X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

Seis magistrados del TC inventan un nuevo concepto de orden público

Publicada el 19/07/2021 a las 06:00

Vaya por delante, para los muy puntillosos o excesivamente sumisos a la sacralidad de las resoluciones judiciales, que la decisión de los seis magistrados del Tribunal Constitucional que han declarado inconstitucional una parte del Decreto-Ley de 14 de marzo de 2020 que declaró el estado de alarma constituye una sentencia perfectamente válida y que por tanto habrá que cumplirla en los términos en los que el Tribunal establezca. Ahora bien, creo que en una sociedad democrática, ello no es obstáculo para sostener que la conclusión adoptada rompe con los principios y conceptos que nuestra Constitución y las leyes complementarias han acuñado para delimitar el concepto de orden público.

El concepto de orden público incuestionablemente tiene componentes indeterminados, que puede ser enfocados desde una u otra perspectiva, pero, en todo caso, cuando el legislador establece unas pautas para perfilar y determinar su verdadero significado, los Tribunales, y con mayor razón, el Tribunal Constitucional, tendrán que ajustarse a las leyes que lo regulan sin hacer malabarismos o esgrimas dialécticas para llegar a una conclusión contraria a las previsiones del legislador constitucional y de las leyes elaboradas por el poder legislativo.

La nuestra, como todas las Constituciones, regula la posibilidad de acudir a una legislación excepcional cuando concurran circunstancias extraordinarias que hiciesen imposible el mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las autoridades competentes. El artículo 116 de la Constitución permite que una ley (LO 4/1981 de 1 de junio) regule, de manera estricta y sin interpretaciones extensivas, los estados de alarma, excepción y sitio.

El Código Civil, con carácter general, impone, a los intérpretes de las normas, la obligación de ajustarse al sentido propio de sus palabras, atender al espíritu y finalidad de las mismas y al contexto social y temporal en el que son aplicadas. Por tanto, no se pueden manipular los conceptos y traspasar los presupuestos exigidos por la ley para la declaración del estado de excepción a las previsiones del estado de alarma. Por mucho que se intente retorcer la norma, el grave riesgo sanitario derivado de una pandemia nunca puede ser trasmutado en una grave alteración del orden público. Tampoco una grave inundación o terremoto pueden ser considerados como una algarada que perturba gravemente el orden público.

Los seis votos que han inclinado la balanza imputando, en cierto modo, al virus covid-19 la autoría de una grave conmoción del orden público, o no han sabido leer e interpretar el sentido de las normas o fueron motivados por el propósito de censurar la política sanitaria del Gobierno, sin valorar las consecuencias de una decisión que, además de su incongruencia y despropósito, produce unos efectos sanitarios y económicos que tendrán que soportar las arcas del Estado.

Durante la deliberación los magistrados han tenido la oportunidad de valorar la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 20 de mayo de 2021, en la que se desestima la reclamación de un ciudadano rumano que, ante la declaración del estado de urgencia, consideró que el confinamiento domiciliario había vulnerado su derecho a la libertad porque le impedía trasladarse de un lugar a otro de su territorio. El Tribunal de Estrasburgo le recuerda que podía realizar algunos desplazamientos selectivos y que nunca vio afectada su libertad o su seguridad.

Los componentes del Tribunal Constitucional, han decidido, mayoritariamente, pronunciarse por la necesidad de la declaración del estado de excepción para imponer una medida tan racional e incontestable, desde el punto de vista científico y epidemiológico, como la limitación de la circulación de las personas. Prescindir de esta medida pondría en grave riesgo la salud y la vida de todos los ciudadanos.

En nuestra Constitución no existe un concepto específico de orden público, pero los que aplican las leyes disponen del suficiente material legislativo para configurarlo con precisión y rigor, sin caer en los excesos interpretativos que ha utilizado el Tribunal Constitucional. El concepto constitucional y legal de orden público, como hemos dicho, no aparece configurado de una forma específica en el texto constitucional, pero si en disposiciones complementarias que lo delimitan de una manera inequívoca y precisa.

No dispongo de la totalidad del texto de la sentencia, pero incuestionablemente, la Ley de Seguridad Ciudadana 4/2015 de 30 de marzo les podría ilustrar sobre el concepto de orden público cuando dice, en su Preámbulo, que la reforma en tramitación del Código Penal exige una revisión de las infracciones penales de esta naturaleza que contenía el libro tercero del código punitivo para incorporar al ámbito administrativo algunas conductas, que quedarían impunes, como son ciertas alteraciones del orden público. En ningún momento se refiere a fenómenos naturales o epidemias como causas de la alteración del orden público, sino a los comportamientos o conductas de las personas.

También debería conocer y reflexionar sobre el concepto de orden público, acuñado en el Código Penal, que como es sabido en el mundo jurídico constituye lo que denominamos una Constitución negativa, es decir, la Constitución nos dice lo que podemos hacer y el Código Penal lo que no podemos hacer. Una somera lectura del Título XXII del Código Penal les hubiera permitido ilustrarse sobre el concepto de orden público. En su texto podrían haber encontrado los votantes mayoritarios, si es que tenían interés en ello, el verdadero sentido de lo que se entiende como lesión de un bien jurídico protegido como el orden público. Es evidente que los legisladores, ni en sus más disparatados delirios, consideran que un virus pueda cometer delitos de atentado, resistencia, desórdenes públicos y mucho menos tenencia de armas o explosivos. Por tanto, una interpretación extensiva de la ley reguladora del estado de excepción, constituye un grave quebranto del principio de legalidad.

En este caso se acentúa la gravedad de la vulneración de los principios constitucionales y legales si tenemos en cuenta que el voto mayoritario se ha basado, como no podía ser de otra manera, en la Ley de 1981, reguladora de los estados de alarma, excepción y sitio. Por lo tanto, ciñéndonos a esta escrita legalidad, no se puede llegar a otra conclusión, sin saltarse las reglas y el principio de legalidad, de que el estado de excepción está previsto exclusivamente para aquellos supuestos en que los desórdenes públicos no pueden ser abordados con los mecanismos legales previstos en las leyes.

Los que nos movemos en el mundo jurídico sabemos que para interpretar las normas es necesario acudir a su sentido gramatical y a lo que llamamos interpretación sistemática, es decir, la que revela la intención y la mente del legislador. Pues bien, no cabe otra posibilidad para aplicar el estado de excepción que la que marca la Ley. Su ampliación no puede ser modulada caprichosamente, sin incurrir en una vulneración del principio de legalidad. Saltarse la ley sin otro argumento que el de distorsionar la realidad sobre la que se aplica resulta preocupante cuando se realiza, ni más ni menos, que por el Tribunal Constitucional.

Para llegar a su conclusión, el voto mayoritario ha utilizado argumentos que el legislador no contempla para el estado de excepción. El virus no ha provocado graves alteraciones del orden público. Muy al contrario. El confinamiento y la limitación de la libre circulación de personas y vehículos ha impactado sobre el bienestar y la tranquilidad de los ciudadanos pero no ha alterado, en ningún momento, los servicios públicos esenciales ni ha motivado la necesidad de realizar detenciones más allá de los plazos legales, ni se han establecido restricciones sobre las comunicaciones, ni se han suspendido publicaciones o emisiones de radio y televisión. Tampoco ha sido necesaria la incautación de armas o explosivos.

El Real Decreto de 14 de marzo de 2020 por el que se declara el estado de alarma parte de una premisa irrefutable: la existencia de una grave crisis sanitaria y, en ningún momento, ha suspendido, es decir eliminado, el derecho a la libre circulación de personas y vehículos, se supone que manejados por humanos. Una lectura limpia y sin prejuicios de la limitación de circulación de personas o confinamiento domiciliario contiene tal variedad de excepciones que, solo desde una perspectiva predeterminada, puede entenderse como una suspensión del derecho a la libertad de circulación. El texto es claro y creo que no admite discusiones sobre lo que acabo de afirmar, pero además el voto mayoritario tuvo la posibilidad de comprobar que funcionó el transporte público no solamente entre localidades sino también entre diversas autonomías. Las competencias atribuidas al ministro del Interior para cerrar a la circulación de determinadas vías estaba condicionada y justificada por razones de salud pública, seguridad o fluidez del tráfico lo que indica que la circulación podría llegar a ser intensa.

Habría que recordar a los mayoritarios, su propia doctrina, reiterada en numerosas sentencias que advierten “contra los excesos de formalismos y rechazan las sentencias que parten de premisas inexistentes o patentemente erróneas o siguen un desarrollo argumental que incurre en quiebras lógicas de tal magnitud que las conclusiones alcanzadas no pueden considerarse basadas en ninguna de las razones aducidas”.

Una vez más, nos hemos convertido en una anomalía o excentricidad en el mundo jurídico que, seguramente, contemplará estupefacto como un Tribunal Constitucional pone obstáculos a la rápida intervención de un Gobierno para atajar, con medidas proporcionadas, racionales y ajustadas a las pautas marcadas por los organismos internacionales, una pandemia de consecuencias catastróficas. Me gustaría que la sentencia nos ilustrase con decisiones parecidas de otros Tribunales Constitucionales.

____________

José Antonio Martín Pallín es abogado. Ha sido fiscal y magistrado del Tribunal Supremo y comisionado español de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




80 Comentarios
  • Respetemos Respetemos 20/07/21 22:52

    Como bien sentencia nuestro insigne magistrado acatar la sentencia es de obligado cumplimiento, pero después de leer con detenimiento los artículos publicados sobre el tema en cuestión por los Sres. Pérez Royo y Garzón, me pregunto si sería posible denunciar por prevaricación a uno o varios miembros del TC al igual que se hizo recientemente con otro al que se le imputó un delito de violencia de genero.
    No sé si nuestro ordenamiento jurídico prevé situaciones tan anómalas como esta pero sería de desear.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • svara svara 21/07/21 19:48

      Se desprende que los miembros de TC no son imparciales, han retorcido la ley y la han desnaturalizado hasta el punto de la inconstitucionalidad. ¡Menudo país!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • corleone corleone 20/07/21 19:06

    Muy buena lección del Sr. Martin Pañllin, que todos conocemos su experiencia y clarivilidad. Son muchos ya los articulos que nos obsequa a los prófanos en leyes y siempre son impecables. Y no se si tendrá algo que ver, en el sentido que los que hemos vivido muchos años en Democracias europeas, quizás lo entendamos mejor.
    Merito aparte del Sr. Martin Pallin de contarnoslo de una manera tan clara ysencilla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jumar jumar 20/07/21 09:04

    Me parece una fundamentación adecuada porque al final va a ser un problema de ORDEN PÚBLICO el que no asista a MISA todos los domingos y que esto vaya a significar, como así me sucedió en tiempos, una paliza del profesor el lunes por la mañana al llegar a la escuela y hacer el recuento de asistencias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • svara svara 21/07/21 19:50

      Ha esto decida está la derecha a llevarnos. Retrotraernos al nacionalcatolicismo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Turismundo Turismundo 20/07/21 07:28

    El estado de excepción y aún el de sitio, habría que aplicarlo urgentemente para detener y encarcelar a estos delincuentes con ínfulas de legalidades. No merecen ni el sueldo ni el respeto, son unos mindundis llenos de soberbia y poder, nos cortarían los huevos si los tuviesen por lo mal que les caemos, pero prefieren escudarse en la basura institucional que ellos mismos han creado, con su pan se lo coman, los otros dictadores que ya sufrimos lo hicieron sin tanto disimulo, son como un grano purulento en nuestro culo, no os canséis, les sobran los argumentos jurídicos, se los pasan por el forro de los cojones y por la vagina en el caso de la interfecta, son del PpVoxArrimados, !se sienten coño! . Señor que cruz, otra vez a morir por España

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Evaus Evaus 20/07/21 01:46

    Señor Martín Pallín. Hace tiempo que le escuché que la Justicia Española era muy válida para roba gallinas. Creo recordar que más o menos dijo así. Pues yo sigo creyendo en eso que usted dijo, así que no se desanime, que va a ver muchas más burradas. Estos días absuelven en la Comunidad Valenciana (caso Brugal) a una persona que reconoció que robó. A mi mismo me dijeron que una empresa que expresaba de modo fehaciente que me debía 13.000 euros y estando sentenciado favorablemente en una instancia inferior. En la siguiente lo absolvieron tan ricamente. Yo lo llamé y me dijo textualmente: "yo te escribí y así lo mantuve en el juzgado que te lo debía, así como negué otras partidas porque no estaba claro. Chico, pero los jueces dicen que no te debo nada. Deber te lo debía, pero el juez dice que no te lo debía.Acato la sentencia y ya sabes que no la puedes recurrir porque es firme" Y de esta sencilla manera me robaron gracias al juez. Y si solo fuera esa vez. YO NO CREO EN LA JUSTICIA ESPAÑOLA. EN LA EUROPEA SÍ. Gracias a ella no les dieron la razón a los jueces españoles y yo cobre miles de euros al banco en el caso de una hipoteca con clausula suelo. Insisto: acato porque no me queda más remedio, pero creer no creo. Y que sepa señor Martín Pallín que lo que no ganaron en las urnas, los de la derecha tratan de ganarlo en los juzgados con sus jueces presuntos prevaricadores. Por eso a mis cerca de 70 años me largo de este País en exilio voluntario. Aquí yo no puedo vivir, ni quiero.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • corleone corleone 20/07/21 19:12

      EVAUS te suscribo del principio al fin.
      Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Coronel Dax Coronel Dax 19/07/21 22:55

    El artículo del Sr Martín Pallín a mí personalmente no me ha sorprendido. Bien es cierto que, a los no expertos en derecho, nos faltaba el argumento de que el orden público no es materia interpretable al modo al que, parece (todavía nos falta el texto de la sentencia), lo ha hecho el TC.

    Se entiende que las leyes tienen un margen de interpretación. Por ello se puede aceptar la interpretación de que el decreto de Estado de Alarma pudiera haber rebasado los límites de una reducción del derecho a la libre circulación, para haber sido anulado ese derecho. El Sr Martín Pallín nos dice que esto es ya una interpretación creativa y polémica, pero se puede, siendo muy condescendientes, aceptar ese “pulpo como animal de compañía”.

    Pero no es de recibo que se nos diga que había una situación de deterioro del orden público, necesario para decretar el estado de excepción. Esto es tomarnos por imbéciles a los ciudadanos. Por tanto, la sentencia será válida como indica el señor Martín Pallín, salvo que se pudiera demostrar que se ha resuelto de manera injusta a sabiendas, lo cual tiene un nombre en el Código Penal, pero que es muy difícil de demostrar, y más si quienes tienen que juzgar estos delitos son los que viajan en el mismo barco que los que lo habrían cometido. Eso sí, a mí la sospecha de la existencia de dicho delito (por el método de reducción al absurdo, es decir, porque no veo otra explicación lógica de la sentencia) no me la quita nadie.

    Reitero de nuevo lo que ya dije en otro comentario: Lawfare o no (cada uno que sospeche lo que quiera) es imprescindible que se cumpla el artículo 117 de la C.E. que dice que “la justicia emana del pueblo”. Eso es incompatible con que la composición ideológica de los jueces y, en especial de los de los más altos tribunales, se aleje mucho de la composición ideológica de la sociedad, tal y como se expresa reiteradamente en las urnas. Y que ello proviene de un asalto a ese poder de la derecha desde hace muchos años. Y hay que plantarse y decir basta a ese atropello. Los primeros, los juristas demócratas. Esta denuncia no es una deslegitimación de las instituciones, sino un desenmascaramiento de sus usurpadores.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • pescador pescador 19/07/21 22:33

    Este tipo de resoluciones, están logrando que cada vez se deteriore la imagen de la justicia en general manchando el trabajo de miles de jueces que diariamente y sin medios sacan su trabajo adelante, lo que también ayuda bastante a esta imagen el clamoroso silencio de las asociaciones profesionales que asisten a este espectáculo sin defender al colectivo en general, solo queda un interrogante…?, será que es la única forma de promocionarse ..?, si es si debe causar pena que después de tanto sacrificio para sacar la carrera y terminar con el prestigio de tan noble en principio  profesión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • gualdo gualdo 19/07/21 20:14

    Entramos aquí en terreno anómalo, porque si esos 6 del TC han prevaricado, qué se puede hacer? Así como la cúpula de la justicia puede deshabilitar a un determinado juez cuando éste se revela prevaricador, quién tiene la potestad de hacer

    lo propio con la propia cúpula? Qué súper-cúpula estará por encima de la propia cúpula, y así sucesivamente? Tiene solución este dilema, o apunta al problema similar del que hablaba Asimov cuando se planteaba qué robot podría reparar a aquellos robots encargados de reparar a los demás robots? Y a ese super-robot, quién lo repararía?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    10

    • corleone corleone 20/07/21 19:19

      LLevas razón GUALDO. Yo creo mas bien que el CGPJ, con esta sentencia ha querido AGRADAR a sus afines, osea FOX, y P.P.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Fernandos Fernandos 19/07/21 19:43

    Gracias Sr. Pallin por su análisis de una sentencia hecha, no por jueces, mas bien de chamarilero, estos jueces parece que no merecen representar a las leyes y a la Constitución, no les importa hacer el ridículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • PedroLibre PedroLibre 19/07/21 19:36

    Bueno, pues ya vamos aprendiendo que nuestros mas altos magistrados, aparte de agarrarse insistentemente a sus sillones y avergonzarnos ante la justicia europea, también son capaces con sus decisiones de poner en riesgo la salud y la vida de los españoles y acusar a un VIRUS. El pobre COVID no solo va a tener que soportar las VACUNAS sino que podría ir a la TRENA, en cualquier momento en ESPAÑA, acusado de ALTERAR EL ORDEN PUBLICO, ante la CARCAJADA INCREDULA de todos los magistrados de la GALAXIA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16



Lo más...
 
Opinión