x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Coronavirus

El coronavirus 'contagia' el Mobile World Congress: 14.000 empleos y 490 millones en juego

  • Quince empresas han anunciado que no acudirán al evento, que comienza en Barcelona el 24 de febrero, argumentando que la seguridad no está garantizada por el alcance del coronavirus
  • La organización se reunirá este viernes para decidir si mantiene en pie la cita o la suspende tras el goteo de cancelaciones de empresas como Sony o Facebook
  • Los expertos afirman que, se cancele o no, el impacto económico será inevitable

 

Publicada el 12/02/2020 a las 06:00 Actualizada el 13/03/2020 a las 09:34
Un trabajador sale del recinto ferial Gran Vía en Barcelona el pasado viernes.

Un trabajador sale del recinto ferial Gran Vía en Barcelona el pasado viernes.

EFE

El Ministerio de Salud de China continúa dando malas noticias. La institución confirmó este martes que ya se ha superado el millar de muertos por el brote de coronavirus (bautizado este martes por la OMS como Covid-19) y que los contagios continúan produciéndose de manera imparable: sólo en el país ya son más de 42.000. Pero el peligro de la enfermedad hace ya mucho que salió de sus fronteras. Según el informe elaborado este martes por el Ministerio de Sanidad dirigido por Salvador Illa, ya hay 274 casos en todo el mundo, incluidos dos en España. El avance de la epidemia, además, ha generado una alarma que tiene consecuencias en la economía mundial. Una preocupación que ya se ha trasladado a Barcelona, donde la feria del Mobile World Congress (MWC), que debía comenzar el próximo 24 de febrero, podría no celebrarse. Numerosas empresas como Sony, Ericsson o Amazon ya han rechazado asistir al congreso y otras lo están sopesando. La incertidumbre de hecho ya es tal que los propios organizadores —GSMA— se reunirán el viernes para decidir si el evento sigue adelante o, finalmente, se cancela

Faltan menos de dos semanas para que el Mobile World Congress abra sus puertas en Barcelona. Al menos, en teoría. En las últimas horas se ha producido un efecto dominó que ha provocado que un total de quince compañías tecnológicas rechacen acudir al evento. Todas han esgrimido el mismo argumento: el avance del coronavirus hace que la seguridad y el bienestar de los empleados no esté plenamente garantizada, así que mejor no arriesgarse. Así lo dijo Intel, una de las últimas empresas en tomar esta decisión: "La seguridad y el bienestar de todos nuestros empleados y socios es nuestra principal prioridad, y nos hemos retirado del Mobile World Congress de este año por precaución". Y así lo expresó también Sony, una de las compañías más importantes y también una de las primeras en anunciar su retirada: "Damos la máxima importancia a la seguridad de nuestros clientes, socios y empleados, y por ello hemos tomado la difícil decisión de cancelar nuestra exhibición y participación en el MWC 2020". A ellas se han sumado Amazon, Cisco, Ericsson, Facebook, Gigaset, McAfee, NTT Docomo, Nvidia, LG, Sprint, Ulefone, Umidigi y Vivo.

Pero la lista podría ampliarse. Según publicó este martes El Confidencial, las cuatro grandes operadoras europeas, Telefónica, Vodafone, British Telecom y Orange, están pensando en suspender su participación en el evento. Y si eso ocurriera, dice Juan Carlos Higueras, analista económico y profesor en la EAE Business School, la feria estaría en serio peligro. "El problema no es que de 2.800 expositores que hay se vayan trece, sino qué trece se van", dice. "Si alguna de las cuatro operadoras dice que no acudirá, las otras tres serán arrastradas", continúa. Y eso también condicionaría la asistencia de fabricantes de dispositivos como, por ejemplo, Samsung. "Entonces el Mobile se podría dar por cancelado", asegura. Higueras, de hecho, se teme el peor escenario. 

Aun así, el Ayuntamiento de Barcelona prefiere llamar a la calma. Fuentes del Consistorio aseguran a infoLibre que la posible cancelación del evento en ningún caso depende de ellos, sino de la asociación GSMA, es decir, de los organizadores. Y estos, según afirman las mismas fuentes, de momento se muestran decididos a continuar con los mismos planes. En este sentido, el primer teniente de alcalde de Economía del Ayuntamiento, Jaume Collboni, aseguró este lunes que "no se contempla ninguna otra posibilidad que la celebración" del congreso. Y en la misma línea, el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat, Jordi Puigneró, aseguró que "en ningún caso" se suspenderá el evento. "Estamos, evidentemente, preocupados por lo que está sucediendo con el tema del coronavirus y estamos tomando las medidas para que todo vaya con normalidad, pero el [MWC] no pende de un hilo", dijo. 

En cualquier caso, la duda existe. Según Higueras, todo continúa su curso: las infraestructuras se están instalando y la previsión es que el 24 de febrero dé comienzo el congreso. Pero existe la posibilidad de que las cancelaciones lleguen a ser tan relevantes que no ocurra. Y en cualquier caso no se celebrará con aforo completo. Así que lo que está claro, dice Ángel Barbero, profesor de Tecnología en la EAE Business School, es que habrá un impacto económico "pase lo que pase"

Dos escenarios con impacto económico

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, compareció en rueda de prensa el pasado 22 de enero para anunciar lo que se esperaba de este MWC. Las cifras anunciaban la asistencia de más de 110.000 personas provenientes de 200 países y un impacto económico de 492 millones de euros. Además, la cita preveía crear alrededor de 14.100 empleos temporales. Son, más o menos, los mismos datos que se vinieron dando en años anteriores. Según Hoffman, de hecho, desde la primera edición del evento en 2006, el congreso ha generado para Barcelona un impacto económico de alrededor de 5.300 millones y 128.000 empleos temporales. 

Ahora esos números podrían quedarse en nada. O, como mínimo, reducirse. "Ahora mismo tenemos varios escenarios encima de la mesa. En uno de ellos, el de la cancelación completa del evento, las pérdidas para la ciudad de Barcelona serían incalculables", dice Barbero. Y es que al impacto económico directo y al empleo que no se crearía habría que sumar la pérdida de todos los gastos que los 110.000 asistentes iban a hacer en Barcelona. Las pérdidas de beneficios para hoteles, restaurantes y transportes serían enormes, dice. No obstante, habrá muchas reservas de hotel que ya no podrán cancelarse y que, por tanto, tendrán que ser abonadas aunque no se disfruten. Y hay otra cuestión. Según El Confidencial, en caso de cancelación, las empresas que no hayan anulado su asistencia tendrán que ser indemnizadas, vía aseguradoras. 

¿Y si no hay más cancelaciones y la feria se celebra con el número de empresas que, hasta ahora, no han rechazado asistir? Pues también habría pérdidas, dice Barbero. Aunque no tan brutales. El impacto económico, señala, caería "entre un 10% y un 20%". Más que nada, continúa, porque los asistentes tomarían precauciones y no se expondrían tanto a un hipotético contagio. Y eso conllevaría organizar menos eventos nocturnos con gran afluencia de público, por ejemplo. "Habría menos consumo. Las empresas irían pero probablemente cancelarían todas las fiestas nocturnas que siempre celebran", dice. "Sospecho que todas esas cosas, de mantenerse el evento, se reducirían", añade. Así que habría menos gasto en servicios. 

No obstante, no todo será el impacto económico, según Barbero. China, con este evento, se juega mucho, según dice. "Todos los ojos están puestos ahora en él", dice. "Se han cancelado eventos en todo el mundo por el tema del coronavirus, pero este es más grande porque hay 200 países implicados, así que China necesita transmitir seguridad en el control de la enfermedad", explica. Por eso es importante que sus empresas rechacen anular su asistencia.

Sin embargo, de las empresas que se descolgaron del MWC hasta ahora, dos son chinas: Umidigi y Vivo. "Las empresas chinas, salvo excepciones, no están cancelando porque tienen mucha presión para no generar más alarma. No se pueden permitir cancelar porque eso sería la constatación de que hay un problema grave de potencial mayor que no tienen tan controlado", argumenta Barbero.

El equilibrio entre los controles de seguridad y la imagen alarmista

"Hay una cosa importante, y es el motivo por el que se van. Lo hacen por miedo a contagiarse y por las consecuencias en la reputación que podría tener un contagio de sus trabajadores", dice Higueras. La organización, no obstante, ya ha tomado medidas para que eso no ocurra en el caso de que finalmente se celebre el congreso. Pero el problema es que esas precauciones son completamente inútiles, a juicio de Higueras. "Son claramente insuficientes", critica. ¿En qué consisten? Según se ha anunciado hasta el momento, en controlar los pasaportes de los asistentes y en medirles la temperatura de forma asidua. "¿Qué van a hacer? ¿Pedir el pasaporte a 110.000 personas?", se pregunta Higueras, que incide también en que si alguien se encuentra en el periodo de incubación, de nada servirán esas medidas. 

Barbero, además, duda de la consecuencia que podría tener tanto control. A nivel comunicativo, dice, podría aumentar el nivel de alarma. "Es complicado acertar porque si no eres demasiado precavido te arriesgas a un problema, pero si te pasas generas inquietud porque la gente puede pensar que existe un riesgo real", argumenta. 

Elisenda Estanyol, directora académica del máster de Comunicación corporativa, protocolo y eventos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), opina lo contrario. "Si la organización ha tomado estas medidas es porque considera que así se traslada la imagen de que se intenta minimizar al máximo el riesgo que pudiera haber", dice. Y no debería provocar ningún tipo de temor. "Tenemos que tener en cuenta que lo que va a pasar en el congreso es algo que no será muy diferente a lo que está pasando ya en otros eventos internacionales. Serán medidas que ahora suponen algo que está muy alejado de la normalidad y de otras ediciones, pero que con el clima y la información que se está difundiendo sobre el alcance de la enfermedad no debería extrañar a nadie", añade. 

Y hay otra cosa que los participantes tienen que tener en cuenta, según dice: las medidas son de precaución y las ha tomado la propia organización. Las autoridades médicas, por el momento, no han obligado a realizar estos controles. Y eso reafirma que no hay cabida para el alarmismo

Más contenidos sobre este tema




4 Comentarios
  • Jafo Jafo 12/02/20 22:34

    Según han dicho en la ETB ,el congreso se ha suspendido ya,no hay congreso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • P. González P. González 12/02/20 18:02

    Sospecho que la suerte de la celebración del Congreso Mundial de Móviles, a estas alturas, está echada y no se va a celebrar en la fecha prevista.

    Lo que ignoro es si resulta viable establecer con los posibles asistentes un pacto de caballeros para que, todas las partes (Empresas y Organizadores), se comprometan a celebrarlo tan pronto como se den una serie de condiciones que deberían acordar entre todos ellos, una vez que “oficialmente” (me refiero a la Organización Mundial de la Salud) se declare la finalización de la emergencia sanitaria.
    Supongo que esta cancelación le va a hacer un “roto” importante a muchísima gente (Instituciones, empresas y trabajadores); Pero quedará el consuelo de que la culpa no es de ninguna de ellas, ni tampoco de la ciudad de Barcelona, por lo que no debiera utilizarse este tropiezo para que carroñeros como la Sra. Díaz Ayuso y otros oportunistas internacionales pretendan sacar tajada del asunto llevándose el congreso a su propio terruño.

    Lamentablemente, doy por sentado que a estas horas ya habrá una bandada de buitres intentándolo.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Macrons Macrons 12/02/20 08:23

    Las últimas cifras a las 7:32 (varían a una velocidad preocupante) arrojan 45.188 casos confirmados 1.115 muertos (2,3%) y 4.849 recuperados, las muertes representan un 23%, sobre las recuperaciones, aunque previsiblemente aumenten más las recuperaciones sobre los casos de fallecimiento.

    La aparición de síntomas del 2019-nCoV sería muy variable (de 2 a 14 días), tanto como los efectos, que en casos son relativamente leves, mientras en otros provocan afecciones respiratorias graves tales como la neumonía y otras complicaciones, que pueden desencadenar el fallecimiento, aunque –repetimos-, de momento la tasa de mortalidad parece rondar solo el 2%.

    La velocidad y máximo rigor con que las autoridades chinas se han impuesto la tarea de atajar el mal, no deja lugar a dudad sobre su potencial peligrosidad.

    El virus podría aumentar su peligrosidad y es probable que de momento solo estén contabilizados alrededor del 20% de los casos realmente activos.

    Además, se trata de un virus que se contagia con facilidad sorprendente, incluso cuando los portadores no muestran síntoma alguno de enfermedad, lo que lo hace especialmente peligroso.
    A pesar de la gran difusión de las mascarillas, no es seguro que sean realmente efectivas, de hecho solo son recomendadas para los infectados o posibles infectados al ser evaluados. Los médicos deben usar gafas especiales y otros equipos incluidos entre los de protección de personal.

    Dada la escasa experiencia en la amenaza representada por el 2019-nCoV, debe ser tomado muy en serio. No se trataría de atemorizar a la población, pero sí de mantener se alerta y minimizar al máximo riesgos, que dada la enorme facilidad de expansión del virus y su gran peligrosidad, se hacen imprescindibles, porque podrían salvar muchos cientos de miles de vidas.

    En las actuales circunstancias, lo más sensato quizá sería tratar de posponer unos meses la celebración del Mobile World Congress

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Whiterocks Whiterocks 12/02/20 10:58

      Muy cierto. Y la posición más sensata sería de posponer el MWC hasta la próxima edición, y todos los gastos ya efectuados fueran considerados anticipos para ella.

      Evidentemente, las estructuras ya construidas podrían ser consideradas como "siniestro" por las aseguradoras, pero sería un volumen de indemnizaciones muy inferior.

      En el peor de los casos, para hoteles y restaurantes, sería, mayoritariamente, lucro cesante, no pérdidas absolutas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

 
Opinión