X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Turismo

Los economistas avanzan un tercer trimestre negro en el empleo agudizado por los vetos al turismo

  • "Sólo podría salvar los muebles de cara al tercer trimestre del año el establecimiento de corredores turísticos", sostiene el economista del Instituto de Estudios Bursátiles Javier Santacruz
  • Canarias, Andalucía y Comunitat Valenciana, tres de las regiones en las que más pesa el sector turístico, acumularon durante el segundo trimestre cuatro de cada diez empleos destruidos en todo el país
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 29/07/2020 a las 06:00
Una terraza vacía en Barcelona.

Una terraza vacía en Barcelona.

Efe

Nadie se esperaba un dato bueno a nivel laboral después de los tres duros meses de confinamiento por la crisis sanitaria. Y así ha sido. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este martes han puesto de manifiesto la destrucción de 1,074 millones de puestos de trabajo durante el primer trimestre del año, una cifra que no recoge la pérdida de actividad derivada de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE). La caída en la ocupación estuvo lastrada principalmente por el retroceso del sector servicios y fue especialmente acuciante en aquellas regiones cuyas economías son muy dependientes de la actividad turística. Unas zonas que ahora no quitan ojo de encima a las restricciones que algunos Estados han impuesto a quienes quieran viajar a territorio español. Algo que si no consigue arreglarse anticipa un tercer trimestre negro para el empleo. “Sólo podría salvar algo los muebles el establecimiento de corredores turísticos”, apuntan algunos de los economistas consultados por infoLibre.

La caída del empleo ha sido general en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, ha tenido un impacto notable en los territorios que más dependen del turismo. Sólo Canarias, Andalucía y la Comunitat Valenciana han acumulado respecto al trimestre anterior 434.800 puestos de trabajo destruidos. Son cuatro de cada diez de los que han desaparecido en todo el país. Baleares, sin embargo, ha conseguido cerrar los tres segundos meses del año con un balance positivo: 9.200 empleos más. No obstante, si estas cifras se comparan con las del mismo trimestre de 2019, las cuatro regiones cierran en números rojos. Las islas del Mediterráneo, para las que el turismo representa el 42% de su PIB, concluyen los meses de abril, mayo y junio con un desplome de ocupados del 11,5%, mientras que las del Atlántico, para las que los viajeros suponen el 30% de su economía, retroceden algo más de ocho puntos. Andalucía y Comunitat Valenciana, donde la actividad turística aporta más del 12% de la riqueza, el desplome ha sido del 7,23% y 6,74%, respectivamente.

Un dibujo similar se extrae prestando atención a los datos por sectores. Todos han caído. En agricultura se destruyeron 21.400 empleos, mientras que en la industria y en la construcción se perdieron 127.000 y 108.700, respectivamente. Sin embargo, el derrumbe general se ha sostenido sobre los hombros del servicios. En este sector han desaparecido nada menos que 816.900 puestos de trabajo, el 76%. Del mismo modo, el número de horas efectivas trabajadas, que han descendido un 22,59% respecto al trimestre anterior, evidencia el mazazo que el confinamiento ha asestado al turismo y aquellas actividades vinculadas al sector. En el caso de la hostelería, el número de horas efectivas semanales trabajadas por todos los ocupados se situó en 12.745,7, frente a las 45.465,5 del primer trimestre, lo que equivalió a una caída del 72%. Y del 78% si se comparan los mismos datos con el segundo trimestre del año pasado. Una tendencia similar siguió el ocio, con una caída superior al 50%, y el transporte, con un retroceso cercano al 30%.

En Andalucía, el sector servicios ha pasado de 2,31 millones de ocupados en el primer trimestre a 2,18 millones en el segundo. Hace justo un año, se encontraba en 2,37. En el caso de Canarias, ha retrocedido de los más de 817.000 a 704.000 –en el mismo periodo de 2019 se registraron casi 785.000–, mientras que en la Comunitat Valenciana se ha caído de los 1,5 millones a los 1,43 millones, una disminución todavía más pronunciada si se compara con el segundo trimestre del año pasado –1,51 millones–. Sólo Baleares se ha librado de esta disminución trimestral. En el archipiélago se han registrado unos 420.000 ocupados en el sector servicios en los meses de abril, mayo y junio, frente a los poco más de 397.000 con los que se cerraron enero, febrero y marzo. Un dato positivo que, no obstante, queda lejos del anotado en el mismo periodo de 2019: algo más de 470.000 ocupados.

Los meses de abril, mayo y junio son relativamente importantes para el turismo español. En 2019, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 28,5% de todos los viajeros extranjeros que llegaron a nuestro país lo hicieron durante ese trimestre. Sin embargo, la clave para el sector se encuentra en julio, agosto y septiembre, que el año pasado acumularon el 34,5% de llegadas procedentes de otros países. Un incremento de la actividad que tradicionalmente se ve reflejado en los datos de empleo. En la serie histórica, el porcentaje de ocupación ha aumentado en la mayoría de terceros trimestres. Las mejoras más importantes se registraron en 2005, 2016 y 2017 con subidas del 1,12%, 0,81% y 0,87%, respectivamente. No obstante, también hubo ejercicios negros. Principalmente, los de la Gran Recesión. En los meses de julio, agosto y septiembre de 2011, el porcentaje de ocupación retrocedió respecto al segundo trimestre un 1,32%. Y un año después, con el fantasma del rescate ya sobre España, la caída también fue de un punto porcentual.

Mayor parón en la recuperación del empleo

Desde entonces, los resultados volvieron a coger una senda positiva. Hasta el año pasado, cuando la encuesta del INE evidenció la desaceleración de la economía española poniendo sobre la mesa el peor tercer trimestre de los últimos siete ejercicios. Un año después, sin embargo, todo ha cambiado. Con una economía en caída libre por culpa del coronavirus, aquellas malas cifras quedarán ahora como anecdóticas. Y no ayudan nada los rebrotes registrados en las últimas semanas y los vetos que algunos países han impuesto a la hora de visitar suelo español, que van a suponer un freno a la recuperación de la actividad. “Hasta hace un par de semanas pensaba que la situación podría mejorar. Sin embargo, a día de hoy creo que los datos van a ser bastante malos”, sostiene Javier Santacruz, economista del Instituto de Estudios Bursátiles. “Las restricciones y el estigma que tiene España, que creo que es injusto, pueden generar un mayor parón en la recuperación del empleo”, sostiene, por su parte, Santiago Carbó, catedrático de Economía de la escuela de negocios Cunef.

Hay varios motivos que llevan a Santacruz a ser pesimista. En primer lugar, la caída “sin visos de remontar” del “consumo interno” que en su opinión reflejan los datos sobre “pagos con tarjeta”. En segundo término, el incremento de los contagios entre los temporeros, que podría lastrar una mejora en un sector agrícola pendiente de la llegada de la vendimia o la recogida de la fruta de pepita. Y en tercer término, el frenazo que desde su punto de vista supondrán las decisiones de algunos Estados de incluir a España en sus listas negras de destinos vacacionales. “Si pierdes el turismo será muy complicado remontar la situación”, sostiene. El catedrático de Economía de Cunef también considera que el tercer trimestre del año va a ser “completamente negro” en comparación con los de ejercicios anteriores. Sin embargo, y aunque llama a ser prudentes porque la situación es muy cambiante, prefiere guardar cierto optimismo. “Por poco que se avance puede que no sea tan negativo con respecto al segundo. De serlo, tendríamos un problema importante”, apunta el economista, que dice que se conformaría con que la tasa de paro se mantenga similar a la actual –15,3%–.

90.000 millones de euros y 1,5 millones de empleos en juego

El sector turístico, que esperaba poder remontar el vuelo a lo largo del verano, ha visto cómo el incremento de los rebrotes ha terminado por frenar en seco su posible recuperación. Y no por la imposición de nuevas medidas de confinamiento en nuestro país, sino principalmente por los mensajes que han lanzado algunos países respecto a los viajes a España. Los últimos en hacerlo han sido Alemania y Países Bajos. Así, el Ministerio de Asuntos Exteriores germano ha emitido este martes una nueva recomendación en la que desaconseja a sus nacionales visitar las regiones de Aragón, Cataluña y Navarra por el incremento de los contagios. La Haya, por su parte, también ha recomendado evitar los viajes innecesarios a Barcelona y el área del Segrià (Lleida) y ha aconsejado a regresar a los nacionales que se encuentren en dichas zonas, que deberán guardar una cuarentena de dos semanas al pisar de nuevo suelo holandés. Los mensajes de Alemania y Holanda se suman a los también emitidos por Francia, Bélgica o Noruega.

Alemania y Francia fueron, en 2019, dos de los tres principales mercados emisores de turistas extranjeros llegados a nuestro país –11 millones de cada una de las nacionalidades–. Sin embargo, el principal pilar de la actividad fue Reino Unido. En el pasado ejercicio llegaron desde el territorio británico nada menos que 18 millones de personas. Visitantes que, según los cálculos de Exceltur, dejan cada verano unos 8.500 millones de euros. Por eso, preocupa enormemente en el sector el movimiento del Ejecutivo de Boris Johnson de imponer una cuarentena obligatoria a todas aquellas personas que regresen al país desde España. La decisión se dio a conocer a lo largo del fin de semana. Y las conversaciones abiertas entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Londres para intentar suavizar estas restricciones todavía no han surtido efecto. De hecho, los británicos han endurecido todavía más su postura. Si en un primer momento desaconsejaba todos los viajes no esenciales a la península, posteriormente decidió incluir en el veto a Baleares y Canarias.

“Perder a estos turistas puede suponer un problema tremendo”, asevera Santacruz. Los Ejecutivos de los dos archipiélagos, regiones con una incidencia acumulada menor a la registrada en suelo británico, llevan horas insistiendo en la posibilidad de que se establezcan con Reino Unido corredores seguros. También las patronales del sector apuestan por esta medida. “Solo podrían salvar un poco los muebles de cara al tercer trimestre el establecimiento de corredores seguros”, señala el economista del Instituto de Estudios Bursátiles, quien vaticina que de no encontrarse alguna solución al problema del turismo la tasa de desempleo se incrementará otro punto más durante los meses de julio, agosto y septiembre.

Algunas de las organizaciones empresariales del sector ya han puesto sobre la mesa sus propias estimaciones. La Mesa del Turismo calcula que la paralización del turismo puede provocar 90.000 millones de euros de pérdidas de cara a septiembre y la destrucción de cerca de 1,5 millones de empleos para final de año. El Consejo Mundial de Viajes y Turismo considera que las cuarentenas en los viajes a España ponen en juego 2,3 millones de puestos de trabajo de cara a final de año.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • Galias Galias 31/07/20 11:02

    Estando de acuerdo con todo lo ya comentado y , entre otro , el concepto de empleo y trabajo, en lo inmediato, yo he hecho una propuesta: IMSERSO PARA TODOS LOS ESPAÑOLES. Turistas de Europa no vendrán, por las trabas que han puesto los Gobiernos a sus compatriotas, con razón o sin razón pero ahora no podemos discutir si son galgos o podencos. Por tanto, solo hay un pequeño- gran remedio para salvar el turismo: Ofrecer a los españoles unas vacaciones de una semana que las necesitan a precio de Imserso. Con este motivo he escrito a la Ministra de TURISMO , a la mesa del turismo, a la CEOE , a los sindicatos etc, para que acuerden y lance una campaña a los españoles y los empresarios y hoteleros dejen de llorar:
    1) una semana para una familia en la playa por 375 euros todo incluido y 500 por 15 días.
    2) Para una pareja 350, una semana en media pensión
    3) Para un soltero o soltera o single, menos coste
    4) En alojamientos rurales y de interior también menor precio
    5) los Psradores a mitad de precio del que tienen.
    6) los trenes y autobuses y aviones al servicio del plan
    Este plan puede alcanzar a agosto y septiembre. Pero tienen que actuar ya y llorar menos.
    Se admiten discusión sobre este plan.y si se está de acuerdo extender la iniciativa.
    En dos días propagando el plan en todos los medios de comunicación, el plan puede tener éxito

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dver Dver 29/07/20 21:10

    Una de las cosas que más me sorprenden es que todo el mundo, incluidos los economistas conocidos digamos "pogres", hablan del empleo. Que las tasa de desempleo crecen, que si no se recuperará, que si empleo por aquí, que si empleo por allá. Y no digamos la patronal que hace chantaje. La palabra empleo es un concepto caduco. Ya lo era antes de la pandemia (esta solo ha sido la catarsis), pues en caso contrario no hubiese habido paro, en unos países más y en otros menos, ni aumentado la pobreza del trabajador. El problema de las empresas era vender y no producir. Creo que debía de empezarse a hablar de trabajo, que parece lo mismo pero no lo es. Hay que empezar a pensar en cuanto trabajo será necesario para una sociedad equilibrada y de que tipo, lo que nos permitiría planificar formación y repartirlo. La nueva normalidad no va a ser una vuelta al pasado inmediato que tampoco era ya normal. No se puede crecer exponencialmente y fabricar todo tipo de banalidades con la pretensión de venderlas, y además, con un coste laboral mínimo, porque nadie va a poder compar tanta tontería. El progreso ellimina trabajo humano; empecemos a reconocerlo, definamos el modelo de sociedad que queremos y actuemos en consecuencia. No va a haber empleos de ocho horas (no es un mandato divino) para todos, y mal pagados. No queda otra solución que ver cuánto trabajo se necesita y repartirlo. Ese es el debate que hay que empezar a poner sobre la mesa. Como ejemplo muy visible del absurdo de este modelo social económico, los MIR mileuristas y la precariedad en general. Y no solo pasa en España. Vean datos de occidente.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Javipas Javipas 29/07/20 14:26

    Resultado de fiarlo todo al turismo y la construcción... cuanto mas cestas, mas huevos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • BASTE BASTE 29/07/20 11:31

    Todo empieza y todo acaba, a mis años vi el comienzo y ahora me toca ver el final de esa burbuja,tendremos que volver a plantearnos muchas cosas,el cvid durará más tiempo de lo que pensamos y quizás se vea acompañado por algún otro compañero que todavía no conocemos,la situación es otra y debemos reconvertirnos, esto solo ha sido un acelerante de lo que nos venía encima con el cambio digital-analógico.Es momento de examinar con mucho detenimiento a quiénes elegimos como conductores de esta nueva realidad para no estrellarnos,en nuestras manos está la posible solución,aunque nos debemos olvidar de la realidad anterior y adaptarnos,lo mejor posible,a la nueva.Vienen tiempos duros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • AngelHito AngelHito 29/07/20 11:19

    Comparto el análisis realizado sobre la EPA y la situación económica originada por la COVID19, sin embargo, hay un elemento que no se trata en este análisis, que es la destrucción de empleo que viene. Me refiero a la digitalización, la inteligencia artificial, la rebotica, que están en la puerta de las empresas listos para empezar a trabajar y dejar en la calle a los trabajadores analógicos. Este es el debate que deberíamos estar teniendo, no focalizarnos tanto en la pandemia, sino en la nueva sociedad digitalizada. La pandemia, primero, la digitalización de las empresas, después, van a dejar en el camino a varios millones de personas sin empleo, ¿se está haciendo algo para esa gente?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • TL TL 29/07/20 10:32

    Está claro que es absurdo que un país aposte tanto sobre un sector tan vulnerable y de bajo valor añadido. A los que se ofenden por ese término, habrá que preguntarles por qué entonces los sueldos en ese sector son tan bajos. Basta recordar las condiciones de trabajo de las kellys. España fue puntera en un sector de futuro y de alto valor añadido: el sector de las energias renovables. Eso fue hace que la gente votó y dió mayoría absoluta a Rajoy y a Soria que se dedicaron a reventar literalemente ese sector. De aquello polvos, estos lodos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 29/07/20 09:28

    ¡Menuda sorpresa! ¿Qué esperábamos? No se mete miedo impunemente a toda la población, porque en el extranjero --donde, obviamente, les interesa que sus ciudadanos se dejen los cuartos en casa en estos tiempos tan difíciles-- se lo aprenden y lo usan como excusa para obstaculizar el turismo hacia España.

    Los suecos, tan criticados, se negaron desde el primer momento a cerrar el país porque con un virus que contagian hasta los asintomáticos, la única manera efectiva de parar la transmisión es cerrar los países indefinidamente hasta que haya una vacuna... cuando la haya. Como eso, según los suecos y según el sentido común, es un disparate y no se puede hacer, lo razonable es tratar de proteger a los viejos, que somos la parte de la población en que la enfermedad es realmente peligrosa, y dejar que el resto viva en una relativa normalidad, con lo que se mantiene activo el país y se va creando inmunidad colectiva donde se debe: en la población más joven. No es fácil en la práctica hacerlo bien, pero es lo único que cabe hacer razonablemente. Aquí se han conculcado leyes privando arbitrariamente a los ciudadanos de libertad de circulación y del derecho al voto o aplazando elecciones arbitrariamente para, en el fondo, obtener unos penosos resultados, de los peores del mundo. Para evitar las protestas, se nos ha aterrorizado por tierra, mar y aire durante meses. Ahora, la medicina se vuelve en nuestra contra: ajo y agua, hermanos, que nosotros mismos nos lo hemos buscado. A los turistas no les hace ninguna gracia que se les someta a cuarentena y se les obligue a llevar mascarilla hasta buceando.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • Pernalonga Pernalonga 29/07/20 09:16

    Para llorar.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

Lo más...
 
Opinión