x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Unión Europea

El primer economista jefe del BCE afirma que la salida de un país del euro no debe ser tabú

  • Otmar Issing advierte de que la adhesión a la moneda es "irreversible" excepto cuando los conflictos lleguen a extremos por la mala conducta de uno o varios países
  • El economista señala que el mayor punto débil del euro se debe a las grandes diferencias en las economías y las políticas económicas de los miembros de la eurozona

infoLibre
Publicada el 28/12/2018 a las 13:09 Actualizada el 28/12/2018 a las 13:30
Sede del Banco Central Europeo

Sede del Banco Central Europeo

Europa Press
Otmar Issing, el alemán que entre 1998 y 2006 ejerció como primer economista jefe del Banco Central Europeo (BCE) y considerado como uno de los arquitectos del euro, de cuya introducción a nivel contable se celebrarán 20 años el 1 de enero de 2019, ha apuntado la importancia de que la potencial salida de algún país del euro deje de ser una cuestión tabú a la hora de abordar los desequilibrios de la moneda.

"La Unión Monetaria, sobre la base de un euro estable, solo puede continuar si todos los países cumplen sus compromisos", señala Issing en una entrevista con el diario alemán Der Tagesspiegel, recogida por Europa Press, donde apunta que la cuestión de la retirada de algún país del euro no está contemplada ni se facilita al considerarse la adhesión a la moneda como "irreversible".

Sin embargo, el economista germano advierte de que "si los conflictos llegan a extremos por la mala conducta de algún país o de varios países, entonces no puede seguir siendo tabú la cuestión de la retirada".

En su análisis, Issing reconoce que el mayor punto débil del euro en estos veinte años se debe a las grandes diferencias en las economías y las políticas económicas de los actuales 19 miembros de la zona euro, señalando que algunos no han hecho su trabajo "comportándose como hicieron en el pasado, acumulando deudas y subiendo salarios como si aún pudieran corregirlos con devaluaciones".

Sin embargo, el execonomista jefe del BCE recuerda que este instrumento, "tan a menudo usado en el pasado", ya no está disponible con el abandono de la moneda propia y la introducción del euro. "Aquí es exactamente cuando las reformas tienen que comenzar", sentencia.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




 
Opinión