x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Glovo

¿Los 'riders' de Glovo son empleados o autónomos? Depende del tribunal ante el que reclame el repartidor

  • Diversos juzgados en España han dictado nueve sentencias en contra de la compañia y otras nueve a su favor
  • El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que le ha dado la razón a la empresa, es el segundo fallo de un alto tribunal, ya que Asturias no reconoció el modelo laboral en junio

Publicada el 07/10/2019 a las 18:36 Actualizada el 07/10/2019 a las 20:31
Un 'rider' de la compañía de comida a domicilio, Glovo, circula con su bicicleta por una calle de Madrid.

Un 'rider' de la compañía de comida a domicilio, Glovo, circula con su bicicleta por una calle de Madrid.

Europa Press
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha validado el modelo de negocio de la plataforma de reparto Glovo y su relación con los repartidores, basado en la independencia que les otorga la figura del autónomo.

Así consta en una sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que los magistrados desestiman el recurso de suplicación presentado por un rider contra la decisión del juez de lo Social número 39 que le rechazó reconocer la existencia de una relación laboral con la aplicación Glovo.

El juez defendía que la relación no es de carácter laboral, ya que Glovo "no tenía trabajadores a su servicio" y se trata de una plataforma "de intermediación on demand de reparto exprés a cuatro bandas en la que se facilita el contacto a personas que necesitan ayuda con sus recados".

En la resolución, el TSJM subraya que en el desenvolvimiento de la relación jurídica se ha respetado escrupulosamente la regulación legal referida al trabajador autónomo económicamente dependiente. Además, los magistrados señalan que la calificación como laboral o no de una relación debe partir de un análisis detenido de los elementos y circunstancias fácticas de cada relación, "partiendo de la afirmación que realiza el Tribunal Supremo de la especial dificultad que supone la unificación doctrinal en los supuestos de determinación de si existe o no contrato de trabajo, por la necesidad de apreciar las circunstancias concurrentes en cada supuesto".

De este modo, la sentencia del Alto Tribunal madrileño confirma que la relación entre el repartidor y la plataforma –Glovo– es ajena al orden laboral y típica de una relación TRADE. En un comunicado, la empresa ha destacado que Glovo acumula nueve sentencias favorables a su modelo de negocio, lo que reflejaría la seguridad jurídica en la que se enmarca la empresa en la relación con sus repartidores. No obstante, otros nueve juzgados no reconocieron el modelo laboral de la compañía, y dictaron que las relaciones que mantenía Glovo con sus trabajadores eran de falsos autonómos.

Por ahora la batalla judicial se ha mantenido en tribunales de primera instancia, hasta que el pasado junio el Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias falló a favor de los riders.  De este modo, la sentencia se convirtió en la primera de un alto tribunal que dictamina que la relación de los trabajadores con Glovo es propia de asalariados. Sin embargo, este nuevo fallo del TSJM revive la batalla judicial, que no será resuelta hasta que el caso llegué al Tribunal Supremo y se forme una doctrina al respecto.  

Intermediación en el transporte

La sentencia se basa en la función de "intermediación en el transporte", y en su caso, compra de mercancías, partiendo de una serie de fundamentos que otorga la figura de autónomo como la libertad de elección horaria en la que desea colaborar el repartidor, "con fijación de la hora de inicio y de finalización de su actividad; e incluso dentro de ese periodo, la posibilidad de no activar la posición de "auto asignación", lo que significa que no desea estar disponible".

También alude el fallo a "la libertad de aceptar aquellos pedidos y slots que desea realizar sin tener que ejecutar un mínimo de ellos, con posibilidad de su rechazo incluso una vez aceptada e iniciada su ejecución (sin penalización alguna)".

Y se refiere a "la libertad de elegir la ruta para llegar al destino final, fijado por el cliente, siendo éste quien establece las características del producto a adquirir y de la forma de entrega, estableciéndose una relación directa entre repartidor y cliente".
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión