Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Teatro

'La Cenicienta', la 'kelly' que limpia el jolgorio de Rossini

  • El Teatro Real inaugura su temporada con un derroche de hedonismo al compás de la música eléctrica de Rossini
  • El público aplaude la función a la que acudieron desde la reina emérita al ministro de Cultura, Miquel Iceta
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 24/09/2021 a las 08:17 Actualizada el 24/09/2021 a las 10:23
Los actores Roberto Tagliavini (Alidoro), Florian Sempey (Dandini), Renato Girolami (Don MagnÍfico), Dmitry Korchak (Don Ramiro), y Karine Deshayes (Angelina), durante un ensayo de 'La Cenerentola', de Gioachino Rossini.

Los actores Roberto Tagliavini (Alidoro), Florian Sempey (Dandini), Renato Girolami (Don MagnÍfico), Dmitry Korchak (Don Ramiro), y Karine Deshayes (Angelina), durante un ensayo de 'La Cenerentola', de Gioachino Rossini.

EFE

Una kelly pasa la mopa en el escenario del Teatro Real. Es una imagen reconocible, actual. La encarna la mezzosoprano Karine Deshayes como protagonista de La Cenerentola (La Cenicienta), la ópera de Rossini con la que la institución madrileña estrenó la temporada. La kelly (literalmente, la que limpia) comienza sola sobre las tablas, limpiando, y acaba igual. Entre medias está la orgía de luz y color que no se sabe si limpia o, acaso, imagina solamente mientras empuja su pesado carro en soledad. 

La ópera bufa sonó este jueves como un pinchazo contundente de una vacuna contra la solemnidad, ahora que la pandemia parece remitir (por fin, un respiro), o como una institucional declaración de intenciones de que la ópera también debe ser carnaval. Hay mucho desenfreno en el montaje del noruego Stefan Herheim, que hace más digerible la ópera para un público actual llenando el escenario de gags, autoironía y teatro dentro del teatro, pero también varias imágenes que de gran poder evocador, como la chimenea inicial (que expulsa cenizas —La Cenicienta— y a los personajes principales).

Seamos sinceros: tres horas (con descanso) del cuento de La Cenicienta se pueden hacer eternas con solo tomarse la trama un poquito en serio. Más vale asumir desde el principio la farsa (o incluso la farsa dentro de la farsa) y así poder disfrutar de la música de un Rossini que la compuso con 24 años y que, seguramente, también buscaba divertirse además de crear una música absolutamente eléctrica.

Esta Cenicienta no es Disney, sino una mezcla entre Alicia en el país de las maravillas y las temporadas más eficaces de Aquí no hay quién viva. Todo es fácil, aquí no hay grandes y complejas tramas ni imágenes inaccesibles que hacen de la ópera tan a menudo un arte exigente y pretendidamente sesudo. Encaja sin esfuerzo, incluyendo el recurso dramatúrgico más logrado. Se trata de la presencia del propio Rossini, encarnado por el padre tosco y folclórico (por momentos, parece una madama) y, también por un coro de clones de la estampa del compositor. Con su pluma, el músico va dirigiendo la orquesta, haciendo bailar a los cantantes o brindándoles el libretto para que lean directamente la trama en vez de representarla. 

Pero hay más: desde el encendido de las luces y la proyección en el fondo del escenario de las butacas del teatro, a modo de espejo de los propios espectadores, hasta la inclusión del director musical, Riccardo Frizza, en el escenario por sorpresa al comenzar el segundo acto, pasando por las proyecciones y constantes efectos visuales.

Todo vale para quitarle hierro al asunto y reírse de las pretendidas lecciones morales que, en realidad, no pueden ser tomadas en serio por más que el libretto original viniese orlado por el lema “la bondad triunfa”. Pero ni antes, ni ahora. Y para muestra, la kelly, un símbolo de la precariedad laboral que acaba en el punto de partida, desposeída de todas sus hazañas como princesa de cuento. Por ella, como por un colectivo tan castigado, el distinguido público del estreno, ministros y líder de la oposición incluidos, quizás pudieran hacer algo en sus horas de trabajo, de modo que probasen, esta vez sí, que “la bondad triunfa”. 

A Rossini tampoco parece preocuparle y el vendaval de su música devora a los propios personajes, esclavos de la partitura, y a la propia trama. En sus continuas progresiones, en sus arias imposibles, llenas de texto escupido a toda velocidad, o en su derroche de virtuosismo se puede medir sin mucho esfuerzo la calidad de orquesta y cantantes. En el foso, Frizza demuestra autoridad y experiencia pese a que no siempre todo funciona como un reloj. La sincronía con las tablas no es fácil y a veces la ligereza y sencillez del compositor se pierde, otorgando un peso a la música que no le conviene, pero el saldo es, sin duda, positivo. 

Karine Deshayes, muy aplaudida, cumple con creces su papel como una Cenicienta solvente y quizás demasiado cauta o tímida en más de una ocasión. Las españolas Rocío Pérez y Carol García, en el papel de sus hermanas, le ganan en recursos actorales y gracia. Un peldaño por debajo de la mezzo francesa está Dmitry Korchak, con unas dotes vocales envidiables que, sin embargo, no acaban de cuajar. Destaca Roberto Tagliavini por su solidez, con un papel mucho más modesto que el que interpreta Florian Sempey, este último no siempre claro en su línea vocal y simplemente correcto en su papel de bufón. En el segundo reparto su papel lo interpreta Borja Quiza, quizá con más garantías. 

El público aplaudió y bien la función, aunque menos que en el preestreno para jóvenes de hasta 35 años. El hedonismo se hace cuesta arriba o se convierte en una aventura furtiva cuando la noche es encorsetada y está salpicada de grandes personalidades que previamente pasaron por el objetivo de los paparazzi. La reina Sofía presidió el acto y el público la aplaudió a su llegada, durante la interpretación del himno nacional y a su salida (sin duda más que a los actuales reyes cuando acuden), sin que quedase claro si era por su popularidad, por su conocido apoyo a la música clásica o quizás en solidaridad por sus visicitudes como reina consorte, conocidas tras la abdicación de Juan Carlos I. Todas las explicaciones son posibles y, quizás, alguna de ellas no del todo confesable en un patio de butacas ocupado por buena parte del poder económico y político

Al lado de la reina emérita estuvo el ministro de Cultura, Miquel Iceta, la de Justicia, Pilar Llop, o el presidente del Senado, Ander Gil, se ocuparon de una representación gubernamental de alto nivel. La oposición no fue menos, con Pablo Casado, el alcalde de Madrid, Martínez Almeida, o Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos. 
 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • pentaclo pentaclo 24/09/21 10:28

    Zapeando encontré este estreno retransmitido por la 2 en directo y escuché algo así como una hora hasta el final.
    Creo que el nivel fue bastante bueno en general y disfruté sobre todo el final.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión