x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Informe

La OCDE cree que bajar salarios sería “contraproducente” y reclama políticas que impulsen el crecimiento

  • España es el cuarto país de la OCDE donde se registró un mayor ajuste salarial
  • La organización sostiene que "las políticas de austeridad e intervenciones desde el lado de la oferta están fallando a la hora de estimular el crecimiento y el empleo"

infolibre
Publicada el 03/09/2014 a las 13:23 Actualizada el 03/09/2014 a las 13:24
Colas de parados ante una oficina del Inem.

Colas de parados ante una oficina del Inem.

IL
El ajuste salarial acometido en la mayor parte de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha permitido contener el impacto de la crisis económica, aunque este organismo advierte de que profundizar en el recorte de ingresos de los trabajadores sería "contraproducente" y elevaría el riesgo de probreza, a la vez que deprimiría la demanda, por lo que reclama reformas estructurales en apoyo del crecimiento, incluyendo medidas para fomentar la competencia en determinados sectores.

"El ajuste salarial ha jugado un importante rol a la hora de ayudar al mercado laboral a capear la profunda recesión cíclica, reduciendo las pérdidas de empleos y promoviendo la contratación en la recuperación", apunta la institución en su informe de perspectivas de empleo 2014.

En este sentido, la OCDE destaca que el ajuste salarial ha sido particulamente marcado en la zona euro, donde se pasó de un crecimiento anual medio del 2,1% al principio de la crisis a un retroceso del 0,1% en 2009. De hecho, en una serie de países, incluyendo a Grecia, Irlanda, Eslovenia y España, los salarios reales "han caído entre un 2% y un 5% de media".

En concreto, según los cálculos de la OCDE, desde el primer trimestre de 2009 y el cuarto trimestre de 2013, los salarios reales por hora en España bajaron un 1,8%, el cuarto mayor descenso entre los 34 miembros de la OCDE, sólo por detrás de los rescatados Grecia (-5,2%), Portugal (-2,2%) e Irlanda (-2%).

De este modo, la organización internacional sostiene que "un mayor ajuste a la baja de los salarios en los países afectados por la crisis corre el riesgo de ser contraproducente, especialmente en un contexto de inflación prácticamente cero" y advierte de que este ajuste salarial "puede hacer poco por la creación de empleo, a la vez que aumenta el riesgo de caer en la pobreza y deprime la demanda agregada".

En este sentido, el informe de la OCDE subraya la necesidad de aplicar otro tipo de políticas y apunta que, aunque las políticas macroeconómicas aún pueden desempeñar un "importante papel", deben verse complementadas por reformas estructurales que impulsen la productividad y el crecimiento potencial.

"Una lección clave que políticos y gobiernos deben extraer del Informe de perspectivas de empleo 2014 es que en un contexto de débil demanda agregada y decepcionante creación de empleo las políticas de austeridad e intervenciones desde el lado de la oferta están fallando a la hora de estimular el crecimiento y el empleo", señaló John Evans, secretario general del Comité Asesor Sindical de la OCDE.

Así, Evans recomendó a los gobiernos la implementación de políticas que eleven la inversión pública en infraestructuras que apuntalen la demanda agregada e impulsen el empleo en el corto plazo.

Por otro lado, el informe de la OCDE señala que los ajustes salariales realizados en varios países durante la crisis no se han traducido completamente en menores precios que favorezcan la competitividad y el crecimiento, sino en mejorar la rentabilidad de las empresas.

"Esto se explica en parte por los necesarios esfuerzos de muchas empresas en dificultades de restaurar su rentabilidad, aunque también podría reflejar la ausencia de competencia en determinados mercados de bienes y servicios", señala la institución.

De este modo, la organización con sede en París considera oportuno que los países adopten reformas estructurales que sirvan para mejorar la competencia efectiva en los mercados y garantizar así que los avances de las reformas en el mercado laboral puedan materializarse completamente, fortaleciendo la competitividad y el crecimiento potencial.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Lo más...
 
Opinión