de secuencias puramente bélicas, lejos en ese aspecto de la aproximación cinematográfica más conocida de este conflicto, la británica Hotel Rwanda, el miedo y el trauma se cuentan aquí desde el interior del hogar, desde lo que se ve por las puertas entreabiertas de las habitaciones de los adultos o por las rendijas de un muro que da al mundo exterior, tomado por la violencia.

Rodada en los lugares donde sucedieron los hechos, con una fotografía que huye del exotismo para centrarse en los pequeños detalles de una infancia que podría haber sido similar a cualquier otra y con muchos actores secundarios no profesionales Pequeño país consigue sintetizar el sinsentido de la guerra y las devastación de los supervivientes en el entorno de una sola familia. Una pequeña historia, desde un pequeño país que debería resonar en toda la humanidad.

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

 

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




4 Comentarios
  • E-stefan E-stefan 22/05/21 13:39

    Promete la película ser muy interesante. En el pequeño país de infolibre desde luego hace falta explicarles a unos cuantos niños que lo que pasó en Ruanda fue un genocidio y que el sufrimiento del pueblo palestino es terrible y debe ser denunciado, pero no es un genocidio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • mrosa mrosa 21/05/21 23:37

    La veré. Gracias por la información

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Coronel Dax Coronel Dax 21/05/21 16:02

    No me es posible dar mi criterio sobre la película, porque no la he visto. Aparte de esta, pueden encontrar alguna más en Filmaffinity y muchas en Allociné, en francés, pues en Francia lleva más tiempo en cartelera.

    Sí que les puedo recomendar encarecidamente que no se pierdan el libro en el que está basada, Petit Pays (Pequeño País) de Gaël Faye. Un libro que nos cuenta una historia de ficción, pero “basada en hechos reales”. Son los recuerdos de infancia de Gaël y las desoladoras y cruentas guerras de Ruanda y Burundi. Gaël ha confesado en entrevistas que él no tiene recuerdos de esa guerra, que todo lo supo después, pero ha sabido utilizar sus dotes de narrador para desarrollar una historia con un enorme ritmo emocional, que va excitando nuestros sentimientos con un ritmo que va in crescendo hasta el paroxismo del final.

    Puede que la película capte ese ritmo y nos lo transmita. Puede también que nos plantee los dilemas morales que se nos muestra en la novela. Pero no veo posible que se pueda transmitir la poesía que desprende cada línea de la novela. Incluso si la película consigue estar dotada de poesía, será la que logre por sí misma. No veo posible trasladar a una película esa belleza poética que se desprende del texto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Coronel Dax Coronel Dax 21/05/21 16:04

      Sobre la elaboración de esa novela leí, no sé si será una leyenda, que una editora de ilustre apellido (Nabokov) oyó un día en su casa las canciones de un rapero que sus hijos escuchaban en un aparato de música. En cuanto puso un poco de atención a sus letras quedó sorprendida y decidió ir en busca de su autor. Lo encontró y le propuso que escribiera un libro.

      Cualquiera que haya escuchado esas canciones en YouTube, o que haya leído esas letras, que se pueden conseguir fácilmente en internet, comprenderá su reacción. No es que hubiera tenido una idea excéntrica, sino que apostó sobre seguro. Y me arriesgo a afirmar que todavía debió quedar más maravillada cuando tuvo este libro frente a sus ojos, en la pantalla. Si en las letras de las canciones de Gaël Faye descubrimos a un poeta excepcional, no es menor su calidad como novelista. A las evocaciones poéticas que impregnan este libro se le añade su dominio de la técnica narrativa, que impresiona en la que no es sino su primera novela.

      A partir de entonces parece que una nueva moda se extendió entre los editores. Buscaban nuevas estrellas literarias entre los cantantes de rap. Tarea inútil que no puede sino terminar en fracaso, porque los talentos como el de Gaël Faye el mundo solo los produce en número muy, muy reducido, no mayor de un puñado por cada siglo.

      Perdonen que me haya enrollado. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

 
Opinión