x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El rincón de los lectores

Contar la música

  • "A Ruiz Mantilla no sólo le interesa el aspecto virtuoso de la música, sino que busca nuevas dimensiones en el plano social y político"

Rosa Torres Pardo
Publicada el 05/02/2016 a las 06:00 Actualizada el 05/02/2016 a las 13:29
Portada del libro.

Portada del libro.

Contar la música
Jesús Ruiz Mantilla
Editorial Galaxia Gutenberg
Barcelona
2015


i+d+i Cinfa
Recuerdo bien la primera entrevista que Jesús Ruiz Mantilla me hizo para El País hace años. Aunque nos acabábamos de conocer, tuvimos una amistosa charla en la que sólo escribía de vez en cuando. Lo que apareció en el periódico días después fue una fiel transcripción de nuestro encuentro, contado de modo personal, ilustrativo, ameno y con sentido del humor.

Me aficioné a leer las entrevistas que realizaba a la mayoría de los artistas que venían de gira por España, disfrutando de aquellos retratos que escribía casi a diario. Su manera de “contar la música” - este es el título del libro que acaba de publicar- fue lo que me sedujo. Jesús Ruiz Mantilla escribía no sólo sobre los temas que me interesaban de la música, sino cómo percibía a los músicos, “esos seres extraños y atractivos que pareciendo normales están en otra dimensión” , especialmente por ser una lectura que siempre aportaba algo más, tratando de penetrar en la vida y personalidad de los artistas.

De este modo creó en el periódico un nuevo espacio donde compartía su propia fascinación por este arte, desplazando si cabe, la tan reverenciada y temida crítica.

Además de las entrevistas, Jesús Ruiz Mantilla ha publicado también en los últimos años algunos libros sobre música, profundizando más aún en el tema con Preludio, sobre 24 preludios de Chopin y Farinelli, el capón de palacio, sobre el gran “castrato” italiano que cantaba cada noche para combatir el mal de la melancolía que padecía Felipe V con su canto.

Hace unos meses Ruiz Mantilla me anunció su intención de escribir Contar la música, un libro en el que, según me dijo, pensaba incluir breves biografías, artículos y entrevistas, que resumirían lo más destacable de lo que ha sido su intensa vida musical desde que comenzó su trabajo en El País, muy a finales de los noventa. A continuación me propuso otra entrevista, esta vez para dedicarme un capítulo de su libro como “pianista española”.

Hasta que he tenido el libro en mis manos no he sido consciente de la envergadura de su trabajo. Editado elegantemente por Galaxia Gutenberg, el libro sintetiza el tiempo que nos ha tocado vivir, con su música y sus músicos, entendiendo que los compositores que nos presenta en su primer capítulo, desde Mozart, Chopin, Mahler hasta Philip Glass, forman también parte de nuestra actualidad, dado que los hemos escuchado frecuentemente en las salas de conciertos en parte por la aportación extraordinaria de Alfonso Aijón, gestor musical de gran cultura que ha sido protagonista en el proceso por el que este país ha gozado de niveles artísticos internacionales muy elevados. Además se ha visto favorecido por una importante inversión en formación de orquestas y auditorios en España.

Los siguientes capítulos presentan a los grandes maestros de la dirección como Karajan, Argenta, Abbado o Muti, y el capítulo sobre “el piano” es un preludio de las entrevistas a Zimmermann, Brendel, Pollini o Pires, sin olvidar el que dedica a “las cuerdas” con Rostropovich, Mutter y Maisky, toda una magnífica galería de retratos que nos abre al microcosmos de cada artista, a su mundo y sus circunstancias, donde el aspecto musicológico no es más importante que el psicológico.

A Ruiz Mantilla no sólo le interesa el aspecto virtuoso de la música, sino que busca nuevas dimensiones en el plano social, político y la penetración de la música occidental en otras culturas tal y como sucede en China, donde Lang Lang se ha hecho tan popular que ya hay 40 millones de niños chinos estudiando piano, o con la experiencia fascinante en Venezuela del proyecto de Jose Antonio Abreu, o con el milagro de la música en la conciliación de judíos y palestinos con la orquesta del West -Eastern Divan que dirige Daniel Baremboim, equiparando la realización de esta obra a la de su realización como músico.

Hay un capítulo dedicado a los intérpretes españoles más reconocidos de las dos últimas décadas, que después de Larrocha o Achucharro forman también parte importante de nuestra historia musical, como Josep Pons y Josep Colom o el caso de Javier Perianes y la magnífica generación del 85 con Leticia Moreno, Andrés Salado, Judith Jáuregui o Adolfo Gutiérrez, todos músicos jóvenes de primera y realidades innegables.

De todo lo dicho se deduce que independientemente de lo que nos cuenta Jesús Ruiz Mantilla sobre el mundo musical de los últimos años, Contar la música nos transmite el entusiasmo y pone en valor la transcendencia de la música en la vida de las personas muy por encima de la mera afición musical contemplativa.


*Rosa Torres Pardo es concertista de piano. Desde 2011 es artista residente en The New York Opera Society y miembro del patronato del Instituto Cervantes.
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión