x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Lecturas cómplices

De una vieja Europa que se apaga a una Argentina que despierta

  • La librería Tipos Infames recomienda La muerte de mi hermano Abel, de Gregor von Rezzori, canto de cisne del antiguo Imperio Austrohúngaro 
  • El libro de relatos Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez, es otro de sus descubrimientos más interesantes de estos meses

Librería Tipos Infames
EL AUTOR
Publicada el 26/02/2016 a las 06:00
La librería Tipos Infames.

La librería Tipos Infames.

Juan López-Cantalapiedra
La librería madrileña Tipos Infames recomienda cuatro de los títulos que más han sorprendido a su equipo en los últimos meses.



La muerte de mi hermano Abel

Gregor von Rezzori
Sexto Piso
Madrid
2015

La muerte de mi hermano Abel
Esta monumental obra contiene una gran muestra de lo mejor y de los peor del pasado siglo XX en Europa occidental. Heredero de la mejor tradición de narradores centroeuropeos de ese siglo, de alguna forma canto de cisne del antiguo Imperio Austrohúngaro y superviviente de una época, Gregor von Rezzori parece querer encerrar en esta novela todo lo visto y vivido: Subicz, vividor y mujeriego, dandi de prodigiosa memoria, hombre sin patria de un país que ya no existe, trata de recuperar —en la que aspira sea su gran obra como legado al futuro— esa parte de sí mismo perdida irremediablemente cuando en el 38 los nazis entran victoriosos en Viena y por la que él mismo se define como “mutilado sentimental”. Las magníficas descripciones de la Europa destruida son también intentos irremediablemente fallidos por restaurar esa identidad propia arrebatada en esos años de horror, una reconstrucción de la Europa desaparecida desde la subjetividad. Pero también este libro es una oda a la imposibilidad de concluir satisfactoriamente una obra de este calibre, una obra que no deja de crecer exponencialmente y que al propio narrador se le antoja imposible de resumir en unas pocas líneas a su editor, de ahí la frustración, los saltos de un tema a otro para volver constantemente a ellos, y una de las prosas más ejemplares.

Música acuática

T. C. Boyle
Impedimenta
Madrid
2016

Música acuática
Aunque no compartan generación, T. C. Boyle podría formar parte de una imposible banda norteamericana de nietos bastardos de un tal Miguel de Cervantes y su Don Quijote, junto a John Barth y su Plantador de tabaco, y el Thomas Pynchon de Mason y Dixon. Tres obras extensas, aunque estas 700 páginas se acaben a una velocidad de lectura endiablada, y tres intentos por expandir los caminos de la novela histórica más literaria.

Arrancamos a finales del siglo XVIII, saltando de gamberro y casi dickensiano de pícaros de enorme inventiva, ejemplificado en la figura de Ned Rise, a la inexplorada África occidental: Mungo Park es el explorador que a través del curso del aún desconocido río Níger nos conduzca por esta aventura, ambientada en una época en que el abusivo “hombre blanco” tenía aún tanto por ver y nombrar. Junto a estos dos personajes, una galería de canallas y de almas cándidas reales e inventadas, unos trapicheando en beneficio propio con lo que tenga que venir de mano del futuro y otros a los que el destino siempre parece mostrárseles esquivo.

Boyle consigue combinar la precisión histórica con su enorme inventiva y virtuosismo narrativo para contar esta historia, mostrando una exuberancia verbal capaz de sorprendernos con cada metáfora de esta divertida exploración.

Diario de una vida breve
Juan Manuel Silvela Sangro
Pre-Textos
Valencia
2015

Diario de una vida breve
Este libro podría ser calificado como un diario en tono menor si nos atenemos a la auténtica intimidad de estas anotaciones para consigo mismo de este joven de prematura muerte: la lesión cardíaca con la que convivió desde la infancia le condujo a la muerte con apenas 32 años en el París de 1965.

Parece exigir una lectura tranquila, aunque la sorpresa y el placer sean instantáneos, se vuelven valores constantes a lo largo de los diez años de anotaciones (de 1949 a 1958), ya sea por la extremada juventud del autor (en las primeros fragmentos el autor tiene todavía 16 años) o por la madurez de pensamientos y estilo que el diario adquiere en apenas año y medio de escritura, o por el valor de este libro como crónica sentimental del Madrid cultural de los años cincuenta: conferencias de Ortega y Gasset y Ramón Gómez de la Serna, conciertos de música en el Ateneo, lecturas, la amistad con el pintor Gerardo Rueda, la relación con la familia del filósofo Julián Marías, el entierro de Ortega…

Un diario lleno de descubrimientos a partir de la observación de la vida cotidiana, en paseos por Madrid, escapadas a París o al pueblo en el que pasa pequeñas estancias de retiro debido en parte a su complicada salud. Silvela Sangro es un joven de inagotable curiosidad (musical, lectora, filosófica…) enfrentado cada día a nuevas reflexiones y sentimientos a los que dedica sus momentos de soledad para darles formas y asirlos en este libro lleno de tranquilos fulguraciones.

Las cosas que perdimos en el fuego
Mariana Enríquez 
Anagrama
Barcelona
2016

Las cosas que perdimos en el fuego
La escritura de estos relatos de la argentina Marina Enríquez nos sitúa enseguida, en apenas unas líneas, en una realidad cotidiana y absolutamente reconocible, las siluetas corrientes de un posible barrio de la periferia, el ritmo fascinante y sórdido del suburbio… Para, enseguida, como si el día se nublara de repente y a deshora, descubrir un lado en tinieblas en ese perfil cotidiano. En otras pocas líneas nos hemos desviado de la normalidad para entrar en el terreno pantanoso de lo inesperado, la locura, el mal…

El terror en estos relatos es una pátina extraña que nos sorprende encontrar instalada en los rostros y lugares que podríamos reconocer como habituales, y por el que no podemos dejar de sentirnos irremediablemente atraídos.

*Puedes encontrar la librería Tipos Infames en la calle San Joaquín, 3, de Madrid, y en su página de Facebook. 

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión