x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Foro Milicia y Democracia

Trump y la trampa de Tucídides

Publicada el 17/11/2016 a las 06:00 Actualizada el 16/11/2016 a las 17:38
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Las agresivas declaraciones contra China del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, a la que culpó de todas las miserias de la economía norteamericana, incluido el robo de empleos y la “violación” de sus fronteras, han puesto en guardia a Pekín, que teme, cuanto menos, el estallido de una guerra comercial. Aunque de momento en China nadie quiere pronunciarse abiertamente sobre el triunfo de Trump, algunos analistas consideran que la imprevisibilidad del líder republicano y las diferencias geopolíticas que los dos países mantienen en el este de Asia podrían desatar un conflicto armado, que corroboraría la llamada “trampa de Tucídides”.

En 2012, Graham Allison, director del Centro Belfer de Ciencias y Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard, comparó a EEUU y China con las Esparta y Atenas de hace 2.500 años, y advirtió de que la creciente rivalidad entre el poder dominante y el emergente conduciría inexorablemente a un enfrentamiento si no se rebajaba la tensión. Allison recurría para sostener su tesis al historiador y militar ateniense Tucídides, quien en su libro La historia de la guerra del Peloponeso (404 al 396 antes de Cristo), escribió que “fue el ascenso de Atenas y el temor que esto inspiró a Esparta lo que hizo inevitable la guerra”.

Allison aplicó ese patrón para estudiar las relaciones entre las potencias en declive y las en ascenso de los últimos 500 años y concluyó que “el resultado fue la guerra” en 11 de 15 casos en que se produjo el crecimiento rápido de una potencia adversa a la establecida. Según el polítologo, con frecuencia el detonante del enfrentamiento fue “un enredo en las relaciones con los aliados”.

Entre Pekín y Washington hay varios contenciosos de los que podría escapar la chispa que incendiase sus relaciones, sobre todo con un inquilino en la Casa Blanca tan volcánico como Trump. Son muchas voces estadounidenses que han pedido al Pentágono que ponga freno a las amenazas nucleares de Corea del Norte. Aprovechando las diferencias existentes en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Kim Jong-un se ha permitido burlar las ordenanzas de la comunidad internacional y ha realizado cinco pruebas nucleares, además de ensayar distintos tipos de misiles balísticos y de alcance medio. Los desafíos del dictador Kim III son cada vez más atrevidos. A principios de noviembre hizo un llamamiento público a sus tropas para que asesinasen a altos cargos del Gobierno y de las Fuerzas Armadas de Corea del Sur, uno de los principales aliados de EEUU en la zona.

China, único sostén del régimen norcoreano, ha intentado conseguir que Pyongyang regrese a las negociaciones a seis bandas (China, EEUU, Japón, Rusia y las dos Coreas) en las que se pretende que renuncie al programa atómico a cambio de importantes incentivos económicos y diplomáticos, como la firma de un acuerdo de paz con Washington y Seúl, ya que la guerra (1950-1953) tan solo finalizó con un armisticio.

Trump ha indicado a lo largo de la campaña electoral que Corea del Sur tendrá que pagar por su seguridad y que no piensa seguir corriendo con la mitad del gasto de los 28.500 soldados desplegados en el país. La advertencia también la dirigió a Japón, donde el Pentágono mantiene 51.000 militares y 5.500 civiles. El presidente electo incluso ha sugerido que Tokio y Seúl se doten de armas nucleares, lo que desencadenaría una carrera armamentista de incalculables consecuencias.

No se descarta que una nueva provocación de Kim Jong-un desate la ira de Trump quien, movido por el principio de que devolverá a EEUU la supremacía mundial, podría ordenar una operación quirúrgica y masiva contra las instalaciones nucleares de Corea del Norte o contra el mismo dirigente norcoreano. China tendría muy difícil digerir este golpe, que desencadenaría la entrada de millones de refugiados, la reunificación de la península coreana y la presencia de tropas estadounidenses en su frontera.

Allison, sin embargo, apuntaba a las reivindicaciones soberanistas de China y Japón sobre un diminuto conjunto de islotes denominado Diaoyu (en chino)-Senkaku (en japonés) como el diferendo que podría desencadenar el enfrentamiento China-EEUU. Estas islas se encuentran protegidas por el Tratado de Defensa EEUU-Japón, lo que supone que si Pekín avanza sobre ellas, Washington está obligado a salir en su defensa.

Además de Taiwan, la isla que mantiene excelentes relaciones con EEUU y que la Constitución china considera parte inalienable de su territorio sujeta al “uso de la fuerza” para recuperarla si se declara independiente, otro de los puntos más calientes entre la potencia establecida y la emergente es el mar del Sur de China. Pekín reivindica el 80% de sus aguas y muchos de los islotes, atolones y arrecifes que también reclaman Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunei y la misma Taiwan. Washington se ha alzado en defensor de los derechos de esos países y de la libre navegación por ese estratégico mar, por el que circula el 70% del comercio total de la zona. Un incidente en estas turbulentas aguas también puede desatar la “trampa de Tucídides”.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • coldo coldo 19/11/16 19:10

    1º.- Roma retiró sus legiones de los limes y perdió su imperio 2ª China tiene algo así como 1,2 billones de dolares en bonos u.s.a. Ergo :_Menos lobos caperucita

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • antoniof antoniof 17/11/16 21:42

    Veo que coincide con la opinión  de columnistas de otros medios http://m.elpais.com.co/elpais/opinion/columna/marcos-peckel/trampa-tucidides

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ANAN ANAN 17/11/16 08:25

    Gracias por el análisis. En este país vivimos de espaldas a Asia y así nos va. La lógica de los cambios de hegemonía en la historia ha tenido la pauta de dos potencias en conflicto en el entorno de un caos sistémico general y una tercera fuerza emergente que es llamada a resolver el caos creando un nuevo orden. Ahora las armas nucleares lo cambian todo. Por otro lado la tercera potencia no se vislumbra. Ni Rusia ni Japón pueden plantearse esa tarea.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.