x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
'ENMIENDA TELEFÓNICA'

Las empresas no pagarán hasta 2014 por sus despedidos mayores de 50 años

  • El Gobierno calcula un coste para el erario de 73.380 euros por trabajador
  • El 35% de quienes perdieron su trabajo en 2012 superaba esa edad
  • Las compañías no pagarán nada si ajustan el número de despedidos mayores de 50 años por debajo del porcentaje de éstos en la plantilla, aunque tengan beneficios

Publicada el 04/04/2013 a las 06:00 Actualizada el 03/04/2013 a las 22:28
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El edificio de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.

Un edificio de la multinacional Telefónica.

Las empresas de más de 100 trabajadores que despidan a mayores de 50 años no pagarán al Estado por sus prestaciones y cotizaciones hasta 2014. Pese a que la llamada enmienda Telefónica nació a raíz del ERE que la compañía de César Alierta presentó hace ya dos años, en abril de 2011, las grandes empresas casi van a superar la crisis sin haber abonado un euro de los más de 390 millones en que el Ministerio de Empleo calcula la factura que debería cobrarles.

La memoria económica del decreto sobre jubilaciones anticipadas, aprobado el pasado 16 de marzo, cambió algunas de las principales características de la citada enmienda, una idea del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que el de Mariano Rajoy hizo suya. Así, en un primer momento extendió a empresas de menor tamaño –de más de 100 trabajadores, antes sólo a las de más de 500– la obligación de pagar al Tesoro por las prestaciones y cotizaciones que el Servicio Público de Empleo debe abonar por los despedidos hasta su edad de jubilación. Ahora, en este último decreto, ha ampliado la medida a las empresas con pérdidas que luego vuelvan a beneficios.

Eso sí, la ha restringido por otro lado: sólo tendrán que pasar por caja las compañías que despidan a un porcentaje de mayores de 50 años superior al porcentaje de éstos en la plantilla.

Factura igual a cero

Aun así, el Gobierno calcula que la factura que deberán pagar las empresas afectadas será de 390,5 millones, 50 más de los previstos antes de estos cambios, teniendo en cuenta un coste por trabajador despedido de 73.380 euros, que el 35% de los despedidos en 2012 tenía más de 50 años y una vez descontado el efecto disuasorio de la propia medida en las empresas, que el Ejecutivo cifra en un 20%.

Además, aún falta por redactarse el reglamento que ha de definir los procedimientos de liquidación y pago. Y el abono será fraccionado, en varios ejercicios, según desvela la memoria económica del decreto. Es decir, las empresas tendrán aún un año más de carencia, por lo menos, antes de extender el cheque.

En cualquier caso, el decreto ha imprimido “un cambio de orientación” claro a la enmienda original, según destaca el responsable de Seguridad Social de CCOO, Carlos Bravo. De ser una medida para “castigar” a las empresas con beneficios que ejecuten despidos masivos ha pasado a castigar únicamente el despido de los trabajadores de más edad. Además, con ajustar el número de despedidos mayores de 50 años por debajo del número de mayores de esa edad respecto al total de la plantilla, la empresa no pagará ni un euro, aunque haya tenido beneficios millonarios los dos ejercicios anteriores.

En Telefónica, pendientes de los cambios

"Si esos despidos de mayores de 50 años son discriminatorios, entonces, sencillamente, son despidos nulos", contrapone Miguel Arenas, abogado del bufete Collectiu Ronda, que no encuentra el sentido a la medida. A juicio del diputado de Izquierda Plural Joan Coscubiela, que ha presentado una pregunta al Gobierno en el Congreso sobre la enmienda Telefónica, los cambios en la norma obedecen únicamente a las "presiones de las grandes empresas" para reducir al máximo la factura de los despidos.

Precisamente la compañía que bautizó la medida tiene aún abierto su ERE hasta final de este año. De momento, la empresa ha comunicado al Ministerio de Empleo la extinción del contrato de 6.830 trabajadores, aunque el responsable de la sección sindical de CCOO en Telefónica, Celestino Anta, no descarta que se llegue a los 7.000.

De momento, explica, los sindicatos están pendientes de que se reúna la comisión de seguimiento del ERE para saber si los cambios operados en la enmienda van a afectar a sus jubilados y prejubilados. Según las condiciones pactadas en el ERE, los trabajadores de Telefónica pueden prejubilarse a partir de los 53 años, las jubilaciones se adelantan a los 60 años y también se ofrecen bajas incentivadas al resto de la plantilla.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

Lo más...
 
Opinión