X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

Franco y la cruz laureada de San Fernando: un caudillo que se cree sus propias mentiras (2/12)

Publicada el 25/08/2021 a las 06:00 Actualizada el 26/08/2021 a las 20:54

Julián Serrano Orive era un jefe que ya se había distinguido en tierras de Filipinas y que poco después de la llegada del aspirante a héroe a quien se refiere esta serie fue ascendido a teniente coronel por méritos de guerra. Coronel cuatro años más tarde, alcanzó el generalato en 1924 y cayó en combate pocos meses después. Hemos de suponer que la actividad de Franco bajo su mando, en tanto que ayudante segundo, no pudo ser de lo más intenso en términos de actividad guerrera.

El 16 de enero de 1915, a las órdenes inmediatas del teniente coronel Serrano Orive, el primer teniente que era entonces el protagonista de estos articulitos “tomó parte en el combate que tuvo lugar para la ocupación de la Peña de Beni-Hosmar, siendo citado en el parte de este día como distinguido”. Llamo la atención toda de los amables lectores sobre el hecho de que ESTA ES LA PRIMERA VEZ QUE APARECE TAL MENCIÓN, p. 35, en la hoja de servicios publicada de Franco (se repitió el 3 de noviembre de 1915, misma página). Supongo que algo análogo ocurriría también con otros oficiales en numerosas ocasiones y que los casos igualmente se incorporarían a su respectiva documentación, pero esto me lleva a preguntarme, ingenuo que soy, cuáles serían realmente los méritos por los que le habían concedido previamente la medalla del Mérito Militar de primera clase con distintivo rojo. Por desgracia, no los he encontrado, aunque como verán quienes sigan esta serie en realidad no tiene demasiada importancia.

En todo caso, me deja un pelín “sorprendido” que con tales “hechos de armas”, y NO OTROS, siempre según la hoja de servicios publicada, el joven primer teniente hubiera ascendido a capitán con antigüedad de 1º de febrero de 1914 (!!!!), es decir en el corto lapso de año y medio. El historiador que lea entre líneas es difícil que no se pregunte: ¿qué diablos hizo Franco en tal período cuando nunca se le mencionó en ningún despacho, parte o notita elevada a la Superioridad?. Si las hubo, nuestro futuro héroe fue tan poco atento que no se preocupó de que se incorporaran a la antedicha hojita. Pero no me lo creo.

Así pues, salvo EPRE en contrario, que por lo que sé nadie ha exhibido y que tampoco he visto en su expediente personal no publicado, cabe concluir que hasta el 31 de enero de 1914 Franco no había tenido ninguna actuación espectacular que debiera reseñarse en su hoja de servicios. Tal vez la incomparable Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) pueda corregirme gracias a su afamada documentación y su devoción al héroe de quien toma el nombre, pero reitero mi tesis sabiendo que había oficiales y jefes que se preocupaban de que en sus correspondientes hojas de servicio figuraran hasta los detalles más nimios de interés militar.

Lo que no es dudoso, al menos para mí, es que lo que Franco habría hecho fue cumplir con su deber como tantos otros. Claro que había que justificar el ascenso y la hoja publicada lo explica en la p. 34: “En recompensa por los méritos contraídos en los hechos de armas, operaciones efectuadas y servicios prestados desde el 1º de enero a fin de abril del año de 1914”. Es decir, en cuatro meses absolutamente anodinos. La hoja ni siquiera se refiere a algo que hubiese hecho en el año y medio anterior. Todo historiador debe preguntarse: ¿no se me escapará algún detalle?

Quizá. Por ello hay que acudir en demanda de explicación a uno de los más aguerridos y excelsos chantres del futuro Caudillo: Ricardo de la Cierva. La ofreció a su manera. El 1º de febrero de 1914 hubo un combate en Beni Salen. Es cierto. Figura en la hoja de servicios publicada sin el menor comentario, sin el más pobre adorno. Tampoco lo hace en el original manuscrito que he consultado en el expediente personal de Franco no publicado. Pues bien, en dicho “acontecimiento” se cebó tan distinguido cortesano para destacarlo como el instante mismo –acontecimiento sublime– en que el general Dámaso Berenguer, de posterior fama, “se fija insistentemente en el teniente Franco”. ¿Evidencia primaria relevante de época?. Cero absoluto. Razón de más para no fiarse del profesor De la Cierva, que se ganó a pulso su fama de palmero mayor del Reino.

Para explicar lo racionalmente no explicable el coronel Blanco Escolá adelantó una tesis muy verosímil: los méritos de Franco no fueron adquiridos en el campo de batalla. ¿Cómo pudo ocurrir esto? De una forma muy simple. A falta de cualquier otra documentación fidedigna, dicho autor planteó la hipótesis de que bien pudo ser una consecuencia de su cargo de ayudante del teniente coronel Julián Serrano Orive, probablemente muy feliz con su propio ascenso.

Los años de mi “mili” son ya muy lejanos, pero me parece verosímil que el joven Franco no pudo tener entonces, como simple segundo ayudante, demasiadas ocasiones de ejercer mando de tropas en acción, en duros combates cuerpo a cuerpo contra un escurridizo enemigo. No consta que hubiera estado asignado, incluso temporalmente, a ninguna unidad. Ahora bien, es indudable que sí pudo tener muchas oportunidades de camelar a su jefe más directo, que era quien tenía que proponer su ascenso.

“Franco, gracias a su proverbial astucia y su afán arribista, pero también a su imagen de hombre disciplinado, cumplidor, aparentemente dócil y servicial…, supo ganarse [su] confianza (…) hasta conseguir que le propusiera para el ascenso a capitán”. Tal fue el veredicto de Blanco Escolá que desestima con malas palabras el hoy por hoy último turiferario del Caudillo del que tenemos noticia: un general cuyo nombre no revelaré en esta serie. Dice el recio refrán castellano que el mejor desprecio es no hacer aprecio. Lo aplico con frecuencia.

Nada de lo que antecede significa minusvalorar aquellas dotes que subrayó Blanco Escolá. Ya capitán no sabemos si en algún rato de ocio tuvo ocasión Franco de profundizar sus conocimientos de táctica o incluso de estrategia en una guerra ferozmente primitiva. No se han encontrado, que sepamos, listas de sus lecturas. Ahora bien, sí es muy verosímil que no tardase en comprender, bien por “radio macuto” o por sus dotes congénitas, que a los osados solía sonreírles la fortuna.

A ello añadió una conciencia aguda del valor de la publicidad orientada hacia su propia persona, algo sobre lo que se ha escrito largo y tendido y que Sir Paul Preston ha resaltado. El tema, muy interesante, no es relevante aquí. Si haciendo la pelota al teniente coronel Serrano Orive había tenido un primer ascenso “por méritos de guerra”, ¿qué no podría conseguirse si se era un pelín más audaz? La respuesta la hallarán los amables lectores en los próximos artículos de esta serie.

(continuará)

---------

*Esta serie está dedicada a la memoria del Dr. Miguel Ull y de mi primo hermano, Cecilio Yusta, fallecidos a causa de la pandemia, que me ayudaron a desentrañar el primer asesinato de Franco, en la persona del general Amado Balmes.

_______________________

Ángel Viñas es economista e historiador especializado en la Guerra Civil y el franquismo.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • Tolia Tolia 25/08/21 21:24

    Gracias por artículo tan documentado, con su fina ironía y clarividentes deducciones. Lectura placentera para desmitificar los supuestos méritos del dictador en ciernes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Chinchirina Chinchirina 25/08/21 19:02

    D. Ángel, el retrato que describe es el drama de las carencias de valores de esta sociedad. Vemos como se sigue premiando a los que mienten hasta en la fecha de nacimiento. Ver como Ana Rosa Quintana publica un libro que le había escrito un "negro" y sigue en cadena. Ver los títulos de Cifuentes o Casado, más falsos que la carrera pedagógica de la actual ministra de educación. Para que nombrar más.
    No aprendemos. Creo que fue Diógenes el Cínico el que decía, que enseñar a robar se debía hacer en la escuela. Ahora al que cogieran robando se podía despedir de esta vida. ahí está la diferencia. Si robas una gallina te puedes despedir. Ahora, si robas millones, con muchos juicios por medio, lo peor es Soto del Real. Un aparta hotel con piscina.
    Del personajillo de referencia, mejor no digo nada, que lo mismo no lo publican.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • arrossinat arrossinat 25/08/21 16:45

    ¡Gracias, Sr. Viñas! Ya esperaba son impaciencia la continuación del nº 1.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • diego lopez diego lopez 25/08/21 13:18

    Como es habitual excelente artículo, muchas gracias al Sr. Viñas. Sólo con la documentación que queda ya se muestra cómo ascendió el generalísimo, basta leerla y no incluir, como de la Cierva y otros, "adornos" para justificar lo que no tiene justificación.
    Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Jotaechada Jotaechada 25/08/21 13:17

    ¡Qué gozada leer el texto de Ángel Viñas! El enano insignificante Francisco Franco -eso sí, astuto (que no inteligente ni cabal), lameculos, inmisericorde, o sea muy mal bicho, queda bien retratado. Muchas gracias, profesor Viñas. Gracias también a infoLibre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • Valldigna Valldigna 25/08/21 11:21

     Alldigna.Un placer leerle profesor!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Fernandos Fernandos 25/08/21 10:29

    Maravillosa serie histórica, gracias a Angel Viñas muchos acabaremos enterandonos de la vida y milagros de muchos arribistas sublevados y traidores a la Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    14

    • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 25/08/21 13:44

      Gracias por su opinión. Le recomiendo los libros escritos por él, son muy buenos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • Harry Treleaven Harry Treleaven 25/08/21 16:41

        Cuatro Puertas:
        En especial "el primer asesinato de Franco". Muy rico además en bibliografía.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

  • Angel10 Angel10 25/08/21 10:20

    Gracias profesor por sus escritos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • MASEGOSO MASEGOSO 25/08/21 10:08

    Gracias, hoy por dos conceptos, la claridad de sus escritos y esa fina ironía con que trata la escenificación y la su, opuesta valentía.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • .Sasha .Sasha 25/08/21 06:33

    Nunca se debe subestimar ni dejar de contar con el Principio de Hanlon. Igual tendría una suerte de carisma, pero probablemente podría ser el hecho de sólo tener un huevo y ser efectivo en el campo de batalla. Ya saben que para el español, en especial en lo de conquistas, peleas y ser todo un macho, lo importante es tener un buen par de cojones. Si hay uno que con sólo un cojón hace más que todos ellos, debe ser una especie de semidiós y por eso hay que ascenderle ya.

    Por eso lo del Ppio. mencionado. Nunca atribuyas a la maldad lo que se explica adecuadamente por la estupidez. Y más cuando metemos al ejército patrio y su filosofía rancia. Ténganlo en cuenta.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    14

    • Miguel alfoso Miguel alfoso 25/08/21 11:11

      Ĺógicamente,digo yo,tendría aun más cinismo que sus actuales seguidores
      .Pues calculen Uds....másteres por aqui,títulos y hospitales por alla,lecciones de habla inglesa etc







      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • Jalutana Jalutana 25/08/21 14:24

        De aquellas migas, estas hormigas ( interpretación libre del correspondiente refrán )

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

 
Opinión