x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El cuento de todos

Reclamaciones y sugerencias

  • Está lloviendo el día en que empieza a trabajar en el Ministerio. Su puesto, al que le conduce un viejo ordenanza, está al final del pasillo de la última planta
  • Jorge Galán cierra el relato colectivo construido por Sara Mesa, Luis García Montero y Piedad Bonnett que publicará tintaLibre

Sara Mesa / Luis García Montero / Piedad Bonnett / Jorga Galán
Publicada el 15/04/2016 a las 06:00 Actualizada el 14/04/2016 a las 15:08
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El escritor Jorge Galán.

El escritor Jorge Galán.

(Comienza Sara Mesa)

Está lloviendo el día en que empieza a trabajar en el Ministerio. Las gotas, gruesas, caen con pesadez y lentitud. El aire es tibio y electrizante. Ella piensa que es una contrariedad que llueva justo ese día, para estropearle el peinado, y se lo protege con un pañuelo. En el porche del Edificio Redondo se congrega un grupo de personas, con sus paraguas chorreantes y la ropa húmeda. Ella cruza hasta la puerta sin levantar la vista. Se siente íntimamente orgullosa: el Edificio Redondo siempre le pareció atrayente. Por qué razón ese edificio y no otro es algo en lo que ella no piensa. Quizá por su particularidad arquitectónica —la ausencia de esquinas— o por todo lo que se dijo de él en la prensa —desviación de fondos en el proceso de su construcción, presupuestos trucados—. Sea como sea, el Edificio Redondo le da un aire innovador a su vida. Estará bien trabajar en este sitio, piensa, y mira alrededor mientras lo piensa. Desde el ascensor transparente analiza la estructura central de cristal y de acero, y la miríada de pequeños despachos dispuestos en torno al círculo. Su puesto, al que le conduce un viejo ordenanza, está al final del pasillo de la última planta. Departamento de Reclamaciones y Sugerencias, indica en un rótulo. Se fija en que es un rótulo recién puesto, más blanco que los otros. Alguien ha dejado una cajita de bombones en su mesa, junto a una nota de bienvenida. Sin embargo, el recibimiento general es frío: sólo algunos compañeros se levantan brevemente y le dan la mano con premura. Otros se limitan a alzar la vista, murmuran buenos días y continúan mirando sus pantallas, como hipnotizados. Sin duda, piensa ella, no hay aquí tiempo que perder. Son ésas las palabras que piensa: tiempo que perder, no tiempo a secas. Los teléfonos suenan constantemente. Por el largo pasillo se extiende un rumor de pasos apresurados. Ella se sienta en su sillón a esperar. Aún quedan veinte minutos para la hora de la cita. Está inquieta porque sabe que no hay tiempo que perder, y aquellos son, sin duda, minutos perdidos. Desea estar trabajando como todos los demás, lo antes posible.

Cuando llega la hora, el jefe de servicio únicamente le dedica unos instantes. Mientras le habla se atusa los rebordes del bigote y mira hacia los lados. Le dice que están muy esperanzados con la creación del nuevo departamento. No sólo los ciudadanos, sino también todas las auditorías de calidad habían insistido en su necesidad, dice. Bastantes ministerios cuentan con departamentos similares; es una cuenta pendiente que ya está saldada. Espera que lleguen muchas reclamaciones. Espera el éxito inmediato. Ahora su responsabilidad —la responsabilidad de ella, matiza— es grande. Pero no debe asustarse. Es posible que al principio se sienta sobrecargada. Probablemente tendrá un buen volumen de trabajo. La gente es cada vez más exigente con los ministerios. Aunque ya no haya muchos motivos reales para quejarse, la gente se queja. Y luego están los pelmazos que siempre quieren dar su opinión, y lo dice así: pelmazos. O aquellos que quieren dejar sugerencias o simplemente hacerse oír. Más adelante contará con ayuda. Emplearán a más personas. Pero para empezar a rodar confían en ella. ¿Conoce los protocolos de actuación? ¿Los ha leído a fondo? Ella se apresura a contestar. Claro que los conoce. El jefe de servicio levanta sus ojos acuosos, enrojecidos, y hace un gesto con la mano que da a entender que no hay mucho más que explicar. A ella le parece un tipo llevadero. Agradece la atención y se encamina otra vez hacia su mesa.


(Sigue Luis García Montero)

Está nevando. Ella mira los copos que caen del cielo con una lentitud hermosa. La luz es mágica e infantil. Se acerca a la ventana, la abre, casi puede meter la cabeza en la nevada. Se siente con derecho a romper la seriedad arenosa de la oficina gracias a la complicidad del cielo blanco. Nieva sobre la ciudad, sobre el Edificio Redondo, sobre la tristeza, sobre los coches aparcados en la acera de enfrente. Cuando empezaron a caer los copos, algunos de sus compañeros se acercaron a la ventana. Un murmullo alteró la rutina burocrática del invierno en el Ministerio, que había resultado la misma rutina del otoño, la misma disciplinada pesadez de la indiferencia y el tiempo que se volcó sobre ella desde la mañana de su llegada. Qué raro, está nevando, dijo Virtudes, después de llamar a María, la rubia que formaba una pandilla de tontas con Julia y Manuela. Sí, de verdad es raro, dijo desde su mesa Antonio, el compañero que se atrevió a regalarle unos bombones de bienvenida el primer día de trabajo y que después no dio un paso más para acercarse. La nieve era tan rara en la ciudad como ella en la oficina, y por eso se puso a imaginar que una bandada de folios y de instancias caía sobre el edificio Redondo, o que una multitud de batas blancas cubría los tejados del Ministerio de Sanidad. Nada tan natural, un poco de imaginación impertinente y batas blancas surgiendo del cielo, miles de folios impreso con las quejas y las sugerencias de la gente dispuesta a protestar, miles de facturas, miles de cigüeñas desorientadas. La nieve era tan rara como ella, así que decidió levantarse, abrir la ventana, meter la cabeza entre la nieve, sentir el frío y esperar a que alguna voz le exigiera que no hiciese más tonterías y que cerrara la nevera antes de que todos los ordenadores se muriesen de pulmonía en vez de morirse de anemia, que es de lo que se mueren los ordenadores. Cierra ya, Rosa, por favor, que no está el tiempo para juegos, gritó Virtudes al minuto y 35 segundos. Lo comprobó en el reloj de la pared, en el reloj que marcaba el tiempo que no debe perderse, el tiempo muerto, el tiempo individual, el tiempo colectivo, el tiempo de los horarios, los desayunos, los cigarros en la puerta, la productividad, los teléfonos y las visitas del jefe. ¿Qué, cómo va eso, se anima el público?, ¿hay sugerencias?, preguntó al día siguiente de su llegada.

No había encajado bien en la oficina. Tuvo mala suerte. La primera noticia para el jefe fue que un grupo muy numeroso de enfermeras y médicas del Hospital de la Esperanza exigían que se tomaran medidas tajantes e inmediatas contra la actitud del doctor Salvatierra. ¿Quién será este cabrón de Salvatierra?, preguntó ella. Tiene en contra a todas las mujeres del Hospital que dirige, anunció después. El doctor Salvatierra es mi marido, así que cuidado, le informó la dulce Marisa, la gran Marisa, la secretaria del jefe, la compañera más popular del Ministerio, la madre de todas las madres, preocupada de la fortuna familiar, laboral y sentimental de la fauna y flora del Ministerio. Mala suerte, el Departamento de Reclamaciones y Sugerencias se convirtió de pronto en el servicio de delaciones y escándalos propios y daños colaterales y desgracias íntimas y secretos desvelados de forma inoportuna… y qué ha hecho la pobre Marisa para merecer esto y cómo nos va a mirar a la cara. Yo no tengo la culpa, pensó Rosa, pero las lluvias del otoño y los fríos del invierno le cayeron encima. Se convirtió en un insecto raro, un bicho peligroso dentro del microclima de la planta quinta el Edificio Redondo.

Un minuto y 35 segundos después de abrir la ventana obedeció a Virtudes y volvió a su pantalla de ordenador. Rosa dedicó media hora a revisar y ordenar quejas y sugerencias sobre el retraso de las citas, el funcionamiento de las urgencias, la falta de camas, el pago de las medicinas, la escasez de médicos y los plazos incomprensibles para las operaciones quirúrgicas graves. Si a la gente se le da la posibilidad de protestar, la gente protesta, ya sea contra las privatizaciones y los recortes del Gobierno, ya sea contra el marido imbécil de la gran Marisa. ¿Y qué culpa tengo yo?, se preguntó Rosa antes de saltar a su correo electrónico. No fue un reencuentro sencillo con la intimidad. Allí esperaba un mensaje raro, tan raro como la nieve que seguía cayendo sobre la la calle y sobre el Edificio Redondo: Hola, sé que te llamas Rosa, te he visto abrir la ventana y sacar la cabeza hace un momento. Yo trabajo en el edificio de enfrente. Soy aficionado a las novelas con historias raras y a los prismáticos.

(Sigue Piedad Bonnett)

Ahora, mientras espera el autobús sintiendo sobre su cara las ráfagas de un viento implacable, Rosa ha vuelto a pensar en aquel mensaje. ¿Quién sería el bromista? Porque sólo un bromista puede haberle escrito esa tontería. Alguien de su misma oficina, sin duda. Repasa mentalmente los puestos de sus compañeros de trabajo. No cree que haya sido Antonio, que después de tener aquel gesto galante de la caja de bombones no ha intercambiado con ella ni dos palabras. Es un buen chico, y hasta guapo a pesar de sus lentes de miope, pero tan serio y reservado que no lo cree capaz de esa audacia. Aunque con la gente uno siempre puede engañarse. Lo sabe muy bien ella, que después de una relación cibernética de tres meses con un chico residenciado en Canadá, fue descubriendo en él un montón de rasgos psicopáticos. Era tan guapo y tan dulce, y médico, según decía. Pero tanta belleza escondía un alma asquerosa. Ufff, un golpe duro, porque ya empezaba a enamorarse, y hasta una selfie un poquito comprometedora le había enviado. ¿Y si el del mensaje fuera Manolo, el gordo de Autorizaciones? La verdad es que se ve un poco libidinoso y que lo ha pillado mirándole las piernas a Julia, que por cierto usa unas faldas bastante descaradas, pero el mensaje es demasiado sugestivo y fino para venir de alguien que parece tan elemental… Soy aficionado a las novelas con historias raras y a los prismáticos. Allí, al borde de la calle donde la nieve empieza a derretirse y a volverse fango, Rosa sonríe como quien recuerda una picardía. A su mente ha venido la escena de una película de Hitchcok que vio alguna vez en la tele, pero cuyo nombre no recuerda, donde un hombre con una pierna enyesada espía a su vecino con unos binóculos. Pero la sonrisa de repente se le convierte en un gesto contrariado. ¿Y si fuera un mal chiste de una de las chicas, o de todas, y ahora están riéndose de ella en algún bar cercano? ¿O tal vez la dulce venganza de la horrible Marisa, que parece tan mansa y sin duda es una atropelladora como su marido, ese tal Salvatierra? Este pensamiento la perturba de tal modo que siente una ligera náusea. Pero ya está ahí el autobús y Rosa sube y se acomoda en una ventanilla. Desde donde está, puede ver, ya alejándose, la mole iluminada que queda frente al Edificio Redondo, sus innumerables ventanas iluminadas.

Su madre la ha criticado muchas veces por lo que llama "su negativismo". En sus llamadas siempre le aconseja que se cuide de los peligros de la ciudad, que dé gracias a Dios por su nuevo trabajo, y le pregunta invariablemente si se está alimentando bien. Y luego, como si nada, desliza su taimado "¿Ya tienes amigos?". Sabe bien Rosa lo que quiere indagar su madre, que habría querido verla casada y llena de niños y viviendo en aquel pueblo donde nunca pasa nada. Pero a lo mejor su madre tiene razón, y tal vez ese mensaje no sea una burla sino un guiño de ojos de alguien que la encuentra atractiva y que por eso la ha estado espiando en estas tres semanas. Alguien que ha averiguado su nombre discretamente con un compañero de trabajo, y que se ha decidido a dar un primer paso después de verla asomar por la ventana, mientras la nieve caía sobre su cabeza como en una postal navideña. Cediendo a un impulso, con el corazón acelerado, Rosa llama a su amiga Celia, que a esta hora debe estar ya en casa. En efecto, allá está ya Celia, que contesta con ese tono siempre alegre que tan odioso le resulta a Rosa cuando está en sus días grises. Pero como ahora está felizmente excitada, procede a contarle a su amiga, palabra por palabra, lo que ha leído en el mensaje. Al otro lado de la línea se hace un extraño silencio. Luego la voz de Celia se escucha, pero no ya en el mismo tono eufórico, sino como la de alguien ligeramente asmático:

— Madre mía.

— ¿Madre mía qué?—, replica Rosa, impaciente. —¿Qué te extraña?

— Pues que eso suena a una amenaza, Rosa, ¿no te das cuenta? No es que quiera asustarte, pero eso de un tipo con prismáticos al que le gustan las novelas donde pasan cosas extrañas me suena a asesino en serie. Creo que tendrías que avisar a la policía.

Aquello le ha caído a Rosa como un baldado de agua fría. Sin duda su amiga ha visto muchas series policiacas, o ha estado leyendo literatura de pacotilla donde tipos siniestros persiguen prostitutas para matarlas. Pero el autobús se acerca ya a su parada, de modo que Rosa le dice que la llama más tarde, cuando llegue a su casa, para que hablen de esto con tranquilidad. Ya en la acera, no resiste volver a mirar su correo en el móvil. Lo abre con el corazón acelerado, como si de pronto la vida le hubiera cambiado por completo, como si ya ella nunca pudiera volver a ser la chica tranquila y un poco resignada a la soledad que era antes de entrar al Edificio Redondo.

(Cierra el relato Jorge Galán)

En el correo encuentra la fotografía de cinco muchachos morenos, desnudos, de pie y muy juntos. Lo extraño era que no parecía una foto sacada de una revista electrónica, sino una real, como hecha con la cámara de su teléfono móvil. Bajo la foto había una frase: El mundo es una sombra. ¿Quieres entrar? Días más tarde, recibe otro. Antes ha decidido que no volverá a abrir nada que llegue desde la dirección de su acosador. Lo deja en la bandeja todo el día. Por la noche, lo borra. Pero horas más tarde, en la madrugada, toma su teléfono, revisa la bandeja de correos descartados y lo rescata. Esta vez, la imagen le muestra una chica pelirroja rodeada de los tipos de la fotografía anterior. Los párpados de la mujer han sido oscurecidos. Se encuentra de rodillas, su boca dibuja una mueca que quiere parecer una sonrisa. Viste solo unas bragas de color negro. Están en lo que parece ser el interior de un salón amplio, iluminado por unas lámparas de pie a cada lado de la escena. Por la mañana ya sabe que dejará la oficina, tiene miedo de encontrarse a quien le escribe en un ascensor, o en un pasillo, y que algo suceda. Empieza a buscar un nuevo trabajo y ese mismo día concierta dos entrevistas. No tiene suerte pero sigue intentándolo. Pero sigue en lo suyo. Antes de un mes, encuentra un empleo en un bar. En otras circunstancias jamás hubiera aceptado, pero con tal de marcharse del Edificio Redondo, no lo duda. Además, estará siempre rodeada de personas, lo cual aprecia en esos días. No pasa mucho para que presente su renuncia y deje atrás el edificio Redondo y la ansiedad que le produce saber que tiene un acosador muy cerca, alguien que es capaz de verla a través de la ventana, mientras se asoma para mancharse de sol y de nieve. Por meses, no recibe un correo. Trata de integrarse, de ser normal, de olvidar su negativismo, de socializar con sus compañeros de trabajo, incluso sale con uno de los cocineros, un chico llamado Ernesto, de poco más de treinta años, con quien pasa unos cuantos fines de semana. Todo parece ir bien. Una tarde de domingo, encuentra un nuevo correo de su acosador. El tercero. Lo abre para mirar la imagen de una chica desnuda entre unos perros dorados de raza labrador. Días más tarde, recibe la fotografía de una niña con los dedos llenos de sangre. Luego, un quinto correo, el más sórdido hasta entonces: una chica llena de cardenales y con los labios rotos, vueltos una mancha de sangre fresca. Detrás de la joven hay nieve acumulada sobre unas macetas vacías. Atrás se observa, en la lejanía, el edificio Redondo. La foto ha sido hecha un día de invierno desde una terraza de uno de los edificios aledaños.

Pasan las semanas. Durante las vacaciones de verano, Celia le pregunta acerca de los correos y el acosador.

— No recibí ni uno más —miente Rosa—. Desde que me cambié de trabajo, nada.

— Qué cosa más extraña. ¿Y alguna vez supusiste sobre quién pudiera haber sido el enfermo?

— Estoy segura que tenía que ver con un tal Salvatierra o su mujer.

— ¿Y eso quiénes son?

— Gentuza. Pero ya está. No vale la pena ni acordarse.

Se encontraba con Ernesto, una mañana, desayunando en la terraza de un hotel de playa donde pasaban unos días, cuando halla un nuevo mensaje de correo. Sabe que es otra fotografía, y sabe también que no podrá evitar abrirlo. Lo hace y encuentra la imagen de una mujer sentada sobre el piso, con las piernas abiertas, la cabeza inclinada, y la sombra de un hombre sobre ella. Esa noche, al acostarse, piensa, aterrorizada, que todo ha cambiado. Que no solo ya no le ha molestado la fotografía, que, incluso, la esperaba. Es entonces que se hace la pregunta: ¿qué es lo siguiente? Era poco después de medianoche. Ernesto miraba una serie en su portátil. Ella veía a través de la ventana, hacia la oscuridad del océano. Tiene su móvil en la mano. Escribe: Dime quién eres. Luego de unos minutos, recibe una respuesta: Lo que tú quieras…


Volver a Los diablos azules

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • Zacmontano Zacmontano 25/04/16 12:13

    El cierre del relato me parece algo precipitado y con un tono un tanto disonante con respecto a todo lo anterior. No es el desenlace que hubiera elegido yo, lo que no importa en absoluto, pues no lo he escrito yo, pero me atrevo a decir que al resto del cuento “le pegaría otra cosa”. Cuestión de gustos. Nada que objetar sobre las elecciones del autor. Sin embargo la repetición que se da en “…pero sigue intentándolo. Pero sigue a lo suyo.” debería corregirse. Pudiera argüir el autor que la repetición pretende enfatizar la acción del intento de buscar trabajo, como por ejemplo en la frase: “nadie lo escucha, pero sigue gritándolo, pero sigue a lo suyo, lanzándolo a los cuatro vientos…”. En el caso que nos ocupa el autor parece querer decir: “No tiene suerte, pero sigue intentándolo. Mientras, aguanta en lo suyo”. En caso contrario, ese segundo pero quizás debía ir detrás de una coma y no un punto y seguido. El inicio del cuento y el giro genial de Montero (eso sí, después de una proclama social algo aburrida), que prosigue con acierto Piedad Bonnett (provocando al menos un par de inquietantes posibilidades: 1- que Celia le tenga una sorprendente inquina a Rosa y le esté buscando las cosquillas, 2- que las sospechas de Celia profundicen hasta el extremo el negativismo de Rosa), me generaron unas expectativas muy distintas a la resolución ofrecida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.