X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Foro Milicia y Democracia

A las puertas del ministerio con Francisco Fontao

Publicada 22/02/2017 a las 06:00 Actualizada 21/02/2017 a las 20:14    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Escribo estas líneas después de visitar a Francisco Fontao a las puertas del Ministerio de Defensa. Está en huelga de hambre. Le acompaña en esos momentos su madre. Le pregunto cómo está. Me dice que está bien a pesar del frío que es perpetuo en la fachada de la calle General Yagüe. Le pregunto cuál es su situación familiar. Me dice que tiene dos niños pequeños. Le llaman al teléfono. Hay mucha gente que está preocupada por él. Le pregunto qué es lo que quiere conseguir con su acción. Me dice que busca un trabajo, o mejor dicho, continuar en las Fuerzas Armadas. Entró con dieciocho años y no sabe hacer otra cosa. Su situación, antes de que le rescindieran el compromiso, era la de compromiso de larga duración. Podría haber permanecido en las Fuerzas Armadas hasta los cuarenta y cinco años. Le insisto sobre lo que quiere conseguir. Me dice de forma rotunda que seguir en las Fuerzas Armadas, con un desempeño adaptado a sus capacidades.

A Fran –así le conocen sus amigos– le truncó su trayectoria profesional un accidente en acto de servicio. Es decir, cuando estaba cumpliendo con su deber. Le declararon apto con limitaciones; le destinaron a otro puesto, pero no a un puesto adaptado a su discapacidad, como hubiera sido lo razonable y lo legal. No, a otro puesto, para el que no tenía capacidad de respuesta eficaz. Entretanto, nuevas intervenciones quirúrgicas. Nuevo expediente que fue resuelto con una declaración de inutilidad permanente para el servicio. Su grado de discapacidad, el 15%. Dicen que puede trabajar en la vida civil, pero no en las Fuerzas Armadas. Recurre sin éxito. Ahora a esperar la apelación.

El caso de Fran es el de muchos militares de Tropa y Marinería, de Complemento y de Carrera. Como consecuencia de los avatares vitales y en ocasiones de la propia actividad profesional, la discapacidad aparece en sus vidas, de manera inesperada, imprevista, traumática. Han de convivir con una situación que altera todos los planes. Les dijeron al adquirir la condición de militar, que en las Fuerzas Armadas los valores y principios eran un soporte sólido que impregnaba toda la vida de sus componentes. Unidad, compañerismo, valor, gratitud, justicia, dignidad. Pero cuando la discapacidad apareció en su vida, no se hicieron presentes esos valores y principios. Nadie se preocupó por él y por su familia, por sus necesidades y anhelos. Sólo algunos compañeros  de su mismo empleo o escala mantuvieron el contacto. De los demás nada supo. Nadie le reconoció su valor o, al menos, agradeció su entrega y sufrimiento y nadie pidió explicación alguna o se preocupó por depurar responsabilidades. El trato, en general, no fue demasiado digno y menos aún justo. Ya no valía para la vida militar, como algunos la entienden.

El caso de Francisco Fontao es una nueva oportunidad para recuperar valores y principios y materializar la reglas de comportamiento de los militares. Y para mucho más. Cuando algunos responsables políticos del Ministerio de Defensa y de los Ejércitos se empeñaron en resolver el problema de los militares con discapacidad sobrevenida a través de un tratamiento meramente honorífico de su situación, ni fueron justos ni les trataron con dignidad. Simplemente dieron carpetazo a una situación incómoda, desoyendo un clamor colectivo de miles de militares, de millones de ciudadanos y de toda una Nación.

A los veteranos ni tocarlos. Esta es una frase hecha. Pero expresa lo que muchos españoles sentimos hacia quienes dieron lo mejor de su vida, física y psíquica, en beneficio de su país, de su patria, de sus conciudadanos.  No les podemos dejar en la estacada. Sin empleo, sin dinero, sin reconocimiento, sin apoyos, a la intemperie, como está ahora a las puertas del Ministerio de Defensa, Francisco Fontao. Hay salida y soluciones. La primera es adaptar destinos para los militares con discapacidad sobrevenida y establecer, al menos, una reserva de puestos de trabajo para personas con discapacidad. La segunda, crear una red de apoyos  para los militares con discapacidad sobrevenida y sus familias. La tercera, regular la figura del veterano para que, a través de la misma, éstos recojan y sientan  el reconocimiento a su entrega y sacrificio. Y una cuarta,  hacer justicia con los militares temporales a los que se les exige lo mismo que a los de carrera y sin embargo se les trata desde una manifiesta discriminación negativa al adquirir una discapacidad sobrevenida.
No es tan complicado. Voluntad y determinación y algo previo e importante: Humanidad.


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • Sancho Sancho 22/02/17 22:16

    Le recibirá la buena de la ministra, seguro...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre