x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




licencias VTC

Cabify se defiende en su vuelta a Barcelona y asegura que su modelo se ajusta 100% a la normativa vigente

  • La firma española opera desde el jueves como los coches con conductor de hoteles y servicios similares, no cuestionados por la Govern
  • Cabify explica que utiliza el modelo jurídico y operativo de las VTC tradicionales.

Publicada el 10/03/2019 a las 17:08 Actualizada el 10/03/2019 a las 17:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Un conductor de Cabify revisa su vehículo este jueves en Barcelona, donde la compañía ha vuelto a operar con una flota de cerca de 300 coches, después de un mes sin servicio.

Un conductor de Cabify revisa su vehículo este jueves en Barcelona, donde la compañía ha vuelto a operar con una flota de cerca de 300 coches, después de un mes sin servicio.

EFE
Cabify opera desde el pasado jueves en Barcelona bajo la forma jurídica de las empresas de vehículos con conductor (VTC) más tradicionales y, por ello, considera que su vuelta a la Ciudad Condal está respaldada jurídicamente, según la documentación elaborada por los servicios jurídicos de la propia empresa a la que ha tenido acceso Europa Press. Conforme a esta forma jurídica y operativa, que es la que se aplica a los servicios de VTC tradicionales utilizados por clientes como hoteles u otras empresas de diferentes sectores, la precontratación de los 15 minutos que ha impuesto la Generalitat no es aplicable al momento de la solicitud de cada viaje, un trámite diferenciado de la propia contratación del servicio de transporte.

Fuentes del sector consultadas por Europa Press señalan que el regreso de Cabify a Barcelona "está muy bien armado y sustentado jurídicamente, ha sido objeto de un trabajo muy minucioso y en el caso de que fuera cuestionado o se tomara alguna acción en su contra, en la práctica, habría que hacer lo mismo con las restantes empresas de VTC tradicionales que siguen operando en Cataluña con normalidad".

Desde el pasado jueves, señala el análisis jurídico de la empresa, "el servicio que presta Cabify en Cataluña a sus usuarios es el de transporte -y no el de agencia de viajes, que es el que venía utilizando hasta ahora en Barcelona y sigue vigente en el resto de España- en las mismas condiciones que han venido realizando las empresas tradicionales del sector VTC, cuya supervivencia la propia Generalitat ha declarado que quiere garantizar". Para poner en marcha este nuevo modelo, Cabify adquirió una empresa de transporte, VTC Prestige&Limousine, SL, que es la sociedad a través de la cual ha empezado a prestar sus servicios desde el pasado jueves en Barcelona. Cabify ha suscrito con esta empresa la cesión de la marca y el uso de la APP para contratar sus servicios.

En la práctica, ello supone que el servicio que ha empezado a prestar en Cataluña es el de transporte, con un régimen jurídico diferente al que venía utilizando, de agencia de viajes. Según la documentación jurídica de la compañía, que ha sido compartida con el resto de miembros de la patronal Unauto VTC, "los usuarios que quieran hacer un trayecto en Cataluña deben aceptar unos términos y condiciones mediante los cuales VTC Prestige&Limousine se obliga a prestarles un servicio de arrendamiento de vehículos con conductor".

Estos servicios podrán ser prestados por la propia Prestige&Limousine, sus coches y conductores, o de otras empresas de VTC, que de esta forma podrán sumarse a esta nueva forma de operar, mediante la firma de un contrato para la prestación del mismo servicio a través de la sociedad operadora de Cabify en Cataluña. "Conforme al modelo de negocio descrito -señala la documentación de Cabify- cabe sostener frente a la Generalitat que la contratación del servicio de transporte por el usuario se realiza cuando éste acepta las condiciones del servicio de transporte que se va a ofrecer a través de la aplicación de Cabify, de forma que es en dicho momento desde el que se debe computar el plazo de 15 minutos que ha de transcurrir entre la contratación y el inicio del trayecto".

Momento de la contratación

Esta afirmación se constata en el propio artículo 4 del Decreto Ley aprobado por la Generalitat, que establece que "a los efectos de garantizar el cumplimiento de las condiciones de prestación del servicio del artículo 182.1 del Real Decreto 1211/1990 y, en particular, de la precontratación del servicio, debe transcurrir un intervalo de tiempo mínimo de 15 minutos entre la contratación y la prestación efectiva del servicio". Para Cabify, "resulta evidente que el Decreto de la Generalitat se refiere a la contratación, y no a la solicitud de servicios, como el momento desde el que se computan los quince minutos" y, por tanto, "la fórmula escogida para operar en Cataluña se ajusta al 100% a la normativa que está en vigor y ha sido defendida por la propia Generalitat para las VTC tradicionales, que es como Cabify está operando ahora en Barcelona".

Cabify anunció el pasado jueves por sorpresa su vuelta a Barcelona, tras algo más de un mes sin operar, tras el cierre de las VTC que trabajan con la empresa de movilidad española. Y lo hizo dejando claro que se ajustaba a la nueva normativa aprobada por la Generalitat.

Pese a impulsar este nuevo modelo de negocio, la propia Cabify resaltaba en su comunicado que esta modalidad jurídica no es la más idónea, ya que le resulta más gravosa, al tener que incurrir en unos mayores costes para ponerla en práctica. De hecho, también afirmó que el anterior modelo de agencia de viajes que utilizaba en Cataluña hasta el Decreto Ley de la Generalitat, y que sigue utilizando en el resto de España, permite una prestación de servicio mucho mejor para los usuarios.

Recuperar el sector y los empleos en Cataluña

Cabify también destacó que lo más relevante en su decisión al modificar el modelo de negocio ha sido salir al rescate del sector de las VTC y los cerca de 2.000 puestos de trabajo que habían quedado en suspenso tras el decreto de la Generalitat.

En apenas 24 horas, Cabify alcanzó más de 50.000 usuarios que aceptaron los nuevos términos y condiciones y han empezado a utilizar de nuevo sus servicios, sin ningún incidente. En una fase inicial, la empresa espera operar con una flota cercana a 300 vehículos, aunque confía en que nuevas empresas de VTC, que habían paralizado sus operaciones en Barcelona tras el decreto de la Generalitat, se sumen a esta nueva modalidad de operar a través de Cabify.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • PURPURA66 PURPURA66 11/03/19 00:44

    Cuando la Audiencia Nacional de Madrid ante una denuncia del taxi por competencia desleal declaró que uber y cabify eran meras intermediarias, y por tanto al no ser compañías de transporte, a pesar de que existe una sentencia europea que dice lo contrario, denegaron dicha competencia desleal.
    Pero ahora que ya funciona como servicio de transporte creo que va a ser mucho más fácil que salga adelante éstas denuncias, y me supongo que no sólo por parte del taxi si no también de las vtc tradicionales que están tanto o más afectadas por el negocio de Cabify.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.