x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Fondos buitre

Codere responde al ultimátum de los acreedores con una nueva oferta para evitar la quiebra

  • La empresa del juego de la familia Martínez Sampedro sostiene que no requiere ninguna inyección de fondos

Publicada el 27/03/2014 a las 17:11 Actualizada el 27/03/2014 a las 17:49
Ruleta y fichas en una mesa de casino.

Ruleta y fichas en una mesa de casino.

EP
La empresa de juego Codere, en preconcurso de acreedores, ha contestado al ultimátum que le dieron sus acreedores el pasado día 20 con una contrapropuesta que no requiere nuevas inyecciones de fondos y que, según explica en una carta enviada a los fondos inversores "dota a la compañía de los recursos necesarios para implementar su plan de negocio de diciembre de 2013 y le permite refinanciarse a vencimiento o antes de vencimiento".

Los puntos principales de la propuesta son los siguientes: refinanciación de la deuda "senior" (la primera en ser cobrada y con tipo más bajo) en términos de mercado; inclusión de los créditos impagados en el principal refinanciado; nueva fecha de vencimiento de la deuda, hasta 2019, cinco años y medio y mantenimiento de la estructura de garantías.

La oferta, sostiene el grupo que controla la familia Martínez Sampedro "es consistente con la práctica concursal española, ya que paga la deuda a nominal con el beneficio de una moratoria de intereses que dura lo estrictamente necesario".

La misiva enviada a los fondos Abrams Capital, Du Pont Capital, Silver Point Capital, M&G Inverstment, PPM Emerica y Houlihan Lokey supone, en la práctica, un rechazo rotundo al plan presentado por los fondos para sostener la empresa a cambio de acceder a su control.

El plan de los acreedores consiste en una inyección de 400 millones de euros (200 millones de euros mediante un contrato de financiación senior y otros 200 millones de euros de una ampliación de capital) para pagar deudas vencidas y financiar sus iniciativas, en una reducción de su endeudamiento, que asciende a 1.039,6 millones de euros, en cerca de 365 millones y en permitir diferir en el tiempo, hasta en cinco años, futuros vencimientos.

Para ello, los bonistas, que ofrecen una quita del 35%, exigen recibir el 96,8% del capital de la sociedad, mientras que los actuales accionistas pasarían a ser titulares del 3,2%.





Más contenidos sobre este tema




 
Opinión