x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

España liderará la crisis de 2020 con una contracción del 12,8% del PIB y un déficit del 13,9%, según el FMI

  • Estima que España cerrará este ejercicio con una ratio deuda/PIB del 123,8%, frente al 95,5% contabilizado a finales de 2019
  • El desajuste de las cuentas públicas durante 2020 llegará al 13,9% del PIB, mientras que en 2021 todavía será del 8,3%

Publicada el 24/06/2020 a las 15:22 Actualizada el 25/06/2020 a las 13:35
La ministra de Economía y vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño.

La ministra de Economía y vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño.

Europa Press

España se situará este año, junto con Italia, a la cabeza de las contracciones económicas fruto de la crisis del covid-19, según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que estiman una contracción sin precedentes modernos del 12,8% de la economía española.

En la actualización de junio de su informe Perspectiva Económica Mundial, publicada este miércoles, el organismo con sede en Washington ha rebajado de forma generalizada sus estimaciones para la economía mundial. En el caso de España, la revisión a la baja ha sido de casi cinco puntos porcentuales, en comparación con la contracción del 8% estimada en abril por el Fondo.

La previsión de una caída del 8% ya hubiera supuesto la mayor contracción económica de toda la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística, por lo que la nueva revisión del FMI solo empeora unos datos ya de por sí sin precedentes claros. En 2009, la contracción de la economía española fue del 3,8%, mientras que en 2012 fue del 3%. A nivel trimestral, el peor periodo durante la crisis de hace una década fue en el segundo trimestre de 2009, cuando la economía se contrajo un 4,4%.

Con respecto al resto de las principales economías del euro, el FMI considera que Italia también se contraerá un 12,8% (3,7 puntos menos que en abril), Francia, un 12,5% (5,3 puntos menos); y Alemania, un 7,8% (ocho décimas menos). En su conjunto, la zona euro experimentará una caída del 10,2%, al tiempo que Estados Unidos descenderá un 8%.

El Fondo ha explicado que, a nivel mundial, la pandemia ha tenido un impacto más negativo en la actividad del primer trimestre que lo que se había anticipado, mientras que la recuperación prevista será mas gradual de lo que se había pensado. "Estimamos una depresión más profunda en 2020 y una recuperación más lenta en 2021", ha indicado la economista jefa del FMI, Gita Gopinath.

Para 2021, la institución presidida por Kristalina Georgieva también ha modificado sus perspectivas. Así, España experimentará un repunte del 6,3%, lo que equivale a una mejora de dos puntos porcentuales en comparación con las previsiones de abril.

El informe presentado este martes por el Fondo también incluye previsiones sobre déficit y endeudamiento. Así, el desajuste de las cuentas públicas durante 2020 llegará al 13,9% del PIB, mientras que en 2021 todavía será del 8,3%. Estas cifras suponen una revisión a la baja de 4,4 y 1,6 puntos porcentuales, respectivamente.

En lo que respecta al nivel de deuda, el FMI estima que España cerrará este ejercicio con una ratio deuda/PIB del 123,8%, frente al 95,5% contabilizado a finales de 2019. En 2021, la ratio incluso se elevará pese al crecimiento económico, hasta el 124,1%.

De forma general para todos los países, Gopinath ha alertado de que las previsiones presentadas este miércoles tienen un "alto grado de incertidumbre", con muchos riesgos tanto al alza como a la baja. Así, la recuperación podría ser mejor de lo previsto si se dan buenas noticias sobre vacunas y tratamientos y se aprueba más apoyo por parte de los gobiernos. De su lado, la aparición de rebrotes del virus podría paralizar de nuevo la movilidad y el gasto, endureciendo las condiciones financieras y agravando la recesión económica.

"Esta crisis también generará desafíos a medio plazo. La deuda pública está previsto que alcance su mayor nivel con respecto al PIB desde que hay registros, tanto en países avanzados como emergentes. Los países necesitarán sendas fiscales sólidas para la consolidación a medio plazo mediante el recrote de gastos innecesarios, la ampliación de la base fiscal, la disminución de la evasión de impuestos y una mayor progresividad fiscal en algunos países", ha recomendado la economista jefa del Fondo.

La deuda pública mundial superará por primera vez el 100% del PIB en 2020

El esfuerzo fiscal de los gobiernos para paliar el impacto de la pandemia del covid-19, sumado a la profunda caída de la actividad provocado por la Gran Reclusión elevará por primera vez la ratio de deuda pública global por encima del umbral del 100% del PIB, según las estimaciones del FMI.

De este modo, la institución internacional calcula que la deuda pública a nivel global alcanzará en 2020 el 101,5% del PIB, frente al 82,8% contabilizado en 2019, para proseguir su escalada el próximo año, cuando se espera que alcance un nuevo récord en términos relativos del 103,2% del PIB.

Este incremento de 18,7 puntos porcentuales de la ratio de endeudamiento público esperado para 2020 supera ampliamente el aumento de 10,5 puntos porcentuales registrado en 2009 en respuesta al impacto de la Gran Recesion provocada por la crisis financiera mundial.

En el caso de las economías desarrolladas, la deuda pública escalará en 2020 al 131,2% del PIB desde el 105,2% del año pasado y subirá al 132,3% en 2021. En concreto, la deuda de EEUU alcanzaría el 141,4% del PIB este año y el 146,1% en 2021, mientras que en la zona euro subiría al 105,1% en 2020, aunque se reduciría al 103% un año después.

De su lado, el FMI estima un fuerte incremento del déficit mundial, hasta un promedio del 13,9% del PIB en 2020, frente al 3,9% de 2019, como consecuencia de las medidas adoptadas, así como por el efecto de los estabilizadores automáticos en materia tributaria y de protección social para mitigar la pérdida de ingresos de las familias durante la recesión. Para 2021, este desequilibrio presupuestario negativo se reduciría al 8,2% del pIB.

En este sentido, la entidad advierte de que los ingresos gubernamentales caerán este año en promedio 2,5 puntos porcentuales más que el PIB como consecuencia de las menores rentas de las familias e ingresos de las empresas, además de que la recaudación podría ser incluso inferior en el caso de que no se recuperasen completamente los aplazamientos de impuestos concedidos.

La trayectoria de la deuda y el déficit está sujeta a una alta incertidumbre y podría derivar en un escenario adverso si la actividad económica se viera frenada por un resurgimiento de infecciones, mientras que en el caso de hallarse una vacuna efectiva contra el virus el deterioro de las cuentas públicas sería menor ante la restauración de la confianza.

Entre los países analizados, el déficit previsto por el FMI alcanzaría el 23,8% del PIB en 2020 en EEUU, mientras que en la zona euro sería del 11,7%, con España a la cabeza con un déficit del 13,9%, por delante del 13,6% estimado para Francia y del 12,7% de Italia.

Respuesta de 11 billones de dólares

Desde el pasado mes de abril, cuando el FMI publicó sus Perspectivas Económicas Mundiales, más de dos terceras partes de los gobiernos de todo el mundo han tomado más medidas fiscales para contener el impacto de la pandemia social y económico, elevando así el importe agregado de la respuesta fiscal a unos 11 billones de dólares (9,7 billones de euros) desde los 8 billones de dólares (7 billones de euros) estimados en abril.

La mitad de estas medidas, unos 5,4 billones de dólares (4,8 billones de euros), corresponden a los gastos adicionales e ingresos perdidos, que afectan directamente los presupuestos gubernamentales, mientras que la otra mitad serían medidas de apoyo de liquidez, como préstamos, inyecciones de capital y garantías, incluso a través de bancos y empresas estatales, que ayudan a mantener los flujos de efectivo y limitar las quiebras, pero pueden elevar la deuda y los déficits del Gobierno en el futuro si incurren en pérdidas.

"Estas medidas han ayudado a salvar vidas, proteger los medios de vida y preservar el empleo y las relaciones comerciales", ha destacado el FMI.

 
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión