X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

Antonio Caño y 'El País'

Publicada el 30/05/2021 a las 06:00

Yo me afinqué definitivamente en España en el verano de 1978 y, desde entonces, he sido fiel lector, cada día, de El País, fundado dos años antes. Creo que lo seré hasta el final del tiempo que me toque, pues la verdad es que le debo mucho. Tanto, que no concibo mi vida de hispanista sin la aportación fundamental que me ha brindado el diario durante casi medio siglo, gracias al alto nivel de numerosos colaboradores suyos –con algunos de los cuales he podido disfrutar de trato personal y hasta amistad–, su información cultural, su defensa de la democracia, su exquisita atención a la Memoria Histórica y las exhumaciones de las víctimas del franquismo, y un largo etcétera. Incluso, cuando vivía por tierras granadinas, he gozado, debido a la amabilidad de Juan Cruz, de mi propia columna en la edición andaluza del rotativo. Gratitud sincera, pues, y, por supuesto, mi enhorabuena.

Ello no quiere decir que haya estado siempre conforme ni con su línea editorial, que a veces me ha decepcionado e incluso preocupado, ni con los razonamientos de algunos de sus articulistas.

Bajo la dirección de Antonio Caño, a partir de 2014, el diario mantuvo una línea muy dura contra Pedro Sánchez, apoyada por la artillería pesada de Juan Luis Cebrián desde su columna bimensual Al hilo de los días. Pero con la destitución de Caño en junio de 2018, y la llegada de Soledad Gallego-Díez, dicha arremetida se suavizó notablemente, aunque nuestro hombre siguió metiendo cizaña como colaborador.

Defensor a ultranza de la que considera "la gigantesca obra de la Transición" –a la cual no parece encontrar defecto alguno–, publicó en El País del 28 de mayo de 2020 un artículo titulado La farsa que nos enloquece. En él embistió contra el Gobierno y la oposición, culpándoles por partes iguales del que consideraba caos político de la nación tras dos meses y medio de pandemia. ¿Su solución? "Cualquier persona sensata –escribió– sabe que la gravedad de la situación política y económica de España exige un gran pacto nacional entre las principales fuerzas políticas defensoras de nuestro sistema constitucional. No hay más opción".

¿Realmente no había más opción? Puesto que el único interés del PP, como ha demostrado una y otra vez, ha consistido siempre en derribar al Ejecutivo de Sánchez, haga lo que haga este y proponga lo que proponga, el tal "gran pacto" no era entonces, y no es hoy, más que una quimera. La oposición de los populares, lo vemos cada día, es de una deslealtad radical y desvergonzante impensable en cualquier país civilizado de nuestro entorno europeo, máxime en medio de una gravísima crisis sanitaria y económica. Es como si para el PP no existiera, ni por asomo, compromiso alguno con el bien común.

En el artículo referido, Caño reservó su máximo desprecio para Podemos, considerando que el 15 de mayo de 2011 "interrumpió el curso de nuestra historia, no para avanzar más rápido, sino para volver al pasado". Pero, ¿a qué pasado, no especificado? Y es que otra obsesión del periodista jienense es cualquier iniciativa que huele o pudiera oler a comunismo.

El 12 de mayo de este año, con Pablo Iglesias ya fuera del Gobierno, Caño ha vuelto al ataque con un artículo titulado Pacto de Estado o elecciones. No voy a analizarlo aquí en profundidad porque repite en esencia el contenido del de hace doce meses. Solo que el columnista ha llegado ahora a la conclusión de que el "engendro" que hoy (des)gobierna España es sinónimo de trumpismo, y que padecemos un presidente "tan obstinado en el error como en la conquista del éxito".

Lo que me interesa destacar es la publicación, en el espacio estrella de la breve sección de Cartas al director de El País, que siempre se resalta en negritas, de dos reacciones muy críticas ante lo manifestado por Caño.

Firma la primera, titulada ¿Me había confundido de periódico? (15 de mayo), un lector del diario desde su primer número, Fernando González Cajal. Se expresa muy dolido. Apenas puede creer lo que acaba de leer, con su "alegato contra el Gobierno de coalición, sus argumentaciones vacuas, impropias de un exdirector, las descalificaciones de trumpismo de la izquierda, degradación, su loa al PP, su propuesta de un gran acuerdo del PSOE con él, como partido fiable y solución del futuro".

¿Cómo no compartir este juicio?

La segunda misiva contestataria, publicada al día siguiente bajo el título Por fin alguien me ilumina, llevaba la firma de Blas Ferrero Celada. Lector de El País desde su nacimiento, como González Cajal, reconocía haber creído hasta entonces que el análisis político de Caño era, en general, "fino y atinado". Pero ahora se ha dado cuenta de su equivocación. El artículo en cuestión le permite, dice, borrar ambos adjetivos.

Lo verdaderamente fascinante de este asunto, con todo, es que quienes hoy mandan en el diario –capitaneado desde la salida de Gallego-Díaz por Javier Moreno– hayan decidido no solo publicar estas cartas sino en un lugar tan hipervisible. Es evidente que ha pasado algo serio. Algo, según hemos podido leer en Confidencial Digital, relacionado casi seguramente con declaraciones recientes de Caño, en la Cadena Cope, donde ha dicho que nunca entendió las razones no solo de su despido sino del de todo su equipo. Según la misma fuente, estas reflexiones han creado "un profundo malestar" entre algunos periodistas, y parte de la dirección, de El País, toda vez que sigue siendo colaborador del mismo.

Desde la aparición de las dos cartas no he vuelto a ver nada más en el diario sobre el caso. Será fascinante constatar si Caño reaparece en su página de opinión y si, de ser así, comenta o pasa por alto la tormenta desencadenada. Sea como fuera, El País ha ganado en dignidad y fortaleza al hacer públicas las referidas misivas, determinación que le honra y que este lector asiduo le agradece de corazón.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




75 Comentarios
  • josemaliste josemaliste 31/05/21 11:46

    Era la época en que terminaba el Diario Informaciones, y comenzaba el Diario El País. Por enconces hubo un suceso bochornoso y envié confiado una nota a la sección Cartas al Director. La respuesta del sr. Cebrián para no publicarla fue suficiente para mí. Desde el primer año ese señor me desengañó de nuestro tan ilustre El País.
    Yo no era un extremista de nada, sino un jovén que juzgaba una locura que Iberuero pusiera una central nuclear en Moral de Sayago.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 31/05/21 11:14

    Soy uno de los decepcionados, ya desde hace muchos años, de el diario El País, y de los medios de PRISA, en general. Entiendo que a otros comentaristas les guste. No es cuestión de llamar comisarios políticos a unos o carcas a otros. Eso sí, mi opinión es que El País es un diario más bien conservador y lo que más me duele a mí, como supongo que les ocurre a muchos antiguos lectores, es que se vendiera como “progresista”. Pudo, durante unos años, mantener a sus lectores “de centro-izquierda” porque no había otros a su izquierda, como no fuera el Mundo Obrero. Es curioso, sin embrago, cómo un diario como El Mundo, que ha sido siempre el soporte del rancio aznarismo, consiguió llevarse a los lectores más a la izquierda. Pero la deriva de El País hacia la derecha fue cada vez más evidente, de manera que muchos dejamos de confiar en él. Y es difícil que un diario recupere a un lector cuando se ha sentido engañado-traicionado.

    Dicho lo anterior, El País y La Vanguardia siguen siendo los dos únicos diarios españoles a los que considero “serios” y “completos”. Lo de completos viene a cuenta de que mantienen con un cierto decoro todas las secciones tradicionales de un diario. En especial las más difíciles, internacional y cultura. Y lo de “serio” lo digo por comparación con los diarios de la derecha, que son verdaderos panfletos tóxicos. ABC y El Mundo serán “completos” (aunque cojean en internacional), pero no son “serios”. A El Confidencial no lo incluyo entre los “completos”, porque su sección de cultura es de vergüenza ajena; ni entre los “serios”, porque es igual de panfletario que sus homólogos. Para mí El País y La Vanguardia deberían ser los diarios de referencia de un centro y una derecha democráticas, lo cual dice por dónde van los derroteros de los medios tradicionales españoles.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Coronel Dax Coronel Dax 31/05/21 11:16

      En los últimos tiempos para mí, El País ha caído en mayor medida en la “dictadura del clip” y contiene muchas noticias intrascendentes, por contraste con La Vanguardia, al que considero mejor referente de ese tipo de diario y con, además, mejores ediciones regionales. Y en la cuestión catalana El País ha llegado a intoxicarse del ambiente anticatalán de la capital. Ahí La Vanguardia le vuelve a doblar la mano a El País que llegó a despedir a John Carlin tras escribir una columna en la que ponía el acento en el trato despectivo que se ha tenido con los catalanes (opinión que comparto y cito a Orwell: “Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante”). Y es que los “comisarios políticos” aparecen hasta en los diarios más serios. Y no es el único caso sangrante: el despido del escritor Rafael Chirbes por una crítica negativa a un restaurante (cuyo dueño era amigo de Cebrián o de Polanco, no recuerdo cuál) es otra pincelada de cacicadas que se dan en los diarios más “serios”.

      Los nuevos diarios de izquierdas (InfoLibre, Público, elDiario, etc) son “serios”, pero son “incompletos”. No tienen una sección internacional decente y la cultural es insuficiente (en InfoLibre está bien tratada la literatura, la crítica de cine está “subcontratada” y el resto de artes casi no existen). Las secciones de deportes, sucesos, sociedad y servicios no las echo de menos, pero esas dos me parecen imprescindibles para que un diario se considere de verdad como tal.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Argaru Argaru 30/05/21 20:07

    El país, el periódico, me recuerda a la película Encuentros en la tercera fase. Cuando se estableció la democracia en España, se hizo patente la necesidad de tener una prensa progresista. Primera fase, se funda el periódico que sería la referencia de la “asombrosa” transición española. EL PAÍS fue una auténtica bocanada de aire fresco en el panorama de los medios de comunicación tras cuarenta años de pestilencia franquista. Segunda fase, el periódico fundado por Jesús Polanco se consolida como la voz de la progresía, como la voz de la verdad. Lo que publicaba El Pais “iba a misa” y nunca mejor dicho, en una España que, a pesar de su reciente aconfesionalidad, seguía siendo católica, apostólica y Romana. Tercera fase, el PSOE llega al gobierno y mientras Felipe gobierna, Alfonso desmantela ideológicamente al partido y el que se mueve no sale en la foto. Poco a poco y lentamente, la voz de la progresía, la voz de la verdad se iba convirtiendo en la voz y la verdad del felipismo. Poco a poco y lentamente, nos iban inyectando en vena y sin que a penas nos diéramos cuenta “gato por liebre”. Y con ello, cuarenta años de apoyo a políticas que siempre acababan beneficiando a los más poderosos, a los de siempre, todo ello muy bien adornado con el correspondiente barniz progresista “marca de la casa”. Pero los tiempos van cambiando y desde la crisis estafa de 2008, algunos, como Juan Caño, ya se habían quitado la careta. Lo mismo que Juan Luis Cebrián. Solo engañan a los que se dejan engañar. Resulta extraño que se dé cuenta ahora, pero es de agradecer la sincera confesión del honesto hispanista británico.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    18

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/05/21 20:16

      Dice usted unas tonterías. Parece un cura.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      27

      1

      • Falco Falco 31/05/21 07:28

        Viendo su defensa enloquecida de ese periodico...es usted accionista? el primo del director? Se ponga como se ponga, a ese periodico no hay por donde cogerlo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • E-stefan E-stefan 30/05/21 19:42

    Llegué hasta la frase "La oposición de los populares, lo vemos cada día, es de una deslealtad radical y desvergonzante impensable en cualquier país civilizado de nuestro entorno europeo" y ya no pude seguir, porque supongo que Gibson, tras más de 40 años en España, se habrá olvidado de la política de su país de orígen y no se habrá dado cuenta de la deslealtad radical, no ya hacía su propio país sino hacia toda la UE, mostrada por los conservadores británicos a la hora de conducir al Reino Unido hasta el Brexit.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    22

    2

    • Coronel Dax Coronel Dax 30/05/21 21:32

      Me temo que en su comentario ha cometido el pequeño patinazo de considerar al Sr Gibson como ciudadano del R.U. pero resulta que es irlandés. No se lo tome a mal, a todos los que por aquí comentamos nos ha pasado alguna vez. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      10

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 22:17

        No es un ataque personal que ha hecho E-stefan. Ha apuntado una exageracion, no es grave. Yo habîa sentido la misma incomodidad pero habîa decidido de no expresarla porque el articulo en conjunto me gusta mucho.

        Ocurre que he oido inumrables veces en los telediarios britanicos "if this country wabts to remain in the civilized world" y esta frase arrogante es una pesadilla para mi.

        Cuando el gobierno britanico dejô morir a Bobby Sands y una decena mâs en huelga de hambre entonces el RU dejô de pertenecer al mundo civilizado, independientemente de que Ian Gibson sea britanico, irlandés o lo que sea.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        3

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 20:10

      Tienes razon E-stefan, yo pensaba señalar este desliz arrogante, cuando recuerdo de los telediarios britanicos la frase "if this country wants to remain in the civilized world" es un mal sueño para mi. Pero me cortê porque la columna en conjunto estâ bien.

      Lo que iba a decir es que lo que dice Gibson en esta frase precisa es superexagerado,u no es verdad mientras que cuando Bobby Sands muriô en la carcel yo estaba en Londres y ahî sî que el Reino Unido dejaba de pertenecer al mudo civilizado como otras veces por ejemplo cuando el genocidio de la supuesta gran hambruna irlabdesa: 2 millones de catolicos vivos, 2 millones de catolicos expatriados, 2 illones de catolicos muertos y casi ningun muerto entre el millon de protestantes irlandeses.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      4

      5

      • E-stefan E-stefan 30/05/21 20:46

        La frase es el típico blabla del periodismo español adicto a la grandilocuencia, del que Gibson habrá leído demasiado. La frase "impensable en cualquier país civilizado" equivale en su demencia a "la transición española admirada en todo el mundo". Menos no se despacha en el país envidiado por todos. Y en infolibre encima tienen alergia a los comentarios que no les cuadran con su ideología, por lo que es comprensible que Gibson se cure en salud, lanzando este guiño a los suscriptores, que siempre disfrutan con sentirse víctimas de un país incivilizado.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        11

        3

        • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 22:22

          Interesante, no habîa caido en eso, yo pensaba que Ian Gibson exageraba en este detalle solamente por equivocacion. Y tu dices que patina porque quiere decir algo que complace a muchos comentaristas.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          3

          2

          • E-stefan E-stefan 31/05/21 01:03

            Ya lo creo, cualquiera que sigue los comentarios de este digital, se da cuenta de la forma tan sectaria, impensable en cualquier país civilizado, con la que los comisarios políticos y censores vocacionales responden a cualquier frase que no les guste. Incluso hay quien hace el ridículo amenazando con no renovar la suscripción porque no le ha gustado algún artículo. Parece que parte de la nueva izquierda solamente quiere leer y permitir que se lea lo que ellos mismos o sus amados caudillos han escrito.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            3

            2

            • Falco Falco 31/05/21 07:30

              También puede ser que no quieran financiar algo que no termina de convencerles. Es fácil.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • Pez Pez 30/05/21 19:36

    Fue El País tan importante en los años ochenta... nos traía novedades culturales, siempre la cultura y la vanguardia tuvieron su lugar en sus páginas. Conocíamos otras formas de ser, de vivir, del arte y de la literatura. Incluso decoración o moda. Encontramos en sus páginas una patria, una democracia, una forma de reconocimiento de anhelos y deseos. La verdad es que tras Caño, ni con Soledad Gallego volvió a ser lo que era, eso sí que fue extraño, dónde quedó esa mujer cuyos artículos ponían los puntos necesarias al texto de la actualidad. Para preguntárselo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Petín 1 Petín 1 30/05/21 19:04

    Comparto, con mi admirado Ian, la fidelidad de años a El País, que, junto al Diario 16, fueron los que se enfrentaron a los inmovilistas y quienes defendieron el espíritu de la Transición frente al tradicionalismo fanático político-religioso, recuerdo los artículos que, años más tarde y desde El Mundo, descargaba toda su ira el periodista expulsado de Diario 16, Pedro J. Ramírez gran admirador y defensor de Aznar y sus ministros ladrones.

    Pero este diario del que éramos admiradores muchos, fue torciendo la tendencia o haciéndose cada vez más conservador, había llegado a tener su cuota de Poder con Felipe y ya no la quiso perder.
    No sé si por culpa de Cebrián, de Antonio Caño, o del crecimiento capitalista del Grupo Prisa, la deriva de la dirección hacia el conservadurismo fue tan clara y contundente como la de Felipe González, hoy día no se distingue muy bien de la línea de la demás prensa de papel, ni a Felipe de la línea política del PP.

    La “gigantesca obra de la Transición” fue ilusionante en sus primeros años, pero fue desilusionante en cuanto vimos que los franquistas, los capitalistas y la secta católica siguieron disfrutando de los mismos, o más, privilegios. Hoy visto los privilegios de la corona, muchos nos avergüenza haber caído en la trampa.

    La fusión y posterior privatización de Caja Postal, Banco Hipotecario, Banco Español de Crédito y otros bancos menores, nos hizo creer a muchos en un banco para el pueblo, pero Felipe lo privatizó, lo fusionó con el BBV, al que le desposeyó de la dirección y se la dio a Francisco González, este que ahora está saliendo en el juicio del comisario Villarejo como instigador al espionaje y que, en su día, también tuvo mucho que ver con el incendio de la Torre Windsor. Con esta fusión fueron muchos los que se llenaron los bolsillos y se hicieron socialistascapitalistas.

    Me gustaría saber qué amistad une a Caño con Felipe González, la de Cebrián con él quedó muy clara, la de Caño no lo está tanto.

    Yo dejé de leer El País cuando se convirtió en panfleto, hace ya más años de los que lleva Felipe fuera de la dirección de SU PSOE.

    Espero que tenga razón Ian y que, El País, vuelva a tener dignidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 16 Respuestas

    2

    17

    • mcjaramillo mcjaramillo 02/06/21 17:02

      Para opinar, debería ser obligatorio estar bien informado de los hechos. Nos evitaríamos así muchos ridículos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Vador Vador 31/05/21 01:05

      La operación de control del BBV, la privatización de Argentaria y la absorción del banco vasco por Argentaria,(Con actuaciones propia de una mafia. ) no la hizo Felipe Gonzalez sino Aznar, en el contexto del aquelarre privatizador de las grandes empresas públicas que pasaron a ser dirigidas por sus "Amigos de pupitre", entre ellos Francisco Gonzalez nombrado director de Argentaria y del resultante BBVA,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/05/21 19:41

      Lo que usted escribe es cotilleo. historias de amistades supuestas e inventadas. usted no habla de los demás, está hablando de usted mismo de sus cuitas y de sus cambios.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      18

      1

      • Petín 1 Petín 1 30/05/21 20:29

        Como siempre sabe usted más de mi vida que yo mismo.

        ¿A usted le llamaban el listo del barrio?

        Usted defiende a capa y espada no sus errores, sino la tomaduras de pelo de Felipe.

        hasta otra.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        10

  • JIRS JIRS 30/05/21 18:01

    Acertada visión la del Sr.Gibson, que comparto.
    Comprador de El País, casi a diario y siempre en fin de semana, desde su nacimiento, hace ya más o menos 4-5 años que dejé de hacerlo; creo recordar que en la última etapa del Sr.Cebrián, si no recuerdo mal.
    Para leer lo que se leía, ya daba lo mismo comprar el El País, ABC, La razón o El Mundo.
    De modo que una familia lectora menos para El País (si bien es cierto que lo digo con cierto dolor), y en mi círculo de allegados, ha ocurrido algo similar.
    Cuando un medio de comunicación, se pone "del lado bueno de la historia" - como dice Isabel Díaz Ayuso - le ocurre que los que estamos en el "lado equivocado", dejamos de comprarlo.
    Lástima de los, aún buenos e independientes, periodistas y colaboradores que continúan en él.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    23

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/05/21 19:45

      Yo creo que usted esta contando un cuento. Justificando el que dejó de comprar el Pais por otras personas no porque usted prefiriera no leer nada importante o gastárselo en cañas. Siempre la culpa de los demás. Justificaciones y no tiene que justificar nada. Si uno no quiere leer o abonarse a un periodico no es por culpa del periodico sino del que no quiera hacerlo. No tiene que justificarse.

      Responder

      Denunciar comentario

      17

      1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 16:14

    Antonio Caño es nefasto, le verîa bien en El mundo con Paco Rosell, asî representarîa una suerte de ala liberal de Renovacion Española.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    5

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 16:22

      Ya sé que hay periodistas decentes en El Mundo, sobre todo en las paginas culturales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      2

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 16:24

        Y el joven Juanma Lamet me parece muy bueno.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • Corpus Elizalde Corpus Elizalde 30/05/21 16:13

    Tras leer el citado artículo, en nuestra casa tomamos la decisión de no renovar nuestra suscripción a El País en papel de los fines de semana. Fue la gota que derramó el vaso de un desprecio hacia los lectores en papel con una larga lista de desafortunados episodios. Preferimos mantenernos fieles a las líneas de otros medios como Infolibre, sin dejar de lamentar que ideólogos de medio pelo olviden que un día fueron periodistas. Una pena que nos expulsen de semejante manera pero ya ha llovido bastante como para aguantar a ególatras que se creen de izquierdas defendiendo que el poder vuelva a manos de la derecha más rancia de Europa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    15

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 20:41

      Me parece que te estâs precipitando, despues del desastre de Antonio Caño El paîs ha mejorado.

      Hay periodistas de los 2 lados y por ejemplo hoy el editorial apoya los indultos para los presos del 1.O.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/05/21 19:49

      !Que victima es usted y los suyos! Que un articulo de Antonio Cañoi hizo que borraran la suscripción. Que fácil es usted para sus gustos. Es un cuento, que alguien ajeno, determine sus gustos haciéndose pasar por victima de lo que escriben en un periodico. Sus pensamientos no deben sr muy firmes. Son blanditos

      Responder

      Denunciar comentario

      13

      1

    • Isabelle006# Isabelle006# 30/05/21 18:17

      En mi casa dejamos de ser socios de El País mucho antes, cuando la transformación de Cebrián y la desvergüenza de cinco páginas de una entrevista al genocida del pueblo sirio como Al Asad, sí ya estábamos calentitos, eso nos terminó de achicharrar. Hoy siguen mandándome correos para que vuelva al redil con precio de rebajas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      6

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/21 22:32

        Me horripila la entrevista de Bachar El Assad por David Alandete, es esa no?:

        https://elpais.com/internacional/2016/02/20/actualidad/1455973003_241057.html

        Pero me gusta leer El paîs, ahi hay de los dos lados. Nada, no leas por ejemplo a Antonio Elorza antiguo del PCE ahora a favor de la derecha y ya estâ!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Matoaro Matoaro 30/05/21 15:59

    Me alegra su columna, señor Gibson. Comparto sus consideraciones sobre la calidad histórica de El País y la gran ventana que significó para mi generación y la salida de la dictadura (tenía veinti. Lo leí durante años pero lo he abandonado. Encuentro insoportables el giro desde este señor Caño y no digamos los textos y la actitud de Cebrián. Así que hojeo algunos días la portada pero me he pasado a La Vanguardia (aparte de mi querido InfoLibre y de ElDiario que también leo). Penoso para mí asistir a este País de ahora.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    15



Lo más...
 
Opinión