Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

La nueva Inquisición

Publicada el 27/09/2021 a las 06:00

Llamar bruja a una diputada en el Congreso no significa que la magia y los hechizos han entrado en el Parlamento, sino que ha regresado la Inquisición para hacer de la democracia su ordalía particular en la que quemar a los herejes de sus ideas.

No es nada casual que el diputado de ultraderecha que ha llamado bruja a la diputada socialista Laura Berja sea un especialista en Derecho Canónico, y que, por tanto, conozca con detalle el funcionamiento y procedimientos del Tribunal del Santo Oficio, que desde 1478 y durante cuatro siglos ejerció en España de forma inquisitorial para controlar la moral, los valores, las creencias y el orden social decidido. Y para lograrlo actuaban contra quienes se apartaban de sus posiciones, especialmente contra las mujeres por el significado de su doble rebeldía: por actuar en contra de ese orden y moral, y por rebelarse sobre su condición de mujer al adoptar iniciativas que les estaban prohibidas por no formar parte de los papeles reservados para ellas.

Llamar bruja a una mujer, antes y ahora, significa situar su conducta en su condición y entender que esa condición se debe a una maldad que busca alcanzar sus objetivos en contra de la comunidad para alterar el orden, no por medio de la razón, sino de la perversión. Lo vemos a diario cuando el machismo y su ultraderecha no dan razones contra la Igualdad, y se limitan a presentarla como un ataque a los hombres, a la familia, a los valores, a la vida... llevado a cabo por “feminazis”, o sea, por las “brujas” de antes disfrazadas hoy de ciudadanas libres que actúan a plena luz del día y con las pócimas y hechizos de sus argumentos.

La respuesta de la diputada Laura Berja en Twitter ha sido clara y gráfica: “Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar”, una frase utilizada por el feminismo para expresar la continuidad histórica entre quienes hace siglos quemaban a las mujeres por su libertad e iniciativa, y los que ahora se comportan del mismo modo utilizando ataques que actúan como iniciadores de la hoguera pública, para que otros aumenten el fuego con el oxígeno de unas palabras y silencios que actúan como carburantes de la llama.

Las brujas, para quienes hacen de las instituciones su Inquisición, son aquellas mujeres libres, independientes, con voz propia, y con criterio y conocimiento para romper los límites históricos impuestos, y desenmascarar a quienes de manera interesada se han apropiado de la realidad para excluir de ella a todas aquellas personas consideradas inferiores por el hecho de ser diferentes, de manera muy especial a las mujeres por ser ellas la referencia sobre la que gira toda su construcción cultural.

La razón para comportarse de ese modo es muy sencilla, si las mujeres son iguales a los hombres lo de los hombres no puede ser superior a lo de las mujeres, y, en consecuencia, las oportunidades, el trabajo, las responsabilidades, los tiempos, el poder... deben compartirse de forma igual. Por eso odian la Igualdad, porque es la que les quita los privilegios a los hombres, y la que cambia la construcción cultural androcéntrica para que la normalidad no sea cómplice de la realidad, ni camuflaje para ocultar la violencia, la discriminación y el abuso que ejercen.

La ultraderecha se comporta como la Inquisición: actúa a partir de una mentira necesaria que se hace real a través de un proceso que empieza llamando brujas y feminazis a las mujeres, para luego continuar con la tortura social levantada sobre el ataque, la discriminación y la exposición pública con el objeto de que una parte de la sociedad también las lapide y fustigue. Y, finalmente, las condena a la hoguera del daño, el rechazo y la violencia machista en sus diferentes formas, con el argumento de que son ellas las que provocan las conductas violentas que realizan los hombres.

Toda esta estrategia de la ultraderecha busca los mismos objetivos que la Inquisición: primero la expulsión de todas aquellas personas que consideran “extranjeras” o no merecedoras de los elementos que definen su nación, después la represión de cualquier iniciativa que incida sobre su modelo, luego continúa con la censura directa de todas las ideas, propuestas, acciones... que se presentan como alternativas o contraste a sus posiciones, y, finalmente, termina con el desarrollo de toda una serie de acusaciones falsas contra las personas que hayan podido traspasar los filtros impuestos, para así reducir la realidad a su pequeña cápsula.

Durante siglos la Inquisición asesinó a miles de mujeres en toda Europa de la manera más cruel posible, y lo hizo en público para aleccionar al resto y conseguir que el miedo fuera parte del combustible con el que hacer desaparecer la Igualdad, y borrar a las mujeres que se rebelaban contra las ataduras de los roles, tiempos y espacios definidos por el machismo. Pero como muy bien dice Laura Berja, no lo consiguieron, y las hijas, nietas y bisnietas de aquellas mujeres han mantenido la Igualdad por encima de las hogueras, la convivencia sobre la exclusión y la democracia sobre la tiranía.

Porque hoy, en una democracia, no hay mayor “herejía” que no aceptar la pluralidad y la diversidad que definen la sociedad. Frente a esa “herejía democrática” no se necesitan “santos oficios” ni inquisición alguna, bastan la conciencia crítica y la educación que ellos niegan para que no se pueda descubrir el inmenso vacío que hay detrás de sus enunciados y propuestas.

Sus miedos son los miedos de siempre, pero hoy la sociedad es valiente y se parece más a la sociedad de mañana que a la de ayer. Y del mismo modo que en su día se acabó con la Inquisición, también acabará el modelo inquisitorial de la ultraderecha y los socios que la acompañan en su “caza de brujas”.

_________________

Miguel Lorente Acosta es médico y profesor en la Universidad de Granada y fue Delegado del Gobierno para la Violencia de Género.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




22 Comentarios
  • mcjaramillo mcjaramillo 30/09/21 16:53

    Lo siento: pero hoy no tiene usted razón; y en cada respuesta que da se va hundiendo más en la nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • mcjaramillo mcjaramillo 30/09/21 16:55

      El comentario anterior va dedicado a jorgeplaza.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • EdmundoXXI EdmundoXXI 27/09/21 20:32

    Sólo hay una trumpista y otro con pocas miras alimentando a la bestia. Y, por supuesto, los cortesanos a su alrededor. Misas en.latín e Inquisición.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • tarrul tarrul 27/09/21 17:42

    Muchas gracias por el articulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • senenoa senenoa 27/09/21 15:53

    Suponer que el diputado de Vox conoce la historia de la Inquisición española es, creo, suponer demasiado. Yo más bien incluiría el exabrupto en el contexto de aquel refrán castellano que rezaba: "Si el sabio no aprueba, malo; si el necio aplaude, peor".
    La diputada Laura Berja debe sentirse muy orgullosa al haber suscitado el visceral calificativo de ¡bruja! de alguien que, sin duda alguna, no es un sabio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Aristos Aristos 27/09/21 14:43

    Muchas gracias Miguel por su artículo al darnos la oportunidad de enjuiciarlo y aportar nuestras sugerencias:
    -Dice vd que ha regresado la Inquisición pero yo pienso que ésta nunca se ha ido de nuestro país y de nuestras Institucciones: lo vemos a diario en algunas actuaciones de la Iglesia española, la Justicia o en los partidos políticos de la derecha, primordialmente en Vox, limitando, sofocando o legislando contra los avances y derechos sociales, en muchos casos contra las mujeres entorpecidendo la igualdad o denostándolas.
    -En nuestro todavía abundan los inquisidores y los "cristianos viejos" que mantienen la tea encendida para discriminar a los más desfavorecidos sean éstos inmigrantes, menas, homosexuales o las mismas mujeres...Son nuestros talibanes patrios.
    -¿Cómo es posible que pueda haber jueces con esta perversión moral que denigra a las mujeres e imparte a la vez justicia en una materia tan sensible para ellas como el derecho canónico? ¿Qué mujer se va a someter a sus veredictos inculpatorios?
    -No, la Inquisición no ha desaparecido, se reavivó en la Guerra Civil y aun perdura en los rescoldos humeantes de las hogueras dialécticas. No hay más que acudir al Parlamento y escuchar a estos talibanes del odio y la trinchera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    18

  • Antonio LCL Antonio LCL 27/09/21 13:04

    Muchas gracias por tu artículo Miguel. Resume claramente la situación que vivimos, que sufren en especial las mujeres, en su lucha histórica porque se reconozcan sus derechos, la dignidad y el respeto que durante tanto tiempo se les ha robado. La inquisición terminó, pero sus afines siguen practicando el mal, como (in)dignos sucesores de sus seculares herederos. Manifestar el total desprecio y rechazo es lo que nos queda y a las autoridades impedir la exposición maligna de tales fenómenos. Triste democracia que lo permite.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • wamba wamba 27/09/21 10:50

    Simplemente gracias por tu artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 27/09/21 10:29

    leyendo el artículo, me percato de que en la antigua Inquisición, no había Inquisidoras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Doallo Doallo 27/09/21 09:08

    Marmolillo ,efectivamente tiene pocas entendederas

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    10

    • jorgeplaza jorgeplaza 27/09/21 09:16

      Más que usted, negado, que ni siquiera sabe como se contesta un comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      13

      0

      • Pacoescolano Pacoescolano 27/09/21 19:13

        Porqué se da usted por aludido, si no sabe responder a un comentario?

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • jorgeplaza jorgeplaza 27/09/21 07:51

    Yo creía que el doctor Lorente por fin había visto la luz y en este artículo iba a criticar al movimiento #MeToo, pero me llevo la desilusión habitual con este inefable autor, especialista en buscar títulos a sus artículos que insinúan justo lo contrario de lo que sus artículos dicen. Porque este artículo habla de los reaccionarios de siempre: del Concilio de Trento, vamos. Las nuevas inquisiciones de verdad son tan, tan nuevas, que hasta llevan almohadilla en el nombre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    19

    0

    • Pacoescolano Pacoescolano 27/09/21 19:14

      Yo #tb te quiero# Jorgeplaza.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Mascarat Mascarat 27/09/21 15:49

      Deja de rebuznar, mentecato. Y aprende a leer.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      1

      9

      • jorgeplaza jorgeplaza 27/09/21 18:11

        Se ve que me Matracas me admira porque lee todos mis comentarios sin dejar uno. En realidad, esto lo deduzco, porque aunque no sé leer veo un trozo de higiénico amarillo, que es con lo que firma Matracas, detrás de un comentario mío. Yo, como no sé leer, no puedo corresponderle.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        2

        1

        • Mascarat Mascarat 27/09/21 18:40

          Muy bien Marmolillo, devuelve la pelotita… así… ale hop…!
          Buen chico… qué obediente…

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          1

          • jorgeplaza jorgeplaza 27/09/21 18:59

            Todos, todos los lee, sin dejar uno: vuelve el higiénico color diarrea de nene. Es automático: siempre tengo tras de mí el higiénico amarillento. Digo yo que Matracas podría variar de diseño: ¿qué tal uno a rayas rojas y amarillas con una estrellita blanca sobre fondo azul de remate? Me encantaría cambiar de higiénico de vez en cuando: ya sabes, Matracas.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            2

            1

            • Mascarat Mascarat 27/09/21 19:06

              Jajajaja… ale hop Marmolillo… devuelve la pelotita… buen chico…!!!

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              1

              0

              • jorgeplaza jorgeplaza 27/09/21 20:00

                Si no te gusta la estrellada, siempre puedes poner una boca abierta con una lengua muy grande.

                Responder

                Denunciar comentario

                1

                1

    • renacimiento renacimiento 27/09/21 08:40

      Vomitivo, no tiene capacidad de entendimiento.
      Gracias Profesor.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      13

      • jorgeplaza jorgeplaza 27/09/21 09:12

        No diga usted bobadas... salvo que esté usted hablando del doctor Lorente.

        Responder

        Denunciar comentario

        14

        1

 
Opinión