Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

¿Acostumbrarnos a la tarifa de la luz?

Publicada el 07/09/2021 a las 06:00

Comenzamos septiembre con la noticia del precio de la luz en máximos históricos. Todo el mundo habla de ello, pero a la vez el hecho está recubierto de una extraña normalidad. Casi podríamos decir: como si estuviéramos acostumbrados.

Uno puede acostumbrarse incluso a vivir en guerra. Lo que ocurre entonces es que piensa que vivir en guerra es lo natural; mejor dicho, lo que ocurre es que nunca piensa en ello en absoluto. Simplemente es "lo que hay". Porque uno no ve lo que siempre ya ha visto: y ese vacío no reside en el objeto, sino en el mirar. Si esto puede ocurrir con una guerra —como nos cuenta Ernst Jünger— o incluso con un campo de concentración —como nos cuenta Primo Levi—, imaginemos con el capitalismo. Es "lo que hay". En el capitalismo, nos hemos acostumbrado a aceptar, hasta el punto de no ver, que el fin es el beneficio económico, no el bienestar social; que el sujeto soberano que decide son los mercados, no los parlamentos. Y ello adopta la apariencia de una cierta ley natural.

Se acepta así, casi con naturalidad, que una ministra reconozca que "es obvio que algunas eléctricas tienen ganancias excesivas". Aquí el asunto clave no es el "algunas eléctricas", sino el "es obvio": es evidente, es obvio, y sin embargo va a seguir ocurriendo. Es "lo que hay". El único cambio sustancial que realizan desde el Gobierno afecta a la bajada del IVA, es decir, una reducción fiscal, cuando en la factura de la luz es un componente menor del coste total. Es solo una de las 10 medidas que exige la OCU para lograr precios de luz razonables, entre las que se incluyen aumentar el control para frenar las manipulaciones del mercado, introducir sanciones para las comercializadoras que han incurrido en subidas irregulares debido a los cambios en las tarifas —irregularidades reconocidas en agosto por la CNMC— o revisar el sistema de fijación de precios en el mercado mayorista. El presidente Pedro Sánchez ha introducido un aparente matiz a eso: han detraído, afirma, 650 millones que iban a parar a las eléctricas para volcarlas en los consumidores. Para hacerse una idea de la potencia de esta medida, baste con señalar una cifra: en 2020, Iberdrola y Endesa registraron un beneficio conjunto de 5.004 millones de euros.

Se escuchan quejas de sorpresa porque esta situación no produzca movilizaciones. El problema es que una sociedad pueda acostumbrarse a esto: concretamente, a tener el Gobierno más progresista de su historia y que éste no sea capaz apenas de enderezar esta situación. Tras el cierre de ciclo de 2011 y el 15M, querríamos pensar que ha quedado un sedimento de sentido común que permita que la acción institucional esté ya guiada por principios que no sean reversibles: que no hay crecimiento sin justicia social, que no hay salida de la crisis posible a base de austeridad y recortes, que los servicios públicos son un pilar de las sociedades o que la política nos concierne a todos y existe para intervenir en la realidad y modelarla acorde al interés y el bien común. Si crece el clima de descrédito y deslegitimación de la acción institucional y se instalan el cinismo, la amargura y el desánimo, se prepara el campo para la irrupción de soluciones que ciertamente no van a frenar el despotismo neoliberal de los mercados.

Uno puede acostumbrarse a vivir en una guerra o en un campo de concentración. Pero, incluso en esas situaciones extremas, como nos dejan conocer quienes las han vivido y contado que nombrábamos al principio, todo se jugaba en mantener un "centro de gravedad" que permitirá no olvidar que, ante la excepción, no caben el hábito ni la inacción. Ojalá recordarlo pueda hacer las veces de faro ante lo que viene.

___________________________

Clara Ramas es doctora Europea en Filosofía (UCM) y profesora de Filosofía en la Universidad de Zaragoza. Ha sido investigadora en Albert-Ludwigs-Universität Freiburg y HTW Berlin y profesora invitada en universidades europeas y latinoamericanas. Fue Diputada en la XI Legislatura en la Asamblea de Madrid. Ha colaborado con La 2 y diversos medios escritos. Ha publicado 'Fetiche y mistificación capitalistas. La crítica de la economía política de Marx', con prólogo de Michael Heinrich (2018).

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 07/09/21 22:19

    No nos engañemos, "el Gobierno más progresista de la Historia" se queda en NADA si participa el PSOE, ya que la fuerza que puede ejercer UP es menor, como ya se puede comprobar, y cuando mueven ficha tienen a toda la batería de medios de comunicación de siempre para calificarles de "desestabilizadores".

    La subida del precio de la luz no moverá nadie a nivel de la calle, sólo se movería la gente si se cortara la luz, eso sí que atenta al Estado del Bienestar que nos hemos otorgado, "sin TV, sin fútbol, sin series, sin cine, sin teatro, sin cervezas frías, sin, sin, sin,....", eso si que sería una debacle general y reventaría el sistema...

    PODEMOS nació a raíz del 15M como respuesta política a una demanda social, con la intención de cambiar toda ésta mierda, pero el continuo acoso y derribo al que han sido sometidos por los medios de comunicación, unido a la indolencia de muchos ciudadanos que prefieren "un cañero" a reivindicar unas condiciones de vida y futuro dignos, hace que tengan/tengamos los que confiamos en ellos, el peso que tenemos...

    En un país que arrastra un déficit recaudatorio del 7% sobre la media europea, lo único que se le ocurre a la Ministra, al Gobierno, es bajar la recaudación del IVA, acojonante !!!!

    Acabo de ver en La Sexta una comparativa sobre el precio del Kw entre los países que tienen o participan en empresas energéticas y lo que pagamos nosotros, los españolitos.

    Aparentemente no hay grandes diferencias en el precio, solo UNA y muy importante, prefiero que una empresa pública de energía gane el dineral que ganan aquí esas empresas, ya que el beneficio, de una u otra manera repercutirá en el pueblo español, y siempre podrán tomar medidas unilaterales de "ganar menos" sin con eso ayudan a sus ciudadanos.

    Aquí el elevado precio de Kw va a la Cuenta de Resultados de Iberdrola-Endesa-Naturgy, donde se reparten sueldos millonarios y se permiten el lujo de pagar a un señor 45.000€ AL DÍA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • In-A-Gadda-Da-Vida In-A-Gadda-Da-Vida 07/09/21 21:40

    Un poco huevonas y huevones sí que somos, los ciudadanos.
    Cuando se monta una de esas "huelgas de luz" donde se pide que estemos treinta (30) minutos (m i n u t o s) con las luces apagadas, en la mitad de las ventanas de mi barrio hay luz (y no vivo en Pozuelo). NI en esto, que es solo un símbolo, una micro-manifestación (sin frío, lluvia ni grises, joder), que ni es para hacer daño a las eléctricas... pues NI en esto intentamos participar en lo que nos importa. Como para movilizarnos.
    Sí, sí, vale, que nos tienen gilipollas con tanta tele y talycual... pero vamos, que nos merecemos esto y todo lo que nos caiga. Por huevones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Antonio LCL Antonio LCL 07/09/21 16:01

    Muy interesante análisis. Nos acostumbramos, si. A que se sigan forrando los de siempre, las grandes multinacionales, los poderes con privilegios históricos, etc., y los gobiernos, aun democráticos, y con recursos legales para intervenir, inactivos, testigos de que las clases más necesitadas sigan hundidas en la precariedad. Y algunos, muchos jueces, a su bola, la de seguir desgastando el sillón sin dar palo al agua.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Aynur Aynur 07/09/21 13:26

    Esperando la benevolencia de todos, repito comentario

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aynur Aynur 07/09/21 13:20

    CUANDO LA IGNORANCIA ES UN ARGUMENTO. Las eléctricas, junto con la banca, la telefonía y los seguros, son los cuatro pilares del beneficio, del beneficio de unos pocos. O lo que es lo mismo, del abuso, la opacidad, la estafa, el descaro, la desigualdad, la marrullería, el robo descarado, la impunidad, la pobreza y, según en qué casos, del suicidio de personas. Esos cuatro pilares sustentan, a personajillos ricos y políticos indecentes y obscenos. Nos ocupan las eléctricas. La complejidad, la reglamentación, y la tan traída y llevada "cuestión europea" son un camelo, una mentira. No nos engañemos, son el lenguaje de los poderosos. Por un lado, políticos agarrados por los huevos dada su condición de parte interesada (puertas giratorias); por otro, gentuza neoliberal que no tiene que preocuparse de planchar el sábado, pues su cantidad de camisas da para mas plancha que la que puedan hacer en un fin de semana. Además están lo ideólogos, que perteneciendo o no a uno u otro de los citados grupos, consideran la dificultad de la normativa, las exigencias del mercado, o la legalidad o ilegalidad de medidas que solucionen el conflicto: palabras, lenguaje, discursos y textos vacíos. Es muy simple, llano e ignorante, no se soluciona por que no les sale de los cojones. Es un pulso, como se dice en el artículo. Es una cuestión de poder. No hacen falta argumentos, disgresiones, leyes, conocimientos, pues si los tuviésemos hablaríamos su lenguaje, repetiríamos sus palabras, abanderaríamos sus enseñas. Con los de las eléctricas la ignorancia es un argumento: a mi ¿qué coño me importa lo que cueste fabricar y hacer llegar un producto al consumidor? lo que se, es que usted gana mil y yo uno; que el número de ustedes los ricos asciende, igual que el de necesitados, pero no en la misma proporción; que es un servicio básico e imprescindible al que muchas personas no tienen acceso; ¡¡vayánse a tomar por c... con sus cuestiones europeas! La ignorancia, la desobediencia, la revelión ¿pacífica?, la contestación, SON UN ARGUMENTO. ¿Y si dejásemos de consumir en la medida de lo posible, electricidad? ¿Una huelga de mínimos en el consumo eléctrico? No hay otra, o ellos o nosotros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión